El regreso del Che y sus compañeros 20 años después

Autor: Ángel Freddy Pérez Cabrera | freddy@granma.cu

28 de junio de 2017 23:06:34
María del Carmen Ariet y Jorge González Pérez contaron las experiencias en Vallegrande. Foto: del autor

SANTA CLARA.–Veinte años después del largo y complejo proceso de búsqueda, hallazgo e identificación de los restos del Che y sus compañeros de guerrilla, labor considerada por el doctor Jorge González Pérez, quien dirigió el grupo que laboró en Bolivia, como una proeza de la ciencia cubana; cuadros, estudiantes, trabajadores e investigadores de diversas disciplinas, se reunieron en la sede del comité provincial del Partido aquí para rememorar aquel momento trascendental.

El coloquio, organizado por el Complejo Escultórico Comandante Ernesto Che Guevara, contó también con la presencia de la doctora en Ciencias Históricas María del Carmen Ariet García, testigo excepcional de aquellas jornadas, quien relató a los presentes pormenores de la exhaustiva investigación que concluyó con la aparición de las osamentas de la mayoría de los guerrilleros caídos en suelo boliviano.

El evento, en el cual participaron además Julio Lima Corzo y Alberto López Díaz, máximos dirigentes del Partido y el Gobierno en Villa Clara, respectivamente, confirmó la eficacia de todo el proceso que condujo finalmente a la identificación de los restos del Guerrillero Heroico, mediante métodos científicos cuya validez fueron confirmados, además, por pruebas de ADN a los guerrilleros.

El doctor González Pérez dijo ante el plenario que la culminación exitosa de aquel proceso no fue resultado del azar o la improvisación, sino a partir de una cuidadosa labor de acopio, análisis e interpretación de las informaciones recogidas en las investigaciones históricas realizadas desde años anteriores, y en cada una de las etapas subsiguientes en las que estuvo presente el trabajo en colectivo y la cooperación interinstitucional.

Reconoció asimismo, el desvelo de Fidel, Raúl y la dirección de la Revolución por devolver a la Patria a esos hijos suyos caídos en el cumplimiento de una honrosa misión internacionalista, tal y como se hizo durante la Operación Tributo en 1989, cuando fueron traídos a Cuba los combatientes fallecidos durante la gesta africana.

Por su parte, la doctora Ariet García narró a los presentes algunos de los pasajes vividos aquellos días en Vallegrande, y todo el esfuerzo realizado por la CIA y el gobierno de Estados Unidos por desviar la atención del objetivo central de la tarea, que era encontrar los restos de los fallecidos.

Al respecto comentó que era muy poco el tiempo de que disponían para concretar la búsqueda, ante lo cual se impuso la voluntad de todo el colectivo para darle la alegría que esperaba Fidel y el pueblo cubano desde hacía mucho tiempo, más en el año del aniversario 30 de la muerte del Che y sus compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *