‪#‎Cuba‬ ‪#‎LaHabana‬ ‪#‎Guayacandecuba‬ Base Naval de Guantánamo: Breve historia de una usurpación

 El ultimátum del imperio fue tajante: como condición ineludible para retirar la ocupación militar en 1902, no podía quitársele ni una coma a la Enmienda Platt, la cual se imponía como apéndice a la Constitución de 1901. Aunque Salvador Cisneros Betancourt había alertado que su aprobación “va en oposición de nuestra independencia absoluta (…), esclavizando para siempre la suerte de los cubanos venideros”, en la sesión secreta del 12 de junio de 1901, de los 27 delegados presentes, 16 votaron por su aceptación.

Mediante la mencionada enmienda, Cuba consentía que los Estados Unidos pudieran ejercitar el derecho de intervenir “para la conservación de la independencia cubana”. En otro acápite, tan lesivo a la soberanía nacional como el anterior, se determinaba que “para poner en condiciones a los Estados Unidas de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados”.

Sobre este último apartado, una vez más se alzó la voz de Cisneros Betancourt para expresar: “¡Qué astutos son y cómo se interesan por sus bienes propios! … Se olvidan que con esta condición cercenan el territorio cubano, lo cual es contrario en todo al artículo primero”.

Se refería el prócer a la propia Enmienda Platt, donde se planteaba: “el Gobierno de Cuba nunca celebrará con ningún Poder o Poderes extranjeros ningún Tratado u otro convenio que pueda menoscabar o tienda a menoscabar la independencia de Cuba ni en manera alguna autorice o permita a ningún Poder o Poderes extranjeros, obtener por colonización o para propósitos militares o navales, o de otra manera, asiento en o control sobre ninguna porción de dicha Isla”.

Una vez establecida la independencia formal, el 20 de mayo de 1902, Washington presionó al gobierno de Estrada Palma para la firma de los tratados que la Enmienda estipulaba como obligatorios. El 16 de febrero de 1903 en La Habana y el 23 del propio mes en la capital estadounidense, se suscribía el acuerdo para el arriendo de tierras en Guantánamo y Bahía Honda.

Nueve años después el convenio sobre los terrenos de Bahía Honda fue rescindido pues a Estados Unidos le interesaba más ampliar el área de la base de Guantánamo, a la cual le llamaban entonces “estación naval”. En 1943 cambió su denominación a “base naval de operaciones; “desde1952 su nombre oficial es “base naval”, la cual mantiene de entonces acá su extensión de poco más de 117 kilómetros cuadrados, casi la mitad de tierra firme y una cuarta parte, de pantanos. La línea costera se extiende por unos 17 kilómetros.
¿PROTEGER AL PUEBLO CUBANO?
Nunca la actual base naval ha servido para preservar la independencia cubana, más bien ha constituido “un trampolín de agresiones”, como le califica el historiador René González Barrios. Pocos días después del estallido de la protesta armada de los Independientes de Color (mayo de 1912) 750 marines desembarcaron en la Base. Desde allí 250 marcharon a Daiquirí y otros 50 a El Cobre para proteger propiedades yanquis. Luego arribaron más efectivos y más de 2 500 se desplegaron, desde el enclave militar, a lo largo de la línea férrea guantanamera, que obviamente pertenecía a una compañía norteña.

Cinco años más tarde, con la sublevación de los liberales, más conocida como “la guerrita de La Chambelona”, miles de marines y soldados usaron la Base como trampolín para dislocar tropas por Camagüey y Oriente, Todavía en 1918 quedaban 30 000 de ellos custodiando propiedades yanquis.

¿BASE NAVAL O ANTRO?
Como La casa del sol naciente del sur estadounidense, que denunciaban en una canción Eric Burdon y The animals durante la década de 1960, la Base Naval devino antro de corrupción y miseria para muchachos y muchachas. Varias fueron las pandemias que proliferaron en los poblados vecinos con motivo de la cercanía del enclave militar: juego, prostitución, drogadicción, contrabando de todo tipo, pedofilia. Según los historiadores locales, 27 prostíbulos funcionaban en la zona, que albergaban más de medio millar de meretrices, sin contar las cuarterías clandestinas, casi siempre destinadas a prostitutas negras, porque ningún burdel podía incluirlas en su nómina, de acuerdo con una ley nunca escrita.

Tres médicos atendían la salud en esos establecimientos para que ellas “no enfermaran” a los efectivos acantonados en la base, En cambio en Caimanera, el pueblo más cercano, no había médico establecido, sino uno que venía de otra localidad semanalmente a la Casa de Socorros.

Recientemente el autor de estas líneas junto con los miembros del Comité Ejecutivo Nacional de la Unión de Histo­riadores visitamos Caimanera y constatamos que hoy día funciona allí un policlínico integral, un materno infantil y 13 consultorios del médico de la familia, atendidos por 30 trabajadores de la Salud.

TIEMPOS DE REVOLUCIÓN
El Gobierno de los 100 días fue el único en las cuatro primeras décadas del siglo XX que repudió la Enmienda Platt. Aunque Washington contribuyó decisivamente a la caída de ese gobierno, comprendió que la enmienda era ya obsoleta y era necesaria sustituirla con nuevos mecanismos neocoloniales. El 29 de mayo de 1934, al suscribirse el Tratado de Relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, se abolía el Tratado Permanente de 1903, es decir, la Enmienda Platt oficializada por un acuerdo de gobierno a gobierno y no como simple apéndice constitucional. Pero se convalidaba la permanencia de la base naval de Guantánamo sin fijarle fecha límite a esa ocupación.

Como dicen varios historiadores, desde Emilio Roig de Leuchsenring hasta René González Barrios, la enmienda se iba pero nos dejaba la Base Naval, la economía subyugada por los tratados de Reciprocidad Comercial (1934) y de cuotas azucareras, y procónsules a la manera de Jefferson Caffery.

Por el arriendo de la base, Estados Unidos pagó desde un poco más de 3 millones de USD anuales (1934) hasta unos 4 millones, que es lo estipulado hoy.

En enero de 1959 un funcionario del Gobierno revolucionario, de manera inconsulta, aceptó el pago mensual. A partir de febrero, cuando Fidel asumió como primer ministro, se rechazó cobrar suma alguna, pues Cuba lo que reclama desde entonces es la devolución de ese territorio.

En los últimos años la Base Naval de Guantánamo solo ha servido para las provocaciones contra nuestro país, las cuales han costado las vidas de varios compatriotas guardiafronteras, y más recientemente, como campo de concentración para emigrados cubanos y haitianos ilegales y de prisioneros de las guerras emprendidas en los últimos años por Estados Unidos.

Cuba ha reclamado la devolución de ese territorio en diversos organismos internacionales y no cesará de hacerlo hasta recuperar la soberanía total de esa parte de nuestro país. Como dijera Fidel, “la base naval es un puñal enclavado en el corazón de la tierra cubana… base que no le vamos a quitar por la fuerza, pero pedazo de tierra al que no renunciaremos jamás”.Aunque Salvador Cisneros Betancourt había alertado que la Enmienda Platt iba en oposición de nuestra independencia, en la sesión secreta del 12 de junio de 1901, de los 27 delegados presentes, 16 votaron por su aceptació. #Guayacandecuba #LaHabana #Cuba

Foto de Fuera la base yanqui en Caimanera.

‪#‎Cuba‬ ‪#‎Guayacandecuba‬ ‪#‎LaHabana‬ Rodolfo Rosell Salas: Otra muestra del terrorismo contra Cuba

‪#‎Cuba‬ ‪#‎Guayacandecuba‬ ‪#‎LaHabana‬ Rodolfo Rosell Salas: Otra muestra del terrorismo contra Cuba El 1ro de enero de 1959 en Cuba, trajo consigo cuantiosos cambios radicales en todo el país y Caimanera, poblado de Guantánamo, se convirtió en un municipio dotado de todas las riquezas espirituales para mejorar la vida de los habitantes de este territorio oriental.

Por sus condiciones marinas, en Caimanera existía una cooperativa pesquera, en la que sus integrantes, entre ellos el pescador Rodolfo Rosell Salas, capturaban peces tanto dentro de la bahía, como en las aguas cercanas de la costa sur del territorio, variante con la que precisaban navegar por la entrada de la bahía de Guantánamo, zona ilegalmente ocupada por la Base Naval Yanqui.

Era la mañana del 12 de julio de 1962, cuando Rodolfo Rosell Salas, radicado en Caimanera preparaba su bote para salir hacia la bahía de Guantánamo a cumplir con su trabajo. Sin embargo, su familia jamás iba a imaginar que volvería dos días después, ya sin vida, a su humilde hogar donde lo espera esposa Eloísa, quien llevaba en su vientre a su tercer hijo.

Debía retornar al día siguiente, sin embargo, el día 14, sus compañeros de la cooperativa pesquera y los guardacostas cubanos, tras dos días de búsqueda, encontraron su cadáver boca arriba y en estado de descomposición, sobre la popa del bote Las dos Hermanas, en la zona de Tres Piedras, área de la Ilegal base naval Yanqui. ¿El motivo de la muerte?: Hemorragia intracraneana.

Rodolfo Rosell fue asesinado. Los marines yanquis de la Ilegal Base Naval en Guantánamo, se ensañaron con el pescador cubano. Tras provocarle varias heridas con punzones en el cuerpo, le golpearon el cráneo hasta provocarle la muerte. Sangre cubana e derramaba nuevamente en las costas de la Ilegal Base Naval Yanqui, ese día, la de un humilde pescador quien trató de hacer valer su derecho de navegar en aguas territoriales de su país.

El sepelio del humilde pescador cubano fue una estremecedora manifestación de duelo popular en Caimanera y un rotundo rechazo del pueblo cubano a la barbarie norteamericana. Su muerte respondió a una agresiva política de provocaciones ejecutadas por las fuerzas armadas norteamericanas, cuyo propósito fue buscar una respuesta cubana para justificar una agresión contra nuestro país.

Y no fue Rodolfo Rosell fue la única víctima legada por la Ilegal Base Naval yanqui, espina clavada en el corazón de Cuba hace más de un siglo, también lo fueron el pescador Rubén López Sabariego, Ramón López Peña y Luis Ramírez López, combatientes del otrora Batallón Fronterizo, valerosos cubanos jóvenes que cumplían con su deber.#Cuba #Guayacandecuba #LaHabana

Foto de Fuera la base yanqui en Caimanera.

Cuba recibe cada año un cheque por la Base Naval de Guantánamo, pero no lo cobra

 
 
Publicado el 16 Ago. 2015
Josefina Vidal recibe un cheque de Estados Unidos de $4,085 una vez al año, el dinero por el alquiler de la base naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo, en Cuba.

Pero el Gobierno cubano se niega a cobrar los cheques, expedidos a un tesorero inexistente, porque considera ilegal la ocupación estadounidense de Guantánamo.

El ex líder Fidel Castro solía meterlos en un cajón y Vidal asegura que ahora están guardados en archivos “como un documento histórico”, un símbolo de la rivalidad entre los dos países durante más de medio siglo.

“Yo los recibo personalmente, año por año”, dijo a Reuters en entrevista exclusiva Vidal, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano y su negociadora principal en las conversaciones bilaterales con Washington. “Se guardan en los archivos. Tenemos una colección”.

Ahora que los dos países están dejando atrás su rivalidad de tiempos de la Guerra Fría y restaurando sus relaciones diplomáticas, muchos viejos conflictos bilaterales están saliendo a la luz para ser negociados.

Ambas partes ven posibilidades de lograr rápidos avances en algunos asuntos relativamente simples, incluyendo posiblemente un acuerdo sobre aviación civil. Pero otros tomarán años o podrían no solucionarse nunca.

Por un lado, Cuba quiere de vuelta los 116 kilómetros cuadrados de terreno en la Bahía de Guantánamo, en el este del país.

También quiere el fin del embargo económico de Estados Unidos, acabar con las señales de radio y televisión con programación anticomunista emitidas hacia Cuba y el fin de los “programas para la democracia” financiados por Estados Unidos y que, según Cuba, buscan derribar al Gobierno.

Operación Patty. Un frustrado intento de magnicidio contra Fidel y Raúl (II) #Cuba

Publicado el agosto 12, 2015 por 

Por Israel Valdés Rodríguez*
Como prueba evidente de la participación directa de las autoridades norteamericanas en esta Operación señalamos, que el capitán Cael F. Schenweis, quien fuera jefe de la Base Naval Yanqui hasta poco antes de estos hechos, fue uno de los más activos organizadores de las agresiones concebidas en la Operación, hasta el punto de hacerse evidente algunas contradicciones entre elementos de la CIA y el Pentágono, sobre los procedimientos a seguir. Existe la hipótesis de que esto motivó la sustitución de este oficial por el contralmirante Joseph O¨Donell, antiguo director de la oficina del Lejano Oriente.

Poco antes de su sustitución, el capitán Schenweis apresuró la extracción de armas de la Base por parte de los contrarrevolucionarios. Después de varias reuniones preparatorias en la propia Base, se acuerda la recogida del material bélico por la zona este, junto a la cerca de la instalación, lugar no transitado y de espesa vegetación y que pertenecía a la Finca Boquerón.
El 17 de julio, en horas del mediodía, varios conspiradores se presentaron en el lugar acordado, tripulando un camión y un jeep, el primero aparentemente en labores de recogida de arena y el segundo con la misión de proteger el presunto embarque. Ese día no pudieron realizar la maniobra planificada, por lo que regresaron a la mañana siguiente, cargando parte del material y el resto lo recogieron el día 19.
Todo el cargamento fue trasladado a la Finca “La Perla”, en el término de Alto Songo, entre este poblado y La Maya, contando con la complicidad de su dueño. Toda esta maniobra fue visualizada, desde el aire por un helicóptero y por fuerzas militares de la Base Naval norteamericana, como prueba evidente de la confabulación.
Cuando todo estaba previsto para realizar el corte de la actividad, pues se encontraba en juego la vida de Raúl, se intercepta una información del radista de la red Terrorista, donde informaba de la llegada a la Base Aérea de San Antonio de los Baños de varios aviones Mig – 15. Como se desconocía la fuente que aportó la información y además, coincidía con la realidad, surge la necesidad de conocer la vía por la cual se obtuvo. Se decide proponerle al Ministro de las FAR no operar de inmediato. Ante tal disyuntiva el comandante Raúl Castro expresa: “Esta bien, no hay problemas, los autorizo a seguir con la investigación, pero les advierto una cosa: si los tiros empiezan a sonar, yo no voy a tirarme al suelo en medio del acto”.
El plan concebido para la denominada operación “Acción Inmediata” contaba con las siguientes variantes:

  • Primera: Tomarían posesión de una casa adyacente a la Tribuna, donde haría uso de la palabra el dirigente y allí instalarían una ametralladora calibre 30, manipulada por dos hombres. Otros cuatro elementos C/R portando granadas de mano, serían los encargados de facilitar la retirada.
  • Segunda: En el caso de que el dirigente saliera ileso del atentado anterior, tendrían situado seis hombres con sub-ametralladoras M-3, en la bifurcación de las carreteras del Aeropuerto y del Morro, ya que suponían que el mismo se dirigiera hasta allí, para trasladarse a la capital e informarle al Comandante en Jefe.

Todo el plan sería ejecutado a partir de las 10:00 horas. Simultáneamente atacarían con morteros la Refinería “Hermanos Díaz” de Santiago de Cuba. Para llevar a cabo estas acciones, los involucrados habían elaborado meticulosamente los planos y croquis del estadio donde se desarrollaría el acto y la carretera que va en dirección del aeropuerto, incluyendo sus alrededores. Otra parte del plan consistía en situar en la Finca “El Cuero”, limítrofe con la Base Naval Yanqui, no menos de cuatro morteros, con un módulo de seis obuses cada uno, los que dispararían contra la BNG. Al mismo tiempo, con otro mortero se atacaría el emplazamiento de artillería del Ejército Rebelde cercano al lugar, de manera que, respondiendo el ataque, comenzaran a cañonear la Base Naval con la creencia de que eran estos los agresores. Todo esto originaría un infernal combate.
Los detenidos serían: José Amparo Rosabal Rosabal, conocido por “El Viejo”. Principal encartado del Plan. Logró escapar a las primeras detenciones que se producen al operar el caso y ocuparse todas las armas. Permaneció escondido en varias casas, hasta que finalmente es detenido el 20 de agosto de 1961. Los Medios ocupados fueron2 ametralladoras calibre 30.06 con su trípode; 6 Sub ametralladores M – 3 calibre 45 con 3 depósitos llenos y tres vacíos; 1 Fusil ametralladora 30.06 marca Browning con 17 depósitos llenos y tres vacíos; 2 carabinas M – 1 recortado; 1 rifle Winchester con 1 depósito y 17 cartuchos; 17 granadas piña de fabricación norteamericana; 10 cargas de gelatina para demolición; 27 cartuchos de dinamita; 50 paquetes pequeños de fulminantes de alambre; 19 fulminantes; 1 culatín para ametralladora 30.06; 884 cartuchos calibre 44 y 45 para pistola y M-3 respectivamente; 1750 cartuchos calibre 30.06 en cintas de 250 tiros cada uno; 350 cartuchos calibre 30.06 para ametralladora Browning; 1 carabina San Cristóbal; 2 paquetes y medio de dinamita; 3 rollos de mecha; 1 fusil checo.
Esta operación terrorista por su actividad abarcadora, sus proyecciones tácticas y estratégicas, la concepción de métodos brutales y violentos, donde estaban implicados mas de cien elementos contrarrevolucionarios; su extensión por varios territorios del país, la cantidad y calidad del material bélico que poseían, así como el cardinal apoyo de la CIA y el Servicio de Inteligencia Naval de la BNG, se vislumbraba como una operación de gran envergadura, con riesgos y peligros latentes, que de haberse llevado a cabo hubiera causado bajas mortales entre los propios militares norteamericanos de la BNG., y que posiblemente conllevaría a una confrontación armada en gran escala.
Hoy, el reclamo de todo nuestro pueblo es la devolución de ese territorio, que mantienen bajo su control en contra de la voluntad del gobierno y el pueblo cubano. Este enclave, desde el punto de vista militar, no tiene importancia alguna para los Estados Unidos. Sin embargo, esta situación constituye un obstáculo evidente, para la normalización de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos.
* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores  de Cuba.

Primer soldado asesinado por marines de la Base de Guantánamo. #Cuba #TenemosMemoria

 

Publicado el julio 17, 2015 de 


Por Israel Valdés Rodríguez*
Al triunfar la Revolución, la Base Naval de Guantánamo se convierte en uno de los principales escollos en las relaciones bilaterales entre Cuba y los Estados Unidos y se afirma como parte fundamental del diferendo histórico. Este enclave militar con la anuencia de sus autoridades militares y la participación directa de sus servicios especiales convirtieron la Base en un activo centro de subversión, de provocaciones y violaciones.
Desde las primeras horas del día 19 de julio de 1964 la posta norteamericana, ubicada en las coordenadas 43-67 de la Base Naval de Guantánamo, rastrilla su fusil y apunta a los combatientes cubanos. Esta acción irresponsable se había convertido en uno de los actos provocadores mas usuales de los marines yanquis. A las 5:37 p.m. (17:37 horas) de ese día, dos soldados yanquis reinician las provocaciones y lanzan piedras, profieren ofensas verbales y vuelven a rastrillar sus armas. A las 7:07 p.m. (19:07 horas) mientras se producía el cambio de guardia en la posta cubana, los marines norteamericanos disparan una ráfaga contra los soldados de la Brigada de la Frontera Héctor Pupo Sucarno y Ramón López Peña. Este último resulta herido de gravedad en el cuello. Poco después muere.
Ramón López Peña.  Nació el 15 de diciembre de 1946 en el Barrio La Morena, municipio de Puerto Padre, en la actual Provincia Las Tunas. Hijo de Andrés López y Eunomia Peña Pérez de procedencia campesina, el matrimonio había formado un hogar humilde donde crecieron 12 hijos. Era el mayor de los hermanos de esta humilde familia carbonera.
Pudo asistir a la escuela, donde alcanzó el cuarto grado. Más tarde en Puerto Padre logró llegar hasta el sexto grado de escolaridad porque la situación económica familiar no le permitió continuar estudiando y se vio obligado a trabajar tempranamente cortando caña.
Al triunfó de la Revolución , Ramón aunque era un adolescente, pudo apreciar que habían surgido cambios en la sociedad cubana. A los 15 años de edad ingresó en las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR) y posteriormente en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). En 1962 ya era miembro activo del Ejército Regular y formaba parte de la División No. 59 de Las Tunas, con la cual participó en la lucha contra bandidos en la zona de Manatí.
En febrero de 1963 por sus méritos y disciplina fue destinado al Batallón de la Frontera. Ya en el frente, Ramón López Peña mantiene una firme y decidida participación en la preparación combativa y política, la superación cultural y participa en tres zafras del pueblo.
A los 17 meses de su estancia en la Frontera resultó seleccionado joven ejemplar durante el proceso de construcción de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en las FAR. El carné de miembro de la Unión de Jóvenes Comunistas se entregó póstumamente a sus padres, convirtiéndose así en el primer militante de esa organización en las FAR.
En la despedida del duelo el entonces comandante y Ministro de las FAR, Raúl Castro Ruz expresó: “Símbolo de la valerosa fuerza que en la frontera defendió y defiende nuestra soberanía. Han perdido a un hijo, y en cada uno de nosotros tendrán un hijo. Su dolor lo compartimos todos”.
Su inhumación en el cementerio de Guantánamo, constituyó una manifestación de duelo popular, que se extendió a toda Cuba, indignada por el crimen horrendo cometido contra uno de sus más humildes y valerosos hijos.
* (San Antonio de los Baños, 1952) profesor e historiador, miembro del secretariado permanente de la Unión de Historiadores  de Cuba.