Raúl Castro ya está en París

 

El Presidente cubano fue recibido en el aeropuerto internacional “París-Orly” por el ministro de Ciudad, Juventud y Deportes, Patrick Kanner; el prefecto de la región de Val Marne, Thierry Leleu, y el embajador de Francia en Cuba, Jean-Marie Bruno. Foto: Estudios Revolución

Leticia Martínez Hernández
digital@juventudrebelde.cu
30 de Enero del 2016 9:25:37 CDT
PARÍS, Francia.— Invitado por el mandatario francés, Francois Hollande, llegó al mediodía del sábado a esta ciudad el Presidente cubano Raúl Castro Ruz para realizar una visita de Estado, calificada como histórica por ser la primera de este tipo que hace un dignatario de la Isla a Francia y a un país miembro de la Unión Europea.
A su arribo al aeropuerto internacional “París-Orly”, engalanado para la ocasión con banderas galas y cubanas, asistió a recibirlo el ministro de Ciudad, Juventud y Deportes, Patrick Kanner, junto a otros funcionarios. Estaban allí también el embajador cubano en esta nación, Héctor Igarza, así como la representante de nuestro país ante la UNESCO, Dulce María Huergo.
Bajo una pertinaz llovizna, acompañada de una temperatura que rondó los nueve grados centígrados, Raúl saludó a las autoridades que le dieron la bienvenida y caminó luego por una alfombra roja, flanqueada por miembros de la Guardia de Honor francesa.
La delegación oficial que acompaña al General de Ejército durante estas jornadas en París está integrada por Ricardo Cabrisas Ruiz, vicepresidente del Consejo de Ministros; el canciller Bruno Rodríguez Parrilla; el titular de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz; el viceministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra Díaz; y el embajador de Cuba en Francia.
El Presidente cubano tendrá una apretada agenda de trabajo aquí, en la que se prevén conversaciones oficiales con Hollande, la firma de acuerdos y encuentros con varias personalidades.
Esta visita constata el excelente estado de las relaciones bilaterales entre los dos países, establecidas estas en junio de 1902, elevadas a rango de Embajada en 1950, y que tuvieron un relanzamiento con la exitosa visita de Hollande en mayo pasado a La Habana, primera de un mandatario francés a la isla caribeña.

Urge mayor rigor en la protección contra accidentes de tránsito

 

Distracciones de los conductores. Foto: Armando Contreras Tamayo/AIN

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
30 de Enero del 2016 23:42:10 CDT
Es inaplazable la aplicación de cuanta medida haya para proteger a la población de los accidentes del tránsito, afirmó hoy en esta capital Adel Yzquierdo Rodríguez, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y ministro de Transporte (Mitrans), señala una nota de la Agencia Cubana de Noticias (ACN). Yzquierdo Rodríguez intervino en una reunión de la Comisión Nacional de Seguridad Vial (CNSV), en la que aseguró que no existe derecho alguno a permitir indisciplinas y violaciones del Código de Seguridad Vial que provocan daños materiales y pérdidas de vidas humanas.
Sugirió la socialización del conocimiento sobre las irresponsabilidades en ese sentido, mediante audiencias públicas y debates en los barrios, para incrementar la participación popular en el establecimiento del orden y la disciplina en los servicios de transportación.
En el encuentro, en la sede del Mitrans, la Dirección Nacional de Tránsito (DNT), uno de los integrantes de la CNSV informó sobre la peligrosidad de tales percances en 2015, cuando reveló que ocurrió, como promedio, uno cada 47 minutos, y hubo un muerto cada 11 horas.
Un mayor de 70 años o más pereció cada tres días y un lesionado cada una hora, el año pasado, y la mayor cantidad de fallecidos se registró en las provincias de La Habana (152), Camagüey (83) y Santiago de Cuba (80).
En el primer caso sobresalió el atropello de peatones y en los dos restantes, contingencias de carácter masivo, puntualizó también el teniente coronel Yuniel de la Rosa Hernández.
Añadió que las distracciones de los conductores, el irrespeto al derecho de vía, el exceso de velocidad, los desperfectos técnicos, la colisión de vehículos en marcha y las imprudencias de los peatones, constituyeron las causas esenciales de semejantes sucesos.
El teniente coronel Roberto Rodríguez Fernández, segundo jefe de la DNT, explicó a la ACN que esos resultados acaecieron a pesar de la puesta en práctica, durante años, de las campañas nacionales de información-vigilancia.
Señaló que en 2015 los agentes realizaron más de 141 000 inspecciones a vehículos, aplicaron una cifra superior a las 46 200 multas, retiraron cerca de 20 000 permisos de circulación, y 75 choferes fueron instruidos de causa por manejar en estado de embriaguez.

Cuba y Francia con dos tazas de café

 

Enrique Milanés León
digital@juventudrebelde.cu
30 de Enero del 2016 21:31:54 CDT
Todavía las lomas de Santiago, Guantánamo y la Sierra del Rosario susurran, como comadres, viejos ecos de aquella historia. En 1791 Haití se volvió Revolución y una gran ola de alrededor de 30 000 colonos franceses movió su mundo —incluidos los bienes salvados, las familias, los esclavos— hasta la Isla grande del Caribe, que desde entonces eternizó el arribo con el arraigo de una práctica que se nos volvió raíz: beber juntos una taza de café para fortalecer los afectos.
Los inmensos cafetales fomentados por el primer gran contingente europeo llegado a Cuba cambiaron, sobre todo, el paisaje oriental, a tal punto que nuestra Historia define la etapa entre 1791 y 1810 como el «período francés».
Pero aquellos franceses de Anjou, Normandía, Bretaña, Poitou, Bearne… junto con otros de cuna haitiana, trajeron en su mudanza de urgencia más que patrimonio empaquetado, semillas, técnicas nuevas para cultivo y secado, acueductos y caminos.
En los barcos venían libros deslumbrantes que hicieron que estos emporios económicos también fueran refugios de alta cultura, y «a bordo» de sus cabezas los colonos cargaban el tesoro más grande que puede reunir un ser humano: saberes, prácticas eficaces y ansias de conocimiento e innovación que ayudaron a que su nueva nación de asentamiento ocupara, con productos muy demandados como el café y el azúcar, espacios de mercado internacional que un Haití en llamas perdía sin remedio.
Al pie de aquellos lomeríos, en un ambiente cultural en principio anacrónico pero que después terminaría por marcar positivamente el entorno, los afortunados leían en novedosas tertulias a autores que aún el mundo reverencia: Victor Hugo, Montaigne, La Fontaine, Racine, Chateaubriand… cuyas letras develaban otro universo literario en el escenario que se descubría ante los recién llegados. No es extraño que, en cierto período, el idioma francés fuera bastante usado en el musicalísimo Santiago.
Tales antecedentes son concordantes con la inscripción, en noviembre del año 2000, de estas plantaciones cafetaleras del sur oriental en la Lista del Patrimonio Mundial de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Paisaje Arqueológico.
En efecto, la cultura tiene mucho que ver en este caso. Llegados a Cuba con la idea de quedarse —no con el apuro saqueador de los colonizadores españoles—, los galos construyeron casas más sólidas, bellas y confortables en las que no faltaban los jardines ni la frecuente animación de fiestas en las cuales las contradanzas, valses, pasapiés y minuets movían a los fogosos bailadores cubanos a aprender movimientos desconocidos. Los franceses, en resumen, mostraban preocupación por hacer más llevadero el trabajo y más placentero el ocio.
También trajeron buenas nuevas al olfato y al paladar en tanto enriquecieron la gastronomía con especias olorosas y salsas exquisitas en platos que aún sobreviven —mezclados o no con otros de la cultura haitiana que también persiste en algunos núcleos poblacionales— y dejaron su marca en el vestir de muchos cubanos que, pese al calor perenne del Oriente, tuvieron contacto con aquella cultura signada por el buen gusto y hasta incorporaron varias de sus piezas.
En una «taza» más amplia se coció a fuego lento la Tumba francesa, ese otro monumento patrimonial de nuestro Oriente que teje, en culto cubano que evoca a Haití, hondas raíces ora africanas, ora francesas.
Así como se habla en Cuba de más de un médico chino que hicieron milagros a pura ciencia, debe recordarse que nuestras tierras conocieron también la sapiencia de un francés que introdujo la vacuna en Santiago de Cuba y de otro —el último galeno personal de Napoleón Bonaparte en la isla de Santa Elena— que en esa ciudad oriental estudió la fiebre amarilla y murió, abatido por ella.
Dotados de saberes, los «franceses cubanos» levantaron aquí el 22 de abril de 1819, con el refinamiento que aún define a su país y con la decisión de importar de Europa cuanto fuera menester, el asentamiento de Fernandina de Jagua, la bella Cienfuegos que hoy todos admiramos.
Los lazos rebasan toda estampa. Inspirando hondo el aroma especial que en las mañanas sale de cualquier cocina cubana, se pueden evocar pasajes de nuestra afinidad con un pueblo que proclamó ideales de libertad, igualdad y fraternidad cultivados en estas tierras con más éxito aún que el delicioso café.
Un relato —¿leyenda o realidad… qué importa al fin y al cabo?— refiere el hondo idilio de un colono galo y una esclava llamada Isabel. Su nido, la finca La Isabelica, es el inmueble mejor conservado del entorno y cabe suponer que en el museo que acoge esté igual de intacto aquel imaginario. Podemos creer los murmullos de las lomas y admitir que, a ciertas horas, los enamorados celebran el amor de estas tierras con una humeante taza de café.

José Mujica: Ví a un Fidel despierto, alegre y comprometido

 

Publicado el sábado, 30 de enero de 2016 12:42 pm | Escrito por María Salomé Campanioni
“Soy un francotirador de ideas”, confirmó a la Radio Cubana, el  ex presidente de Uruguay, José Mujica, durante una entrevista efectuada en la mañana de este sábado con periodistas de medios de prensa cubanos y la cadena multinacional TeleSur, a quienes relató que vio a un Fidel Castro despierto, alegre y  comprometido.
Mujica retornó a su país, luego de asistir en La Habana, a la II Conferencia Internacional “Con todos y por el Bien de Todos”. En un amplio intercambio con la prensa cubana, confirmó que el líder de la Revolución, Fidel Castro, se encuentra bien, y expresó su preocupación por el virus del Zika, y sus diversas formas de propagarse  en las Américas.
“Tuve una reunión bastante larga y conversamos de infinitas cosas, se acordaba perfectamente de la última vez que habíamos charlado; confieso que lo vi mejor que la otra vez, siempre centelleante, con las preocupaciones más diversas”, destacó.
Mujica se reunió en La Habana con los jefes de la guerrilla en Colombia, como aporte personal a la Paz; sobre el particular significó que el paramilitarismo es un componente de la historia en Colombia, y calificó de muy madura la posición de las FARC-EP y el gobierno colombiano para alcanzar la paz en esa nación sudamericana.
Entrevista de Pepe Mujica con medios cubanos e internacionales. Foto: Salomé Campanioni.  Entrevista de Pepe Mujica con medios cubanos e internacionales. Foto: Salomé Campanioni.”En cualquier guerra contemporánea, mueren mucho menos soldados y mucha más población civil, esto se ha invertido si comparamos lo que fueron las grandes guerras”, enfatizó el político uruguayo convencido de la voluntad política en pos de la paz.
“Quiero sembrar algunas ideas, luchar por algunas ideas, que son sencillas; la vida es corta, y el milagro más grande que tenemos es la vida, y se nos va; con plata podrás comprar cualquier cosa, menos años de vida. No hay un supermercado que te venda años de vida, entonces tenés que trabajar para vivir”…, señaló el veterano combatiente y político uruguayo en su intercambio con periodistas de medios cubanos e internacionales.

LLEGA RAÚL CASTRO A FRANCIA PARA VISITA DE ESTADO

 

PUBLICADO EL SÁBADO, 30 DE ENERO PRENSA  LATINA

raul castro baja avion 150x125El presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, llegó hoy a París para una visita de Estado a la República Francesa, por invitación del mandatario galo, Francois Hollande.
El jefe de Estado encabeza una delegación integrada por Ricardo Cabrisas Ruiz, vicepresidente del Consejo de Ministros, Bruno Rodríguez Parrilla y Rodrigo Malmierca Díaz, ministros de Relaciones Exteriores y de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, respectivamente.
También forman parte de la representación cubana Rogelio Sierra Díaz, viceministro de Relaciones Exteriores, y Héctor Igarza Cabrera, embajador de Cuba en Francia.