Archivo de la etiqueta: Francia

Homenaje de Raúl Castro a Martí y a Fidel

El General de Ejército Raúl Castro Ruz depositó este lunes flores ante las tumbas del Héroe Nacional José Martí y del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba, acompañado por el Primer Secretario del Comité Provincial del Partido, compañero Lázaro Expósito Canto.

El 13 de agosto en horas de la mañana Raúl visitó en Playa Las Coloradas el complejo monumentario que recuerda el lugar donde se produjo el desembarco de los expedicionarios del yate Granma el 2 de diciembre de 1956. Ello tuvo lugar justo a 60 años, 8 meses y 11 días de la fecha que marca el nacimiento del Ejército Rebelde que bajo el mando de Fidel supo reponerse del revés de Alegría de Pío, reagrupar sus fuerzas con el apoyo de campesinos humildes y del Movimiento 26 de julio, expandir la lucha insurreccional, hacia otras zonas del Oriente del país y más adelante a las provincias centrales y Pinar del Río, y derrotar al ejército batistiano a pesar de la superioridad en hombres y armamento.

Durante la visita Raúl rememoró aquellos difíciles momentos en los que se puso de manifiesto la inclaudicable fe del Comandante en Jefe en la victoria.

El sabotaje del barco La Coubre en el recuerdo del pueblo cubano.

Una de las  primeras acciones terroristas del Gobierno de los Estados  Unidos contra  Cuba tuvo un carácter monstruoso, el sabotaje al buque  francés La Coubre el  4 de marzo de 1960, en un muelle del puerto de la Habana.

El buque había  cargado en Europa un importante lote de armamentos y parque comprado a la industria nacional  belga por el Gobierno  Revolucionario de Cuba, que ya estaba  preocupado por las crecientes acciones agresivas de Estados Unidos.

El cargamento fue saboteado pro agentes  de la Agencia Central de Inteligencia CIA en el punto de embarque, y los  artefactos colocados hicieron  explosión ese día pasado las tres y  diez de la tarde  mientras se realizaban las operaciones de descarga.

Durante las primeras  horas de la tarde del  4 de marzo de 1960 , se produjo una detonación inicial y minutos más tarde la  segunda  causante  del mayor  número de víctimas ,pues en ese momento decenas de militares y trabajadores  ofrecían  ayuda en el lugar a las víctimas de la primera explosión.

Tanto el  buque la Coubre como  el muelle aledaño estaba atestados de trabajadores portuarios , soldados rebeldes , miembros  de la  Policía Nacional Revolucionaria , bomberos y personal de auxilio que , sin importarles el peligro habían  acudido al lugar del desastre para  ayudar a las víctimas y prevenir accidentes .

El Comandante en Jefe Fidel  Castro Ruz, y otros dirigentes de la Revolución Cubana hicieron acto de presencia en el lugar de los hechos.

El sabotaje al  buque la  Coubre  dejó un saldo de 101 muertos, entre ellos seis marinos franceses, y centenares  de heridos. Al día  siguiente  tuvo  lugar el sepelio de las víctimas. Un cortejo interminable marcho a todo lo largo de la calle 23 rumbo al cementerio de  Colon. Allí , a las puertas  de la  principal necrópolis habanera , el Comandante en jefe Fidel castro Ruz ,se dirigió al  pueblo , proponiéndole a  los  cubanos la nueva consigna de Patria o Muerte .

 

Cincuenta y siete  años nos separan de un sabotaje que conmovió a  todos los  cubanos, y sembró el dolor  en los  corazones. La  explosión  del  barco La Coubre  permanece   aún  en la memoria  de muchos cubanos. La acción  terrorista  ocurrida en  1960 profundizo la  convicción  de los cubanos  de radicalizar  el  proceso revolucionario iniciado  en  Cuba  en  1959.

Gobierno cubano ofrece condolencias por atentado en Francia

Machado Ventura

El segundo secretario del Comité Cen­tral del Partido y vicepresidente de los Con­sejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura firmó este lunes, en la capital, el libro de condolencias por el atentado ocurrido el pasado 14 de julio en la ciudad de Niza, Francia
Autor: ACN | internet@granma.cu
18 de julio de 2016 23:07:36
Foto: Yaciel Peña de la Peña/ACN
LA HABANA.—José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Cen­tral del Partido y vicepresidente de los Con­sejos de Estado y de Ministros, firmó este lunes, en la capital, el libro de condolencias por el atentado ocurrido el pasado 14 de julio en la ciudad de Niza, Francia.
Deseo asimismo trasladar nuestros sentimientos de solidaridad al pueblo francés y en particular a los familiares de las víctimas, escribió Machado Ventura, quien fue acompañado por Rogelio Sierra, viceministro de Relaciones Exteriores.
En momentos como estos hay que expresar los sentimientos, y eso es lo que vinimos a hacer en nombre de los lazos de hermandad y solidaridad que nos unen con el pueblo francés, comentó a la prensa.
El alto dirigente cubano, en diálogo con el embajador de Francia en Cuba, Jean-Marie Bruno, significó la importancia de luchar contra el terrorismo en todas sus formas, “venga de donde venga”, insistió.
Jean-Marie Bruno, en declaraciones exclusivas a ACN, afirmó que los franceses permanecen en estado de shock, y resaltó la crueldad sufrida en una noche de alegría y unidad nacional.
Recordó que lamentablemente no es la primera vez que su país sufre un acto terrorista, y los cubanos siempre han mostrado su solidaridad con ellos.
Para nosotros saber que tenemos amigos aquí es una fuerza muy importante, afirmó.
El diplomático reconoció los excelentes lazos de amistad entre ambas naciones, fortalecidos con la visita del mandatario galo a la Isla y del presidente Raúl Castro a Francia, con la cual, subrayó, la relación dio un paso importante y se está construyendo un vínculo económico y cultural a largo plazo.
Hasta el momento firmaron el libro de condolencias miembros del cuerpo diplomático de varios países acreditados en Cuba.
El pasado jueves un camión embistió contra la multitud que celebraba en el Paseo de los Ingleses de Niza el Día Nacional de Fran­cia, lo cual causó la muerte de 84 personas y más de 200 heridos. (ACN)

Mambises franceses

 

Patriotas franceses  identificados con la causa cubana dejaron su huella en nuestras luchas independentistas
7 de febrero de 2016 22:02:17
Naufragio del Hawkins, el 27 de enero de 1896, donde mueren ahogados los expedicionarios franceses August Benech y Emilio Jallais. Foto: Desconocido
Imbuidos por el influjo de la Revolución Francesa de 1789 y sus principios de libertad, igualdad y fraternidad, un nada despreciable número de franceses, identificados con la causa de la independencia de Cuba desde el estallido revolucionario del 10 de Oc­tubre de 1868, se sumaron al Ejército Libertador cubano y asumieron como propia la gesta libertaria de la Mayor de las Antillas. Algunos encontraron en suelo cubano gloriosa muerte. Este recuento, es un modesto homenaje de sincero agradecimiento.
Cuando el 23 de noviembre de 1868 el Padre de la Patria cu­bana Carlos Manuel de Céspedes tomaba el poblado de El Co­bre, cerca de Santiago de Cuba, le acompañaba un grupo de combatientes franceses, entre los que sobresalían François Pa­vot, Jean Pierre, y Simón d’ Espagne. Formaban parte todos, de las colonias francesas asentadas en el oriente cubano, consolidadas tras el éxodo que provocara la Revolución Haitiana en 1791.
Quiso la historia, a manera de simbolismo, que al caer combatiendo en San Lorenzo el 27 de febrero de 1874, tuviera Cés­pedes por cocinero a Alberto Hatfge, hijo de franceses al igual que el prefecto del lugar,  José Lacret Morlot, años después ge­neral de División del Ejército Libertador. Fue el combatiente francés Simón d’ Espagne, quien personado en el lugar del si­niestro conoció la triste nueva y la comunicara al coronel mam­bí José Medina Pru­dente.
De aquella pléyade de franceses y sus descendientes establecidos en el oriente cubano formaron parte también León Ber­joto, y los combatientes de apellidos Cureau y Colombé, quienes en 1869 combatían como oficiales a las órdenes del brigadier José de Jesús Pérez. Cureau  murió en combate.
Las expediciones que emigrados y exilados cubanos lograban organizar en el extranjero, fueron la principal vía empleada  para trasladarse a Cuba. En fe­brero de 1869, acompañando al general estadounidense Tho­mas Jor­dan, se enrolaba en la expedición del Henry Burbem el francés Eloy Beauvilliers, oficial del ejército regular de Francia. Fracasada la misma en su intento de llegar a Cuba, se incorporó a la del vapor El Salvador, desembarcada en Estero Piloto, Nuevas Grandes, costa norte de la provincia de Camagüey, el 14 de mayo de 1869. Le acompañaba el corzo Aquiles Savalle. En agosto de 1869, Eloy fue nombrado Comandante General de la Artillería por el mayor general Ignacio Agramonte, con grado de brigadier. El 12 de mayo de 1871 murió en combate en Jagua, territorio camagüeyano.
Cuando el 10 de febrero de 1870 el general cubano Domingo Goicuría desembarcaba al norte de Camagüey la expedición de la goleta Herald of Nassau, lo acompañaba como expedicionario un arqueólogo de apellido Allier, quien pertenecía al cuerpo de húsares del Ejército francés.
El 23 de mayo de 1870, como expedicionario del vapor  Geor­ge W. Upton, desembarcaba en Punta Brava, cerca de Manatí, al este de Nuevitas en Camagüey, el francés Gustavo Ravelle, quien desde diciembre de 1869 gestionaba en Nueva York junto al mexicano Felipe Herreros, la vía de trasladarse a Cuba. El 12 de octubre caía combatiendo en Guadalupe, Camajuaní, región central del país, el vasco-francés Pedro Dartoyet, y un mes más tarde otro combatiente galo de apellido Wahi.
En 1871 fue detenido en Santiago de Cuba, acusado de estar en contacto con los insurrectos, el farmacéutico francés Fran­cisco Dufourg. El 7 de septiembre de ese año sería puesto en li­bertad tras gestiones del cónsul francés en dicha ciudad, y ex­pul­sado de la Isla mientras durara en ella la guerra.
Felipe Vacque había tomado parte activa en Francia en las luchas políticas, por lo que se vio precisado a emigrar, estableciéndose en la ciudad de Cienfuegos,  donde estrechó amistad con Federico Fer­nán­dez Cavada, tiempo después mayor ge­neral del Ejército Li­ber­tador, y a quien acompañó en la guerra. Murió el 30 de junio de 1871, en Cayo Cruz, Camagüey, tratando de defender la vida de su jefe.
El 11 de febrero de 1873, desde París, el mayor general del Ejército Libertador cubano Manuel de Quesada y Loynaz, en misión del presidente Carlos Manuel de Céspedes para tratar de lograr el apoyo del gobierno y pueblo francés a la causa independentista, escribía a Nueva York al vicepresidente cubano Fran­cisco Vicente Aguilera:
“…hay un coronel francés que ha hecho toda la campaña de África, de Francia y otros puntos, que en hoja de servicio se le ha presentado al Sr. José de Betancourt para que presente a Ud.
Este coronel desea ir a Cuba a seguir la campaña a favor de los cubanos.
Es joven, de treinta y cuatro años, y de arrogante figura, y su hoja de servicio le recomienda en alto grado, por su inteligencia en el arte militar”.
León Dediot, masón francés, desde su periódico El Silencio mantuvo encendida la llama de la independencia en la capital de la Isla hasta que el 19 de septiembre de 1874 fue encarcelado por las autoridades españolas.
La victoria cubana en la toma de la ciudad de Victoria de Las Tunas se debió, fundamentalmente, al trabajo de inteligencia desplegado por el comunero de París Charles Filiberto Peisó, reclutado para la causa de Cuba por el espionaje mambí, en momentos en que este fungía como secretario del gobernador militar de la plaza. Al respecto, escribiría el coronel mam­­bí Fernando Figueredo Socarrás en su obra La Revo­lu­ción de Yara:
“En octubre de 1876…, estaba ya el General Vicente García en posesión del secreto para asaltar la ciudad de Victoria de Las Tunas. Con una tenacidad paciente, sin igual en la Revolución, y que era el rasgo más sobresaliente del carácter de Vicente García, había entablado relaciones con dos individuos que ocupaban una posición de confianza en la plaza enemiga; uno, el Sr. Carlos (Mons. Carlos), francés al servicio de España, hombre de instrucción y capacidad, que desempeñaba el destino de Secretario del Gobernador de la ciudad; y el otro, el Sr. Ro­me­ro, bayamés, que ocupaba un destino en la administración militar”.
Citado por Socarrás como Mons. Carlos, Peisó había sido miembro del Comité de Salvación Pública, y gran sargento de la Comuna de París, alto grado de aquella revolución que abolió los grados de oficiales. Con el seudónimo de Aristipo, mantuvo un intenso intercambio de información con el general Vicente García. A las 12 de la noche del día 6 de octubre de 1876, el ma­yor general del Ejército Libertador, Vicente García González tomó su ciudad natal. Las tropas españolas sufrieron más de 100 bajas entre muertos y heridos, además de haberse rendido unos 150 hombres. Por los servicios prestados a la revolución, Char­les Filiberto Peisó fue ascendido a capitán del Ejército Li­ber­tador, al que se incorporó después de la histórica acción.
Cuando los españoles conocieron del importante papel de­sempeñado por Peisó en la toma de Las Tunas y de su partida con las fuerzas insurrectas, se propusieron su captura y ajusticiamiento. En carta enviada por el agente Remigio a Vicente García fechada el 16 de junio de 1877, le advertía, “al Francés lo buscan con mucho empeño”. Poco tiempo después, el 7 de julio de 1877, caía en combate. Los españoles al reconocer su cadáver, lo descuartizaron salvajemente, y llevaron su cuerpo a Las Tu­nas. Comune­ros como Peisó eran Francois Bon­ne­homme, Vicent Jean, y Clo­do­mir Parpillon, incorporados todos al Ejército Liber­tador en el año 1873 en Las Villas, bajo las órdenes del bri­gadier Marcos García.
En marzo de 1878, en los días de la Protesta de Baraguá, acompañaba como armero al general Antonio Maceo en Bija­rú, Holguín, un francés conocido como Monsieur José.
Durante el periodo de la tregua fecunda, el joven francés Armand Poirier Dandillecourt, formó parte de la expedición del Roncador junto al general mambí Ramón Leocadio Bo­nachea, desembarcando próximo a Calicito, jurisdicción de Man­zanillo, el 2 de diciembre de 1884. Hecho prisionero, el 11 de febrero de 1885 fue condenado a cadena perpetua, por el delito de rebelión y filibusterismo. Tenía entonces 28 años de edad.
Victor Dumas Chandeu se incorporó a la guerra el 27 de octubre de 1895. En enero de 1896 pasó a las órdenes del ge­neral Pedro Betancourt, quien le confirió el grado de teniente de sanidad. El 15 de junio de ese mismo año fue ascendido a capitán de ese cuerpo. El 5 de enero de 1897 resultó herido, y hecho prisionero, fue conducido a la ciudad de Matanzas siendo condenado a muerte en juicio sumarísimo, sentencia que no se cumplió por ser súbdito francés. Guardó prisión hasta el fin de la guerra.
El 30 de agosto de 1896 caía abatido de un balazo en la frente, el comandante artillero Joseph Napoleón Chapleaux, militar de profesión, quien con el grado de teniente desembarcó en Cuba como expedicionario del Horsa, el 16 de noviembre de 1895. An­tes de viajar a Cuba residía en Boston, Estados Unidos. El comandante puertorriqueño Modesto Tirado lo describió como “…un verdadero atleta, de mucho vigor físico, que demostró ser un valiente”.
Edgard Carbonne, ingeniero agrónomo francés que estudió en la Escuela Nacional de Agricultura de Grand-Jouan, Francia, en 1880 residía en la calle Concepción, número 31, del poblado  de Guanabacoa, muy cerca de la ciudad de La Habana. Allí es­cribió su libro Abonos producidos en los ingenios de Cuba y su valor correspondiente. El objetivo de esta obra era sugerir el establecimiento en cada finca azucarera, de una fábrica de abonos para las necesidades de la misma.
Simpatizante de la causa de Cuba, viajó a Estados Unidos y se enroló en la expedición del vapor Three Friends, que desembarcó en Boca del Río San Juan, Las Villas, el 19 de diciembre de 1896. Fue el inventor del explosivo conocido como carbonita. Ascendido a coronel por el Con­sejo de Gobierno de la República de Cuba en Armas, dirigió una escuela de ingeniería y explosivos en plena manigua cu­bana.
En marzo de 1897, un combatiente francés de apellido La­sage, fungía como secretario del mayor general Juan Rius Ri­vera, jefe del Sexto Cuerpo del Ejército Libertador. En junio de ese año se incorporaba al Primer Cuerpo Enrique Clave Tuduri, quien alcanzaría el grado de sargento de primera.
En enero de 1897 enviaba Ramón Emeterio Betances a Nue­va York al militar francés A. Migany. En su carta de recomendación, escribía:
“Mi honorable amigo; tengo el gusto de presentarle al Sr. A. Migany, que ha sido sucesivamente oficial instructor en el ejército francés, Capitán ayudante y mayor i capitán Comandante. Fue alumno de la Escuela de Chalons i conoce las tres armas: infantería, caballería, artillería. Me conformó a sus instrucciones de Ud. Enviándolo como artillero. Me ha venido recomendado de L’Intransigeant a quien le debemos tanta gratitud”.
En 1897 llegaba a New York, también recomendado por Be­tances para tomar parte en una expedición a la Isla, el francés René de Arc, quien a principios de 1898 trabajaba como profesor en el Berliztz School de Philadelphia, en espera de ser llamado por la delegación cubana para marchar a la guerra.
Alfonso Migaux, capitán del Ejército francés, desembarcaría a las órdenes del mayor general Carlos Roloff, en Banes, provincia de Oriente, el 14 de marzo de 1897, en la expedición del Laurada.
Cabo del Ejército Libertador cubano fue Félix Andux David, marino francés natural de Normandía, quien ingresó a las fuerzas cubanas el 28 de septiembre de 1895, concluyendo la contienda en la Plana Mayor del Regimiento de Infantería Hatuey Número 3, del Primer Cuerpo. Soldados fueron, en la Guerra del 95, Félix Beque, Eliberto Clave, Clemente Lahitte Arican, Miguel Mirason, el parisino Octavio Sorondo Legais, el marino Emilio Mortier, y León Mekin Sanderson, natural de Tolosa.
Durante toda la guerra, desde el poblado de Güines donde residía, el francés Juan Chardier, prestó muy valiosos auxilios al general insurrecto de origen canario Jacinto Hernández Vargas.
Toda una pléyade de valiosos franceses que vieron en los cam­­pos de Cuba y en la causa de nuestra independencia, un mo­tivo de orgullo para servir a la humanidad.

*Presidente del Instituto de Historia de Cuba

Bruno Rodríguez: No apreciamos avances tangibles en la eliminación del bloqueo

4 febrero 2016

Euronews entrevista al ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla.

Cubadebate reproduce la entrevista con el Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, queEuronews transmitió en la tarde de este jueves:
Luis Carballo, euronews:
Canciller Bruno Rodríguez Parrilla, gracias por aceptar nuestra invitación. El Presidente Raúl Castro ha elegido París para su primera visita oficial a la Unión Europea. ¿Por qué? ¿Va a tener Francia un trato privilegiado por su disponibilidad a reestructurar la deuda cubana?
Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Asuntos Exteriores de Cuba:
Desde la Revolución Francesa hay una influencia muy especial de Francia en Cuba. Hay una relación sólida, confirmada por décadas de historia reciente. Un desarrollo muy positivo de los vínculos bilaterales y reconocemos el liderazgo que Francia representa en Europa. Siento que esta visita marca una perspectiva especial para el desarrollo de los vínculos bilaterales. Es una visita, sin duda, histórica. Las circunstancias llevaron a que el Presidente Hollande visitara La Habana meses atrás, lo cual constituyó un paso decisivo. Y ahora, el Presidente Raúl Castro Ruz reciproca ese gesto en París.
euronews:
¿El tono de esta visita es marcadamente económico, pero el tema de los derechos humanos ha estado sobre la mesa en los encuentros con las autoridades francesas?
Bruno Rodríguez Parrilla:
La visita es muy polifacética, no exclusivamente económica. Se ha intercambiado sobre numerosos temas de naturaleza política. Francia y Cuba comparten numerosas coincidencias en la agenda internacional. De manera que los vínculos son diversos y, por tanto, los intercambios también lo han sido. El tema de los derechos humanos no ha sido central, pero hemos intercambiado opiniones sobre coincidencias y, al mismo tiempo, preocupaciones que son recíprocas.
euronews:
Los países europeos menos receptivos con los cambios actuales o por decirlo de otra manera más exigentes con la situación de las libertades individuales en la isla ¿van a perder oportunidades de negocio en la nueva Cuba?
Bruno Rodríguez Parrilla:
La Unión Europea y Cuba tenemos desde hace años un diálogo político de alto nivel, que incluye temas diversos. Y más recientemente, iniciamos un diálogo bilateral sobre derechos humanos basado en un proceso que se inició en 2010 durante la presidencia francesa europea. Las empresas francesas han tenido desde hace años una presencia muy importante en Cuba. De la misma forma que habría que reconocer que otros miembros de la Unión Europea son socios tradicionales en materia de relaciones comerciales e inversión. O son importantes emisores de turismo a Cuba. No habría que mezclar los temas políticos y relaciones mutuamente beneficiosas.
euronews:
En diciembre de 2014, Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el inicio de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Desde entonces se han producido multitud de gestos simbólicos, pero quizás no ha habido menos avances concretos o tangibles. ¿Ha habido un exceso de optimismo?
Bruno Rodríguez Parrilla:
No lo creo. El anuncio del 17 de diciembre fue sorpresivo y sin duda importante. Resultaba insólito para el planeta escuchar al Presidente de los Estados Unidos de América reconocer que la política de estos 50 años ha sido fallida, que ha provocado daños humanitarios a nuestro pueblo. En realidad se produjo entonces el inicio de las discusiones que llevaron al restablecimiento de relaciones diplomáticas y a la reapertura de embajadas, que ocurrió durante el verano pasado. Yo siento que ha habido progresos en materia de diálogo y de cooperación, en numerosos temas de interés bilateral común. Y que, aunque se han adoptado algunas medidas de carácter positivo, pero muy limitado, en relación con la modificación de la aplicación del bloqueo, es donde nosotros no apreciamos avances tangibles.
euronews:
¿Les ha dado Washington una fecha para el final de las sanciones? ¿Se va a anunciar antes de que Obama deje la Casa Blanca?
Bruno Rodríguez Parrilla:
Es difícil decirlo. El bloqueo es el gran tema. La manera en que se modifique la aplicación del bloqueo con vistas a su eliminación será lo que determine el sentido y el alcance del proceso que está ocurriendo entre los Estados Unidos y Cuba. No habrá normalización, obviamente, sin la completa terminación del bloqueo, que requeriría una decisión de naturaleza congresional. Sin embargo, el Presidente de EEUU conserva facultades ejecutivas amplísimas, que si decidiera usarlas con determinación podrían modificar muy sustancialmente la aplicación del bloqueo.
euronews:
Este es un año de elecciones en Estados Unidos ¿El relevo que viene en Washington puede afectar al deshielo? ¿Qué candidato le conviene más a Cuba?
Bruno Rodríguez Parrilla:
En una democracia funcional cualquier candidato que sea electo tendría que seguir los dictados de los electores, los deseos de los votantes, la voluntad de las personas que pagan impuestos. Nadie discute hoy que hay una mayoría muy amplia en la sociedad estadounidense en todos sus sectores que favorece la terminación de una política anclada en la guerra fría, que no ha dado ningún resultado aparte de provocar daños humanitarios considerables a todas las familias cubanas. Sin embargo, habría que reconocer diferencias entre unos candidatos y otros. Cualquiera de ellos o ellas, sin duda se encontrará una situación nueva, inédita, en las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.
euronews:
¿Temen ustedes en Cuba que el final del embargo propicie una “norteamericanización” de la cultura cubana que, de alguna manera, ponga en peligro la transición tranquila que quiere La Habana?
Bruno Rodríguez Parrilla:
No sería posible. Cuba fue colonia de España y surgió una nación con una fuerte identidad. La cultura cubana es de una fuerza y originalidad considerables. Los cubanos somos cubanos. Una relación normal con los Estados Unidos sería totalmente natural. Hay vínculos culturales, ha habido una relación tradicional entre los pueblos estadounidense y cubano a pesar de las relaciones de conflicto entre ambos gobiernos. Claramente nuestra cultura protegerá nuestra identidad porque no tendría sentido que después de una larga lucha de 50 años Cuba termine con una economía de transnacionales norteamericanas ni de ningún otro lugar.
euronews:
Otro gran frente diplomático que tiene abierto Cuba es la UE. Las negociaciones sobre un acuerdo de cooperación se abrieron en 2014. El suyo es el único país de América Latina y el Caribe con el que la Unión Europea no tiene acuerdo bilateral. ¿Cómo van las negociaciones?
Bruno Rodríguez Parrilla:
Marchan bien, al ritmo habitual en negociaciones de esta naturaleza. Yo siento que se han producido progresos, noto más comprensión en la Unión Europea de cómo podría ser su relación con Cuba. Escucho a algunos representantes de la Unión Europea que piensan que las negociaciones pueden terminar en corto plazo. La Unión Europea, obviamente, debería tomar decisiones propias con relación a viejas políticas que no tienen ninguna vigencia ninguna real, pero son irritantes desde el punto de vista jurídico. Siento que de encontrarse avenencias en los temas que faltan se podría avanzar rápidamente.
euronews:
¿Cree que ese entendimiento con la UE llegará antes de que acabe el embargo? ¿Supondrá ese acuerdo el fin de la llamada “posición común”? Creo que se refería a eso cuando hablaba de posturas irritantes. Expliquemos que es la Posición Común: es la política adoptada por la Unión Europea en 1996, que condiciona y condiciona el diálogo a los avances en derechos humanos y libertades
Bruno Rodríguez Parrilla:
Es difícil saber cuándo terminará el bloqueo estadounidense contra Cuba. La Asamblea General de las Naciones Unidas, la Unión Africana, los acuerdos entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea reclaman que el bloqueo sea abrogado inmediata e incondicionalmente. Los hechos en la sociedad norteamericana determinarán el ritmo de ese proceso. Así que es difícil hacer comparaciones. En efecto, la llamada Posición Común de la que casi nadie se acuerda hoy, estableció condicionalidades que quedaron en el pasado porque desde 1996 hasta ahora Cuba ha firmado acuerdos o declaraciones prácticamente con todos los gobiernos de la Unión Europea que establecen lo contrario del sentido unilateral y de establecimiento de condiciones que pretendió aquel viejo documento que se sabe que se impuso de manera rápida, apresurada, con clara motivación política.
euronews:
El proceso de reformas se ha acelerado desde 2011. Pero de las 313 medidas originales se han implementado un 21%, el 79% restante están en proceso. ¿Con qué frenos se están encontrando? Por ejemplo, un dato: en 2015 se registraron menos trabajadores privados que en 2014.
Bruno Rodríguez Parrilla:
No estoy seguro de cuál es la fuente de su información.
euronews
Es un documento del Partido Comunista Cubano…
Bruno Rodríguez Parrilla:
Sí, pero ese documento no dice que el 21% de las políticas se hayan implementado. Dice que se han ejecutado de manera que se pueden dar por concluidos los objetivos que se propusieron con aquel 21% de aquellas decisiones de naturaleza económica y social. A mí me parece que este es un proceso que marcha bien. No estoy seguro que su dato en relación con la disminución de trabajadores no estatales sea exacto. En realidad ha habido un crecimiento significativo de trabajadores que funcionan en pequeños negocios o en otros ámbitos fuera del sector de la economía estatal.
euronews:
Precisamente, ¿en qué modelo se inspira Cuba para combinar, entre comillas, medidas capitalistas con una economía planificada dentro de un sistema políticamente hermético? ¿China? ¿O La Habana tiene su propia vía, su propia fórmula?
Bruno Rodríguez Parrilla:
Hay diferentes experiencias en el mundo, diferentes referentes. El modelo cubano es y tiene que ser necesariamente original. Tomamos las mejores experiencias, hemos estudiado otros procesos socialistas y hemos estudiado también otros procesos de desarrollo de otros países y estamos haciéndonos nuestro crisol, nuestro propio modelo basado en nuestra propia experiencia y en nuestras propias prioridades. De manera que es cierto que es un modelo que toma en cuenta elementos de mercado, pero que preservará una economía socialista.
euronews:
Los procesos abiertos con Estados Unidos y la UE de los que hemos hablado y las propias reformas internas parecen estar teniendo una repercusión moderada en el tema de derechos humanos ¿Por qué se impide a ciudadanos cubanos no violentos, como las Damas de Blanco, manifestarse libremente?
Bruno Rodríguez Parrilla:
El hecho de que nosotros estemos desarrollando una economía socialista no implica en modo alguno ninguna restricción para la posibilidad de trabajar sobre la base de intereses económicos conjuntos, desarrollar asociaciones económicas con empresas mixtas. En relación con el modelo político cubano y los derechos humanos es cierto que hay percepciones distintas. Pero puedo refutar que se impida a personas como las que usted menciona manifestarse pacíficamente, de hecho entiendo que lo hacen con mucha frecuencia. Debo también señalar que en materia de derechos humanos es cierto que puede que tengamos diferencias en nuestras respectivas visiones. Para mí, los derechos humanos son universales e indivisibles. Hace mucho daño a la causa de los derechos humanos su politización y la existencia de dobles raseros. Lamentablemente esto ocurre bastante en los debates sobre este tema en el mundo y alguna prensa también presenta visiones sesgadas en esta materia. Para mí, por ejemplo, el derecho al empleo es un derecho humano fundamental. No sé qué opinará la mitad de los jóvenes españoles que no acceden a él, pero para mí es un derecho humano fundamental. Para mí también los derechos económicos, sociales y culturales no son un mero dejar hacer, sino que su garantía es responsabilidad directa de los Gobiernos. Estos derechos para mí son indivisibles de los derechos políticos y las libertades civiles. Hace poco hablábamos de la democracia estadounidense en relación con el tema del bloqueo y la voluntad real de los electores. Pero, reconozco que hay diversidad de modelos políticos y yo me siento muy feliz y muy cómodo con la democracia cubana.
euronews:
Su Gobierno siempre ha negado tradicionalmente la existencia de presos políticos, aunque numerosas organizaciones internacionales y dentro de la propia Cuba, denuncian que todavía hay presos de conciencia. También denuncian que las campañas de intimidación y represión contra disidentes y opositores no han cesado. ¿Qué tiene que decir a estas acusaciones?
Bruno Rodríguez Parrilla:
Refutarlas simplemente. En primer lugar habría que ponerse de acuerdo en una definición de presos políticos. Si usted considera que una persona que recibe pagos de un Gobierno extranjero por realizar determinadas actividades políticas es un preso político, tendríamos una noción distinta. En Francia o en Estados Unidos se les llama agentes de potencias extranjeras. Algunos de estos grupos que se mueven en Cuba y que incluso son tolerados se sabe que reciben financiación de países europeos o del propio Gobierno estadounidense. Violaciones de los derechos humanos se producen muy gravemente en el territorio que ocupa la base naval de Guantánamo, sobre la que usted no me ha preguntado. Se sabe que allí permanecen personas secuestradas en un limbo jurídico desde hace una década, que fueron juzgadas por supuestos militares sin derecho a la defensa o que se encuentran en alimentación forzada cuando hacen huelga de hambre bajo condiciones que todo el mundo reconoce que son de tortura sistemática. Se sabe que algunos países han tenido situaciones diversas en esta materia en relación con el secuestro de estas personas o cárceles secretas o ilegales donde estuvieron retenidas antes de ser llevadas a Guantánamo. No se podría hablar de ningún país que haya alcanzado la perfección en materia de derechos humanos. No sé cómo funcionarían los derechos humanos en Europa si sufrieran condiciones como las que ocurren en Cuba con el bloqueo económico, comercial y financiero. O si una potencia de la proporción entre Estados Unidos y Cuba considerara que su política hacia Europa es el cambio de régimen. Esas son las circunstancias en las que mi país ha vivido durante cinco décadas.
euronews:
Para terminar le quiero preguntar por el expresidente Fidel Castro. Lleva ya una década retirado, con contadas apariciones en público. ¿Sigue siendo una inspiración para Cuba?
Bruno Rodríguez Parrilla:
Sigue siendo una inspiración para Cuba, un referente moral. Un liderazgo político y moral insustituible. Profundamente querido por nuestro pueblo. Y además tiene una vida muy activa, me consta personalmente su involucramiento en problemas de extraordinaria vigencia como es la producción de alimentos en condiciones de explosión demográfica mundial. Muy involucrado también en los temas del cambio climático o en los temas del desarme nuclear.Tengo el privilegio de conocer sus actividades, sus inquietudes e interés en la política exterior cubana y contar de vez en cuando con su consejo.
euronews:
Canciller, el tiempo se nos acaba y se nos han quedado algunos asuntos en el tintero, aunque creo que hemos podido hablar de los temas principales. En todo caso, Canciller Bruno Rodríguez Parrilla, gracias por haber respondido a mis preguntas. Muchas gracias.
Bruno Rodríguez Parrilla:
Le agradezco también esta oportunidad que para mí ha sido útil y placentera.