¿Cuándo EEUU actuará con todo el peso de la ley contra un connotado terrorista y provocador?

RAMON-SALU-SANCHEZ
miércoles, 13 de abril de 2016

https://i1.wp.com/razonesdecuba.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2015/04/RAMON-SALU-SANCHEZ.jpg
Estados Unidos se ha caracterizado por utilizar una justicia blanda con sus criminales y cómplices. Juzguen mis lectores el historial de Ramón Saúl Sánchez Rizo y escandalícense por el hecho de que este criminal haya sido perdonado por un presidente, enviado en otra oportunidad a una evaluación sicológica y haya sido exonerado de culpas en varias ocasiones.
El desparpajo de este provocador se ha puesto de manifiesto cuando ha pretendido presionar a la compañía de cruceros Carnival para que violen las leyes cubanas con respecto a la entrada de cubano-americanos por vía marítima. En otras oportunidades ha desafiado descaradamente a las autoridades norteamericanas para realizar provocaciones contra Cuba, como la que prepara actualmente para el próximo Primero de Mayo.
El supuesto “pacifista” Ramón Saúl Sánchez Rizo tiene un oscuro historial de vínculos con el terrorismo de larga data. Un informe del Departamento de Justicia, fechado el 29 de octubre 1993, confirma una investigación desarrollada por el FBI, mediante la cual se pudo demostrar que este sujeto participó en un atentado contra una oficina diplomática cubana en Montreal, Canadá, –en unión de Pedro Crispín Remón–siendo detenido cuando ambos trataban de ingresar a los EEUU luego de cometer este acto terrorista en diciembre de 1980.
Luego de ser detenidos y liberados por funcionarios del INS, el FBI inició una investigación al determinar que ambos eran integrantes del grupo terrorista Omega 7, al que se sumaban criminales como Eduardo Arocena, Andrés García y Eduardo Fernández Losada, todos residentes área de Newark, en Nueva Jersey, con la excepción de Ramón Saúl Sánchez, residente en La Florida y caracterizado por los federales por ser un sujeto con “una propensión previamente probada para la violencia.”
Ramón Saúl fue juzgado por un Gran Jurado del Distrito Sur de Nueva York el 05.07.84 y condenado a 9 años por desacato criminal, ante la falta de testificar ante un gran jurado federal. Fue perdonado por el presidente Reagan en 1986.
La investigación lo encontró relacionado con el asesinato de dos personas –José Eulalio Negrín y el diplomático Félix Rodríguez García, así como en otros planes de asesinato y atentados violentos.
Dice el informe del FBI citado por el Departamento de Justicia: “Mientras que coopera con el FBI, Arocena reconoció que a principios de 1981 una división ideológica tuvo lugar en Omega 7. Según Arocena, varios miembros de Omega 7 como Pedro Remon, Eduardo Ochoa, Ramón Sánchez, Alberto Pérez y José Gracia, Jr. fueron alineándose con la filosofía de Huber Matos (supra) y su grupo del CID. Arocena considera a Matos un oportunista con tendencias socialistas y comunistas. No quería en Omega 7 miembros asociados con su filosofía o de la organización; en consecuencia, una fraccionamiento se llevó a cabo.”
“Además de las diferencias filosóficas dentro de Omega 7, parece que a fines de 1980, Pedro Remón y Ramón Sánchez pueden haber estado tratando de tomar el control del grupo de Arocena. La lucha por el control de Omega 7 y las diferencias filosóficas entre Arocena y Remón condujo a una división permanente a principios de 1981. Arocena, que se había trasladado a Miami, Florida, en el otoño de 1980, terminó por completo su relación con Remón y los demás miembros de Omega 7 y comenzó a reclutar nuevos miembros para el grupo en Miami. Algunos de estos nuevos reclutas eran Ernesto Gómez, Gerardo Necuze, Ignacio González y Justo M. Rodríguez. Remón, Sánchez, García, Losada y Ochoa se mantuvieron juntos y bombardearon el Consulado de Cuba en Montreal, Canadá, en diciembre de 1980. Como se ha dicho anteriormente, fue después de este bombardeo que Remón y Sánchez fueron detenidos por funcionarios del INS y las investigaciones del FBI comenzaron a centrarse en la sus actividades.”
“Una comprensión completa e identificación concluyente sobre los miembros de Omega 7 no tuvo lugar hasta que Arocena comenzó a cooperar con el FBI en septiembre de 1982. A pesar de que su cooperación sólo duró cinco días, después de que se fugó, (…) proporcionó al FBI una comprensión general de las últimas actividades y objetivos de la organización.”
También Ramón Saúl Sánchez ha sido permanente monitoreado por el Departamento de Policía de Miami-Dade, particularmente por la Unidad de Inteligencia Criminal de la misma como se comprueba en los informes CIB-306 con fecha del 5 de julio de 1995 y elaborado por el detective L. Rodríguez. Una parte del mismo destaca: “La información reciente recibida de diversas fuentes ha revelado la intención de varios organizadores para crear un incidente internacional durante el curso del evento antes mencionado (flotilla) y las fuentes han revelado que Ramón Saúl Sánchez (director de la Comisión Nacional de Cuba) y José Basulto (jefe de Hermanos al Rescate) están involucrados actualmente en un esfuerzo por obtener una embarcación que será utilizado exclusivamente para entrar en aguas territoriales cubanas e intentar desembarcar en el puerto de la Habana.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *