Empeños para hacer navegar la calidad

A partir de este verano se trabajará en el traslado de pasajeros entre los puertos de Nueva Gerona y el Surgidero de Batabanó
Autor: Elba Salazar Cuba | internet@granma.cu
25 de mayo de 2016 22:05:18
ISLA DE LA JUVENTUD.—Una situación crítica presenta hoy el traslado de pasajeros entre los puertos de Nueva Gerona y el Surgidero de Batabanó, así como el movimiento del personal que labora en el polo turístico Cayo Largo del Sur, ya que de las cuatro embarcaciones existentes solo una presta servicios.
Alexander Pantoja Rivas, director de la unidad empresarial de base de transportación marítima de pasajeros, VIAMAR, en el mu­ni­cipio especial informó que se realizan es­fuerzos para mejorar las condiciones técnicas para el verano, a partir de las reparaciones de los barcos y la voluntad del estado cubano de resolver el problema.
Precisó que el catamarán Iris, que se repara en los astilleros de La Habana, debe su­marse a finales de junio, mientras el Río las Casas navega hacia Santiago de Cuba para los astilleros DAMEX, donde se fabricó y recibirá un mantenimiento, ya que la sobreexplotación en los últimos meses conllevó a detenerlo.
Muestra de la preocupación del gobierno por resolver esta inestabilidad es la gestión para sumar este verano una embarcación de México de excelente confort, con capacidad para 386 personas. Las autoridades del Ministerio del Transporte y la Dirección de Prácticos de Cuba realizan el proceso de contratación con el armador para que este barco foráneo arribe a esta ínsula en los próximos días.
Alexander Pantoja Rivas, dijo además que el catamarán Bella Mar está detenido por dificultades en el reductor, equipo que se gestiona fuera del país. El deplorable estado técnico de las embarcaciones pineras se debe a la explotación sin la realización de los mantenimientos programados, lo que provoca averías frecuentes en las máquinas, sistema de clima y diferentes partes mecánicas.
Las consecuencias recaen en los pasajeros por las incomodidades al permanecer entre ocho y 12 horas de viaje con pocas garantías de alimentación, sumándose la falta de condiciones en las diferentes terminales y de mayor logística gastronómica para las diferentes situaciones no previstas originadas por los cambios constantes de horarios de salidas de las embarcaciones.
Los catamaranes Río las Casas y Río Jú­caro, fabricados en el oriente del país, tienen 30 metros de eslora, nueve de manga y motores que le permiten una velocidad crucero de 25 nudos, trasladan a 237 pasajeros cómodamente y cuando están técnicamente bien son sumamente importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *