Archivo de la etiqueta: médicos cubanos

Fidel y el Perú, instantánea del altruismo

Por: Dianet Doimeadios Guerrero

Fidel dona sangre tras el terremoto de Ancash, Perú, en 1970. Foto: Cubaminrex
Cuenta en sus memorias un sobreviviente de la catástrofe que “el terremoto de Áncash costó un Perú para su pueblo”. A voz de comarca, por aquellas tierras, todo lo que valga un Perú tiene un precio muy alto. Y así fue. Setenta mil víctimas, un sinfín de heridos y desaparecidos, decenas de comunidades arrasadas dejó el sismo que, a las 15 horas del 31 de mayo de 1970, trastocó a los peruanos.
“Sentimos un tremendo ruido (…) Se asemejaba al de muchos aviones. No sabíamos por dónde venía ni qué pasaba. Finalmente vimos el aluvión de lodo completamente negro con más de 40 metros de altura que avanzaba botando chispas de distintos colores”, relata quien vivió para contar las consecuencias de un seísmo de 7,9 grados en la escala de Richter.
Durante 45 minutos tembló con tanta fuerza la tierra que el Huascarán se zarandeó. Cuarenta millones de metros cúbicos de hielo, lodo y piedras se esparcieron en avalancha sobre ciudades enteras del Norte peruano. Tras la sacudida y el alud, un manto negro de polvo y dolor permaneció durante días en la zona.
En La Habana, pendiente siempre de los cables, Fidel supo de los hechos y las necesidades del pueblo peruano. La nación inca y Cuba no tenían relaciones diplomáticas. El expresidente Manuel Carlos Prado las había quebrado, no vio a bien que la Isla tomara “el camino socialista”. Sin embargo, para el líder de los cubanos esta no sólo era “la tragedia del Perú sino de toda la Humanidad”.
Así consta en el diario Granma de la época y en una fotografía que aparece multiplicada en el ciberespacio. La imagen guarda el instante en que Fidel, con el brazo extendido, donó sangre para los damnificados del terremoto del ‘70. Tras él, más de 150 mil cubanos también lo hicieron.
Decenas de médicos partieron con el equipamiento necesario para instalar cinco hospitales. Llegaron hasta Áncash, Recuay, Huaraz, Carhuaz y otros poblados afectados. Cuba fue el primer país en enviar ayuda para los peruanos. Dos años después, el 8 de julio de 1972, el gobierno de Juan Velasco Alvarado restableció las relaciones diplomáticas con la Isla.
Los doctores cubanos han regresado una y otra vez a Perú, por el terremoto en Pisco (2007) o por las intensas lluvias de Piura (2017). En Áncash hay un parque que se llama Cuba y muchos hombres dispuestos a confesar que tienen sangre cubana en su cuerpo, y los genes de Fidel en el alma.
En 2007, el Gobierno del Perú declaró el 31 de mayo como “Día Nacional de la Solidaridad y de Reflexión en la Prevención de Desastres”.

El cariño y la ternura de los médicos cubanos, conmovieron a los pacientes peruanos en 2017. Foto: Enmanuel Vigil Fonseca.

Largas distancias a pie, con el suelo aun inundado, debieron recorrer nuestros médicos. Foto: DR. Enmanuel Vigil Fonseca.

Médicos cubanos mostraron su solidaridad con el pueblo peruano en 2017. Foto: Archivo

Médicos cubanos atendieron a damnificados peruanos en 2017. Foto tomada del perfil en Facebook de Enmanuel Vigil.

La fila era larga, pero cada paciente fue atendido adecuadamente. Perú, 2017 Foto: Dr. Enmanuel Vigil Fonseca
Fuente Cubadebate
Médicos cubanos en Perú enfrentaron una compleja situación tras lluvias en 2017.Foto: Archivo

Historias para un libro infinito.

Por Anabel Madiedo Oropeza.

El libro más grueso que se haya publicado, consta en los Records Guinness, es de 322 mm de grosor contiene todas las historias que Agatha Christie escribió sobre Miss Marple, 12 novelas y 20 historias cortas, el mismo cuenta con 4032 páginas y pesa poco más de 8 kilos. (1)

Variados son los temas de los cuales ha escrito el hombre, hasta de lo que nunca ha visto, incluyendo el tema que hoy me motiva, pues sería infinito el libro que podría escribirse con las historias vividas por cada uno de los colaboradores cubanos de la salud que en el mundo han dejado una huella inborrable de amor y humanismo.

El 23 de mayo de 1963 comenzó la larga historia de entrega solidaria de Cuba con otras regiones del mundo (2) hace ya más de 5 décadas, y si cada uno de los profesionales de la salud escribiera para un mismo libro todas las experiencias acumuladas, no habría otro que lo superase en contenido ni en número de páginas.

Consta en un artículo que Cuba tiene la mayor cifra del mundo de médicos por cada mil habitantes: 7,7. Serían 5,4 restando los 25.000 cooperantes (3), algo a ser tenido en cuenta por quien teórica y valientemente se decidiera a escribir tal libro, de hecho tendría que ser un gran escritor y saber recrear los hechos con una narrativa a la altura de los sentimientos humanos más sublimes.

Y es que son miles las historias protagonizadas por profesionales de la salud que se hallan fuera del país cumpliendo misiones internacionalistas por todo el mundo. (4)

Me atrevo a decir, sin tener el más mínimo conocimiento de cómo hacerlo, solo la motivación de las experiencias vividas por mis colegas y por mí, que este libro puede escribirse por capítulos, o por subtemas que podrían iniciar con los sentimientos que cada cual percibe ante la separación de sus seres queridos, tristeza, añoranza, dolor; o por esa sensación de estar como el pez fuera del agua al llegar a un lugar muy lejano y totalmente desconocido; o por conocer a nuevos colegas provenientes de otras provincias o ciudades de nuestra querida isla caribeña hasta llegar a establecer con ellos una relación afectiva familiar.

Un segundo capítulo que recogería el “choque” con una cultura diferente, las disímiles maneras de establecer el puente comunicacional con esos seres humanos que muchas veces nos ven como extraños o agresores de sus espacios y vidas, ya sea porque somos desconocidos y hasta de lenguas diferentes o porque los enemigos de la Revolución Cubana se encargan de desvirtuarnos cual vampiros que les chuparán la sangre o comunistas que les lavarán el cerebro.

El tercer capítulo y probablemente el más grande abarcaría las historias de vidas salvadas, de sonrisas ante la salud recuperada, los esfuerzos para trabajar en severas y riesgosas condiciones, ya sea por el clima extremo o por los riesgos de contagiarse con enfermedades muchas veces nunca antes vistas por los colaboradores, solo en libros de medicina, las largas caminatas por angostos y peligrosos trayectos de selvas y montañas en busca de personas que jamás han visto a un médico, el darse cuenta cuando llegan al lugar escogido los esperan muchas personitas que parecen salidas de libros de aventuras o de historia continental, todos emocionados, profesionales y población ante el encuentro de dos culturas diferentes, los abscesos drenados, los servicios de un estomatólogo con su sillón dental móvil, las vacunas administradas, los medicamentos gratuitamente entregados, el cacique, el jefe de la aldea, el plato de comida que te parece un remedio y después se convierte en la comida predilecta, los caminos resbaladizos, llenos de lodo por las orillas de las montañas, el río que se ve desde lo alto mientras el equipo de profesionales sube o desciende del lugar recóndito donde tantas personas comienzan a quererte, el parto de una mujer que esperó mucho tiempo o no tuvo acceso a un hospital para recibir a su hijo, el dinero que da el profesional a una madre que no puede comprar una dipirona para bajar la fiebre de su hijo porque en el centro de salud no hay y cruzando la calle, la farmacia privada solo se la entrega si lleva el dinero antes, el almuerzo que deja el colaborador sin haber terminado o su merecido descanso porque lo llaman del hospital ante la llegada de un paciente herido de bala y solo el cirujano y el anestesista cubano están dispuestos a trabajar a cualquier hora ante cualquier urgencia, pues su compromiso es de un carácter moral, de una concepción altruista, humanitaria, solidaria, como solo un país: Cuba, ha podido mantener de manera eficiente y sistemática a lo largo de más de 5 décadas.

Un cuarto capítulo que pudiera ser dedicado al momento de la despedida de ese suelo y de ese pueblo que los recibió con muchos temores y después no los olvida, el sentimiento encontrado que emana de la alegría de saber que se regresa a la patria, a la familia, al barrio, a los amigos y colegas de trabajo, con ese otro sentimiento de que deja atrás una parte de su vida, muchos nuevos amigos y familias y una segunda o tercera patria.

El capítulo final recogería cada reconocimiento recibido por estos colaboradores, ya no en el plano personal sino en el de la colectividad, los índices de salud mejorados, las muertes maternas o infantiles evitadas, la visión recuperada como un verdadero “milagro”, la epidemia controlada, los premios alcanzados por nuestro país, esa pequeña isla de hombres y mujeres de bien que aprendieron a ser solidarios y más humanos gracias a un hombre llamado Fidel, que cumplió con su compromiso de educar, instruir, dar equidad y que lo logró, que nos hizo ricos al poder ofrecer al mundo esos conocimientos sustentados en la conciencia revolucionaria, a través de cada una de las misiones internacionalistas de la salud cubana.

Definitivamente estimados lectores, sin saber cómo se escribe un libro puedo acreditar que estas serían historias para un libro infinito.

*Médico internacionalista cubana.

  1. https://libros.cienradios.com/5-record-guinness-sobre-libros/
  2. http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2015-06-17/primera-mision-medica-internacionalista-de-cuba/

3.http://cubainformacion.tv/index.php/sociedad/64400-cuba-tiene-la-mayor-cifra-del-mundo-de-medicos-por-cada-mil-habitantes-77-54-restando-los-25000-cooperantes43.

4.http://www.granma.cu/cuba/2014-03-25/cuba-tiene-medicos-por-todo-el-mundo

Cuba ofrece brigada médica a Perú para asistir a damnificados

Escrito por Prensa Latina

Cuba ofreció a Perú el envío con celeridad de una brigada médica para brindar ayuda de emergencia a la población afectada por las torrenciales lluvias que devastan diversas regiones de este país, informó la embajada cubana.

La fuente precisó que ha sido transmitido a la cancillería peruana el ofrecimiento de una brigada médica especializada en el enfrentamiento a desastres y graves epidemias, del contingente Internacional Henry Reeve, por un mes, integrada por 23 especialistas de perfil epidemiológico.

Se trata de 11 médicos, 10 licenciados, un administrativo y un médico-jefe de brigada, en tanto cada especialista está dotado de dos mochilas con medicamentos y material que permitirán atender por el tiempo indicado a 20 mil pobladores.
Ese personal, agrega el informe, está listo para viajar a Perú en un avión charter en el momento que indiquen las autoridades peruanas.

Al formular el ofrecimiento, la cancillería cubana reiteró sus condolencias y solidaridad con los familiares de las víctimas, con el pueblo y el gobierno peruanos.

Desde hace casi medio siglo, Cuba ha brindado su solidaridad a Perú en situaciones de desastres naturales o crisis sanitaria, destacando la primera brigada médica que llegó con plasma de donaciones masivas, encabezadas por el entonces jefe de Estado cubano, Fidel Castro, tras el terremoto de mayo de 1970.

Más recientemente, en agosto de 2007, otra brigada médica cubana fue la primera en llegar a Pisco, en la región de Ica, devastada por un terremoto, y permaneció allí durante cinco años con personal de relevo cada cierto tiempo, motivando el reconocimiento y la gratitud de los pobladores y en otras ciudades donde sirvieron.

Tomado de Cubasi

Agradece la primera dama de Guinea Ecuatorial apoyo de Raúl Castro a su gobierno

cuba-guinea-ecuatorial

2016-02-27 13:11:49 / web@radiorebelde.icrt.cu

 

La primera dama de Guinea Ecuatorial, Constancia Mangue de Obiang, agradeció al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, por la rápida respuesta ante el pedido de su gobierno de un equipo médico cubano para el centro psiquiátrico de Sampaka. Constancia Mangue afirmó a Prensa Latina que su presidente, Teodoro Obiang Nguema, y ella están, muy agradecidos al gobierno y pueblo de la Isla por la ayuda solidaria que ofrecen con profesionales de la salud, educación y otros, desde hace muchos años.