Proclaman ganadores de premios de periodismo en Granma

marisela1 de mar 2016 | 3:49 pm »

Redacción de Cubaperiodistas.cu
mariselaLa reconocida profesional, con más de 40 años de labor ininterrumpida en la emisora Radio Bayamo, Maricela Presa Sagué, obtuvo el Premio Provincial de Periodismo Por la Obra de la Vida Rubén Castillo Ramos, que confiere la Unión de Periodistas de Cuba en Granma.
También fueron anunciados los ganadores del Premio Anual de Periodismo Bartolomé Martí, que recayó en radio, en Milena Céspedes Milán; en televisión en Katiuska León, en gráfica en Rafael Martínez, fotógrafo del semanario La Demajagua; mientras Sara Sariol e Ibrahim Sánchez, del propio medio, lo obtuvieron en prensa digital.
La presidencia provincial de la Upec dio a conocer además, los resultados del Concurso anual de Periodismo de Opinión Dania Casalí.
El primer premio en prensa escrita lo obtuvo Osviel Castro, corresponsal del periódico Juventud Rebelde en este territorio; en televisión, Yakelin Pérez, del Telecentro de Granma; y en gráfica, Luis Carlos Palacios, del Semanario La Demajagua.
También del periódico provincial se alzaron con el premio en periodismo digital, Yasel Toledo, mientras que Orlando Fombellida lo alcanzó con el tema ocasional de la sequía, seleccionado para este certamen.
La ceremonia de entrega de los premios periodísticos 2015, está señalada para el día nueve próximo en el Salón Ágora, del Teatro Bayamo, de la capital provincial, como parte del programa concebido aquí por el Día de la Prensa Cubana.
Jorge Luis Batista

De cuando se escuchó en Cinco voces el sonido de la Patria

Radio  RebeldeCon la emisión del último programa La luz en lo oscuro, celebró Radio Rebelde su aniversario 57, “la emisora de la Revolución”, en presencia de los Héroes cubanos y sus familiares
Autor: Lissy Rodríguez | lissy@granma.cu
1 de marzo de 2015 19:03:27
Último programa una Luz en lo Oscuro de Radio Rebelde con Los 5 Héroes, realizado en el Palacio de Convenciones. Los 5 Héroes con los directivos de Radio Rebelde.
La grabación del programa estuvo cargada de emociones, recuerdos y anécdotas de los Héroes, sobre su empeño por lograr que entrara a la prisión un pedacito de luz desde la radio. Foto: Jorge Luis González
Érase una vez Cinco hombres cubanos que luchaban por la paz y la justicia, la supervivencia de la tierra; Cinco hombres que dijeron adiós a sus familias y salieron al mundo a salvarlo, hasta que un día común unos agentes irrumpieron en sus vidas, y los encarcelaron.
En lo más profundo de una fría y triste prisión estadounidense empezó la batalla por la verdad de los Cinco hombres. Intentaron silenciar sus razones, aquellas que les hicieran afirmar con vehemencia firme el deseo de tener más de una vida para entregar a su Patria.
Pero no lo consiguieron.
Durante 16 años se escucharon las voces infinitas de su pueblo y de todas partes del mundo que se multiplicaban, y muchas de ellas, las que no llegaron a través de las cartas y mensajes, se les filtraron por los resquicios de aquel aparatico que les llevó la ilusión y la esperanza, cuando la soledad irresistible amenazaba. Las emisiones del programa La luz en lo oscuro, que comenzó a transmitir Radio Rebelde el día de las madres de aquel año 2002, viajaron hasta las prisiones todas las semanas.
“Imagínense por un instante en una celda oscura, una celda húmeda, sucia, parecida a la de Kcho, pero mucho más terrible, una celda sin esperanza —la esperanza no se puede dibujar, la esperanza es la cosa difícil de tener que vivir ahí porque no queda más remedio—, en esos momentos duros, cuando te llega el único aliento desde un radiecito…”, fue el testimonio del Héroe de la República de Cuba Ramón La­bañino, durante la última emisión del programa que salió al aire este domingo desde el Palacio de Convenciones de La Habana; otro acontecimiento de los muchos que desde el pasado di­ciembre se acumulan en la historia presente de la Isla, cada uno más feliz, más conmovedor que el anterior.
Quienes sintonizaron “la emisora de la Re­volución”, nacida en el corazón de la Sierra Maestra en la cúspide de la lucha revolucionaria, que ahora arriba a su aniversario 57, volvieron a escuchar el corazón de los Héroes cubanos abriéndose a su pueblo, desentrañando los misterios de la cárcel, de sus vidas, de su amor infinito por la patria, y sobre de todo, de lo que significaba ese vestigio de luz en medio de tanta tristeza.
Quien más sufrió la ausencia de “ese oasis de optimismo y patriotismo”, como él mismo lo calificara, fue Gerardo Hernández Nordelo: “En la primera etapa en Miami se escuchaban Radio Reloj y otras emisoras, y les digo con toda honestidad que cuando nos dividieron lo primero más difícil fue la separación entre nosotros, pero lo segundo fue, en mi caso, la pérdida de la radio nuestra”.
“Después de mucha insistencia me dijo un preso: ‘si nos ponemos se agarra Radio Habana Cuba’, pero lo único que lograba escuchar eran unas voces que se confundían. Recuerdo un día que dijeron ‘tiene que ser aquí, porque me parece que dijeron la palabra Cuba’, hasta que comenzaron los acordes del Himno Nacional. Fue muy emotivo ese momento”.
Pareciera que cada uno le debe una historia estremecedora a la magia de la radio, el agradecimiento por las horas de aletargada angustia en que los acompañaron, y aquel primer saludo a los Cinco Héroes que se escuchó desde las celdas.
“Nosotros escuchamos a través de Radio Rebelde el discurso de Fidel en el Cotorro. Ra­món y yo en la misma celda lloramos juntos cuando perdió la conciencia momentáneamente. Lloramos escuchando a Polo Mon­tañés la primera vez que salió Regresaré”, comentó Re­né González a los radioescuchas, al tiempo que Antonio Guerrero (Tony) en esa humildad que brota naturalmente del alma de estos hom­bres, agradeció a todas las voces sin rostro que hicieron posible que llegaran hasta él las emisiones de la radio, y entregó a Demetrio Villaurrutia, director de La luz… un obsequio en nombre de los Cinco a Radio Rebelde y Radio Habana Cuba: la imagen de Fidel, Raúl y el Che, durante un primero de mayo.
24 DE FEBrERO: CORAZÓN CORAZA DE FE Y GLORIA
Dicen que el pueblo de Cuba está diferente desde que los hombres que padecieron pobreza y desgracia por defender una gran verdad, regresaron a la Patria. Dicen que el 24 de febrero fue otro día grande, que el pequeño archipiélago creció de nuevo ante la integridad humana de los hombres que cuidan de él, y que miles de espectadores permanecieron atentos a la condecoración.
Se sabe todo de la satisfacción de este pueblo, pero La luz… descubrió el misterio del sentir de los Cinco Héroes cubanos.
Para René González, el 24 de febrero fue la síntesis del proceso de acumulación de afectos que comenzó desde su regreso. Lo que más le “tocó” el alma fue, sin duda, la emoción que se reflejaba en el rostro de Raúl mientras entregaba las medallas. “Yo creo que él estaba viendo a sus hijos recibiendo de su generación todo el resultado de la lucha que ellos han llevado a cabo por tantos años”.
Sin embargo, una certeza mayor se le escuchó decir a Tony, y es esa de que “en definitiva un título, por alto que sea, significa una trayectoria, pero lo importante es lo que empieza a partir de ese momento”. “Si a alguien se le puede llamar héroe es a aquel que todos los días se levanta y hace lo que tiene que hacer en medio de un millón de dificultades, ese es el héroe verdadero que tiene Cuba. Yo creo que eso es lo que en ese momento sentimos cada uno de nosotros, ese compromiso a seguir haciendo lo que la Revo­lución necesite”, dijo no sin clavar en la conciencia de los presentes la sensación de no haber hecho suficiente para servir a la Patria.
Al responder sobre el regalo de los niños de la Colmenita, Gerardo y Ramón revelaron una esencia que seguro no escapará de la percepción de los pequeños. El primero expresó sentirse en el cielo; mientras, para el segundo, “lo sencillo también embarga lo inmenso. (…) Las niñas y mi esposa me habían dicho que siempre lloraban mucho viendo la obra, porque era humanamente muy intensa, que tocan las fibras más intensas de los familiares, de la historia nuestra, del desgarramiento humano que es la prisión, de la lejanía de tus seres queridos, de ver crecer a tus hijas lejos de ti y no poder hacer nada por ellas, y la impotencia ante una enfermedad… Abracadabra trae todo eso”.
Y volvieron a agradecer por la lucha, por la radio, por las cartas, por la espera, porque será difícil para estos hombres poder borrar las cicatrices de la cárcel y las intermitentes alegrías que llegaban de la tierra: “Yo quiero recordar aquella sesión de la asamblea en el 2001 donde se nos concedió el título, y nosotros tuvimos la oportunidad de seguir por la radio las intervenciones de cada uno de los diputados que expresaron su opinión”, rememoró Fer­nando González Llort.
EL MUNDO NECESITA TENER HÉROES
Pocas descripciones tan profundas se habían escuchado de los Héroes que unos agentes apresaron un día común, y es porque a ellos nadie llegó a conocerles tanto como sus abogados, esos que sin importar consecuencias se lanzaron a la lucha contra la injusticia. Por eso también La luz… abrió sus micrófonos para ellos.
El cubano americano Joaquín Méndez, quien asumió la defensa de Fernando, los calificó como “los Cinco titanes”. “En Cuba y otras partes del mundo se conocen como los Cinco Héroes, para mí siempre han sido Cinco Titanes”, dijo al explicar que nunca hubo una queja por su parte, siempre “muy agradecidos por todo, aunque no siempre logramos lo que queríamos lograr”.
Para el experto en apelaciones Orlando Do­campo “fue un orgullo inmenso representar a Cinco caballeros de una calidad tan excelente, unos individuos respetuosos, inteligentes, cultos, valientes”. Sobre la experiencia a la que estuvieron sometidos en el “hueco”, explicó que “las personas que ponen por dos semanas salen de ahí como un fantasma, estos caballeros estuvieron 17 meses y salieron fuertes, y eso demuestra su calidad, su disciplina, su fortaleza mental. Siempre lo demostraron en su manera de comportarse y en su actitud, que ellos estaban ahí injustamente, porque lo que estaban haciendo era defender su patria”.
Una verdad escrita desde hace mucho en las páginas de historia de esta tierra, y que los Cinco cubanos vinieron a sellar con tinta roja en los años de injusta prisión, la lanzó el letrado Ri­chard Klugh, en disertación a la cual se unieron también Bill Norris, abogado de Ra­món, y el puertorriqueño Rafael Anglada, del equipo de la defensa: “Siempre el mundo necesita tener héroes, alguien que pueda servir de ins­piración, pero ahora es más importante que nunca, porque hay muy pocos héroes en el mundo”.
Por eso cuando a los Cinco se les asignó la misión de proteger a su patria dijeron que sí sin pensárselo dos veces; y cuando a Ramón su abogado le preguntó qué significa ser héroe, respondió con rapidez que ser héroe es tener el grado más alto de responsabilidad ante su pueblo, representarlo con dignidad, ser leales a sus principios revolucionarios; verdades todas que enarbolaron desde el fon­do de sus cárceles estos hombres cubanos que luchaban por la paz y la justicia, y vinieron al mundo a salvarlo.

