Estatua de Calixto García fue recolocada en la Quinta Avenida de la Habana

Tras su retiro del emplazamiento inicial en la calle G, muy cerca del Malecón habanero, debido a las afectaciones que provocaban en mar y las inundaciones a su estructura, la estatua del Mayor General Calixto García fue recolocada este sábado, en la rotonda de Quinta Avenida y 146, en Miramar, en el municipio de Playa.
El monumento ecuestre que sostiene la imagen del general mambí fue desmontado en 2017 por una brigada de la Empresa Constructora Puerto Carena, de la Oficina del Historiador, refiere hoy un reporte del sitio web Cubadebate.Las piezas fueron  celosamente protegidas y la representación del León holguinero –como también se le llamó – fue  restaurada para su nuevo emplazamiento.Las obras del monumento no han sido completadas aún, y de acuerdo con Habana Radio, en su página de Faceboook, la Oficina del Historiador trabaja intensamente para su próxima inauguración.Refiere, asimismo, que este es un regalo de los trabajadores de Puerto Carena a La Habana en su 500 aniversario y por los 180 años del natalicio del insigne mambí que combatió en nuestras tres guerras de independencia.El monumento es obra del arquitecto Elbert Peets y la figura de Calixto García la realizó el escultor vienés Félix W. de Weldon. En su emplazamiento original, la colocación de la primera piedra ocurrió el 29 de abril de 1957 y tuvo su inauguración el 4 de agosto de 1959, coincidiendo con el aniversario 120 del nacimiento del prócer holguinero.El hecho es que la proximidad al mar la deterioraron en particular el bronce y había que darle mantenimiento a menudo sobre todo cuando hay penetraciones del mar pues el impacto es mayor.
Los daños del huracán Irma en septiembre del 2018 adquirieron una categoría superior razón por la cual la Oficina del Historiador adoptó la desicion de llevarla a otro sitio donde estará restaurada y resguardada e incluso con iluminación pavimentación y señaleticas superiores.
Calixto García llegó a ser Héroe de la Independencia en Cuba libro múltiples combates y sobresalió por su sólida formación militar adquirida de forma autodidacta.
Participó en la Guerra de Los Diez Años la Guerra Chiquita y la Guerra Necesaria.Fuente Tribuna de la HabanaFotografias Jorge Legañoa Pertfil de Facebooky Habana Radio Facebook

Recibió Raúl Castro al Secretario General del Frente para la Liberación de Mozambique

Raúl se interesó por la marcha del proceso de recuperación tras el reciente huracán que azotó a Mozambique.Foto: Estudios RevoluciónEl General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, recibió en la tarde de este viernes a Roque Silva Samuel, Secretario General del Frente para la Liberación de Mozambique (Frelimo), quien preside una delegación de su partido que se encuentra de visita en Cuba.En un ambiente fraternal, intercambiaron sobre los estrechos lazos que históricamente han existido entre ambos pueblos y expresaron la voluntad de continuar profundizándolos. Raúl se interesó por la marcha del proceso de recuperación tras el reciente huracán que azotó a Mozambique. El compañero Silva Samuel agradeció la solidaridad y el apoyo de Cuba ante esas circunstancias.Acompañaron al distinguido visitante, Chakil Aboobacar, miembro del Secretariado del Comité Central del Frelimo para las Relaciones Exteriores, y Eliseu Joaquim Machava, embajador de Mozambique.Por la parte cubana participaron José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido; Bruno Rodríguez Parrilla, miembro del Buró Político y ministro de Relaciones Exteriores, y Juan Carlos Marsán Aguilera, vicejefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central.Fuente Periódico Granma

«No ceder un milímetro en nuestro papel de vanguardia de la juventud cubana»aseguro máxima dirigente de la UJC

Susely Morfa González, miembro del Comité Central del Partido y primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), accedió a responder las preguntas de Granma cuando se encontraba en medio de los preparativos para celebrar este 4 de abril y de varios intercambios con los militantes

Ya lo dijo Fidel: «Creer en los jóvenes es ver en ellos, además de entusiasmo, capacidad; además de energía, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor a la Patria, fe en la Patria! ¡Amor a la Revolución, fe en la Revolución, confianza en sí mismos».

Y esa confianza en lo esencial que es la juventud para sostener y hacer crecer el proyecto de país, la derrocha Susely Morfa González, miembro del Comité Central del Partido y primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Guiada por otra máxima, esta vez guevariana: «La juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía», cuando Susely accedió a responder las preguntas de Granma, se encontraba en medio de los preparativos para celebrar este 4 de abril y de varios intercambios con los militantes.

Entre esencias, logros y proyecciones, transcurrió el diálogo.

–Ante un nuevo aniversario de la ujc, ¿cómo valora el trabajo desplegado durante esta etapa?

–Se ha trabajado bastante y con mucha intensidad, no solo porque las dinámicas propias de la organización impulsan a estar siempre en movimiento, sino además por los reclamos del país ante numerosas tareas que demandan la presencia de los jóvenes, ya sea en el orden político e ideológico, como ha sido el caso de los procesos eleccionarios del Poder Popular o más recientemente la consulta popular de la nueva Constitución de la República y su ratificación en las urnas, por solo citar dos ejemplos de real protagonismo de los jóvenes militantes y no militantes; que en el orden económico, productivo, docente y de los servicios.

«Con respecto a estos últimos, se exhiben aportes concretos en la producción de alimentos, la zafra azucarera, las tareas de higienización y de recuperación ante el paso de fenómenos meteorológicos. A todo ello se debe sumar la labor a lo interno para fortalecer nuestras filas, aumentar el debate, el conocimiento de la historia y el enfrentamiento a la continua subversión, que busca a las nuevas generaciones como su blanco predilecto».

–¿Cuáles son las prioridades de trabajo para este año?

–El proceso del XI Congreso que está iniciando ahora constituye la principal prioridad, porque es un balance necesario y oportuno del trabajo a todos los niveles  e implicará a miles de niños, adolescentes y jóvenes en todo el país

«Otra de nuestras prioridades seguirá siendo el funcionamiento orgánico de la organización y el fortalecimiento del comité de base como lo más importante, activo, dinámico, movilizador y de vanguardia; que desde él se generen las iniciativas, las tareas de choque, el enfrentamiento a cualquier manifestación que debilite la Revolución o afecte los valores que defendemos.

«Se le dará prioridad a la defensa de nuestra ideología y valores en las redes sociales, donde tenemos que estar en la primera fila desmontando las mentiras y poniendo nuestra verdad con argumentos sólidos. Y lógicamente continuaremos atendiendo el desarrollo económico y social y la eficiencia, movilizando y participando de forma activa en todos los sectores».

–¿Cómo fluye el vínculo desde la estructura nacional con las organizaciones de base, la retroalimentación? ¿Qué es preciso perfeccionar en ese trabajo?

–Todo está relacionado con la participación y los diversos encuentros que tenemos con nuestras estructuras en la base. Se suman a ello los intercambios con los miembros de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM).

«Cada mes vamos a centros de producción o ciencia, universidades, unidades militares, hospitales, comunidades. Dialogamos con cientos de muchachas y muchachos, los escuchamos y les trasladamos también nuestros mensajes.

«A esto se une que hemos venido organizando y efectuando con éxito un buen número de activos juveniles con militantes y jóvenes de casi todos los sectores importantes del país; en ellos se discute y se acuerdan soluciones y aportes concretos en materia de eficiencia, de disciplina laboral, de opciones recreativas y de cómo hacer más por el país en cada lugar.

«También participamos en los consejos de dirección de varios ministerios y de los organismos de la administración central del estado, donde llevamos las preocupaciones, planteamientos y sugerencias de los jóvenes. Todo ello sin renunciar a las vías ya consolidadas como son la reunión ordinaria de las organizaciones de base o las asambleas de estudiantes, como espacios naturales para plantear y proponer».

–¿Cómo se comporta la relación de la ujc con otras organizaciones?

–Debo decir que somos una gran familia, la ujc es respetuosa de las iniciativas y las ideas propias de las organizaciones estudiantiles y los movimientos juveniles, pero es a su vez consciente de su papel como conductora política de todas ellas. Estamos en sintonía, sin antagonismos ni contradicciones. Llegamos a consensos.

«No existe una sola tarea que se enfrente en solitario, todos nos unimos para que salga bien un proceso en la feu, un evento en la feem, un festival o una competencia pioneril, una ruta histórica del Movimiento Juvenil Martiano, un congreso de la ahs, una investigación de nuestro Centro de Estudios, una exposición de las Brigadas Técnicas Juveniles o una cruzada artística de la Brigada de Instructores de Arte… En la práctica el vínculo es cotidiano y detallado, con respeto e identidad de intereses. Todo ello destaca la unidad del movimiento juvenil en torno al Partido y la Revolución.

«En relación con el Partido tenemos la enorme satisfacción de contar con su total apoyo y con su sabiduría insustituible; nos sentimos fortalecidos con su conducción, aprendemos de manera permanente de sus experiencias y disciplina. Por su prestigio y autoridad moral es la principal garantía para que nuestro trabajo salga adelante».

–¿Cuáles son hoy los principales desafíos?

–Desafíos son muchos, pero el principal es no ceder un milímetro en nuestro papel de vanguardia de la juventud cubana, de toda ella, de los niños y adolescentes. Que no sea una representación formal, que en verdad sigamos siendo esa organización querida y respetada que cada año ve ingresar a sus filas a miles de muchachas y muchachos que reciben con orgullo su carné de militantes comunistas.

«Tenemos el desafío de estar más preparados, de contar con cuadros más capacitados, de no dejar espacios sin nuestra influencia, de evitar las formalidades o el acomodamiento, de nunca autocomplacernos.

«Debilidades siempre existen, pero si se conocen y se reconocen se pueden convertir en fortalezas. Es una debilidad que un centro con jóvenes no tenga militancia, pero allí podemos crecer y lo haremos; es una debilidad que un comité de base funcione mal o lo haga con formalidad excesiva, pero tenemos métodos para revertirlo; es una debilidad que una indisciplina social o una ilegalidad se cometan donde existan militantes de la UJC que no salen al paso, pero es un combate que se gana con exigencia, con rigor, con sistematicidad; es una debilidad que en un centro el secretario general no sea un partícipe activo, pero estamos trabajando duro para que ese protagonismo sea real.

«Otras debilidades existen a nivel de la sociedad, porque si un joven asume una conducta contraria a nuestros valores eso es para nosotros una debilidad propia, que también nos toca asumir; por suerte no es la mayoría de nuestra juventud, pero nada puede sernos ajeno.

«Eso es lo que perseguimos como empeño mayor, una real motivación por el bien de Cuba, una motivación como generación por aportar, por poder decir dentro de algunos años: “yo fui un joven que puso su grano de arena para que el futuro fuera mejor, que no me quedé sentado al margen de un esfuerzo colosal de todo el pueblo”».

El vuelo 909

Parece que fue ayer, pero han transcurrido ya 57 años de aquella fatídica y calurosa tarde del 9 de agosto de 1961, cuando el avión DC-3 de Cubana –que acababa de levantar vuelo del aeropuerto de Rancho Boyeros, en La Habana, con destino a la otrora Isla de Pinos–, fue sacudido por la balacera

Jesus Rodriguez Osorio ,Teniente Coronel del Ministerio del Interior ,combatiente del Ejercito Rebelde en el Segundo Frente Oriental FranK País , fundador d e los Órganos de la Seguridad del Estado,.

Silvino Sánchez Almaguer,combatiente caído en acción cuanto trato de impedir el secuestro del avión por el grupo numeroso de contrarrevolucionarios que pretendían llevarse la aeronave rumbo a EE UU.

Llevaba como escoltas a dos muchachos que provenían del Ejército Rebelde: uno de Barajagua, municipio de Cueto, Silvino Sánchez Almaguer; y Jesús Rodríguez Osorio, del barrio de Colorado, perteneciente a la antigua región de Mayarí, ambos de la actual provincia de Holguín.

Pero el vuelo con destino a la Isla no despegó justamente a la hora en que le correspondía, sino mucho después de que el DC-8 americano –procedente de Texas, Estados Unidos, y con destino a Colombia–, aterrizara de emergencia en el citado aeropuerto internacional de Rancho Boyeros, ya que había sido desviado hacia La Habana por un individuo armado.

Jesús era el único escolta, como siempre, que debía llevar el pequeño bimotor, pero al subir a su puesto, después de una larga espera a causa del desvío del avión americano, se encontró, sorpresivamente, con Silvino, también portando una metralleta checa, a quien le habían dado la orden de reforzar el vuelo Habana-Gerona, precisamente por el desvío del avión americano.

«Primero le dije que se fuera –cuenta ahora Jesús– que no hacía falta, pero ante su insistencia en quedarse, en cumplimiento de una orden que le había dado el mando superior, le puse la mano en el hombro y le dije: “Bueno, quédate, pero eso sí: mantente alerta y no te confíes de nadie. Cualquier pasajero que se levante, aunque sea para ir al baño, míralo fijamente a los ojos como si tuvieras la intención de dispararle”».

Silvino ocupó su puesto en el asiento de la cola del avión. Jesús siguió por el angosto pasillo; con pasos firmes, entró a la cabina de los pilotos y cerró con seguro la puerta, antes de que subieran los pasajeros, obedeciendo a reglas de seguridad. Ya el piloto Luis Álvarez de la Regata y el copiloto Alberto Bayo se encontraban dentro de la cabina haciendo las comprobaciones técnicas de rutina, para asegurarse de que no había ningún problema para el despegue.

El DC-3 de fabricación norteamericana encendió los potentes motores y pidió permiso para el despegue, el cual se realizó normalmente con los 38 pasajeros a bordo.

Jesús respiró profundo, se acomodó en el pequeño asiento plegable y sostuvo fuertemente su modelo 25 checa de culata recortada, que lo hizo sentirse más seguro ante cualquier contingencia posible:

«Como ya yo estaba predispuesto por lo ocurrido al avión americano, a los pocos minutos del despegue se me ocurrió echarles un vistazo a los pasajeros a través del ojo mágico que había en el centro de la puerta, y veo que una mujer le pasaba una pistola a un hombre que iba en el asiento contiguo…

«Como deduje que se trataba de un secuestro, plegué el asiento, me tiré bocabajo en el piso, rastrillé la metralleta y le dije a los pilotos que se prepararan, porque se iba a producir un asalto, pero el capitán no me creyó, hasta que sonaron varios disparos que perforaron la puerta de la cabina, pasándome por encima. Quedé al acecho, pero al momento algunos de los asaltantes trataron de abrir la puerta, dándome ya por muerto, pues luego supe que nos habían disparado a Silvino y a mí simultáneamente. Si no hubiera hecho la observación en el momento en que lo hice y me hubiera tirado bocabajo en el piso, me habrían trozado por la cintura».

Al instante, y en medio del intenso tiroteo, se escuchó la voz del copiloto Alberto Bayo, que se trasladó al pequeño radio de la torre de control del aeropuerto internacional José Martí, en Boyeros, ocasionando una gran alarma que movilizó con rapidez a varios helicópteros, carros patrulleros y del G-2 y a numerosas ambulancias:

–¡Torre Martí, vuelo 909, hay una emergencia… Nos quieren robar el avión. Hay un tiroteo!

Después de más de 20 minutos de intenso tiroteo, y por firme orden de Jesús al copiloto Alberto Bayo, que ahora tenía en sus manos el control absoluto de los mandos del avión, porque el capitán piloto Álvarez de la Regata acababa de caer con un disparo en la nuca, este empezó a descender, casi rozó un campo de caña y se deslizó suavemente, hundiendo en el terreno arado su barriga metálica.

Por la cantidad de disparos que tuvo que hacer respondiendo a los del enemigo, a Jesús se le infló el ánima de su metralleta, y tuvo que hacer uso entonces de su pistola, pero al llegar a tierra, solo le quedaban tres balas. Aun así o sin saberlo, se enfrentó a tiros a tres asaltantes que lo esperaban en la cola del avión, pero abatió a uno de ellos y los otros se rindieron.

Silvino yacía ensangrentado en el piso del avión, pero según testimonio reciente de uno de los asaltantes entrevistado por este redactor (una mujer), él «se batió como una fiera»; poco antes de caer mortalmente herido, por varios disparos que le hicieron a quemarropa, disparó una ráfaga con su metralleta y ajustició a uno de los asaltantes.

«Yo recuerdo a Silvino como un hombre noble, humilde, como un combatiente digno, ejemplar, valiente, que se alzó, al igual que yo, en la columna 17, en el II Frente Frank País. Hasta donde descansan sus restos en el humilde cementerio de la comunidad de Barajagua, hemos ido –apoyados siempre por el organismo político de la Delegación Provincial del Ministerio del Interior en Santiago de Cuba– a llevarle flores, a rendirle honores, como él merece», afirma Jesús.

Durante el juicio celebrado a los asaltantes en La Cabaña, en La Habana, los peritos determinaron que el piloto Álvarez de la Regata presentaba un disparo en la nuca con fragmentos de pólvora, lo que indicaba que había sido hecho a muy corta distancia.

¿Qué pasó entonces? El escolta, presionado por los disparos y el asedio constante de los asaltantes pretendiendo penetrar a la cabina, más el del propio piloto insistiendo en que abriera la puerta, «porque eran muchos contra él solo» –como decía una y otra vez–,  se vio obligado a ajusticiarlo. Poco tiempo después de los hechos, según investigaciones que se practicaron, se supo que era cómplice del asalto, porque conocía que el mismo se iba a producir.


El sobrecargo José Ramón Ferrándiz Lefebre, durante el intenso tiroteo, se parapetó detrás del respaldar de su asiento para evitar que uno de los tantos disparos de su propio compañero, el escolta de la cabina, lo alcanzara; no podía hacer otra cosa. Después de este hecho, el alto mando sacó a Jesús de estos vuelos como escolta y no volvieron a coincidir.

Muchos años después se reencontraron. Fue en 1975, precisamente en un vuelo en el que Ferrándiz iba como sobrecargo y Jesús con destino a Angola, a cumplir una misión internacionalista. Ambos se abrazaron con mucha alegría. Pero, poco tiempo después, Jesús recibió la amarga y dolorosa noticia de su muerte en el atentado terrorista al avión cubano de Barbados en 1976, donde también ocupaba su puesto como sobrecargo.


Dos de los asaltantes resultaron muertos en el tiroteo, varios fueron heridos, algunos de gravedad, y la mayoría recibió condenas de privación de libertad, no así el principal cabecilla, que fue condenado a la pena máxima. Otros, luego de cumplir sus penas, abandonaron el país, y los menos fueron reivindicados, como la que nos hizo el relato del escolta caído.

Jesús, hoy teniente coronel retirado del Minint, quien tuvo el alto honor de llegar a ser el jefe de la guardia personal del presidente chileno Salvador Allende, con quien convivió en su propia casa, es hoy un hombre más maduro y consciente, pero que, como antes, está dispuesto a dar su vida por esta causa que ha costado la vida de tantos hombres valiosos, entre ellos el escolta rebelde Silvino.

Fuente Periodico Granma

Nota Oficial del Ministerio del Interior en Villa Clara

El Ministerio del Interior en la provincia Villa Clara prioriza la investigación de un hecho de asesinato por el que resultó occisa una estudiante que cursaba el cuarto año de la carrera de Medicina en la Universidad de Ciencias Médicas del territorio.


Leidy Laura García Lugo, una joven estudiante de 24 años de edad que cursaba el cuarto año de la carrera de Medicina en Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara.
asesinada, con señales de “violencia extrema”, tras reportarse como desaparecida desde el pasado 30 de marzo

Desde el pasado sábado 30 de marzo, comenzó un intenso trabajo al radicarse una denuncia por la ausencia a su domicilio, ubicado en la localidad de Esperanza, del municipio de Ranchuelo, donde era esperada porterior a concluir su servicio de guardia rotativo, en el hospital ginecobstétrico “Mariana Grajales” de Santa Clara, como parte de su formación como profesional de la Salud.

Un equipo especializado del Ministerio del Interior trabaja en el esclarecimiento del hecho, cuyo resultado se informará a través de los medios de comunicación.