Cuba realizará carrera-caminata contra el bloqueo de EE.UU.

La Habana, 24 ago (ACN) Una carrera-caminata simultánea en el país realizará el pueblo de Cuba el próximo sábado nueve de septiembre en rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos, que se mantiene por casi seis décadas.
La acción, que comenzará a las 10 de la mañana, se inserta en las celebraciones por el aniversario 57 de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), y marcará el inicio de múltiples manifestaciones dentro y fuera de la Isla en contra del bloqueo.
Según refleja hoy el sitio oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores, www.minrex.gob.cu, en esta capital la carrera-caminata se desarrollará en La Habana desde el ala norte del Museo de la Revolución a la Tribuna Antimperialista José Martí.
Cederistas, jóvenes, niños, aficionados del deporte y población en general serán protagonistas de la iniciativa, que devendrá en una expresión popular de denuncia contra esa política hostil que ha causado considerables daños al pueblo cubano.
Este evento movilizará esfuerzos de varias organizaciones e instituciones, como los CDR, el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), el proyecto Marabana-Maracuba y la Unión de Jóvenes Comunistas.
También participarán representantes de la Federación Estudiantil Universitaria, la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, la Organización de Pioneros José Martí y el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.
La carrera-caminata está auspiciada, además, por los ministerios de Relaciones Exteriores, Cultura, Educación y Educación Superior.
Para conocer más informaciones al respecto, miembros de los CDR, el INDER y el Proyecto Marabana- Maracuba, ofrecerán una conferencia de prensa el próximo martes 29 de agosto, a las 10 de la mañana, en el Centro de Prensa Internacional.

Flexibilizan pago de arancel de aduanas a colaboradores cubanos

La Habana, 23 ago (ACN) El Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) autorizó excepcionalmente el cálculo del arancel de aduanas en pesos cubanos (CUP) a los colaboradores, a partir de la segunda importación que realicen dentro del año calendario, informó hoy el diario Juventud Rebelde.
La Resolución 422/2017, publicada en la Gaceta Oficial Ordinaria del 18 de agosto último (www.gacetaoficial.gob.cu), alude a que “por interés de país los colaboradores ingresan al territorio nacional en más de una ocasión en el año”, y enuncia que la autorización será para “determinados casos”.
Argumenta que la medida aplicará a los colaboradores que “se vean obligados a entrar en más de una ocasión al territorio nacional por asuntos oficiales, término de misión antes de la fecha planificada por redimensión de las misiones y retraso de las vacaciones”.
La Resolución del MFP especifica que, para la aplicación de la excepcionalidad “es necesario, previo al despacho aduanero, que el Jefe del Órgano u Organismo de la Administración Central del Estado a que pertenece el colaborador, certifique ante la Aduana General de la República los casos que se encuentren comprendidos entre las causas previstas”.
También encarga al Jefe de la Aduana General de la República emitir los procedimientos específicos que correspondan a tales efectos.
Juventud Rebelde recuerda que las exenciones y tarifas arancelarias para las importaciones de productos sin carácter comercial, y la moneda en que se realiza el pago de las mismas, están recogidas en la Resolución 222/2012 del MFP.
La medida exime del pago de los derechos arancelarios a los pasajeros que importen productos sin carácter comercial por un valor total de hasta 50,99 pesos en cada viaje.
Fija que los pasajeros que importen artículos en exceso de los 50,99 pesos y hasta un valor de mil pesos, pagarán una tarifa progresiva en correspondencia con el valor de la importación: quienes importen de 51 pesos hasta 500,99 pesos, sufragarán el ciento por ciento del valor, y de 501 pesos hasta mil pesos, el 200 por ciento.
Establece, además, que el pago de los aranceles que realicen los pasajeros será abonado en CUP por los cubanos y extranjeros residentes permanentes en el territorio nacional en la primera importación en un año calendario (Primero de enero al 31 de diciembre).
En la segunda importación y las siguientes que se realicen dentro del año calendario, el cálculo de los aranceles que se deberán pagar se realizará en pesos convertibles (CUC) y se aportarán en CUP “según la tasa de cambio vigente para las operaciones de venta de CUC a la población, por los cubanos y extranjeros residentes permanentes en el territorio nacional”.
Para las personas naturales extranjeras y cubanas residentes en el exterior, la Resolución 222/2012 del MFP fija que estas efectuarán el pago de estos aranceles en CUC.

Meruelo, un personaje deleznable

Ciro Bianchi Ross • digital@juventudrebelde.cu
12 de Agosto del 2017 20:51:12 CDT

Era el 31 de diciembre de 1958, y, como otros batistianos connotados, Otto Meruelo Baldarraín acudió a la residencia presidencial de la Ciudad Militar de Columbia a fin de celebrar el Año Nuevo. Quizá la suerte lo ayudara y pudiera hacer un aparte con el dictador, escucharlo de cerca, chocar su copa con la suya. Pero el tiempo pasaba y el mayor general Fulgencio Batista, inmerso en los trajines secretos de la fuga, no aparecía. De cualquier manera, el ambiente no estaba para fiestas y Meruelo decidió volver a su casa.

—Vengo con un dolor de cabeza terrible. Me voy a mi habitación. No me moleste ni aunque me llame el Presidente de la República —dijo a la sirvienta en cuanto llegó a su domicilio de 3ra. esquina a 18, en Miramar.

Fue un error enorme. Un error del que no se cansó de arrepentirse durante los 53 años que mediaron entre aquella noche y su muerte, en Nueva York, el 23 de abril de 2011, a los 91 años de edad.

Se dice que desde Columbia alguien llamó para imponerlo de la fuga e invitarlo a sumarse a la comitiva, y Otto Meruelo, el perro ladrador de la TV cubana que durante años, desde su programa Por Cuba que salía al aire por CMQ, todos los mediodías después del Noticiero, «agotó el improperio, saqueó el epíteto y manchó la palabra» poblando de insultos y diatribas la conciencia oposicionista del pueblo de Cuba, no se enteró. La criada cumplió servilmente la orden de no molestarlo y el despreciable vocero de Batista supo de los acontecimientos cuando ya no podía engancharse ni en el último avión.

Su caso no fue el de José Suárez Núñez, director de la revista Gente, propiedad de Batista y enlace del dictador con los directores de medios que conformaban el Bloque Cubano de Prensa. En Santa Clara había constatado la difícil situación militar de la dictadura y pensaba conversar sobre eso con Batista en la fiesta de Año Nuevo, pero la esposa le dijo que la celebración se había suspendido. Le costó trabajo creerlo, pero terminó aceptándolo y se acostó a dormir. Una llamada de Columbia lo sacó de la cama. Hablaba uno de los ayudantes del dictador. Dijo que Batista había renunciado y que en los aviones listos para partir se habían reservado, por orden expresa del mandatario, dos asientos, uno para él y otro para Luis Manuel Martínez, periodista y líder de la juventud batistiana.

A esa hora a Suárez Núñez le pareció más factible buscar amparo en una embajada, pero ni la dominicana ni la argentina le abrieron las puertas. Volvió entonces a su casa, hizo que su mujer se vistiera con una blusa roja y una falda negra —los colores del Movimiento 26 de Julio— y ya en la calle de nuevo el matrimonio se sumó a una manifestación que dando vivas a la Revolución triunfante subía por la avenida 23. Con ella llegó la pareja hasta el restaurante El Carmelo. Allí un amigo accedió a llevarlos al aeropuerto militar. Le negó la posta el acceso, pero entraron al fin y lograron abordar el último avión que salía rumbo a la República Dominicana. Eran ya las diez de la mañana.

¿Llamaron en verdad a Otto Meruelo desde Columbia aquella noche o el cuento de la criada no pasa de eso, un cuento? Eso es lo que cree el escribidor pues no puede perderse de vista que el sujeto en cuestión no aparece en la relación de figuras que acompañarían al dictador en su fuga y que el propio Batista dictó a su secretario, el general Silito Tabernilla, y este escribió, avión por avión, en pequeñas hojitas color violeta.

Tan despreciable era Meruelo que hasta Batista se la dejó en la uña en el momento final.
Tembloroso y vencido

Un mes pasa escondido Meruelo luego de la fuga de Batista. Al fin lo detienen en la iglesia del Corpus Christi, en el Gran Bulevar del Country Club (calle 146). Lo conducen a lo que fuera la sede del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) del ejército batistiano. El juicio por la causa 351 de 1959 tiene lugar en la fortaleza de la Cabaña. El fiscal es el capitán Juan Nuiry.

Decía en aquellos días la sección En Cuba de la revista Bohemia:

«Frente al tribunal, con el rumor indignado del público a la espalda, está de pie, ahora tembloroso y vencido, el sujeto que tantas veces, a lo largo del martirologio revolucionario, fue la estampa televisiva del vejamen batistiano.

«Durante los años agónicos de la dictadura, esa figura endeble, de facciones fofas y expresión resentida, ha vertido veneno con gesto y palabra sobre la Cuba combatiente, que se esforzaba por conquistar sus libertades. No existe evidencia mayor contra ningún acusado de la justicia revolucionaria. No hay repugnancia popular más viva que la que circunda y aplasta moralmente a Otto Meruelo.

«Cumplió el deleznable papel de vocero televisivo de la dictadura, y actuó como agente policiaco represivo. Tenía los grados de capitán honorario, un automóvil de chapa oficial, participaba en interrogatorios a revolucionarios detenidos en los cuarteles y llegó incluso a usar su programa para delatar el paradero de opositores al régimen».

Pregunta el fiscal si el acusado perteneció en alguna forma a los cuerpos represivos del batistato.

—En ninguna forma —balbucea Meruelo.

—¿Nunca usó uniforme?

El acusado responde que nunca.

Pero sucede que hay una foto que demuestra lo contrario, y el acusador se lo dice. Meruelo se defiende.

—No dije que nunca me lo había puesto, sino que nunca lo había usado —ensaya sofísticamente el reo. «Explica» el hecho: se trataba de obtener un nombramiento honorario para lograr acceso a oficinas públicas. Vistiendo uniforme, se facilitaban las gestiones.

Nuiry le muestra la foto. El acusado la reconoce y aclara que el uniforme se lo prestó un oficial de la ayudantía del doctor Santiago Rey, ministro de Gobernación (Interior).

Vuelve el fiscal a la carga. Le dice que cuando iba de civil usaba la insignia de capitán con tres galones en la solapa. Inquiere el fiscal si lo hacía también para identificarse.

—Se trataba de un adorno —comenta Meruelo. Nuiry pregunta entonces si usaba armas. Responde que arma corta. Solo arma corta.

—Usted dice que solamente usaba arma corta, pero aquí hay una fotografía donde aparece usted, en compañía del coronel Río Chaviano y el coronel Pedro Barreras, interrogando a un soldado rebelde. Y se le ve portando arma larga. Por lo visto, también interrogaba usted, señor Meruelo.

—Yo auxiliaba, no interrogaba.

—Cuando los sucesos de la prisión del Castillo del Príncipe, desde su automóvil, el auto con chapa oficial 219, se ofreció apoyo al carro 35 de la Policía —asegura el fiscal.

El acusado palidece, mira en derredor como suplicante, y al cabo dice, con voz débil:

—No recuerdo eso.

—Pues se le probará oportunamente, porque está grabado. De su automóvil se dijo, entre otras cosas, que se ofrecía con su personal «para lo que fuera necesario».
Es un delator

—Mis comparecencias en la televisión y mis escritos —se justifica Otto Meruelo—, tenían siempre marcada tendencia político-electoral, porque el Gobierno se oponía al hecho insurreccional y trataba de abrir caminos y soluciones de paz. De ahí que saliera yo electo en las últimas elecciones, pues fui devoto siempre de que la solución cubana se buscara por el camino de la paz.

Precisa que desconocía las torturas y los crímenes de Esteban Ventura y otros sicarios. Que si llamó «muerde y huye» a los rebeldes fue para definir el método de la guerrilla de atacar y desaparecer. Que los partes de guerra llegaban a veces de puño y letra de Batista, que el dictador también lo engañó a él. A una pregunta del fiscal, responde que tiene 39 años de edad. Asevera Nuiry: Pues ya está usted muy viejo para dejarse engañar.

Dispone el tribunal que se pase la grabación del último programa televisivo de Otto Meruelo, el 31 de diciembre de 1958. Empieza la transmisión y los sentimientos de los que colman el teatro de la Cabaña se dividen; unos, ríen; otros, se indignan. Meruelo glorifica a Batista, a José Eleuterio Pedraza y a Pilar García. Llama vendepatria a los rebeldes que asestan en Las Villas los últimos golpes al batistato, y anuncia la muerte de Che Guevara. Recalca: «Hay muertos que están bien muertos».

—Nunca utilicé la televisión para atizar odios entre hermanos ni incitar al crimen, dice el acusado al tribunal, pero enseguida se desploma, sudoroso y agotado. Sabe que está perdido.

Sigue la prueba testifical. Aida Pelayo, en nombre de las Mujeres Martianas, lo acusa de ser el responsable directo de las muertes de Gerardo Abreu (Fontán) y Oscar Alvarado, entre otros revolucionarios.

Comparece Arnaldo Escalona. Lo buscaba Ventura, encontró refugio en la Asociación de Reportes, de la calle Zulueta, y «Otto Meruelo me dedicó una transmisión completa. Fue un acto de delación, pues él sabía dónde me ocultaba. Ventura no tuvo tiempo de cogerme, pues pude salir de Cuba, escondido en la bodega de un barco».

Llaman a declarar al exiliado español José Luis Galbe, profesor de la Universidad de Oriente. Tiempo atrás, Meruelo denunció a los 40 catedráticos de dicha casa de estudios, adujo que era una «cueva» de comunistas, y en particular acusó de «rojos» al declarante y al profesor Juan Chabás, lo que ocasionó su muerte en virtud de padecer del corazón. Meruelo, añadió Galbe, quiere hacer pasar el incidente como una polémica. Yo no tuve polémica alguna con ese señor. Lo que hizo fue delatarme. Es un delator, no un polemista. Incitaba al crimen y ha hecho más daño que muchos asesinos de los que tenía Batista a su lado… En aquella ocasión me presenté yo mismo al BRAC —Buró Represivo de Actividades Comunistas— y el teniente Castaño, su segundo jefe, me estuvo interrogando durante cuatro horas. Al final me dijo: «Yo no lo hubiera citado, pero no me quedaba más remedio, después de la denuncia formulada contra usted por Otto Meruelo…».

El Tribunal Revolucionario condenó a Otto Meruelo Baldarraín a 30 años de privación de libertad. Su esposa y sus hijas recibieron una pensión de la Seguridad Social, y él, en la cárcel, se dice, trabajó como maestro. Cumplió 20 años. Nada sabe el escribidor de su vida a partir de entonces fuera de Cuba.

(En respuesta a la solicitud del lector Nyls Gustavo Ponce).

Entrañable organización de las cubanas y Fidel

En fecha como el 23 de Agosto de 1960, cuando se funda la Federación de Mujeres Cubanas el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz artífice principal del suceso expreso: “La mujer es una Revolución dentro de la Revolución”.

“Trabajar, a organizar y a poner en actividad el espíritu creador, el entusiasmo de la mujer cubana, para que la mujer cubana, en esta etapa revolucionaria haga desaparecer hasta el último vestigio de discriminación; y tenga, la mujer cubana, por sus virtudes y por sus méritos, el lugar que le corresponde en la historia de la patria”.

Tal vez ese bautizo haya hecho de la organización de las mujeres cubanas una estructura social entrañable en las que se juntan con coincidencia idílica el entusiasmo, la perseverancia, la firmeza, la fuerza, la dulzura, el amor y el compromiso con la Patria.

A la altura del 57 aniversario de constituida la FMC continua el camino trazado en pos de representar a las féminas en todos los órdenes, estas por su parte en una multiplicidad de generaciones con pasos seguros han asumido los retos de cada etapa y han perfeccionado su labor, efectivamente ocupando el lugar que le corresponde en la historia de su país.

Una historia hermosa que ha posibilitado que la mujer dejara de ser un objeto decorativo en el hogar, avasallada y marginada para formar parte activa desde las familias hasta la sociedad, demostrando sus potencialidades, esas que con su mirada de futuro Fidel observó y así se lo confirmó a las delegadas al Tercer Congreso de la FMC en Marzo de 1980:

“Yo estoy absolutamente convencido de que la sociedad ganará más en la medida en que sea capaz de desarrollar y aprovechar las cualidades, las capacidades morales, humanas e intelectuales de la mujer. Estoy absolutamente convencido. Y precisamente lo que diferencia una sociedad justa, una sociedad socialista de la capitalista, es esto”.
Fuente:
Sierra Maestra

Tesoros corazón adentro

Casi 31 años lleva el cardiocentro pediátrico William Soler velando por el corazón de los infantes cubanos desde su fundación por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en agosto de 19

Lo observa todo. Espera pacientemente. Su corazón late con buen ritmo. Erianna de la Cruz Alfaro tiene poco más de dos meses de vida. Apenas distingue las voces que la rodean, pero sonríe y sigue con la mirada.

Una vez dada de alta la pequeña Erianna podrá llevar una vida útil y feliz. Foto: Abel Rojas Barallobre

Todos sus seres queridos la esperan en su natal Holguín. Excepto su joven madre, aquí no tiene familiares, pero ha aprendido a querer como tales a quienes, con bata blanca, se preocupan constantemente por su salud.

Pudiéramos pensar que tantas consultas, revisiones y monitoreos la inquietan, pero no. Ella es, como aseguran quienes la conocen, una niña tranquila que mira con ojos soñadores esos equipos a los que permanece necesariamente conectada para monitorear los latidos de su corazón y controlar su ritmo.

La actual estabilidad de la pequeña es una buena noticia, pues solo así puede ser intervenida para tratar la arritmia que la aqueja y regresar a casa junto a los suyos. Mientras, va de la estrecha cuna a los brazos de su madre. Sigue observándolo todo y espera.

Justo al lado de la bebita, el adolescente Dayron Olazábal González también sueña con volver a su natal Najasa, en Camagüey. Extraña a sus compañeros del Técnico Medio en Contabilidad que comenzó el pasado año, a sus dos hermanos menores e, incluso, a los caballos que tanto ama y que, paradójicamente, le provocaron la condición que lo remitió a La Habana.

Dayron nunca padeció ninguna afección cardiaca hasta hace poco más de un año cuando jugaba durante un apagón, un equino asustado le propinó una patada que le provocó una comunicación interventricular traumática. Desde entonces ha viajado dos veces a la capital, la primera para su diagnóstico, y ahora para ser intervenido.

Sabe que a partir de la operación su vida no será como antes, pues debe cuidarse más. Pero es la única y más efectiva solución. Solo así podrá volver a las aulas, practicar deportes —poco a poco— con sus compañeros, e incluso galopar por el pueblo. No pide mucho ni teme nada, solo confía en que en pocos días todo volverá a ser como antes.

Joe Luis Baños Valdés sonríe al escuchar a Dayron desde su cama al otro lado del cubículo. También él extraña su hogar, su vida fuera del centro, hasta su antiguo trabajo como cuentapropista. Hace tiempo dejó de ser un bebé como Erianna y 19 años lo separan del adolescente, pero los unen el corazón y sus entresijos.

Días atrás Joe Luis, el único habanero del grupo, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para tratar una cardiopatía congénita detectada desde los cuatro años, ahora que ya el tratamiento médico dejó de ser efectivo. Fue un procedimiento muy complejo, a corazón abierto, el mismo al que tanto temían sus padres hace unos años. Pero ahora, cuando la tecnología ha avanzado y permite minimizar los riesgos, se hizo inminente entrar al salón.

La operación salió bien. Una leve complicación lo ha mantenido en la sala más tiempo del acostumbrado, pero en poco tiempo la cicatriz en su pecho no será más que un recuerdo, un reflejo de sus ganas de vivir, ahora, con más salud.

Erianna, Dayron y Joe Luis no son los únicos. Otros 17 niños y jóvenes comparten sonrisas y anhelos en esta sala del Cardiocentro Pediátrico William Soler. Hasta allí llegaron, como los más de 10 000 que les precedieron, aquejados de una afección cardiaca, en su mayoría congénita, y en pocos días egresarán con la tranquilidad y calidad de vida que necesitan para su pleno desarrollo personal y social.

Esta fue siempre la misión de la institución, inaugurada el 26 de agosto de 1986 por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, precisamente ante el impacto de las afecciones cardiacas en las tasas de mortalidad infantil en el país.

Un centro salvador

Priorizar la atención sanitaria a los pequeños es una realidad en Cuba desde los primeros años de la Revolución cuando comenzó un arduo proceso para erradicar, gracias al desarrollo de nuestro sistema de salud pública, muchas de las afecciones e infecciones que aparecían como causas de mortalidad infantil.

En la década de 1980, ante los avances alcanzados en esta materia, se hizo más evidente un padecimiento, mayoritariamente congénito, que golpeaba de forma significativa este indicador: las cardiopatías.

Por ello, el 26 de agosto de 1986 el Comandante en Jefe Fidel Castro dejó inaugurado el cardiocentro, en un terreno anexo al capitalino hospital pediátrico William Soler. Desde entonces, la misión es propiciarle tranquilidad a las familias en cuanto a la atención de sus hijos con problemas del corazón, los cuales son solucionados o aliviados, y garantizar su incorporación más plena posible a la vida familiar y social.

Así lo aseguró a JR el doctor Eugenio Selman-Housein Sosa, cirujano cardiopediátrico y director de esta institución de subordinación nacional pediátrica, que también es centro de referencia en el tratamiento de las cardiopatías en edades tempranas de la vida para la Red Cardiopediátrica Nacional, la cual funciona desde 1983.

Estos padecimientos, con una incidencia al nacer del uno por ciento, representan una cifra significativa de los casos de malformaciones congénitas en el país y se encuentran en el tercer lugar de las causas de muerte infantil, con una tasa de 0,6 defunciones por cada 1 000 nacidos vivos.

Sobre los diferentes problemas cardiacos que afectan hoy a los pequeños, explicó que existen más de 40 diagnósticos, entre los que se destacan en nuestro país y el mundo entero, las cardiopatías congénitas cianóticas (implican un compromiso de la oxigenación de la sangre) y las no cianóticas.

Entre las primeras, explicó Selman, se encuentran la tetralogía de Fallot (el antes llamado mal azul del corazón), la transposición de grandes vasos, la atresia pulmonar y los drenajes anómalos de venas pulmonares. Las no cianóticas comprenden problemas valvulares, problemas de anomalías de los vasos y de las estructuras del corazón, comunicación interventricular e interauricular, la coartación de la aorta y la persistencia del conducto arterioso.

Algunas de estas, apuntó, son críticas y requieren la atención inmediata durante los primeros días o semanas de vida de los niños. Otras avanzan más lentamente posibilitando un abordaje en edades más tardías, período en el cual se mantiene un seguimiento tanto por los especialistas de su área de salud de cada territorio o de los cardiopediatras del propio centro, en los casos que así lo requieran.

También, agregó, existen y se atienden en este centro, cardiopatías no congénitas que agrupan a un gran número de afecciones que afectan a los niños, incluso desde el nacimiento, tales como los problemas adquiridos del ritmo cardiaco (arritmias), la fiebre reumática y las cardiomiopatías.

Por un latir saludable

El doctor Jesús Francisco Carballés García, jefe del Programa Nacional de Rehabilitación Cardiaca Infantil (PNRCI), explicó a JR que, aunque el cardiocentro es la principal institución que atiende las afecciones cardiacas en edades pediátricas en el país, muchos de los pacientes reciben la atención que necesitan desde sus propios territorios gracias a la Red Cardiopediátrica Nacional.

«En ella se agrupan los cardiopediatras de todas las provincias, responsables de la detección precoz de los niños con problemas del corazón, su remisión a nuestra institución para completar su diagnóstico y hacer el tratamiento adecuado y oportuno, y su seguimiento una vez dados de alta con los cuidados necesarios para prevenir complicaciones.

«Incluso cuando regresan a nuestra institución para sus chequeos de rehabilitación, los resultados de los exámenes que se le realizan también se consultan e intercambian con los médicos de la Red que los atienden en cada territorio», agregó el especialista.

Junto a esta Red y con el desarrollo del Programa Nacional de Atención al Niño Cardiópata, jerarquizado por el Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública (Minsap), agregó, durante casi 31 años el cardiocentro ha atendido a miles de pacientes, de los cuales más de 4 500 ya son adultos incorporados a las actividades escolares, sociales y familiares.

Carballés García añadió que más de 400 mujeres atendidas en estas instalaciones por problemas cardiacos han logrado partos exitosos una vez dadas de alta.

«El cardiocentro desarrolla el trabajo de atención especializada con un equipo multidisciplinario de 365 trabajadores, integrado por pediatras, cardiólogos, cirujanos, anestesistas, intensivistas, imagenólogos, perfusionistas, enfermeros (as), rehabilitadores, sicólogos y estomatólogos, entre otros.

«Realizamos el diagnóstico especializado, el tratamiento médico-quirúrgico mediante cateterismo cardiaco intervencionista de hemodinamia, así como la rehabilitación integral de los pacientes. Anualmente se atienden en nuestra institución casi 300 pacientes para cirugía cardiovascular y 150 pacientes para cateterismo intervencionista de hemodinamia.

«Si se trata de pacientes que tienen algún trastorno del ritmo, se acude a la implantación de un marcapasos o a un tratamiento con antiarrítmicos especializados, y en el caso de otros tipos de cardiopatías como las cardiomiopatías, podemos aplicar tratamientos novedosos en protocolo como por ejemplo, la implantación de células madre».

Carballés García explica que en todos los casos se desarrolla la profilaxis en relación con posibles complicaciones y la prevención de otros problemas de salud, como la endocarditis bacteriana, asociada a los cardiópatas.

Los niños que ingresan al cardiocentro requieren cuidados especiales, acota. «Se vela por sus necesidades higiénicas, dietéticas y de sus medicamentos, lo cual es posible gracias a los principios de nuestro sistema de salud, basados en la gratuidad, la integralidad y la universalidad».

Selman precisa que, hasta la fecha, se han intervenido por cirugía, aproximadamente 8 500 pacientes, de los cuales 5 000 han sido cirugías a corazón abierto, y 2 500 mediante cateterismo intervencionista.

«Sin embargo, estos no son todos los pacientes que han ingresado pues lo han hecho otra cifra similar de enfermos que han sido atendidos sin necesidad de realizar operación o estudios invasivos mediante tratamientos médicos. Por ello, estimamos que en el país, más de 14 000 pacientes han sido atendidos en algún momento por un problema cardiaco en edad pediátrica, la mayoría de los cuales han alcanzado la edad adulta».

El director de la institución puntualiza que como parte del programa que se desarrolla desde la inauguración del cardiocentro, se atiende al niño desde que está en el vientre de la madre, a través del Programa de Diagnóstico Prenatal de Cardiopatías, existente desde 1990. «El paciente nace, crece, se vuelve adolescente, adulto, y muchas veces ya viene a vernos cuando está casado y con hijos, pues requiere el seguimiento de la atención a sus problemas congénitos.

«Aquí podemos tener a bebés de un mes de nacidos y en la misma sala una persona de 50 años, a quien le descubrieron hace cuatro años que tenía un problema de nacimiento. Sin importar la edad del paciente, todos los problemas congénitos del corazón se atienden aquí».

Entresijos del corazón

Niños con arritmias, miocardiopatías y con otras afecciones cardiovasculares, incluso, aquellos que requieren el implante de células madre, son atendidos en la sala de ecocardiografía pediátrica de la institución, afirmó la doctora Lismara Senra Reyes, jefa de la sala de cardiopediatría.

«Por lo general, atendemos en esta sala de 20 camas a pacientes de edades pequeñas, hasta los 18 años de edad, aunque hay otro grupo de hasta 20 años. Su estadía promedio es de siete días. Tratamos de realizar un diagnóstico certero en un tiempo no muy prolongado que evite las molestias al paciente con larga estadía hospitalaria.

Un equipo clínico de trabajo realiza el diagnóstico certero en un tiempo no muy prolongado que evite las molestias al paciente con larga estadía hospitalaria. Foto: Abel Rojas

«En la sala de cardiopediatría interviene un equipo clínico de trabajo, integrado por dos cardiopediatras, residentes especialistas en pediatría y cardiología, cirujanos cardiovasculares, hemodinamistas, especialista en arritmia y genetistas. Sumamos también, en caso necesario, a los doctores de otras especialidades, para el asesoramiento adecuado ante otros padecimientos».

La especialista en Cardiopediatría e intensivista del cardiocentro, Dunia Benítez Ramos, ratifica que en las salas están creadas todas las condiciones para una terapia intermedia, porque en muchos casos se termina aquí el tratamiento final de cualquier proceder realizado en la institución.

«Además, contamos con una licenciada en dietética y nutrición y un grupo de apoyo nutricional, que sigue la evaluación y la intervención nutricional de cada paciente. También tenemos un laboratorio de ergometría y una sección de fisiatría, donde se les indica un programa de entrenamiento de acuerdo con su condición física.

«Un departamento de vital importancia es el de los medios diagnósticos como el de ecocardiografía, donde se confirman los diagnósticos de los niños cardiópatas y desde donde parten todos los demás estudios».

El doctor Juan Carlos Ramiro Novoa, especialista en segundo grado en Cardiología precisa que en el cardiocentro se desarrollan procedimientos híbridos donde se combinan las habilidades y los conocimientos quirúrgicos y de hemodinamia para obtener determinados resultados en las intervenciones de un grupo de pacientes.

Velar por la salud cardiaca de los infantes cubanos es una prioridad del cardiocentro desde su fundación. Foto: Abel Rojas

«El servicio de Hemodinámica se inauguró en 1988, apenas dos años después del cardiocentro, y solo tenía un objetivo mayormente diagnóstico, como era en el mundo entero en aquel entonces. Pero con el auge de las intervenciones por mínimo acceso se han desarrollado las técnicas de imágenes, así como los catéteres, incidiendo en la ampliación y mayor calidad de este tipo de operación.

«En las cardiopatías que tienen las indicaciones, son más rápidos, menos invasivos, demandan menos transfusiones de sangre y son más económicos. Se requiere además menos estadía hospitalaria, tienen menos incidencia de complicaciones y medicamentos. Son grandes aliados de la cirugía».

El también jefe de servicio de Hemodinámica y Radiología agrega que pueden atenderse por este procedimiento un gran porciento de las cardiopatías no cianóticas como, por ejemplo, las comunicaciones interauriculares y muchas interventriculares musculares. Además, un pequeño porciento de las cardiopatías cianóticas puede tener una ayuda con el cateterismo intervencionista.

«Aquí también hemos tratado a embarazadas por cateterismo intervencionista, cuando se les ha descubierto una cardiopatía congénita. Inclusive le hemos puesto stent en la aorta, siempre protegiendo al feto.».

Subraya Selman que el cardiocentro William Soler padece los efectos del bloqueo impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos de manera permanente. «Para esta institución el país importa más de medio millón de dólares anuales en medicamentos, que se le ofrecen al paciente de manera gratuita si presentan hipertensión pulmonar y determinados tipo de arritmias, entre otros padecimientos. Además, requerimos tecnología de punta, patentada en países del Primer Mundo, para la realización de los procedimientos cardiopediátricos, y nos es muy difícil a veces obtenerla».

Todos los especialistas de la institución asumen el reto día a día de mejorar los indicadores de salud de los pacientes y elevar la calidad de la atención médica. «Nos urge seguir desarrollando la atención cardiopediátrica en el país y hacerlo de tal manera que continúe siendo sostenible el sistema de salud, pues si antes los pacientes con estos padecimientos eran enviados al exterior en casos posibles, ahora nuestras instalaciones y especialistas están capacitados para atenderlos aquí», añadió el doctor, quien acotó que en los últimos tiempos ha crecido el número de pacientes por turismo de salud.

Gracias al sistema de salud cubano, y con el esfuerzo de sus trabajadores y profesionales, los niños cardiópatas tienen garantizada la seguridad de su atención y la esperanza de poder llevar una vida útil y feliz.