Recibió Raúl Castro al Presidente Federal de Austria

Raul Castro

Durante el cordial encuentro, ambos mandatarios dialogaron acerca del positivo estado de las relaciones bilaterales, que este año celebran su 70 aniversario, y el paulatino fortalecimiento de los nexos económico-comerciales y de cooperación
Autor: Redacción Nacional | internet@granma.cu
2 de marzo de 2016 20:03:50

Foto: Estudios Revolución
El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió en la tarde del 2 de marzo, al excelentísimo señor Heinz Fischer, Presidente Federal de la República de Austria, quien realiza una visita oficial a nuestro país.
Durante el cordial encuentro, ambos mandatarios dialogaron acerca del positivo estado de las relaciones bilaterales, que este año celebran su 70 aniversario, y el paulatino fortalecimiento de los nexos económico-comerciales y de cooperación. Asimismo, intercambiaron sobre temas de mutuo interés de la agenda internacional.
AcompañaronaldistinguidovisitanteHelmutFreudenschuss, embajador, director del gabinete presidencial, Andreas Schieder, presidente del grupo parlamentario del partido socialdemócrata, Reinhold Lopatka, presidente del grupo parlamentario del partido popular austriaco y Gerlinde Paschinger, embajadora de Austria en Cuba.
Por la parte cubana estuvieron presentes Ricardo Cabrisas Ruiz, vicepresidente del Consejo de Ministros, Bruno Rodríguez Parrilla y Rodrigo Malmierca Díaz, ministros de Relaciones Exteriores y del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, así como Yolanda Ferrer Gómez, Directora de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular

Las Damas de Blanco, nuevamente sin sede.

miércoles, 2 de marzo de 2016

OK:Berta OK

Por Samuel Alejandro:

Berta Soler Fernández vuelve a ser la causa de los murmullos, que como cada domingo, se han hecho recurrentes entre las nuevas asalariadas de la decadente industria “Damas de Blanco S.A”.

Lo que parecía imposible reaparece como Espada de Democles pendulando amenazante sobre las cabezas, casi extintas, de las pocas delincuentes que hoy desplazan a las Damas de Blanco fundadoras de una organización que en su momento se autodenominó apolítica y humanitaria.

Sencillamente, lo que parecía ser “patrañas del régimen”, “complot oficialistas” o “calumnias de ciberclarias asalariadas del gobierno” hoy se abre paso para demostrar que las Damas de Blanco, una vez más están a punto de quedar sin sede.

Por más de 50 000 razones (en CUC) anunciaba Berta el pasado 17 de Mayo del 2015, la adquisición de una nueva sede para “Las Damas…” ubicada en el Reparto Lawton #51 de la calle R, entre Avenida Porvenir y Cumbre. “… allí tienen nuestras hermanas su nueva casa”, decía irónicamente ante más de 30 mujeres convocadas a cargar sobre sus hombros la codicia de este personaje.

“… como es conocido, la casa de la calle Neptuno, donde vivía la fallecida líder de la organización, Laura Pollán, dejó de ser la sede de las Damas de Blanco a partir de diferencias ocurridas en el seno de la organización…”, comentaban en el sitio digital contrarrevolucionario “14 y Medio” al referirse, por esos días, a este hecho.

Pero: Como lo Malo no parece tan Malo cuando se Pone Más Malo, aquí llega la Mala Nueva para los “Despojos de Blanco”:

Resulta que de la manera más inocente y casual, acabo de encontrar un documento que revela al verdadero propietario de la “Casita de Las Damas”; comprada con dinero de “Las Damas…”, remodelada con dinero enviado a “Las Damas…” y con pretensiones actuales de expandirse utilizando, como es lógico, el dinero de “Las Damas…”. ¿De quién se trata? De quién sino: Juan Ángel Moya Acosta.

Comprobada la farsa

rosa-mariarosa-maria y la mafia03/03/2016 por alineperezneri
Por Arthur González/El Heraldo Cubano
Si por casualidad quedaba alguna persona en este mundo que se creyó la historia sobre la muerte de Oswaldo Payá Sardiñas, contada por su hija Rosa María Payá Acevedo, en la que culpó sin pruebas al gobierno cubano, con su presencia nuevamente en la Habana confirmó su gran mentira.
rosa maria aznar
Ella arribó a La Habana el domingo 28 de febrero, acompañada de la diputada mexicana Cecilia Romero, del Partido Acción Nacional (PAN), en evidente intento por buscar respaldo político, cuando en Cuba no hay desaparecidos y mucho menos personas asesinadas por tener ideas diferentes.
Desde la muerte de su padre, producto de un accidente de tránsito provocado por el exceso de velocidad con que conducía el español del Partido Popular, Ángel Carromero, en el auto donde viajaba junto a Payá, otro contrarrevolucionario nombrado Harold Cepero y un joven sueco, Rosa María en contubernio con la derecha de Estados Unidos y sus agencias de inteligencia, ha sido enviada a varios países de Europa y hasta el Parlamento europeo, con el propósito de responsabilizar a Cuba con el hecho.
La estrategia quedó truncada al no aceptar las autoridades judiciales españolas su denuncia por carecer de pruebas, algo que paralizó también su demanda de una investigación independiente ante el Parlamento europeo. No obstante, ha continuado con su leyenda siguiendo el principio hitleriano de que una mentira repetida muchas veces se llega a convertir en verdad.
Pero lo que dejó al desnudo sus calumnias de que era “una perseguida política y que su vida y la de sus familiares más cercanos corría peligro”, es precisamente su regreso a La Habana para celebrar una misa por el aniversario del fallecimiento de su padre.

Recordemos que los diplomáticos norteamericanos acreditados en su misión en la capital cubana, le tramitaron de inmediato una visa como “refugiada política”, a cambio de iniciar la campaña contra la Revolución. Dicho visado la enmarca en la categoría de perseguida y por tanto se supone que no podía regresar al país donde “su vida corre peligro”.
Para tener una idea exacta de cómo Estados Unidos manipula el tema de las visas para refugiados políticos, hay que recordar lo que establecen la Naciones Unidas al respecto.
En 1951 la Organización de las Naciones Unidas definió al refugiado como las personas que tienen un temor bien fundado de ser perseguidas.
El Artículo 1 de la Convención para los refugiados, enmendado por el Protocolo de 1967, los define como:
“Personas que, debido a un miedo fundado de ser perseguidos por razones de raza, religión, nacionalidad, membresía de un grupo social o de opinión política en particular, se encuentran fuera de su país de nacimiento y son incapaces, o, debido a tal miedo, no están dispuestos a servirse de la protección de aquel país; o de quienes, por no tener nacionalidad y estar fuera del país de su antigua residencia habitual como resultado de tales eventos, son incapaces, debido a tal miedo, de estar dispuestos a volver a éste”.
Si realmente Rosa María calificase como tal, no podría bajo ningún concepto regresar a Cuba, algo que conoce perfectamente la diputada mexicana Cecilia Romero, pues en su país existen 27 mil desaparecidos en solo dos años y han sido asesinados más de 12 periodistas, tan solo por denunciar en la prensa los múltiples casos de corrupción cometidos por funcionarios políticos y acaudalados empresarios.
Rosa maria y la mafia
Rosa María quiso provocar un espectáculo público con esa misa, pero no lo logró por carecer su padre de seguidores, antes y después de su fallecimiento, y solo asistieron a la ceremonia religiosa cerca de 50 personas entre familiares, amigos y vecinos, sin confrontar el más mínimo problema, como bien informó el sitio contrarrevolucionario Diario de Cuba.
Ni siquiera las acusaciones falsas que realiza le han sido reclamadas por la justicia cubana, pues bien pudiera ser atraída a la responsabilidad penal, ya que el artículo 154.1 del código penal expone:
“Incurre en sanción de privación de libertad de seis meses a dos años o multa de doscientas a quinientas cuotas, el que:
a) A sabiendas de que falta a la verdad y con el propósito de que se inicie un proceso penal contra otro, le impute, ante el tribunal o funcionario que deba proceder a la investigación, hechos que, de ser ciertos, serían constitutivos de delito.
Además de ese delito, perfectamente conformado en su caso, la fiscalía pudiera enjuiciarla por difamación de las Instituciones y Organizaciones, lo cual está estipulado en el artículo 204 del código penal vigente, delito sancionado a privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trecientas cuotas.
La plena libertad que disfrutó desde su llegada a La Habana, es una prueba irrefutable de sus mentiras, lo cual será un boomerang para ella y para quienes desde Miami han sufragado sus viajes y campañas de prensa.
En mayo del pasado 2015, Rosa María regresó a Cuba aprovechándose de las ventajas de la nueva política migratoria que permite que los cubanos permanezcan hasta dos años fuera del país, sin perder sus derechos en la Isla, por eso aún es propietaria de su residencia en la barriada del Cerro, desde donde colocó en su cuenta en Twitter el siguiente mensaje: “Desde casa los invito a la misa por Oswaldo Payá y Harold Cepero”.
Con tantas libertades, ¿alguien puede asegurar que tuvieron que emigrar en junio de 2013 por “un aumento de las amenazas de muerte, el acoso y la segregación por parte de las fuerzas represivas”?
Su presencia en Cuba por segunda vez comprueba su farsa, por eso ante acciones similares expresó José Martí:
“…ver para juzgar después”.

#Cuba responde a Estados Unidos en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

f0014972

Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Foto: EFE

La delegación cubana al cónclave criticó con fuerza la discriminación racial, la violencia policial, el maltrato a los inmigrantes y la tortura a detenidos en Estados Unidos.

Autor: Redacción Digital | internet@granma.cu
2 de marzo de 2016 15:03:01
El Consejo de Derechos Humanos, que sesiona actualmente en Ginebra, escuchó en la mañana de hoy, un grupo de intervenciones de jefes de delegaciones ante ese órgano de las Naciones Unidas.
Entre ellas, estuvo la pronunciada por el Sr. Antony Blinken, Subsecretario de Estado de los Estados Unidos quien, como es habitual, realizó críticas a un grupo de países, entre los que destacaron Venezuela, China, Rusia y, no podía faltar, Cuba.
Sobre Venezuela, llamó a la liberación de Leopoldo López y Antonio Ledezma, en prisión en el país suramericano por delitos contra el pueblo venezolano, entre ellos los asesinatos cometidos durante las “guarimbas” con las que se intentó desestabilizar a la sociedad venezolana.
A China, sometida a una fuerte propaganda occidental la acusó, entre otras cosas, de amenazar con la expulsión o con la no renovación de sus visados, a periodistas extranjeros, culpables de dicha ofensiva propagandística; y a Rusia de la incorporación de Crimea, medida adoptada por dicho país ante las acciones de la OTAN en sus fronteras.
Con respecto a nuestro país, en las vísperas de la visita del Presidente de los Estados Unidos, dijo que el Presidente Obama enfatizará sobre la importancia de que el pueblo cubano sea libre de elegir a sus dirigentes, de expresar sus ideas y de que la sociedad civil pueda florecer, obviando que ya el pueblo cubano decidió libremente su destino el primero de enero de 1959.
Curiosamente, el Sr. Blinken, quién no olvidó en su discurso incluir una apología a Israel, culpable de graves crímenes contra el pueblo palestino en los territorios que ocupa desde 1967 y en la Franja de Gaza, sí olvidó hacer mención a las serias violaciones que se cometen a diario en su propio país y en otros, donde la situación de los migrantes y refugiados se torna cada día más onerosa.
La delegación cubana, encabezada por el compañero Pedro Núñez Mosquera, Director General de Asuntos Multilaterales y del Derecho Internacional, sí lo tuvo muy presente, al criticar con fuerza la discriminación racial, la violencia policial, el maltrato a los inmigrantes y la tortura a detenidos, como ocurre en el centro de detenciones que el gobierno de los Estados Unidos opera en el territorio ilegalmente ocupado en la provincia cubana de Guantánamo y en su propio país.
Al mismo tiempo, resaltó la necesidad de que se ponga fin, sin demora, al bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos aplica contra Cuba, que es la principal violación que se comete contra los derechos humanos de todo un pueblo, y que durante los últimos meses se ha agudizado con la imposición de sanciones millonarias contra entidades bancarias y financieras internacionales, con el fin de intimidarlas y obstaculizar las transacciones económicas y financieras de Cuba.
El Consejo de Derechos Humanos, que ahora cumple diez años, debe estar destinado, en virtud de lo que establece la Carta de las Naciones Unidas, como correctamente apuntó la delegación cubana en Ginebra, a promover la cooperación entre las naciones para la promoción y protección de dichos derechos, incluidos el derecho al desarrollo, a la alimentación, a la salud y a la cultura, y no para ser utilizado, de manera selectiva, politizada y discriminatoria, contra países que no son afines al gobierno de los Estados Unidos