Archivo de la etiqueta: Bloqueo

Rechazan en Cuba y Estados Unidos las nuevas limitaciones de Washington a los viajes y el comercio

BLOQUEO
Foto: Internet

La comunidad internacional, a través de los medios de prensa y las redes sociales, reaccionó durante las últimas horas a las disposiciones y regulaciones emitidas este 8 de noviembre por los Departamentos de Estado, Tesoro y Comercio de Estados Unidos en relación con Cuba.

Muchos han unido su voz a la de la Isla, víctima de un bloqueo económico, comercial y financiero que sobrepasa los 50 años y ahora se recrudece como en los tiempos de la Guerra Fría.

Desde Latinoamérica, el presidente Evo Morales denunció el modo de actuar del país norteamericano, y lo enmarcó en el endurecimiento del bloqueo de EE.UU. contra Cuba.

«EE.UU. endurece el bloqueo criminal en contra de Cuba pese al rechazo de 191 países. Como no pudo someter políticamente al pueblo cubano, trata de asfixiarlo económicamente…», escribió anoche el mandatario en su cuenta de Twitter.

Mientras algunos legisladores estadounidenses contrarios al proceso de normalización de relaciones entre ambos países celebraron las nuevas medidas, y otros como el senador republicano Marco Rubio llegaron a decir que debían ir más lejos, varios miembros del Congreso y sectores económicos las rechazaron, reporta PL.

La congresista Barbara Lee, de alineación demócrata, opinó que «nadie gana con esta nueva política terrible, es simplemente punitiva. Daña a estadounidenses y cubanos por igual».

«Este es el último retroceso en el restablecimiento de las relaciones con Cuba: 55 años de aislamiento no funcionaron. Deberíamos movernos hacia adelante, no hacia atrás», dijo en su cuenta de Twitter la senadora demócrata por el estado de Minnesota, Amy Klobuchar.

El republicano Mark Sanford (Carolina del Sur), señaló que la prohibición de viajar a Cuba, promulgada en un momento álgido de la Guerra Fría, es anticuada y una limitación injusta de la libertad estadounidense.

Como parte de estas opiniones que refuerzan la idea  de un retorno a posiciones jurásicas que no benefician a los pueblos a ambos lados del Estrecho de la Florida, varias encuestas ratifican el apoyo mayoritario de la ciudadanía estadounidense al acercamiento bilateral, lo cual ignora Washington.

«En balance, las regulaciones afectarán con más fuerza a las instituciones académicas de Estados Unidos, cuyos programas de estudios en Cuba serán acortados; en los viajeros estadounidenses que no podrán visitar la Isla con la licencia de pueblo a pueblo individual y en los cubanoamericanos cuyas familias no serán más elegibles para enviar remesas o paqueterías», aseguró en un artículo reciente el profesor de la Universidad Ame­ricana de Washington y autor del libro Diplomacia encubierta con Cuba, William LeoGrande.

LA OPINIÓN EN LA CALLE

Spencer Mess, periodista de Nueva York, ahora de vacaciones en Cuba, aseguró a Granma que después de medio siglo, es obvio que el bloqueo ha sido inefectivo.

«Es una forma de castigo colectivo que ha sido condenado internacionalmente, y es trágico ver que la administración de Trump continúa persiguiéndolo».

Anabel Alfonso González, cubana de 30 años, cree que esas medidas frenan completamente el proceso de mejoramiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos porque cierran proyectos y posibles negocios entre ambos países.

Además, desde su profesión como económica, asegura que las mismas perjudican tanto al sector estatal, como al cuentapropista.

Por su parte Leo Anderson, estudiante universitario estadounidense, dijo a este diario que la aplicación de estas medidas resultará imposible.

«La Casa Blanca tendría que destinar millones de dólares para asegurarse que un norteamericano no tome Tropicola en Cuba. Eso es ridículo», sentenció.

«¿Cómo él podrá controlar que se cumplan esas medidas?», se pregunta también Manuel, chofer de autos en la terminal de ómnibus de Plaza de la Revolución, quien agregó que no era un experto en la materia pero le parecía casi imposible que alguien pueda saber si los estadounidenses toman Tropicola o TuKola.

Por otra parte Rodrigo H. González, director ejecutivo de la agencia Proximity Cuba, dedicada a programar viajes de estadounidenses a  Cuba, calificó de ridículas estas nuevas medidas de la administración Trump.

«Son un retroceso al avance alcanzado en el acercamiento entre ambos países. Estas medidas afectan tanto al pueblo estadounidense que viene o quiere venir a la Isla, como al pueblo cubano. Nadie saldrá ganando con esto».

Marcel Durán Estrada, un joven informático cubano, estima también que se trata de una regresión, incluso para los ciudadanos estadounidenses, que estas medidas resultan dañinas para todos.

«La gente (en EE.UU.) está en pánico. Trump es muy voluble y nadie está seguro de cómo interpretar sus intenciones. Hay mucha incertidumbre» afirma por su parte Daniel Howell, intelectual y profesor de la Universidad de Nueva York, especialista en literatura cubana que ha viajado varias veces a la Isla.

EE.UU. anuncia nuevas restricciones a los viajes y comercio con Cuba

El gobierno estadounidense anunció hoy mayores restricciones para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar a la isla caribeña, en cumplimiento del memorando presidencial que revierte importantes aspectos del acercamiento entre ambos países

Autor: Prensa Latina | internet@granma.cu

8 de noviembre de 2017 17:11:04

Foto: Departamento del Tesoro

WASHINGTON.—El gobierno estadounidense anunció hoy mayores restricciones para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar a la isla caribeña, en cumplimiento del memorando presidencial que revierte importantes aspectos del acercamiento entre ambos países.

Los departamentos de Estado, Comercio y Tesoro dieron a conocer a adopción de «acciones coordinadas» para implementar el documento firmado por el presidente Donald Trump el 16 de junio pasado en Miami, Florida, las cuales incluyen vetar a los estadounidenses de hacer transacciones con más de 180 entidades de la nación caribeña.

Asimismo, obliga a que todos los viajes educativos no académicos «pueblo a pueblo» se lleven a cabo bajo los auspicios de una organización que esté sujeta a la jurisdicción de Estados Unidos.

De acuerdo con un comunicado, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro y la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio anuncian enmiendas al Reglamento de Control de Activos Cubanos y las Regulaciones de Administración de Exportaciones.

Tales pasos, según el texto, implementan cambios al programa de sanciones a Cuba anunciado por el mandatario republicano en junio, cuando decidió borrar muchos de los pasos dados hacia la isla por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

Los cambios, que incluyen medidas complementarias del Departamento de Estado, entrarán en vigor a partir de mañana, cuando serán publicados en el Registro Federal.

Como parte de los mismos se publicó una lista de entidades y subentidades restringidas, que será publicada y actualizada periódicamente, la cual comprende empresas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad de la isla.

«Las personas sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos ahora tendrán prohibido realizar ciertas transacciones financieras directas» con tales instituciones, entre ellas más de un centenar de hoteles, marinas y tiendas.

En términos de viajes, ya no serán autorizados las visitas educativas individuales no académicas, y quienes vayan la isla bajo el auspicio de una organización deberán estar acompañados por un representante de la misma, entre otras restricciones.

Las medidas, que llegan justo una semana después de que 191 de los 193 países de la ONU condenaran el bloqueo impuesto por Washington a la isla hace más de medio siglo, también enmienda la definición de «funcionarios prohibidos del Gobierno de Cuba para incluir ciertos individuos adicionales».

El anuncio de las restricciones ocurre, además, en momentos en los que numerosos sectores económicos, académicos y comerciales de Estados Unidos están interesados en ampliar los vínculos con la nación antillana, y cuando encuestas muestran que la mayoría de los norteamericanos favorecen el fin del cerco.

REACCIÓN INTERNACIONAL

El senador demócrata Patrick Leahy consideró como una reminiscencia de la Guerra Fría las nuevas restricciones anunciadas por el Gobierno estadounidense para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar al país caribeño.

Según el legislador por el estado de Vermont y promotor del acercamiento entre su nación y la isla antillana, las medidas son las que «se esperarían de un gobierno totalitario paranoico, no de una democracia como la nuestra».

La hipocresía de los ideólogos de la Casa Blanca es evidente, sostuvo Leahy en un comunicado, quien también usó los calificativos de onerosas y mezquinas para referirse a las disposiciones.

También manifestó que Cuba no representa la menor amenaza para Estados Unidos.

Estas nuevas regulaciones perjudicarán a los empresarios en ciernes y al pueblo cubano al desalentar a los estadounidenses de viajar allí, concluyó.

Por otra parte, Collin Laverty, presidente de Cuba Educational Travel, un grupo organizador de viajes a la mayor de las Antillas, expresó que las restricciones sirven para aplacar a una minoría que se desvanece en el sur de Florida, y perjudican a los trabajadores y las familias estadounidenses y cubanas.

El Consejo Nacional de Comercio Exterior (NFTC) de Estados Unidos consideró por su parte equivocadas las nuevas restricciones de la administración Trump.

De acuerdo con la organización fundada en 1914, que brinda servicios a cientos de empresas en actividades relacionadas con política comercial y fiscal, las limitaciones impuestas a las empresas estadounidenses para hacer negocios con el país caribeño son contraproducentes.

A través de un comunicado, el vicepresidente del NFTC, Jake Colvin, manifestó que restringir a las compañías de la participación en la Zona Especial de Desarrollo Mariel impide que los estadounidenses tomen parte en una actividad económica potencialmente beneficiosa para los trabajadores y el pueblo cubano.

La declaración también apuntó que solo permitir los llamados viajes «pueblo a pueblo» como parte de estancias auspiciadas por una organización limitará el contacto que los estadounidenses puedan tener con los cubanos en la isla.

Indicó que estas restricciones perjudicarán a los trabajadores por cuenta propia y los dueños de viviendas particulares que brindan servicios de alojamiento, quienes forman parte del sector privado que la administración de Donald Trump dice apoyar.

A decir del NFTC, las medidas dadas a conocer este miércoles, y que entrarán en vigor el jueves, serán confusas para los viajeros y requerirán recursos significativos del gobierno de Estados Unidos para su cumplimiento.

Estados Unidos se opondrá a resolución de la ONU que busca levantar bloqueo a Cuba

multa-bloqueoEstados Unidos votará en contra de una resolución de la Asamblea General de la ONU el miércoles que solicita levantar el bloqueo de Washington contra Cuba, dijo el martes el Departamento de Estado, lo que cambia la abstención del año pasado.

La embajadora de Estados Unidos Nikki Haley votará en contra de la resolución, presentada anualmente por La Habana durante 26 años, para hacer hincapié en la nueva política hacia Cuba del presidente Donald Trump, que busca promover los derechos humanos y la democracia, dijo Heather Nauert, vocera del Departamento de Estado.

En cada una de esas ocasiones Washington se pronunció contra la propuesta cubana, pese al mayoritario apoyo de la comunidad internacional al documento de la nación caribeña y solo en 2016, por primera vez en la historia de las resoluciones, la administración de Barack Obama (2009-2017) decidió abstenerse.

De ese modo, 191 países apoyaron hace 12 meses a Cuba en su reclamo de que se levante el bloqueo y ningún miembro se opuso a tal exigencia, con las únicas abstenciones de Estados Unidos e Israel.

En ese momento la entonces embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, expresó que durante más de medio siglo Washington mantuvo una política destinada a aislar a la nación caribeña y en lugar de eso la estrategia aisló a Estados Unidos, incluso en el propio seno de la ONU.

Tal argumento fue repetido este martes por 10 senadores demócratas que instaron al presidente Donald Trump a abstenerse nuevamente con respecto a la resolución contra el bloqueo, al que calificaron de fallido, públicamente condenado por la comunidad internacional y perjudicial para el pueblo de la isla.

“Mientras más tiempo mantengamos esta política obsoleta de la Guerra Fría, más sufrirá nuestra credibilidad internacional y regional”, advirtieron los legisladores en una carta dirigida al jefe de la Casa Blanca.

La decisión de Trump de regresar al voto negativo sobre la resolución cubana es una nueva muestra de todas las medidas adoptadas por Obama que el republicano quiere revertir y que en el caso de la mayor de las Antillas ha tenido varias manifestaciones.

Como recordó este martes Nauert, esta será la primera votación sobre el tema desde la llegada de Trump al poder el 20 de enero y se opondrán a la resolución para “subrayar el nuevo enfoque hacia Cuba”.

La postura de Trump hacia la nación antillana se anunció el 16 de junio, cuando desde Miami, Florida, firmó un memorando para dar marcha atrás a varios de los pasos de acercamiento que tuvieron lugar bajo la administración de su predecesor.

Más de tres meses después y, con la justificación de incidentes de salud reportados por diplomáticos norteamericanos en La Habana, su gobierno dio un nuevo golpe a los vínculos bilaterales al retirar gran parte del personal de su embajada en la isla y expulsar a 15 funcionarios cubanos de Washington.

(Con información de Reuters y Prensa Latina)

Condena la CTC bloqueo de Estados Unidos contra Cuba

El pueblo cubano exige que se ponga fina al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba
Foto: Archivo

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos contra nuestro país desde hace más de medio siglo es una violación de los derechos humanos y un acto de genocidio contra el pueblo, denunció la Central de Trabajadores de Cuba en una declaración pública, aprobada durante el Pleno del Consejo Nacional de la organización, celebrado el fin de semana.

Esta política agresiva de Estados Unidos contra la Isla, que ya suma cientos de miles de millones de dólares en daños económicos, entorpece el legítimo derecho que tienen los cubanos de vivir en paz.

Su implementación se ha convertido en un proceso de guerra para asfixiar el país y constituye una herramienta para tratar de hacer ver que Cuba es parte del territorio de Estados Unidos, añade la declaración.

Para la CTC, mantener este cerco financiero no solo representa un retroceso en las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos, también perjudica al pueblo estadounidense.

Los ciudadanos de esa nación norteña están privados del derecho de viajar a Cuba y de conocer de cerca la realidad de nuestro país; y también se les prohíbe a sus empresarios sostener vínculos económicos con la Mayor de las Antillas.

A pesar de estas dificultades, el cerco económico y financiero «continúa siendo inútil intento por doblegar a la Revolución Cubana», señala la organización.

Romper las barreras que esta política impone con­tinuará siendo nuestra alternativa, asegura la organización.

Los trabajadores cubanos, precisa, han padecido como todo nuestro pueblo los efectos del cerco económico, comercial y financiero más prolongado de la historia.

«Seguiremos buscando so­luciones a las dificultades, convirtiendo a cada centro y puesto laboral en un bastión inexpugnable que impida poner de rodillas a nuestro pueblo a partir de la inteligencia, la creatividad y el ingenio colectivo».

En la declaración pública, la CTC también instó «a las organizaciones sindicales del mundo, a los trabajadores y trabajadoras y a los amigos que siempre nos han apoyado, a que nos acompañen en la denuncia de esta cruel y despiadada política».

La Florida un freno al cambio con #Cuba

La palabra cambio es una constante en el vocabulario de los que odian a la Revolución cubana, pero a la hora de aplicárselo para ellos es como si no existiera en el diccionario.

Así lo acaban de demostrar los funcionarios del estado de Florida al cancelar la firma de dos acuerdos entre la parte cubana y los puertos floridanos de Everglades y Palm Beach, debido a la amenaza, entiéndase chantaje, efectuada por Rick Scott, gobernador del estado, de proponer recortes presupuestarios a las terminales marítimas que se atrevan a establecer negocios con Cuba.

El 7 de marzo el legislativo del estado analizará el presupuesto para esas áreas, el cual alcanza la suma de 82 mil millones de dólares.

Nadie con un mínimo de inteligencia puede entender como un gobernador estadounidense puede impedir que una entidad de su estado obtenga ganancias comerciales y facilite el empleo de sus votantes, pero es tal el odio que sienten por la Revolución socialista que la pasión les ciega la razón.

No por gusto el gobierno cubano reitera que no puede haber una normalización de relaciones entre los dos países mientras exista la guerra económica impuesta por Estados Unidos para hacer fracasar el proceso revolucionario.

Quién este mundo puede explicarse cómo es posible que Estados Unidos restablezca relaciones con Cuba y el gobernador de uno de sus estados amenace mafiosamente a las autoridades de dos puertos con recortarle el presupuesto para su funcionamiento.

¿Eso es democracia o dictadura?

La reacción del gobernador Scott, se produjo al conocer la presencia de una delegación cubana, que previo acuerdo con los funcionarios de ambos puertos, firmarían memorandos de entendimiento para futuras operaciones comerciales, algo beneficioso para los empresarios norteamericanos y que no tiene ninguna relación con la política.

En días recientes había arribado a Estados Unidos, procedente de la isla, un cargamento con 40 toneladas carbón vegetal, siendo la primera exportación de un producto cubano en casi 60 años.

Ese carbón será destinado a encender hornos para cocinar alimentos, por tanto, nada que afecte o influye en la ideología estadounidense, pero simplemente es una manifestación más de la intolerancia de la mafia terrorista que gobierna el sur de los Estados Unidos, hija de los testaferros del dictador asesino Fulgencio Batista.

Desde que se inició la recta final del concluido proceso eleccionario yanqui, la mafia miamense ha incrementado sus campañas contra Cuba, basada noticias fabricadas con el dinero que le envían a los contrarrevolucionarios cubanos, de que el presidente Raúl Castro “aumentó la represión y las detenciones arbitrarias”, algo que ni la prensa extranjera, las misiones diplomáticas acreditadas, incluida la estadounidense, ni las iglesias, denuncian con hechos reales.

Todo está diseñado para prepararle la mesa al nuevo Presidente, Donald Trump, para que dé marcha atrás al proceso de restablecimiento de relaciones y recorte las licencias que hoy permiten que más ciudadanos norteamericanos visiten la isla, pues estos sí comprueban las mentiras con las que durante medio siglo han engañado al propio pueblo de Estados Unidos.

Los llamados “disidentes”, gozan de plena libertad de movimiento y la prueba está en sus constantes visitas a Miami, donde reciben entrenamiento de cómo deben actuar para provocar a las autoridades, las que ante ellas los trasladan a las estaciones policiales para levantar actuaciones, como ocurre en cualquier lugar del mundo.

Una de las más recientes provocaciones la protagonizaron el 16.12.2016, con el empleo de Kimberley Motley, abogada estadounidense que trabaja para el Departamento de Estado, a quien deben haberle pagado una buena suma de dinero para que aceptara participar en un show mediático que se viró en su contra, al violar las leyes cubanas, algo que una profesional de su experiencia sabe que no es permitido ni siquiera en los Estados Unidos.

La vida y los hechos se encargarán de juzgar a aquellos que solo buscan alejar a los dos pueblos con sucias maniobras.

Mientras Cuba seguirá obrando de forma profesional y con inteligencia, a fin de trabajar en el mejoramiento de las relaciones, pero sin dejar de denunciar la criminal guerra económica que solo prende evitar la satisfacción de las necesidades del pueblo cubano para culpar falsamente al sistema socialista, pero como aseguró José Martí:

“Nada hay tan imprudente como perturbar con propios rencores, la paz en pueblo ajeno”.

Tomado de El Heraldo Cubano

FORT LAUDERDALE, FL - MAY 18:  Florida Governor Rick Scott speaks during the Governor's Hurricane Conference General Session at the  Broward County Convention Center on May 18, 2011 in Fort Lauderdale, Florida.The conference was established to focus on the challenges caused by hurricanes and tropical events unique to Florida. Hurricane season in the Atlantic begins June 1st and ends November 30th  (Photo by Joe Raedle/Getty Images)
FORT LAUDERDALE, FL – MAY 18: Florida Governor Rick Scott speaks during the Governor’s Hurricane Conference General Session at the Broward County Convention Center on May 18, 2011 in Fort Lauderdale, Florida.The conference was established to focus on the challenges caused by hurricanes and tropical events unique to Florida. Hurricane season in the Atlantic begins June 1st and ends November 30th (Photo by Joe Raedle/Getty Images)