Pasos para desmontar el socialismo. #Cuba

 

cipePor Arthur González. / El Heraldo Cubano
Con rapidez y sin secretos, Estados Unidos se lanza a trabajar sin pausas en desarrollar su nueva política, para ver si logra desmontar el sistema socialista en Cuba lo ante posible.
El presidente Barack Obama, en su discurso del 1ro de julio del 2015 al anunciar la apertura de su embajada en la Habana, lo expresó así:
“…nadie espera que Cuba se transforme de la noche a la mañana, pero creo que el compromiso estadounidense, mediante nuestra embajada, empresas y ante todo nuestro pueblo, es la mejor manera de representar nuestros intereses, y apoyar la democracia y los derechos humanos”.
Para materializar ese pronóstico, la Organización No Gubernamental con sede en Washington, denominada Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE, por sus siglas en inglés) convocó el 11.02.2016, a un concurso de proyectos para “mejorar la vida” en Cuba, bajo el título “Fomentando el Debate: propuestas cubanas”.
Sin embargo, no nadie proyecta un evento para resolver de una vez por todas la verdadera causa que crea las mayores dificultades en la vida de los cubanos, el Bloqueo económico, comercial y financiero que lleva 56 años de existencia.
El mencionado Centro es uno de los cuatro institutos principales de la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), la cual desde su creación en 1983 cumple funciones de la Agencia Central de Inteligencia, CIA, al darle continuidad a las acciones secretas, específicamente a las denominadas Operaciones de Acción Política, tal como lo afirmó en 1991, Allen Weinstein, historiador y primer presidente de la NED.
De acuerdo con el portal de CIPE en Internet, desde que fue creado trabaja con líderes empresariales, políticos y periodistas “para construir las instituciones cívicas vitales para una sociedad democrática, y apoyar al sector privado como el principal defensor de las reformas orientadas al mercado y de la gobernanza democrática”.
La convocatoria lanzada ahora para el trabajo en Cuba, exige como requisito que el proyecto a presentar sea de actualidad, y debe estar relacionado a la economía, educación, salud, comunidad, temas jurídicos, temas sociales, transporte, vivienda, y cualquier otro tema de relevancia nacional o local.
Los premios serán de dos mil dólares para el primer lugar, mil para el segundo y quinientos para el tercero.
Si realmente quisieran ayudar a Cuba deberían proponer proyectos concretos que facilitaran el debilitamiento del Bloqueo, a partir de las prerrogativas que posee el Presidente de los Estados Unidos, y no para acciones que buscan subvertir el sistema socialista desde adentro, aprovechando el restablecimiento de relaciones diplomáticas.
El 18 de enero de 1962, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, aprobó el mayor plan de subversión contra la Revolución cubana, conocido como Operación Mangosta, basado fundamentalmente en acciones de guerra económica, al asegurar entre sus tareas principales que:
“La acción política será apoyada por una guerra económica, que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos”.
La misma receta se la aplican desde hace algunos años a Venezuela y actualmente a Brasil, países que son gobernados por partidos de izquierda con programas sociales de ayuda a los sectores populares.
Estados Unidos se empeña en tergiversar esa guerra denominándola “embargo”, sin hacer referencias a la Operación Mangosta, firmada por el presidente Kennedy.
Actualmente están previstos varios proyectos para trabajar internamente a la juventud cubana, blanco fundamental de las actividades subversivas, entre ellos la preparación de los trabajadores no estatales, mediante cursos ofertados en locales de las iglesias católicas, dirigidos a los nuevos emprendedores, algunos con la participación de universidades extranjeras.
Esos nuevos programas giran alrededor del empoderamiento de la sociedad cubana, lo que es igual a sustituir el sistema socialista por el capitalista.
Por esa razón el Bloqueo económico se mantiene intocable y las supuestas medidas de flexibilización aprobadas por Obama, están centradas en “apoyar al sector privado emergente en Cuba y colocarnos más cerca de alcanzar las metas históricas de política exterior del presidente Obama y fortalecer la sociedad civil cubana”, según afirmo recientemente en Twitter la secretaria de comercio, Penny Pritzker.
Los que aun tengan dudas que abran bien los ojos, lo demás son cuentos de camino para disfrazar la realidad, por eso José Martí aseguró:
“No debe perderse el tiempo en intentar lo que hay fundamentos sobrados para creer que no ha de lograrse”.

‪#‎Cuba‬ ‪#‎‬ Hay que estar alertas y Firmes

 .
La explosión del acorazado norteamericano Maine el 15 de febrero de 1998 en la Bahía de la Habana , fue según los historiadores un pretexto de los Estados Unidos para intervenir en la guerra en la cual durante 30 años nuestros mambises lucharon por la independencia de Cuba contra el colonialismo español .
Así el vecino del norte materializaba su viejo sueño de apoderarse de Cuba , mas de 200 victimas fue le resultado de esa acción . Un periódico de Estados Unidos de la época , con el titular La destrucción del Maine fue obra del enemigo , daba el puntillazo final para que el gobierno estadounidense cumpliera su propósito imperialista .
En junio de ese propio año , se avistaban en los mares del oriente cubano buques de la armada yanqui . En el aniversario 117 de ese acontecimiento , la historia enseña que ante la voracidad de las grandes potencias hay que estar alerta , unidos y firmes . La historia de Cuba , es esta también como la fotografía que acompaña el articulo , un grupo de marines yanquis en marzo de 1949 se encaramaron en la estatua de Jose Martí , en el Parque Central de la Habana , y lo convirtieron en urinario publico , esta afrenta yanqui recibió  una digna del pueblo que se encontraba en el lugar ,donde la policía desato la represión .#Cuba #LaHabana .
Foto de Carlos Manuel Serpa.

Un Cimarrón Honoris Causa con el Premio Nacional de Literatura

 

Rogelio Mar­tínez Furé recibió en la tarde de ayer el agasajo de intelectuales y amigos al recibir, oficialmente, el Premio Nacional de Literatura 2015, en la sala Guillén de La Cabaña
15 de febrero de 2016 00:02:14
Julián Gonzalez, MInistro de Cultura, entrega el Premio Nacional de Literatura a Rogelio Martínez Furé, en la XXV Feria Internacional del Libro.
Martínez Furé recibió ayer el Premio Nacional de Literatura. Foto: Yander Zamora
Hombre de cultura universal, al que le debemos una magna obra oral y escrita, Rogelio Mar­tínez Furé recibió en la tarde de ayer el agasajo de intelectuales y amigos al recibir, oficialmente, el Premio Nacional de Literatura 2015, en la sala Guillén de La Cabaña.
En la ceremonia, a la que asistieron Julián Gon­­zález Toledo, ministro de Cultura; Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro (ICL); y Miguel Barnet, presidente de la Uneac, Furé re­cibió las palabras de elogio de la escritora So­leida Ríos, integrante del jurado que le otorgó el galardón.
Ríos se refirió a la extensa obra del etnólogo y folclorista y aseguró que “ha trazado una marca sustancial en la cultura cubana”.
Por su parte, Eduardo Heras León, presidente del jurado e igualmente merecedor del Premio Na­cional, leyó el acta en donde se ma­nifiesta que la obra de Furé es sólida y de importancia capital. “Ha perseguido y logrado que los cubanos en­tiendan que somos herederos de to­das las culturas del mundo y no de una sola, así como la riqueza civilizatoria de la cultura africana”.
Al recibir el Premio, el escritor —quien también es merecedor del Premio Nacional de Danza 2002 y de Investigación Cultural 2001—dio las gracias al pueblo de Cuba “por tener el privilegio de ser parte de él”.
El Premio Nacional de Literatura es el más im­portante galardón que otorga cada año el ICL co­mo reconocimiento a la obra de aquellos escritores con un aporte literario trascendente para la cultura cubana.
Furé, a quien además se le dedica la 25 edición de la Feria, fue protagonista de un coloquio dedicado a su vida y obra en la misma sala de La Cabaña, el pasado sábado 13 de febrero.
Como un Cimarrón Honoris Cau­sa fue definido en el coloquio por la ensayista Carmen María Gon­ce, una de las integrantes del panel conducido por Katia Gu­tiérrez.
Para continuar con las valoraciones que de este sabio multifacético refiriera Gonce se hace necesario aludir al convencimiento que, según dijo, es de los más acendrados en el agasajado, y es el que defiende que la historia es la madre del camino para llegar a la verdad.
Un lúdicro texto en el que el Apo­rín dialoga a camisa quitada con la palabra fue el homenaje de la poeta Carmen González a su maestro. En él remarcó que aquel nos ha enseñado “a dudar de los ropajes impuestos por páginas encadenantes. A disfrutar, cuando desnuda y sin afeites —la palabra— se entrega, letra a le­tra, en el goce total del hecho literario.”
El joven investigador Yoandri Uli­ses Padrón se refirió a la presencia insoslayable en la cultura cubana de Furé, cuya obra literaria y en­sa­yística es poseedora de “particularidades que han nutrido un enjundioso contrapunteo crítico sobre las si­mientes de la nacionalidad cubana”.
Por ser, por estar, por toda su entrega que es ya decir constancia y dedicación, agradeció Gerardo Fu­lleda León. Reconoció en este pilar de la fundación y desarrollo del Con­­junto Folclórico Nacional un dia­pasón que va desde aquellos artículos iniciales, antológicos, de an­tro­po­logía hasta las antologías de poesía yo­ruba y africana publicadas en nues­tro país gracias a su rescate y valiosas traducciones.
Para cerrar el coloquio expresó sus consideraciones Nancy Mo­re­jón, presidenta de la Aca­de­mia Cu­bana de la Lengua, quien agradeció a la vi­da haber podido compartir su labor intelectual con Rogelio Mar­tínez Furé, allá por los 60, cuando pu­blicó sus primeras traducciones.
Cerró sus palabras aceptando que somos contemporáneos de al­guien con una sabiduría extraordinaria. “Mu­­cho de lo que aprendí no lo aprendí en la universidad ni en la academia, sino teniendo al lado a un hombre como Rogelio Martínez Furé”.
La presentación de seis títulos de su autoría y la actuación del grupo de Teatro Cimarrón, dirigido por Al­berto Curbelo, en un sentido ho­me­naje al autor, fueron el colofón de la velada.

Expectativa por visita de ministro cubano a Washington

 

Rodrigo Malmierca, titular de Comercio Ex­te­rior y la Inversión Extranjera, llegó ayer a la capital estadounidense en una visita de trabajo que se extenderá hasta el próximo 18 de febrero
14 de febrero de 2016 23:02:21
La delegación cubana sostendrá encuentros con miembros de la influyente Cámara de Comercio de Estados Unidos, que ha sido una activa defensora del acercamiento con Cuba. Foto: Ismael Francisco
Washington.—La primera visita a Washi­n­g­ton de un ministro cubano de Comercio Exterior genera expectativa de cara al avance en el proceso de normalización de relaciones entre ambos países, tras más de me­dio siglo de distanciamiento.
Rodrigo Malmierca se convirtió ayer en el se­gundo funcionario con ese cargo que arriba a la ca­­pital estadounidense de manera oficial en va­rias décadas.
En julio del pasado año lo hizo el canciller Bruno Rodríguez Parrilla para asistir a la ceremonia de apertura de la misión diplomática de la Isla en Washington.
El ministro, que preside una delegación compuesta por funcionarios de su cartera, la Can­ci­llería, el Banco Central de Cuba y la Cámara de Co­mer­cio, así como directivos de empresas cubanas, fue recibido en el aeropuerto John Foster Dulles por el embajador José Ramón Cabañas.
Su amplio plan de trabajo incluye un encuentro con la secretaria de Comercio de los Estados Unidos, Penny Pritzker, quien viajó el pasado año a nuestro país para explorar las posibilidades de negocios y el alcance y limitaciones de las medidas ejecutivas tomadas hasta entonces por la ad­mi­nistración de Barack Obama respecto a Cuba.
La visita de Malmierca, entretanto, se da pocas semanas después de que las autoridades norteamericanas anunciaran una tercera ronda de medidas que modifican la aplicación de algunos elementos del bloqueo, específicamente la posibilidad de otorgar créditos para la venta de productos aprobados que no sean agrícolas.
En ese sentido será clave la segunda reunión entre funcionarios de ambos países para intercambiar acerca del alcance de las regulaciones vigentes que tendrá lugar aquí con la presencia de Malmierca y Pritzker.
La parte cubana ha sido enfática en que, aunque positivos, los cambios hasta ahora son limitados e incluyen elementos que hacen inviable un mayor acercamiento, como son los casos de la pro­­hibición del uso del dólar en las transacciones internacionales cubanas y la imposibilidad de la in­mensa mayoría de las empresas cubanas de ex­portar hacia el mercado norteamericano, entre otros elementos que constituyen el núcleo duro del bloqueo.
La delegación cubana sostendrá también en­cuentros con miembros de la influyente Cámara de Comercio de Estados Unidos, que ha sido una activa defensora del acercamiento con Cuba. Su presidente, Tom J. Donohue, viajó a la Isla incluso antes del 17 de diciembre del 2014 para reclamar el fin del bloqueo.
Esa institución da cobijo al Consejo de Ne­go­cios Estados Unidos-Cuba, un ente que presiona por un cambio de política hacia La Habana, y que recientemente escogió como presidente al cubanoamericano Carlos Gutiérrez, exsecretario de Co­mercio durante la administración republicana de George W. Bush y fuerte defensor hacia lo interno de su partido del camino de diálogo escogido por la administración demócrata.

Un aeropuerto de estabilidad y eficiencia

 

El aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez, en Varadero, recibió el pasado año más de un millón 500 000 pasajeros, que lo convierte en el segundo en importancia del país
14 de febrero de 2016 23:02:20
CÁRDENAS.—Notables índices de calidad y seguridad en los servicios a las aerolíneas extranjeras y nacionales, expresados en la satisfacción de los clientes, caracterizaron la gestión del Aeropuerto Juan Gualberto Gómez, segundo en importancia del país por el volumen de operaciones y movimiento de pasajeros.
La terminal movió en el 2015 a más de un millón 500 000 pasajeros y recibe como promedio 137 vuelos en temporadas de alza turística. En la etapa sobresalió también por la agilidad en los trámites aduanales y de inmigración. El tiempo operacional de despacho o estancia de los pasajeros es de 21 minutos (la norma internacional establece 45 como promedio), algo que agradecen mucho los visitantes.
Por este lugar tiene su primer contacto con tierra cubana aproximadamente el 30 % de los visitantes que arriban al país y un elevadísimo número de los turistas que visitan el balneario de Varadero, principal destino turístico de sol y playa de Cuba.
José Antonio García Manso, director de esta Unidad Empresarial de Base de Varadero, considera también como saldos importantes el alto coeficiente de disponibilidad técnica del transporte automotor, lo cual posibilitó la atención al ciento por ciento de las aeronaves en tierra y el apoyo al servicio de las operaciones.
Dijo que en más de un cuarto de siglo la terminal no reporta accidentes en las operaciones aeronáuticas, indicador que tranquiliza el desvelo de los pasajeros más exigentes. Tampoco reporta actos de indisciplinas, cumple los planes de portadores energéticos y consolida su posición en la actividad de ciencia e innovación.
Inaugurado en 1989, el aeropuerto de Varadero fue sometido a una ampliación en el 2011 que le permitió duplicar su capacidad operacional y dotarse de mejores condiciones para incrementar la calidad en los servicios a pasajeros.
Mejor Colectivo del País en el sistema de la Aviación Civil en diversas ocasiones, los resultados conseguidos en el 2015 le merecieron ser la sede de las festividades nacionales por el Día del Trabajador del sector, fecha establecida el 15 de febrero, jornada en la que serán reconocidos los trabajadores con más de 20 años de desempeño en el Juan Gualberto Gómez.
García Manso sostiene que pese a la estabilidad y los índices de eficiencia de la Terminal, aún es posible elevar la calidad de los servicios a los pasajeros tanto a su llegada como a la salida del centro y disminuir los tiempos de estancia.