La barbarie batistiana de Bonifacio Haza

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump en su anuncio de acciones contra Cuba ante batistianos y terroristas reunidos  en el teatro Manuel Artime dela ciudad de Miami  evoco un padre ejecutado por los revolucionarios, y  a su hijo violinista quien ofreció una desafinada versión del himno estadounidense.

Lo que nunca dijo el presidente norteamericano es que el padre del violinista, el comandante de la  policía batistiana Bonifacio Haza Grasso, fue culpable del asesinato de luchadores revolucionarios como los hermanos Frank  y Josué  País García así como Fernando Proll Céspedes, este último detenido el primero de junio de 1958 en casa de su madre donde residía en el Reparto Chicharrones de la ciudad de Santiago de Cuba. Fue tiroteado dejándolo por muerto como los  tiros los recibió en la ingle, recobro el conocimiento incorporándose y cayendo de nuevo desmayado por la hemorragia  interna.

Segun el coronel de la reserva Eduardo Blas Yasells Ferrer ,  combatiente de la lucha clandestina y Premio nacional de Periodismo Jose Marti los esbirros fueron a la funeraria y ordenaron recoger el cadáver, cuando Rivas dueño de la de la funeraria con la caja cuentan que Fernando estaba vivo y  lo  remataron por orden del comandante Bonifacio Haza Grasso. Al morir contaba con 19 años de edad dejando un hijo de dos meses de nacido.

Bonifacio Haza Grasso, como jefe de la policía batistiana en Santiago de Cuba a mediados de abril de 1956 había reprimido a un grupo de estudiantes, que antes la Audiencia pedían la libertad de sus compañeros juzgados. El 20 de abril del propio año 1956 caían heridos los jóvenes revolucionarios Carlos Díaz y Orlando Carvajal. Recluidos en un hospital fueron sacados y  conducidos ante un grupo de esbirros, entre ellos Bonifacio Haza Grasso. Y los dos jóvenes fueron asesinados, luego de bárbaras torturas, entre estas aplicación de alcohol puro en las heridas y pinchazos con punzones.

En los  primeros  días de enero de 1959 en Santiago de cuba se dio a conocer en la prensa los rostros o cadáveres de hombres ,mujeres , jóvenes casi niños, asesinados por la tiranía batistiana en esta ciudad ,donde uno de los criminales ,  era el comandante Bonifacio haza Grasso ,padre del violinista que exalto Trump.

Bonifacio Haza Grasso, fue juzgado por un tribunal revolucionario y pago por sus crímenes. Fue fusilado junto a otros connotados asesinos.

El presidente Donald Trump sigue la tradición de sus antecesores en fabricar supuestos héroes cubanos, y de escoger las peores materias primas. Bonifacio Haza Grasso es un claro ejemplo de ese fracaso de la política  norteamericana hacia la isla.