260 años al servicio de todos

CORREOS DE CUBA

Con el descubrimiento de América, el almirante Cristóbal Colón también trajo al “nuevo mundo” la primera carta de la que se tiene registro en nuestro continente, fechada el tres de abril de 1492
Autor: Yaditza del Sol González | yadidelsol@granma.cu
1 de marzo de 2016 22:03:49
Con el descubrimiento de América, el almirante Cristóbal Colón también trajo al “nuevo mundo” la primera carta de la que se tiene registro en nuestro continente, fechada el tres de abril de 1492 y con rúbrica de los Reyes Católicos de España. Sin embargo, no fue hasta marzo de 1756 que se estableció en Cuba el primer servicio de correo, por decreto real, y ante la necesidad de establecer un sistema que favoreciera las comunicaciones colonia- metrópoli, y entre las villas y poblados que fueron surgiendo a lo largo de la Isla.
Al celebrarse el aniversario 260 de tal acontecimiento, el Ministerio de Comunicaciones (Mincom) y el Grupo Empresarial Correos de Cuba (GECC) realizaron este martes la cancelación de una emisión postal —editada por la conmemoración— y que consta de cuatro se­llos y una hoja filatélica, alusivos a algunos de los servicios que presta la entidad estatal como las gestiones de mensajería y correspondencia.
El acto estuvo presidido por Manuel Mar­tínez Montes de Oca, viceministro de Co­mu­nicaciones; José Carlos del Toro Ríos, presidente de la Junta de Gobierno del GECC y Zoraya Bravo Fuentes y Eldis Vargas Camejo, vicepresidentes del referido grupo empresarial.
Participaron además José Raúl Lorenzo Sánchez, presidente de la Federación Filatélica Cubana (FFC); Alba Estebanés Novo, miembro del secretariado nacional del Sindicato de las Comunicaciones, así como otros directivos y trabajadores relacionados con el sector.
“Como parte de la jornada de actividades, también estamos inaugurando la IV edición de la Copa Cuba de Filatelia Habana 2016, la cual exhibe las mejores 16 colecciones del país”, in­dicó el presidente de la FFC.
Los expositores, integrados en los cuatro equipos que están en competencia, han traído hasta aquí lo mejor de sus investigaciones, prueba, todas ellas, de la vocación por el coleccionismo y el estudio de la historia del correo, cimientos del trabajo de cualquier filatelista, agregó.
Dicha exhibición se mantendrá abierta pa­ra el público en la sede del Mincom, hasta el próximo sábado 5 de marzo.
La gala concluyó con la presentación del joven guitarrista y compositor Cristián Ale­jandro, acompañado por las voces del Coro Di­minuto de la Escuela Alejandro García Ca­turla, y la musicalísima Beatriz Márquez.

Enmienda Platt: un dogal contra la soberanía

A la alocución injerencista del militar norteño dieron respuesta los asambleístas mediante un documento redactado por Juan Gualberto Gómez en el que se puntualizaba que no es de la Constitución
Autor: Pedro Antonio García | internet@granma.cu
1 de marzo de 2016 22:03:25
Ya el 5 de noviembre de 1900, en la sesión solemne de apertura de la Asamblea Cons­ti­tuyente, convocada por las tropas yanquis de ocupación con el fin de dotar a la futura república cubana de una Carta Magna, el gobernador Leonard Wood dejó vislumbrar los intereses hegemónicos del vecino país al definir como una de las tareas del cónclave la de formular las relaciones que debían existir entre Cuba y los Estados Unidos.
Quedó bien claro en las palabras de Wood que a los constituyentes les dejaban el triste papel de opinar, sugerir o exponer sus criterios sobre esas relaciones, mientras Washington se arrogaba el derecho de adoptar las medidas del acuerdo final.
A la alocución injerencista del militar norteño dieron respuesta los asambleístas mediante un documento redactado por Juan Gualberto Gómez en el que se puntualizaba que no es de la Constitución, sino del Gobierno independiente elegido por el pueblo, la tarea de regular dichas relaciones.
Poco caso se le hizo en Washington al criterio de los constituyentes cubanos. El 25 de febrero el senador Orville Platt presentó una enmienda me­diante la cual, entre otras cláusulas injerencistas, Estados Unidos se reservaba el derecho de intervenir en Cuba cuando lo estimara necesario. Aprobada en el
Senado y la Cámara de Re­presentantes, el presidente Mc Kinley la sancionó como Ley el 2 de marzo; cinco días después, la Asamblea Constituyente recibía la co­mu­nicación oficial del Gobernador Militar de que la enmienda tenía que incluirse como apéndice en la Constitución cubana.
Ante esta situación, se produjeron espontáneas manifestaciones populares de protesta y den­tro de la Constituyente se alzaron voces co­mo la de Juan Gualberto Gómez, quien argumentó que el texto injerencista alteraba esencialmente el espíritu y la letra de la Resolución Conjunta y del Tratado de París, que se inspiraban en el hecho de que el pueblo de Cuba es, y de derecho debe ser, libre e independiente.
La Enmienda, exponía el patricio cubano, “tiende por los términos de sus cláusulas principales, a colocar a la Isla de Cuba bajo la jurisdicción, dominio y soberanía de los EE.UU.”. Al reservarse el coloso yanqui la facultad de decidir cuándo intervenir, seguía razonando, “solo vivirían los Gobiernos cubanos que cuen­ten con su apoyo y benevolencia; y lo más claro de esta situación sería que únicamente tendríamos gobiernos raquíticos y míseros (…), condenados a vivir más atentos a obtener el beneplácito de los poderes de la Unión (EE.UU.) que a servir y defender los intereses de Cuba”.
Las protestas populares fueron poco a poco amortiguadas por las declaraciones de ciertas personalidades de la época, algunas procedentes del campo mambí, que aconsejaban aceptar el apéndice constitucional como un mal menor para salvar a Cuba de la perpetuación de la ocupación militar yanqui. Sobre los constituyentes empezaron a ejercerse fuertes presiones de grupos económicos nacionales y ex­tranjeros. A la vez, el derrotismo cundía entre algunos, que comenzaban su marcha hacia la capitulación. En la sesión del 12 de junio de 1901, de los 27 delegados presentes, 16 aceptaron incluir el texto injerencista en la Cons­titución.
Como apéndice constitucional, la Enmien­da Platt podía ser revocado si se modificaba o derogaba la Carta Magna. Por eso, en su cláusula ocho, determinaba “que para mayor seguridad en lo futuro” se insertaran todas sus disposiciones en un Tratado Permanente entre Cuba y los Estados Unidos, el cual se suscribió el 22 de mayo de 1903.
Tal como también estipulaba la En­mien­da, una vez que el régimen de Tomás Estrada Palma asumió el poder, fue apremiado a firmar un convenio de arrendamiento para bases na­vales y carboneras, mediante el cual cedía ex­tensiones de tierra y agua “a los EE.UU. por el tiempo que lo necesitaren”. La base naval de Guantánamo devino desde entonces punto de partida para la injerencia norteamericana en nuestro país.
Como lo pronosticó Juan Gualberto Gó­mez, los gobiernos surgidos después de la independencia formal en 1902 estuvieron muy atentos a obtener el beneplácito de Washing­ton. In­cluso cuando la oposición intentaba re­belarse, acudían a consultar al embajador yanqui, quien en muchas administraciones devino formidable poder, mayor que el del presidente cubano. Y en los diccionarios políticos co­menzó a acuñarse un nuevo concepto: “neo­colonia”.

Concluye en Cuba primera fase de audiencias sanitarias

fumigacion2016-03-01 22:23:14 / web@radiorebelde.icrt.cu

Concluye en Cuba primera fase de audiencias sanitarias
Este martes concluye en todo el país la primera fase de las audiencias sanitarias convocadas por los Comités de Defensa de la Revolución, CDR, de conjunto con la Federación de Mujeres Cubanas, FMC.
Hasta el lunes se había efectuado el 80,9 por ciento de las reuniones previstas, y las provincias más atrasadas eran Pinar del Río, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba y el municipio especial Isla de la Juventud.
Según explicó la funcionaria de la Dirección Nacional de los CDR que atiende Salud Pública, Teresa Ramírez Paz, Mayabeque y Guantánamo muestran los resultados más satisfactorios.
De acuerdo con la Agencia Cubana de Noticias, Ramírez Paz aseguró que este martes deben celebrarse la mayoría de las citas cederistas pendientes, y las restantes se efectuarán el miércoles y el jueves, como estaba previsto.

En los referidos encuentros, las autoridades locales de Salud, de los CDR y de la FMC comparten con las familias un documento que contiene las medidas para combatir a los mosquitos del género Aedes y evitar epidemias.