Archivo de la etiqueta: Subversion

Autoridades estadounidenses demoraron entrega de documentos del proyecto Zunzuneo contra Cuba

En este artículo: zunzuneo1
11 abril 2016

|Cuando las autoridades estadounidenses tuvieron que enfrentar las repercusiones del otrora secreto “Twitter cubano”, tuvieron un factor a su favor: la lentitud en aplicar las disposiciones de la Ley de Libertad de Información (FOIA por sus siglas en inglés). El gobierno no tenía copias de los documentos que sirvieron de base para una investigación de The Associated Press sobre un programa que costó millones de dólares de los contribuyentes, pero los funcionarios temían que al pedir al contratista que entregara las copias saldrían aún más detalles a la luz pública.
“El riesgo es que le apliquen la FOIA más adelante. La FOIA toma seis meses”, dijo Mark Lopes, un ex alto funcionario de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés). Añadió que se piden los documentos aún con el riesgo de que el público los solicite porque en seis meses, cuando se responda al pedido, será noticia vieja.
Mientras USAID hace sus cálculos sobre la base de que la ley que obliga a revelar documentos públicos es tan lenta que resulta casi inútil, aparecieron nuevos ejemplos de cómo la lentitud en responder a pedidos de la prensa o el resto de la ciudadanía se agravó durante el gobierno del presidente Barack Obama. El año pasado, el gobierno impuso un nuevo récord en el no hallazgo de documentos.
La respuesta del gobierno a los pedidos bajo la ley FOIA es considerado un barómetro de transparencia. Obama ha dicho que su gobierno es el más transparente de la historia.
En el caso de USAID, la AP recibió la semana pasada una serie de correos electrónicos que había solicitado hace dos años, después de informar sobre un programa secreto similar a Twitter en Cuba. El llamado ZunZuneo era uno entre varios programas para la sociedad civil cubana cuya intención era fomentar los cambios democráticos.
Varios legisladores calificaron los programas de “temerarios”, “tontos” o “directamente irresponsables”. La AP descubrió que varios cubanos atrapados involuntariamente en el programa fueron arrestados por las autoridades en Cuba y que un operativo secreto para realizar un festival de música independiente fracasó cuando las autoridades cubanas descubrieron que el concierto tenía el apoyo de Washington.
El lunes en la Casa Blanca el secretario de prensa Josh Earnest dijo que el gobierno espera que las agencias federales tengan “tendencia a la apertura y transparencia” cuando se hagan solicitudes a través de la ley de transparencia. Agregó que la tasa de respuesta del gobierno el año pasado mostró su compromiso con cumplir, pero señaló que no podría abordar específicamente el caso de la AP debido a un amplio rango de factores que involucran cualquier decisión especifica bajo la ley FOIA.
“Desconozco qué ameritó el retraso de dos años o si, en realidad, ameritaba un retraso de dos años”, indicó Earnest.
El vocero de USAID Ben Edwards dijo que la agencia tiene el “compromiso de ser abierta y transparente y nos tomamos muy en serio la obligación de revelar información bajo la FOIA”. Añadió que la demora en responder se debía a un “aumento significativo” en la información solicitada.
Los documentos difundidos, que muestran el intercambio de mensajes entre funcionarios de USAID que trataban de responder a las revelaciones sobre ZunZuneo, contienen decenas de frases oscurecidas por razones de privacidad de las personas, pero la mayoría de los documentos censurados parecen contener información benigna tal como direcciones de correo electrónico de los funcionarios y generalidades, algunas de las cuales describen a los periodistas.
“Eh, esto podría ser peor. (Frases oscurecidas de) este sujeto Jack Gillum y desgraciadamente, Desmond Butler, quien ha escrito de manera extensa y desfavorable sobre la mala programación USG en Cuba en el pasado”, escribió un ex funcionario, Joseph McSpedon, en alusión al autor de estas líneas y Butler, que ha cubierto programas del gobierno de Estados Unidos allí.
Bajo las instrucciones del presidente, el gobierno no debe retener ni censurar archivos gubernamentales simplemente porque puedan provocar bochorno. USAID citó excepciones por privacidad en 82 pedidos el año pasado, la excepción citada con mayor frecuencia.
La AP obtuvo previamente miles de documentos internos filtrados sobre el programa cubano, manejado por el contratista privado Creative Associates International. Un informe de la inspección general de gobierno en 2015 consideró que el programa no estaba debidamente supervisado y contenía conflictos de intereses.
Una abogada de USAID reconoció en los mensajes el riesgo al obtener esos documentos de Creative Associates. Si los tuviera el gobierno, pasarían al dominio público, aseguró.
“Mark tiene razón al decir que las copias o anotaciones estarían sujetas a FOIA”, escribió Susan Pascocello, la asesora legal de la agencia. “Sería conveniente que yo o Hal hablemos con la persona que irá a Creative para orientarla”.
USAID dijo que le tomó 11 meses el año pasado procesar los pedidos FOIA considerados “complejos”, es decir, que solicitan muchos documentos o requieren que los empleados de gobierno busquen en muchos lugares. La agencia procesó 305 pedidos FOIA ese año.
La FOIA permite a ciudadanos o extranjeros obligar al gobierno a entregar copias de documentos federales por escaso o ningún costo. Se supone que quien busca información a través de la ley la obtiene a menos que perjudique la seguridad nacional, viole la intimidad o exponga procesos confidenciales de toma de decisiones.
Sin embargo, en un mensaje recientemente revelado de USAID, una amistad de un funcionario insinuó que FOIA era la fuente de los documentos ZunZuneo y debía ser ajustada. “AP no obtuvo esto a través de FOIA, ¿no?” Porque si es así, tal vez es hora de contratar nuevos censores. Recibieron información demasiado confidencial”.
El nombre y dirección de correo del remitente fueron censurados.

El periodista de The Associated Press Josh Lederman colaboró con este despacho.
(Con información de AP)

Lo que no saben las Damas de Blanco

damas-blanco-soler

Posted by heraldocubano

Por Arthur González.
Las denominadas “Damas” de Blanco, esas que, orientadas y financiadas desde Estados Unidos para sus provocaciones contra el gobierno cubano, se manifiestan todos los domingos en una zona residencial de La Habana, desconocen los trámites que tendrían que ejecutar en ciudades estadounidenses si tuvieran interés en hacer un espectáculo similar contra el gobierno.Damas-Blanco-Soler
Mientras en Cuba no requieren de ninguna autorización para sus marchas y escándalos públicos, en Estados Unidos, la inculta y grosera Berta Soler, como representante de esa agrupación no registrada oficialmente, tendría que correr todas las alcaldías de Estados Unidos para lograr que le aprobaran sus actos, porque en el país de la “libertad” todo está estrictamente controlado por el Estado.
Un ejemplo evidente es lo que regulan las autoridades neoyorquinas para aprobar una manifestación como las que ejecuta Berta y sus asalariadas.
El primer paso que tendría que dar la inculta y grosera es presentar un documento impreso, donde haga constar la solicitud del permiso a las autoridades, el cual consta de nada menos que de cuatro páginas y con tres copias, siempre legalizadas ante un notario público.
Dicho documento será presentado por lo menos con siete días hábiles de antelación a la fecha propuesta para la manifestación, explicando es detalles lo que se pretende ejecutar, sus causas, quienes participarían, los sectores que representan, si portarán carteles y su contenido, así como el día y las horas que duraría, además de especificar en detalles las calles por donde prevén pasar.
El gobierno de la ciudad tiene la potestad de cambiar el lugar, las vías a utilizar, el día y hasta la hora, si considera que la misma puede interrumpir las actividades de la localidad o molestar a los vecinos.
Otro requisito que exigen las autoridades gubernamentales de Estados Unidos, es que los manifestantes deben poseer una póliza de seguro ante cualquier daño que causen a la propiedad ajena y si por casualidad hay daños al ornato público, entonces los protestantes correrán con el pago por el monto total de los perjuicios causados.
En cuanto a la policía encargada de custodiar la zona, si el jefe de ese órgano considera que necesita más personal para mantener el orden, el salario de estos deberán asumirlo los propios manifestantes.
Si Berta y su pandilla tuvieran que hacer lo mismo en Cuba, sin dudas que otro gallo cantaría, pues el dinero que recibe para sus provocaciones no iría a parar a su bolso como hasta ahora, algo que dejaría de serle tan rentable porque como apuntara José Martí:
“…la bambolla se compra casi siempre a precio del decoro”.

¿Por qué decir negro es racismo?

negros
Posted by heraldocubano Arthur González.
El diario habanero Tribuna de La Habana, el 27 marzo 2016 publicó un artículo del periodista Elías Argudín Sánchez, bajo el título “¿Negro, tu eres sueco?”, donde se refiere al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su visita a Cuba. De inmediato se soltaron las pasiones calificándolo de racismo.
Realmente fue una falta de respeto hacia un jefe de Estado de visita oficial en Cuba, donde fue recibido con toda la consideración que establece el protocolo oficial para las visitas de alto nivel, pero de ahí a ser una muestra de racismo es algo bien diferente.
negros
Para algunas personas de la raza negra, mencionarlos por ella es algo ofensivo e insultante, tomándolo, sin razones objetivas, como una muestra de discriminación racial.
Sin embargo, jamás se escucha o se percibe disgusto en las personas de la raza china, a las que tanto blancos, mestizos, como negros, los llaman chinos, aunque conozcan su nombre, e incluso en la capital de la Isla existe un barrio denominado Barrio Chino, del cual todos se enorgullecen.
¿Se imagina alguien que en Cuba pudiera denominarse a un barrio como Barrio Negro, sin que los ciudadanos de esa raza se ofendieran? ¿Cuál es entonces la diferencia en el tratamiento al tema racial?

Han sido y son múltiples los chistes relacionados con los chinos, los que van desde la supuesta inocencia, el tamaño de sus genitales, hasta que comen con palitos en vez de tenedores y cucharas, pero nunca los chinos han creado asociaciones por el color amarillo de su piel, ni se disgustan por eso.
Muchos de los asiáticos que arribaron a Cuba como mano de trabajo barata, se mezclaron con descendientes de africanos y surgieron las mulatas chinas, a las que importantes compositores les dedicaron canciones y hasta zarzuelas como la famosa Rosa la China, y nadie se disgustó.
Ningún gobierno de la republica hizo tanto por los negros como la Revolución, pero el tema tomó un rumbo diferente en los finales de los 80 e inicios de la década de los 90, cuando académicos suizos y norteamericanos se interesaron por estudiarlo; la “Smithsonian Foundation”, promovió investigaciones en la Universidad de La Habana y el Instituto de Antropología y Etnología de la Academia de Ciencias de Cuba.
En 1991 la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, SINA, inició actividades subversivas sobre la cuestión racial, ante la llegada de un diplomático negro, David Evans, para desempeñar el cargo de Secretario de Prensa y Cultura, quien promovió contactos y entrega de becas a intelectuales negros y líderes de opinión en esa esfera, facilitándole contactos con los principales circuitos académicos negros de los EE.UU., e instituciones especializadas en el tema.
Desde 1993 intelectuales estadounidenses negros con influencia sobre sus homólogos cubanos, entre ellos Miriam de Costa Willis, funcionaria de alto rango dentro de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos y asesora para la política hacia el sector negro del presidente William Clinton, emprendieron acciones directas sobre intelectuales cubanos.
Esa funcionaria resaltó la necesidad de trabajar en función del reconocimiento y protagonismo de los negros en Cuba, mostrando la estrategia enemiga en momentos que buscaban cualquier vía para dividir la sociedad cubana, a fin de destruir el socialismo después de la caída de Europa del Este.
Entre 1993 y 1994 destacados intelectuales negros cubanos recibieron becas en Estados Unidos, auspiciadas por la Fundación Ford sobre esa cuestión, con 25 mil usd de presupuesto para cubrir 6 meses de estancia en el Centro de Estudios Cubanos (CRI) de la Universidad Internacional de la Florida.
A finales de 1998 fueron potenciados por universidades e instituciones estadounidenses, los intentos de crear el Movimiento “Cofradía de la negritud”, contra la supuesta discriminación racial en Cuba.
Es conocido que entre el 2009 y 2013, la SINA dirigió sus acciones subversivas para promover debates sobre la situación racial en Cuba, mediante tele-conferencias, cine-debates y otras actividades, donde llegó a mezclar a miembros de los grupos contrarrevolucionarios implicados en el tema, entre ellos:
• Proyecto Mediático Consenso.
• Corriente Socialista Democrática.
• Comité Ciudadano por la Integración Racial.
• Movimiento por la Integración Racial.
• Proyecto Alianza Unidad Racial.
• Proyecto “Cubalex.
No es casual que, en el año 2013, el presidente Barack Obama aprobara medio millón de dólares para “la igualdad y defensa de la población afrocubana”.
Ante el mencionado artículo del periodista de raza negra Argudín Sánchez, algunos intelectuales que se dedican al tema de la negritud, calificaron de racista al trabajo de marras, aduciendo que “el racismo forma parte del imaginario social cubano, aunque muchas personas e instituciones no quieran aceptarlo”.
Agarrando por los pelos ese trabajo, afirmaron que “el mismo hace pública las contradicciones ideológicas históricas existentes con relación al racismo y la discriminación racial en la nación cubana”.
Pero de dónde salen tantos complejos por el mero hecho de decirle negro, y sin embargo todos le dicen chinos a los chinos sin que se desate el pandemonio que ahora han formado.
Algunos se lanzaron a afirmar que “el término de negro normalmente empleado como un recurso inofensivo, saca a flote, como ningún otro género, ese pensamiento racista que subyace en la memoria colectiva y en tiene una incidencia en la práctica social”.
¿A quién beneficia esa división de la sociedad cubana? A Estados Unidos y por eso aporta presupuestos de cientos de miles de dólares para avivarlos.
Se llega hasta asegurar que decir negro “inferioriza las personas de origen africano”, algo nada más falto de base objetiva.
Son muchos los autores que han compuesto obras como Mamá Inés, que su estribillo dice que todos los negros tomamos café, Drume negrita, o la negra Tomasa y en ninguno se disminuyen a los negros cubanos.
El consenso de Durban, organizado por Naciones Unidas, dice exactamente:
“Se entiende por racismo, toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social o cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública”.
Ninguno de estos argumentos está presente en el artículo del diario Tribuna de La Habana.
Los que acusan al periodista aducen que: “la terminología de negro, fue creada como una categoría biologista clasificatoria por las empresas coloniales para legalizar y legitimar la trata esclavista con el fin de fortalecer al sistema capitalista mundial en el siglo XIX…” y añaden: “las personas africanas y sus descendientes, nunca se definieron como negras porque, como tal, no lo son”.
Cada cual puede sacar sus propias consideraciones, pero la dosis de subjetivismo, y quizás hasta de ciertos complejos, sale a luz sin rebuscar mucho, por no pensar en otro trasfondo político.
No por gusto el agente CIA, Pedro Ramón López Oliver, afirmó en su libro escrito en los años 90, denominado “Cuba Crisis y Transición” que:
“…hay que crear una sociedad civil interna que conlleve a una comunicación con la comunidad exilada, con la intensión de lograr confianza…pues no se trata de derrumbar el castrismo en un día, sino de transformarlo día a día…”
Además, sentencia: “…en ese desarrollo de la sociedad civil existen tres áreas de imprescindible labor, la Iglesia Católica, los negros y las mujeres”.
Entonces cabría preguntarse: ¿las actuales reacciones estarán en la misma línea enemiga de hacer del tema racial un elemento subversivo más en contra de la Revolución?
Visionario fue José Martí cuando dijo:
“A un plan obedece nuestro enemigo: el de enconarnos, dispersarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo…”

Proyecto del Departamento de Estado se parece sospechosamente a un plan de infiltración

caballo-de-troya-g

30 marzo 2016 |
El Caballo de Troya.
Por Emilio Paz*
¿Están el Departamento de Estado y la Casa Blanca en la misma longitud de onda? ¿Coexisten en el mismo gobierno? ¿La misma ciudad? ¿La misma constelación?
La pregunta surge porque, menos de una semana después que el presidente Barack Obama asegurara personalmente a su homólogo cubano, Raúl Castro Ruz, que Washington “no tiene ni la capacidad ni la intención de imponer un cambio en Cuba” y que Estados Unidos “no impondrá nuestra política o sistema económico a ustedes”, el Departamento de Estado ha anunciado que va a dar a alguna organización emprendedora de EE.UU. $753 989 dólares para entrenar hasta 30 “jóvenes líderes emergentes de la sociedad civil cubana” […] “para dirigir y hacer crecer organizaciones de la sociedad civil que apoyen activamente los principios democráticos en Cuba” –exactamente el tipo de gobernancia que la Habana no quiere que le hagan tragar.
Estamos en deuda con el periodista Tracy Eaton y su blog “Along the Malecón” por publicar el texto del anuncio, dado a conocer el viernes (25 de marzo) y difundido rápidamente por los sitios web oficiales Granma.cu y Cubadebate.cu.
Básicamente, el anuncio dice lo siguiente:
Durante un período de tres años, el Departamento de Estado entregará $753 989 (más de tres cuartas partes de un millón de dólares) a una organización norteamericana sin fines de lucro o institución educativa norteamericana de igual propósito para apoyar a jóvenes cubanos “en un programa de desarrollo profesional de dos a cuatro meses [que] incluirá una formación especializada” para ayudarles a desarrollar “planes de acción para actividades comunitarias no gubernamentales en Cuba”.
El anuncio no especifica qué “actividades comunitarias” se beneficiarán de los “planes de acción”, pero señala de manera paternalista que “la sociedad civil cubana no está conformada por organizaciones bien establecidas que normalmente se encuentran en una sociedad con fuerte tradición democrática”, por ejemplo, Estados Unidos.
Al participar en el programa, los jóvenes cubanos escogidos “desarrollarán un conjunto de herramientas de liderazgo y habilidades para administrar y hacer crecer las organizaciones de la sociedad civil que apoyarán activamente los principios democráticos en Cuba”, dice el anuncio.
Trasplantar la democracia al estilo de EE.UU. a Cuba puede ser fácilmente interpretado como la promoción de un cambio de régimen, un esfuerzo denunciado en repetidas ocasiones por el gobierno cubano y el propio Raúl Castro. Para empeorar las cosas, el plan se basa en la Ley Helms-Burton de 1996, una legislación aborrecida por La Habana, que presta asistencia y apoyo “a individuos y ONGs [organizaciones no gubernamentales] independientes para apoyar los esfuerzos de construcción de la democracia en Cuba.”
“La sociedad civil cubana no está conformada por organizaciones bien establecidas que normalmente se encuentran en una sociedad con fuerte tradición democrática”, dice la propuesta. Dependerá del Departamento de Estado –una organización bien establecida– la creación de tal tradición en la isla.
El Departamento de Estado, por medio de cualquier ONG o institución educativa que obtenga el subsidio, quiere habilitar a un “grupo de jóvenes profesionales [para] que modelen un liderazgo eficaz de organizaciones de la sociedad civil que […] originen la participación de la comunidad, apoyen la diversidad, y promuevan los principios democráticos en Cuba”.
Los jóvenes profesionales seleccionados (“entre 20 y 35 años de edad […] estudiantes universitarios o jóvenes profesionales”) serán llevados a Estados Unidos, se les dará una formación de inmersión en la democracia norteamericana y se permitirá que “desarrollen un plan de acción para las actividades en Cuba al regresar a su país”. Para algunos cubanos, esto podría sonar como infiltración política y/o proselitismo –lo que los funcionarios del gobierno cubano han estado alertando todo el tiempo.
Todo esto, cuatro días después de que el presidente Obama, en una conferencia de prensa con Raúl Castro, dijera al mandatario cubano que “el destino de Cuba no será decidido por Estados Unidos o cualquier otra nación”.
Perdónennos si somos escépticos o incluso dudamos de este plan millonario para decidir –o incluso ayudar a decidir– el destino de Cuba. Se parece sospechosamente a un caballo de Troya. Está cargado de peligro, y amenaza con deshacer todos los esfuerzos realizados por norteamericanos y cubanos bien intencionados en pro del acercamiento.
Lean la propuesta del Departamento de Estado y saquen sus propias conclusiones. Sin lugar a dudas, el gobierno cubano ya lo ha hecho.
(*) Emilio Paz reside en el sur de la Florida y es un observador no-cubano de la situación de Cuba. Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.
(Tomado de Progreso Semanal)
30 marzo 2016 |

Departamento de Estado financia la oposición cubana. #Cuba

Publicado el marzo 30, 2016 por micubaporsiempre
Departamento de EstadoPor Arthur González
En sus declaraciones en la Habana el pasado 23.03.2016, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó sin el menor sonrojo que los cambios en Cuba dependerán del pueblo cubano y que el gobierno estadounidense no iba a imponerle un sistema económico o político; nada más lejos de la verdad.
Desde antes del triunfo revolucionario de 1959, Estados Unidos trabajaba intensamente para evitarlo, y así consta en el acta de la última reunión del Consejo Nacional de Seguridad celebrada en diciembre de 1958.
Unos meses más tarde, en abril del 59, la embajada yanqui en La Habana elaboraba un plan titulado “Crecimiento del comunismo en Cuba”, publicado en el volumen VI, Cuba, 1958-1959 del libro Foreign Relations of United States, con el número 278 de esa compilación, páginas 458-466, en el cual se proponen 16 medidas para evitar la influencia del Partido Comunista en el nuevo gobierno.
En el mes de diciembre del propio 1959, J.C. King, Jefe de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, elevó una propuesta al director general, Allen Dulles, en la cual solicitaba la aprobación de algunas acciones, entre ellas:
“Alentar a grupos opositores a favor de Estados Unidos”, y “darle una cuidadosa atención a la eliminación de Fidel Castro”.
Esa obsesión está presente en todas las administraciones y la de Obama no ha sido una excepción. Desde que ocupó la presidencia aprueba 20 millones de dólares anuales para programas subversivos, con la finalidad de desmontar el socialismo cubano.
La USAID y el Fondo Nacional para el Democracia (NED), son entidades que tienen un fuerte peso en las actividades subversivas contra Cuba, sin descontar el Instituto Demócrata Internacional, el Instituto Republicano Internacional, la Universidad Internacional de la Florida, Freedom House y el Center for a Free Cuba.
Otras instituciones enfocan su trabajo a materializar los objetivos del Gobierno, y en 2012 durante una reunión de la Heritage Foundation, del 2012, se acordó proponerle al Presidente Obama:
• Aumentar el apoyo a la contrarrevolución interna con la entrega de teléfonos inteligentes.
• Que empresas de tecnología y ONG con experiencias en Cuba, apoyen con tecnologías a los periodistas independientes, para lograr acciones similares a las del Medio Oriente.
• Explorar sistemas superiores de Wifi para dar acceso a Internet a zonas cubanas densamente pobladas.
• Ampliar el acceso a Internet que brinda la SINA y presionar a los aliados para que hagan lo mismo desde sus embajadas en la Habana.
• Crear programas que generen el rechazo internacional sobre Cuba por censurar el acceso libre a Internet.
• Oponerse a que la ONU sirva como espacio para la condena de Internet como medio para la influencia.
• Incrementar el esfuerzo del Gobierno de Obama para conseguir la libertad de información al pueblo cubano.
El 13 de junio del 2013 el Departamento de Estado anunció la propuesta de varios proyectos para promover la Democracia y los Derechos Humanos en Cuba, entre ellos:
• Derechos Laborales: para ayudar a los ciudadanos cubanos a promover la comprensión, respeto y cumplimiento de las normas internacionales del trabajo.
• Herramientas Digitales: para que sean utilizadas de forma selectiva y segura por la población civil cubana, junto con otra iniciativa para el fomento de igualdad y defensa de las redes sociales de afrocubanos.
Según informó la Oficina de Derechos Humanos del Departamento de Estado, las asignaciones financieras para esos proyectos serían:
• 1 millón 500 mil dólares para el periodismo independiente.
• 850 mil dólares para herramientas digitales.
• 750 mil dólares para los derechos laborales.
• 500 mil dólares para la igualdad y defensa de la población negra cubana.
El 10.07.2013 Washington sancionó otro plan para la USAID, por un monto de 6 millones de dólares por tres años, con el propósito de “fortalecer la capacidad humana en la isla y brindar oportunidades a los líderes a fin de aprender habilidades técnicas y recibir experiencia en una serie de campos importantes para el desarrollo de la democracia y la sociedad civil”.
Tal medida aprovechaba las flexibilidades de la nueva Ley Migratoria cubana, para preparar en el exterior a la contrarrevolución.
Entre el 2009 y 2013, la Sección de Interés de EE.UU. en Cuba, dirigió su accionar subversivo a promover debates sobre la situación racial en Cuba, mediante tele conferencias, cine-debates y actividades. Mezcló a miembros de varios grupos contrarrevolucionarios implicados en ese tema, para intentar una unidad de acción entre ellos y en el propio año 2013, Obama aprobó medio millón de dólares para el tema racial en Cuba.
En el 2014 el Miami Dade College, a través de la Fundación Nacional Cubano Americana, ofertó becas para 17 familiares de contrarrevolucionarios cubanos y en abril del 2015 la organización World Learning Inc., con sede en Washington, abrió una nueva convocatoria de un “Programa de Liderazgo de Verano”, para jóvenes cubanos de 16 a 18 años, durante cuatro semanas en Estados Unidos, al que asistieron 30 cubanos.
El pasado 25 de marzo 2015 Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado, informó que el Presidente solicitó al Congreso 2 mil millones de dólares para Latinoamérica y de esa suma 53,5 millones se destinarán para la Iniciativa Regional de Seguridad, (CBSI), y una buena cantidad será empleada en programas de promoción de “la libertad de prensa y los derechos humanos” en Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua.
La Organización checa People in Need, convocó en diciembre del 2015 a personas o grupos con proyectos sociales en Cuba, para que propuestas de proyectos enmarcados en temáticas cívico-sociales, ecología y protección al medio ambiente o periodismo en Cuba, enfocados en pensamientos críticos con la participación ciudadana en la Isla.
Para ello cuentan con mil ochocientos dólares, siempre que estos no excedan los seis meses de duración, iniciando sus acciones el 01.02.2016.
A solo 72 horas de culminar la visita oficial de Obama a la Isla, el Departamento de Estado informó un programa de orientación de prácticas comunitarias, respaldado con 753 mil 89 dólares, para jóvenes líderes emergentes de la llamada sociedad civil de Cuba.
Todo esto “sin que Estados Unidos desee imponerle cambios a Cuba y un sistema económico o político no socialista”, pues si realmente tuvieran esa intensión nadie pudiera calcular los miles de billones dólares que se gastarían.
La actual guerra es muy diferente a la empleada con actos terroristas e invasiones, es más sutil y peligrosa, y los cubanos deberán estar conscientes y preparados para enfrentarla desde adentro, con la presencia de miles de norteamericanos trasladando sus valores y símbolos por las calles de la isla.
Preciso fue José Martí cuando afirmó:
“Al enemigo no se le puede vencer si no se tienen las mismas cualidades que él tiene o más…” “Esta no es solo la revolución de la cólera, es la revolución de las reflexiones”.departamento-de-estado