Encuentro de Raúl y Obama en la prensa internacional

Medios internacionales centraron sus titulares en el encuentro del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz y el mandatario estadounidense Barack Obama, acaecido ayer en el Palacio de la Revolución de La Habana
Autor: Redacción Nacional | internet@granma.cu
22 de marzo de 2016 02:03:43
Medios internacionales centraron sus titulares en el encuentro del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz y el mandatario estadounidense Barack Obama, acaecido ayer en el Palacio de la Revolución de La Habana.
Los diarios The New York Times, Los Angeles Times, Christian Science Monitor, The Washington Post, The Hill, USA Today, el sitio digital Politico, así como las principales cadenas televisivas norteamericanas reseñaron tanto el histórico encuentro como el impacto de este para ambos pueblos.También en las redes sociales como Fa­cebook, Twitter, Instagram y otras, usuarios replicaban textos, fotografías, audios y videos del hecho. En la red social Twitter por un momento en la mañana de ayer las etiquetas #Cuba, #RaulCastro y #Palacio­delaRevo­lu­cion ocuparon los primeros lugares en las tendencias globales.Personalidades de todo el mundo se pronunciaron. Por ejemplo el presidente boliviano Evo Morales saludó la visita de Obama, y al mismo tiempo exigió a Estados Unidos levantar el bloqueo y devolver la base de Guantánamo al país caribeño.“Acabar con el bloqueo significa terminar con el último residuo de la guerra fría implementada en décadas pasadas por Estados Unidos. Devolver Guantánamo es acabar con el colonialismo en América Latina y el Caribe”, dijo en una rueda de prensa.El mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, destacó que la estancia de Obama en la Isla es una muestra de que el continente está mirando hacia el futuro.Mientras que Juan Carlos Varela, Pre­sidente de Panamá, consideró a su vez que este viaje completa el acercamiento iniciado hace un año en su país durante la Cumbre de las Américas.Otras agencias y medios noticiosos también destacaron el homenaje de Obama al Héroe Nacional de Cuba, José Martí, cuando depositó una ofrenda floral en el memorial homónimo. Además repercutió el encuentro del Jefe de la Casa Blanca con emprendedores cubanos.

HAVANA, CUBA - MARCH 21:  U.S. President Barack Obama (R) and Cuban President Raul Castro greet one another before bilateral meetings at the Palace of the Revolution March 21, 2016 in Havana, Cuba. These are the first direct talks between Castro and Obama, the first sitting U.S. president to visit Cuba in 88 years.  (Photo by Chip Somodevilla/Getty Images)
HAVANA, CUBA – MARCH 21: U.S. President Barack Obama (R) and Cuban President Raul Castro greet one another before bilateral meetings at the Palace of the Revolution March 21, 2016 in Havana, Cuba. These are the first direct talks between Castro and Obama, the first sitting U.S. president to visit Cuba in 88 years. (Photo by Chip Somodevilla/Getty Images)

Una breve opinión sobre la visita de Obama a Cuba.

