El hombre que cumplirá 90 años, siendo joven

Taller dedicado al líder de la Revolución en las políticas de juventud en Cuba, realizado este viernes en el marco del Congreso de Inves­tiga­dores sobre Juventud en el Palacio de Con­ven­ciones de La Habana
Autor: Mauricio Escuela | internet@granma.cu
1 de abril de 2016 23:04:48

El taller culminó con un reconocimiento especial por su labor a Fidel, de parte del comité organizador.
El taller culminó con un reconocimiento especial por su labor a Fidel, de parte del comité organizador. Foto: Marcelino Vázquez
El hombre que cumplirá 90 años, siendo jo­ven; así definió la periodista Katiuska Blanco a Fidel, a propósito del taller dedicado al protagonismo del líder de la Revolución en las políticas de juventud en Cuba, realizado este viernes en el marco del Congreso de Inves­tiga­dores sobre Juventud en el Palacio de Con­ven­ciones de La Habana.
“Él siempre prefirió en política lo nuevo. Des­de los 19 años estuvo inmerso en luchas para ha­cer posible la soberanía y la justicia en nuestro país, su diálogo con los jóvenes ha sido constante”, agregó Blanco, quien se ha dedicado a profundizar la vida y la obra del Comandante en Jefe.
También intervino como parte del panel el combatiente revolucionario y pedagogo cubano Dr. Fernando Vecino Alegret, quien a través de un recorrido por la historia nacional, analizó la trayectoria de Fidel como una figura que impulsó la educación a través de medios masivos co­mo los audiovisuales, la universalización de la enseñanza superior, el impulso de la extensión universitaria, así como las políticas de empleo para jóvenes egresados de sus profesiones, quienes luego de graduarse siempre han tenido la oportunidad de mantenerse dentro del sistema de superación académica diseñado por el país.
El aporte de Fidel en el campo de las políticas públicas dirigidas a la esfera cultural, fue abordado por Luis Morlote Rivas, vicepresidente primero de la Unión de Escritores y Artistas de Cu­ba (Uneac), quien recordó el documento Pa­la­bras a los intelectuales, donde el líder de la Revo­lu­ción habló acerca de la necesidad de elevar el ni­vel y la calidad del consumo cultural, así como cultivar la capacidad de apreciación artística de los públicos.
“De ese esfuerzo, de ese diálogo en la bi­blio­teca nacional, surgieron grandes iniciativas que trasladaron la cultura hasta lugares remotos en la geografía nacional; también a partir de entonces surge la Uneac como la vanguardia artística encargada de nuclear todo aquel movimiento principalmente dirigido a los jóvenes, a quienes se estaban formando en Revolución”.
“Ese interés por la democratización del acceso a la cultura evidenciado en Fidel, conllevó al impulso de una política profunda, donde no te­nía cabida el fanatismo, nunca recurrió a la retórica ni al show, sino que vio su trabajo como mi­sión, como entrega”, manifestó el intelectual Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. “Recuer­do las largas horas que dedicaba a explicarle a su pueblo los pormenores del gobierno, a informar y a formar generaciones”, añadió.
“El marxismo en Fidel no es un dogma, porque piensa en términos de futuridad, mu­chos po­lí­ticos de América Latina se formaron escuchando sus discursos a través de las ondas de Radio Habana Cuba y leyendo Prensa La­tina, medios de prensa mediante los que generó una conciencia en los pueblos, siempre des­de el es­tudio de la Historia, pero un estudio crítico, activo, donde los jóvenes disfrutaran el aprendizaje”, agregó Prieto Jiménez, quien además dijo “los libros de Fidel, sus discursos, las en­trevistas, son una fuente inagotable, hay que leer­los porque nunca son superficiales, porque Fi­del llega a Marx luego de pasar por José Mar­tí”.
A partir de sus quince años de experien­cia co­mo Ministro de Cultura, recalcó además cuán­to había aprendido del Comandante en Je­fe, “sobre todo que un revolucionario no puede de­­jar nunca de pensar, frase que pudiera pare­cer simple, pero habla de la importancia de no caer en el trabajo mecánico, y potenciar la creatividad política más actualizada”, dijo Prieto Ji­ménez.
Fueron abordadas otras aristas, como la Ba­talla de Ideas que se generó en torno a elevar la cultura general de nuestro pueblo, la necesi­dad de que los jóvenes participen a partir de los es­pacios de la sociedad civil revolucionaria, y la conciencia que es imprescindible en los tiempos ac­tuales para hacer frente a la colonización del pen­samiento que pretende la industria del consumismo. El taller culminó con un reco­nocimiento especial por su labor a Fidel, de pa­r­­te del comité organizador del Congreso In­ter­na­cio­­nal de Estudios deInvestigadores sobre Juventud. Evento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *