Archivo de la categoría: Fidel Castro Ruz

Tributos a Fidel Castro en Santa Ifigenia

Cementerio Santa Ifigenia
Foto: Eduardo Palomares
SANTIAGO DE CUBA.— Apenas transcurrido un mes de que las cenizas del Comandante en Jefe Fidel Castro fueran depositadas en la piedra de granito gris del cementerio patrimonial Santa Ifigenia, de esta urbe, unas 70 000 personas de Cuba y el mundo le han rendido tributo de respeto.
Yudis García Delis, administradora del camposanto, expresó a la ACN que los que allí laboran custodian con ce­lo y amor los restos del eterno líder, y cada día se empeñan en realizar mejor su trabajo, para ser dignos del privilegio de cuidarlo.
Nunca olvidaré los rostros de dolor de los trabajadores del centro, que pusieron todo su empeño en la organización de la sencilla ceremonia de inhumación, y el de las muchas personas que vienen, un promedio de 2 000 por día, agregó.
Recordó las visitas de centros laborales y estudiantiles, gremios profesionales, núcleos del Partido Comunista de Cuba, militantes de comités de base de la Unión de Jóvenes Comunistas e integrantes de su Buró Nacional, dirigentes del Go­bierno, combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior.
En su oficina conserva el dibujo del niño Marcos Rubier Quiñones, de Las Tunas, en el que escribió con sus trazos aún indefinidos: ¡Viva Fidel!, y no faltan las poesías de un pueblo alfabetizado y culto que le agradece, como expresó Rolando Zaldívar, con discapacidad físico-motora.
Se leen frases de Hasta Siempre Comandante o Yo soy Fidel, de puño y letra de cubanos y extranjeros, en banderas y símbolos de Guatemala, México, Japón e Italia.
También se halla la bufanda de un príncipe de Arabia Saudita que prometió no cortar su barba hasta que viniera a su tumba, como logró a inicios de este enero.
Presidentes, embajadores y personalidades del mundo también han venido a home­najearlo, entre ellos Le Minh Tri, fiscal general de la Fiscalía Popular Suprema de la República Socialista de Vietnam, y el señor Pierre Samot, alcalde de la ciudad martiniqueña de Le Lamentin, expresó Yudis.
Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, estampó en el libro de honor: Con fervor revolucionario hemos venido a rendir tributo al Padre de todos los revolucionarios de Nuestra América y del mundo, Fidel.f0074749

#PorSiempreFidel FIDEL sigue siendo VIDA

Amanece. Santa Ifigenia, ese sagrado sitio de la Patria tiene huellas profundas; desde este domingo será también espacio de tributo al eterno Comandante en Jefe de la Revolución cubana
Autor: Yaima Puig Meneses | internet@granma.cu
5 de diciembre de 2016 02:12:16
Raúl en Santa Ifigenia
Foto: Estudios Revolución
SANTIAGO DE CUBA.- Amanece. Santa Ifigenia, ese sagrado sitio de la Patria tiene huellas profundas; desde este domingo será también espacio de tributo al eterno Comandante en Jefe de la Revolución cubana.
Muy cerca del Maestro sobresale la imponente piedra de granito gris, en cuyo interior descansarán las cenizas de Fidel, custodiadas por los nichos de los mártires del 26 de Julio y el panteón de los caídos por el internacionalismo.
A pocos metros del incólume monolito se ha inscrito en bronce el concepto de Revolución expresado por Fidel, el 1ro de mayo del 2000.
El General de Ejército Raúl Castro Ruz, junto a los miembros del Buró Político del Comité Central del Partido, al Comandante de la Revolución Guillermo García Frías, familiares, compañeros de lucha, invitados, amigos… han venido a rendir tributo póstumo al eterno líder.
Silencio. El armón que transporta las cenizas de Fidel ha llegado a Santa Ifigenia. Bajo la inmensa bandera que ondea a media asta se detiene el cortejo fúnebre que ha recorrido más de mil kilómetros desde que el pasado 30 de noviembre saliera de La Habana.
En el Mausoleo a Martí, Raúl y los dirigentes del Partido antes mencionados depositan flores blancas. El primer homenaje del día es al Héroe Nacional, al inspirador de las ideas de Fidel, al autor intelectual del Moncada.
Luego inicia la solemne ceremonia de inhumación. Dalia, su esposa, trae la pequeña urna que guarda las cenizas del Comandante en Jefe.
Frente al nicho, fiel, como siempre, aguarda Raúl, quien deposita la urna en el corazón de la roca, como acariciando al amado hermano de sangre y de luchas. La lápida de mármol verde que cierra el nicho lleva grabado con letras de bronce el nombre: FIDEL.
El saludo militar del General de Ejército estremece; es su último adiós al líder indiscutible de la Revolución Cubana. El corneta toca atención y las notas de nuestro glorioso himno nacional rasgan el silencio acompañadas por 21 salvas de artillería en honor del máximo líder de
Pasos marciales invaden la quietud que Toca silencio el corneta. Entonces Fidel pareciera estar de vuelta a la vida, irrumpe en su voz pausada, firme, inquebrantable, el concepto de Revolución con el que otra vez vuelve a inspirarnos en la Patria.
El Presidente Cubano deposita luego una rosa blanca ante la póstuma morada del líder; después lo hacen los miembros del Buró Político y el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías.
A continuación su familia coloca también rosas blancas. Le siguen los invitados a la ceremonia, f0074797

#CubaEsNuestra #TodosMarchamos¡Hasta la victoria siempre!

Autor: Granma | internet@granma.cu
26 de noviembre de 2016 04:11:55

Fidel Castro
Foto: Juvenal Balán
Querido pueblo de Cuba:
Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche, falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.
En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados.
En las primeras horas de mañana sábado 26, la Comisión Organizadora de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana.
¡Hasta la victoria siempre!f0072639

El cumpleaños

Fidel
Artículo de Fidel
Deseo expresar mi más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido en estos días, que me dan fuerzas para reciprocar a través de ideas que trasmitiré a los militantes de nuestro Partido y a los organismos pertinentes
Autor: Fidel Castro Ruz | internet@granma.cu
13 de agosto de 2016 04:08:31
Mañana cumpliré 90 años. Nací en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa. Dado su buen comportamiento era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo.
En una ocasión acompañé a mi padre a Pinares de Mayarí. Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos por una Bula Papal, de cuya existencia no conocía ninguno de los pueblos y seres humanos de este continente. Los conocimientos trasmitidos eran ya en gran parte tesoros de la humanidad.
La altura se eleva hasta los 500 metros aproximadamente, de lomas inclinadas, pedregosas, donde la vegetación es escasa y a veces hostil. Árboles y rocas obstruyen el tránsito; repentinamente, a una altura determinada, se inicia una meseta extensa que calculo se extiende aproximadamente sobre 200 kilómetros cuadrados, con ricos yacimientos de níquel, cromo, manganeso y otros minerales de gran valor económico. De aquella meseta se extraían diariamente decenas de camiones de pinos de gran tamaño y calidad.
Obsérvese que no he mencionado el oro, el platino, el paladio, los diamantes, el cobre, el estaño, y otros que paralelamente se han convertido en símbolos de los valores económicos que la sociedad humana, en su etapa actual de desarrollo, requiere.
Pocos años antes del triunfo de la Revolución mi padre murió. Antes, sufrió bastante.
De sus tres hijos varones, el segundo y el tercero estaban ausentes y distantes. En las actividades revolucionarias uno y otro cumplían su deber. Yo había dicho que sabía quien podía sustituirme si el adversario tenía éxito en sus planes de eliminación. Yo casi me reía con los planes maquiavélicos de los presidentes de Estados Unidos.
El 27 de enero de 1953, tras el golpe alevoso de Batista en 1952, se escribió una página de la historia de nuestra Revolución: los estudiantes universitarios y organizaciones juveniles, junto al pueblo, realizaron la primera Marcha de las Antorchas para conmemorar el centenario del natalicio de José Martí.
Ya había llegado a la convicción de que ninguna organización estaba preparada para la lucha que estábamos organizando. Había desconcierto total desde los partidos políticos que movilizaban masas de ciudadanos, desde la izquierda a la derecha y el centro, asqueados por la politiquería que reinaba en el país.
A los 6 años una maestra llena de ambiciones, que daba clases en la escuelita pública de Birán, convenció a la familia de que yo debía viajar a Santiago de Cuba para acompañar a mi hermana mayor que ingresaría en una escuela de monjas con buen prestigio. Incluirme a mí fue una habilidad de la propia maestra de la escuelita de Birán. Ella, espléndidamente tratada en la casa de Birán, donde se alimentaba en la misma mesa que la familia, la había convencido de la necesidad de mi presencia. En definitiva tenía mejor salud que mi hermano Ramón —quien falleció en meses recientes—, y durante mucho tiempo fue compañero de escuela. No quiero ser extenso, solo que fueron muy duros los años de aquella etapa de hambre para la mayoría de la población.
Me enviaron, después de tres años, al Colegio La Salle de Santiago de Cuba, donde me matricularon en primer grado. Pasaron casi tres años sin que me llevaran jamás a un cine.
Así comenzó mi vida. A lo mejor escribo, si tengo tiempo, sobre eso. Excúsenme que no lo haya hecho hasta ahora, solo que tengo ideas de lo que se puede y debe enseñar a un niño. Considero que la falta de educación es el mayor daño que se le puede hacer.
La especie humana se enfrenta hoy al mayor riesgo de su historia. Los especialistas en estos temas son los que más pueden hacer por los habitantes de este planeta, cuyo número se elevó, de mil millones a fines de 1800, a siete mil millones a principio de 2016. ¿Cuántos tendrá nuestro planeta dentro de unos años más?
Los científicos más brillantes, que ya suman varios miles, son los que pueden responder esta pregunta y otras muchas de gran trascendencia.
Deseo expresar mi más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido en estos días, que me dan fuerzas para reciprocar a través de ideas que trasmitiré a los militantes de nuestro Partido y a los organismos pertinentes.
Los medios técnicos modernos han permitido escrutar el universo. Grandes potencias como China y Rusia no pueden ser sometidas a las amenazas de imponerles el empleo de las armas nucleares. Son pueblos de gran valor e inteligencia. Considero que le faltó altura al discurso del Presidente de Estados Unidos cuando visitó Japón, y le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba. Fue igualmente criminal el ataque a Nagasaki, ciudad que los dueños de la vida escogieron al azar. Es por eso que hay que martillar sobre la necesidad de preservar la paz, y que ninguna potencia se tome el derecho de matar a millones de seres humanos.
Fidel Castro Ruz
Agosto 12 de 2016
10 y 34 p.m.

Se cumplen 6 años de la visita de Fidel Castro al Mausoleo de los Mártires de Artemisa.

fidel-en-artemisa-13-580x388fidel-en-artemisa-13-580x388

fidel-en-artemisa-14-580x388fidel-en-artemisa-03-580x866fidel-en-artemisa-04-580x866fidel-en-artemisa-06-580x866

fidel-en-artemisa-07-580x388fidel-en-artemisa-09-580x388

Cuentan que la tarde del 24 de julio de 2010 era lluviosa en Artemisa , cuando en el Mausoleo a los Mártires enclavado en el lugar hizo acto de presencia de forma inesperada el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz . Mabel Martínez, la directora del lugar no olvida aquel acontecimiento.
¨Se reunió Fidel con combatientes del Moncada ,y con personalidades , y recordó junto a sus compañeros momentos importantes de la de la acción , estuvo una hora y media conversando de una manera muy amena , con una inteligencia probada ,porque recordaba cada detalle del acontecimiento. ¨ Narro la directora de la instalación.
A pesar de la lluvia Fidel pidió ir a los nichos donde reposan los restos de los Moncadistas que sobrevivieron a la lucha , pero que murieron en los últimos años y allí les rindió honores.¨ Fidel le rinde tributo a Santana¨ cuenta Mabel.
Fidel ya había estado en el Mausoleo el 16 de julio de 1977 cuando fue a inaugurarlo, y después regreso el 23 de noviembre de 2001. Cuentan que ese día bajo hasta la bóveda donde están los que murieron en el Moncada y la Guerra de Liberación Nacional.
¨Ese día estuvo en el nicho de Ciro Redondo , estuvo también parado en el nicho de Julio Díaz, caído en el combate del Uvero , cerca de Fidel , entonces el está parado , y viene caminando y le rinde el tributo al resto de los caidos.¨recueda la Directora del Mausoleo , quien enfatizo que Fidel en el libro de visitantes en el 2001 escribió ¨Con infinita emoción y gratitud¨
En cada visita del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz ,a Artemisa el pueblo ha ido a su encuentro