21 marzo, 2016 de Iroel Sanchez

Creo que la visita de Obama a Cuba es consecuente con el diseño de política de Estados Unidos hacia Cuba anunciado el 17 de diciembre de 2014. Indudablemente se trata de un golpe de audacia en función de los intereses de una parte considerable de la clase dominante norteamericana, que se ha unido a Obama en este nuevo momento y en función del legado del propio presidente, que no tiene mucho que mostrar en otras áreas de la política exterior.
Obama retoma la senda trazada por la administración Carter y la lleva aun más lejos, pero aún no agota todas las posibilidades ejecutivas que convertirían al bloqueo en un cadáver, dejando solo al Congreso la posibilidad de llevarlo a cenizas, en ese sentido continúa el juego del garrote y la zanahoria, aunque se refuerza esta última, dentro de la estrategia del “encantamiento”.
La pelota sigue estando en cancha estadounidense aunque parezca y se intente dar una imagen diferente, pues Cuba no tiene ninguna política agresiva y fallida -como reconoce el propio Obama- que desmontar hacia los Estados Unidos. Se trata de un ajuste táctico profundo –no hay cambio en los objetivos estratégicos de cambio de régimen-, resultado de la resistencia histórica del pueblo cubano a las más diversas variantes de política agresiva de los Estados Unidos, de la sabiduría de nuestro liderazgo histórico, del apoyo mancomunado de la región de América Latina y el Caribe, y de la encomiable labor de la diplomacia cubana, en la que el papel de nuestro General de Ejército, Raúl Castro, también ha sido fundamental.
Con este nuevo enfoque de política se pretende satisfacer los intereses específicos que Estados Unidos persigue en Cuba, con los que tiene hacia América Latina y el mundo. Recuperar el liderazgo en la región para enfrentar el desafío que para su hegemonía a nivel global representan China y Rusia, resulta hoy vital para los intereses de “seguridad nacional” de los Estados Unidos. Es evidente que esta política también busca disminuir el simbolismo de Cuba ante las fuerzas de progresistas y de izquierda del mundo, de ese David enfrentado a Goliat, crear división y confusión, revertir los procesos progresistas e integracionistas de la región y, sobre todo, convertir a Venezuela, por lo que ha representado y aun hoy representa en el nuevo momento que vive América Latina y el Caribe, en la diana fundamental de las políticas agresivas e injerencistas de los Estados Unidos. De ahí que hoy más que nunca todos los revolucionarios cubanos y del mundo, debamos echar rodilla en tierra con la hermana República de Venezuela, lo que suceda allí será determinante para el futuro de la región y del socialismo a nivel global.
Cuba recibe a Obama con respeto y desde una posición firme y de principios que le ha permitido participar de estas circunstancias, ratificando una vez más su voluntad histórica favorable al diálogo y al entendimiento con los Estados Unidos, siempre que sea en igualdad de condiciones y sin la menor sombra a nuestra soberanía, tanto en el plano doméstico como internacional. Ser respetuoso no significa caer en ingenuidades en cuanto a cuáles son las intenciones de Washington, pero aceptamos el desafío. De cualquier manera, la mejoría de la vida material y espiritual del pueblo cubano no vendrá por la visita de un mandatario estadounidense, sino por lo que continúen siendo capaces de hacer los cubanos por sus propios esfuerzos.
Esta visita de Obama constituye, sin duda, un hito histórico en las relaciones Estados Unidos-Cuba, pero que esa historicidad sea favorable a Cuba, estará sobre todo en los hombros de las nuevas y futuras generaciones de cubanos, quienes tendrán a su cargo, tanto la responsabilidad de aprovechar con inteligencia las nuevas oportunidades que se abren, como enfrentar con éxito los desafíos que para la sobrevivencia de la Revolución representa esta nueva etapa.
Como expresara nuestro Comandante en Jefe en su reflexión del 4 de diciembre de 2008, Navegar contra la Marea:
“Con Obama se puede conversar donde lo desee, ya que no somos predicadores de la violencia y de la guerra. Debe recordársele que la teoría de la zanahoria y el garrote no tendrá vigencia en nuestro país.
(…)
Nuestros principios son los de Baraguá. El imperio debe saber que nuestra patria puede ser convertida en polvo, pero los derechos soberanos del pueblo cubano no son negociables”.obama03

Raúl Castro: “Destruir un puente es fácil, reconstruirlo sólidamente es una tarea más larga y difícil

Por: José Raúl Concepción, Oscar Figueredo Reinaldo, Randy Alonso Falcón

21 marzo 2016

Obama y Raúl en conferencia de prensa
Luego de un encuentro oficial en el Palacio de la Revolución Raúl Castro y Barack Obama, ofrecieron una declaración conjunta sobre el avance de las relaciones entre Cuba y EEUU.

El Presidente cubano comenzó expresando complacencia por recibir a su par estadounidense en la primera visita de un mandatario de EEUU después de 88 años.
Expresó Raúl que en los 15 meses transcurridos desde el anuncio del restablecimiento de las relaciones se han obtenido resultados concretos como el restablecimiento del correo postal, los acuerdos para los vuelos directos, convenios en temas medioambientales, y otros.
Adelantó que se conversa sobre otros temas como lucha contra el narcotráfico y que se firmaría hoy un acuerdo sobre cooperación en la agricultura.
Ponderó de manera especial el interés de ambos países de cooperar en el enfrentamiento a enfermedades transmisibles como el zika.
El presidente cubano enfatizó que mucho más pudiera hacerse si se leventara al bloqueo,aunque reconoció la posición de Obama y su gobierno.
“Las últimas medidas son positivas pero no suficientes. Conversamos sobre qué otras medidas se pueden adoptar para desmantelar el bloqueo”.
Raúl reiteró que el fin del bloqueo y la devolución del territorio de Guantánamo que ocupa la Base Naval norteamericana son elementos ineludibles para una una normalización de las relaciones entre los dos países.
Apuntó que existen diferencias entre los dos gobiernos en varios temas como el de derechos humanos y ratificó el concepto de que Cuba considera a los derechos humanos como únicos e indivisibles.
Recordó sus palabras recientes ante el Parlamento de que cambiar todo lo que deba ser cambiado es asunto exclusivo y soberano de los cubanos.
En su intervención, el Presidente cubano también reafirmó que se debe poner en práctica el arte de la convivencia civilizada, ir por encima de las diferencias y buscar lo que nos une.
“Destruir un puente es fácil, reconstruirlo sólidamente es una tarea más larga y difícil”, enfatizó y recordó la hazaña lograda por Dyana Nayad de cruzar a nado el tramo entre La Habana y Florida, después de varios intentos fallidos.
Por su parte, el mandatario estadounidense Barack Obama agradeció la hospitalidad con que ha sido recibido por el Presidente cubano y por nuestro pueblo. Consideró como histórico este viaje y resaltó que sus hijas, que no suelen acompañarlos siempre en los viajes, tenían mucho interés en venir a Cuba.
Dijo también que la presencia de más de 40 congresistas en este viaje muestra el interés en Estados Unidos por la relación con Cuba.
Reconoció los logros cubanos en materia de educación y salud.
Obama apuntó que hay diferencias sobre democracia y derechos humanos y sobre eso habló con el presidente cubano. Remarcó además que los destinos de Cuba deben ser decididos por los cubanos, que viven orgullosos de su país , y que Cuba no es una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.
Destaco varios pasos dados por su gobierno en materia de viajes, comercio, telecomunicaciones y otras áreas para mejorar la relación con Cuba y flexibilizar el bloqueo.
Anunció que hay planes de ampliar los intercambios educacionales entre los dos países y también sobre futuras acciones en el campo de la salud.
Dijo que ha tomado las medidas administrativas a su alcance, pero que el bloqueo depende del Congreso. Auguró que el bloqueo contra Cuba acabará y le hubiera gustado ocurriera antes de que concluyera su mandato, pero lo ve poco problable por la lentitud del Congreso.
Al final de su intervención Obama reconoció el papel de Cuba en los Diálogos de Paz en Colombia y deseó se siga avanzando en el nuevo camino de relaciones entre nuestros dos países.
Concluidas sus presentaciones ambos presidentes conrtestaron algunas preguntas de la prensa.Obama-y-Raúl-en-conferencia-de-prensa-580x326

“Fue un honor servirle a Obama

Visita de Obama a Cuba

Pajarita negra, camisa blanca, delantal, pantalón negro y zapatos lustrados, Reinier Mely Maldonado, 33 años, entró sobre las siete de la tarde al salón privado del restaurante y le dijo al presidente de Estados Unidos:“Hello, welcome to the paladar San Cristobal, my name is Rei and I’m gonna be your waiter. And it’s a great honor for us”. Barack Obama lo miró, sonrió como sólo puede sonreír el deslumbrante Barack Obama y le respondió a su camarero cubano: “It’s an honor for us too”.
“En ese momento”, relataba Mely con una rodilla en tembleque una hora después de que Obama se marchase, “le presenté a Jorge, el otro camarero, que acababa de entrar con la cesta de pan caliente”.
Jorge Alberto Cotilla Espinosa, 26 años, nacido en Santa Fe, se mantuvo “a un metro” de él, sin ofrecerle la mano para respetar el protocolo a seguir que les había indicado previamente el equipo de seguridad del Jefe de Estado, y su cliente le dijo: “A pleasure, George”.
En la primera noche que pasó el hombre más poderoso del mundo en La Habana, su elección fue un solomillo de res a la plancha con vegetales a la parrilla. Su esposa Michelle optó por una Tentación Habanera, “palillos de filete en salsa de vino tinto”, precisa Cotilla Espinosa. Cuando le sirvieron la Tentación, ella les contó que el plato le recordaba al pepper steak que le hacía su abuelo. Sasha, la pequeña, se comió un solomillo como su padre, la suegra de Obama, Marian Shields Robinson, otro y Malia, la mayor, una brocheta de cerdo.
La Primera Dama pidió un pinot noir, pero se le sugirió el Ribera del Duero especial de la casa. Entre ella y su madre se tomaron tres cuartos de botella. Las chicas y su padre sólo tomaron agua. “Yo le ofrecí vino al señor presidente y me respondió que mañana tenía que trabajar”, dice Mely sentado a la misma mesa, en la misma silla con cojín en la que el marido de Michelle optó por un surtido de verduras para acompañar el último plato de la Guerra Fría.
La mesa es redonda. En una esquina hay un viejo reloj de pie y en la otra una figura de madera de una santa a la que le baja una lágrima por cada mejilla. En la pared de detrás de dónde estaba sentada la esposa del presidente hay una enorme piel de cebra. Pero lo primero en lo que se fijó Obama, levantándose para prestarle más atención, fue una fotografía de Nat King Cole enmarcada a su izquierda, y de paso observó la imagen de debajo: Beyoncé y Jay Z en su visita en 2013 a la paladar San Cristóbal, fundada por Carlos Cristóbal Márquez.
“La palabra paladar”, explica el emprendedor, “surge de una famosa novela brasileña que se pasó en Cuba en los noventa y que trataba de una persona que vivía en un pueblo y abría un restaurante al que le llamaba Paladar. La novela se titulaba Vale Todo”. Márquez es un mulato con dos manos como mazos. “En el 2010, con la apertura de la economía de Cuba, decidí abrir esta paladar”. Márquez tiene 52 años y es un hombre feliz. “Desde entonces las paladares han ayudado mucho a crear empleo, han ayudado al país”, dice. En la filipina blanca lleva un pin de la Star-Spangled Banner con el cuño del Servicio Secreto de Estados Unidos.
Hace cinco años, el restaurante donde han cenado los Obama era una vivienda que un perito quisquilloso hubiera declarado en ruinas. “Los techos se caían”, recuerda Raisa Pérez, la esposa del jefe. Ahora es un negocio decorado con antigüedades, con 25 empleados y rones de edición limitada. Los techos no se caen. De los techos cuelgan tucanes de madera. Aquí vino a comer Mick Jagger en octubre y quién sabe si vuelva el viernes después del concierto. Aquí, dos rivales políticos como los chilenos Sebastián Piñera y Michelle Bachelet compartieron “en el mismo plato” una langosta a la Hemingway. Aquí vino una vez el Pepe Mujica y se pidió un pez perro para cenar.
Obama no se terminó el solomillo. “Me confesó que estaba muy lleno”, dice Mely. El presidente se levantó para ir al servicio e ida y vuelta fue flanqueado por sus guardaespaldas. “En el camino al baño iba muy sonriente y saludando a todo el que se encontraba a su paso”, comenta el camarero más dichoso del deshielo.
De postre tomaron pudín de la casa y flan con leche. Obama y su suegra concluyeron con un café solo. Después, el presidente de los Estados Unidos de América pidió la cuenta. Eran unos 30 pesos cubanos convertibles por cabeza, o 34 dólares al cambio. El elegante Obama no sacó del bolsillo un engorroso monedero sino “un bultico de dinero” y pagó dejando una buena propina.
Después de medianoche, Reinier Mely Maldonado se retiraba del restaurante. En casa lo esperaban despiertos sus padres. Con la camisa blanca de servicio aún puesta y una mochila al hombro, antes de irse a descansar para volver al San Cristóbal a la mañana siguiente, dijo: “Fue un honor servirle al presidente de los Estados Unidos”.
Tomado de El País
Foto de Idania Pupo Freyre.1935392_211671299192963_7628454024697759704_n