Orgullo y compromiso por partida doble

delegado Congreso

El VII Congreso del Partido será un espacio de continuidad y trabajo, considera el teniente coronel Mauri Martín Batista, delegado granmense a la magna cita
Autor: Darelia Díaz Borrero | internet@granma.cu
12 de abril de 2016 22:04:38
Foto: Rafael Martínez Arias
BAYAMO, Granma.—Sus ojos claros irradian un brillo especial que denotan el orgullo y el compromiso. Resulta que para el teniente coronel Mauri Martín Batista, instructor del Ministerio del Interior en la provincia de Gran­ma, deviene un honor su designación como delegado granmense al VII Congreso del Parti­do Comunista de Cuba, una satisfacción que, según relata, solo es comparable con aquella que sintió cuando lo seleccionaron para participar en el V, en 1997.
Recuerda Mauri que en aquel entonces el país atravesaba una etapa difícil dentro del Periodo Especial, que afectó a todos los sectores de la economía y la sociedad, y por tanto centró los debates del Congreso.
Para él, la economía continúa como el eje de cualquier análisis en la nación, porque, según dijo a Granma, no podemos renunciar al empeño de construir una sociedad cada vez más próspera.
No obstante, Mauri considera que este Con­greso no puede descuidar otros temas fundamentales para los destinos de la nación como son la preparación político-ideológica y la formación de valores en las nuevas generaciones de cubanos.
“Sobre los hombros de los jóvenes descansa el futuro de la nación, por eso la atención a ellos es clave”, destacó.
En los momentos actuales, dijo, en los que muchos intentan inculcar la desmemoria histórica y enamorar a los de menor edad con falsos beneficios respecto al sistema capitalista, es preciso acercar a las nuevas generaciones de cubanos a las esencias de la nación, para que defiendan aún más la identidad nacional.
“La juventud tiene la responsabilidad de elevar el protagonismo, ser ejemplo de sacrificio y constancia en el trabajo, y garantizar la defensa de la Patria”, insistió.
“El restablecimiento de relaciones entre Cu­ba y Estados Unidos es una victoria de nuestra soberanía, por la cual dieron su sangre miles de hijos de esta tierra, pero no podemos ser ingenuos y dejarnos confundir; nuestros principios no se negocian y esa convicción tenemos que transmitirla de generación en generación, y el Congreso es un escenario más que oportuno para analizar estos retos”, comentó.
Mauri tiene fe en que durante el Congreso se ratificará la firmeza de los ideales socialistas de las nuevas generaciones, pues la juventud ha dado muestras de su compromiso con el futuro revolucionario de la nación.
Así lo puede afirmar, por su experiencia, este incansable cubano de 49 años, quien es militante del Partido desde el año 1992, y ha palpado esa realidad no solo desde su puesto de instructor político del Ministerio del Interior, sino también desde su condición de delegado a la Asamblea Provincial del Poder Popular y como delegado de circunscripción por dos mandatos consecutivos.
En sus palabras vuelve a ser recurrente una y otra vez el humilde orgullo por ser elegido para asistir por segunda ocasión a la magna cita.
“Es un gran voto de confianza que agradezco infinitamente, porque fueron propuestos varios compañeros que igual reunían las condiciones profesionales y humanas para representar a la provincia”, resalta el entrevistado.
“Será una oportunidad para evaluar la marcha de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social trazados en el VI Congreso, porque el VII le da continuidad”, considera Mauri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *