Adoptan medidas sanitarias en La Habana para enfrentar el verano

Ante el posible aumento de las atenciones médicas por enfermedades diarreicas, la Dirección Provincial de Salud Pública en La Habana adopta desde ahora un conjunto de medidas para enfrentar el verano. 

Con el incremento de las altas temperaturas y la llegada de las lluvias se incrementa también el índice de infestación del vector Aedes Aegypti. Al respecto la doctora Yadira Olivera Nodarse, subdirectora provincial de Salud y directora del centro provincial de Higiene, Epidemiologia y Microbiología, dijo que el agua de consumo de la población se está clorando, además de realizarse el muestreo del preciado líquido a nivel de la red en los puntos que existen en la capital.

Semanalmente se monitorea la calidad del agua. Como parte de las medidas sanitarias se realiza la evaluación de las fuentes de abasto, donde se garantiza de las mismas que el agua salga con una dosificación de dos partes por millón, permitiendo que una vez que el preciado líquido llegue a la red de la vivienda tenga la dosificación de cloro necesaria para tener una calidad buena del agua.

Entre las medidas sanitaritas previstas por la Dirección Provincial de Salud en La Habana para enfrentar la llegada del verano está “la suspensión de la utilización de la utilización del agua para el consumo que pudiera estar contaminada, del abastecimiento por carros cisternas, la vigilancia a través de los equipos básicos de salud, en la pesquisa activa buscando pacientes que hayan tenido diarrea. Así como difundir la educación sanitaria de todas las medidas que deben de cumplir cada uno de esos lugares”.

La manipulación y elaboración de los alimentos contemplan medidas a cumplir. “Contamos con un número importante de cafeterías y centros donde se expenden alimentos, y el cuerpo de inspectores a través de las estructuras a nivel provincial y en los centros y unidades de higiene y de esos lugares, enfatizó Oliveras Nodarse.

Los inspectores chequean la higiene del local, calidad del agua la conservación de los alimentos y la manipulación que es un elemento importante.

La Subdirectora Provincial de Salud en la ciudad insistió en la necesidad de que la población habanera cumpla con el auto focal familiar, que consiste en que cada ciudadano, cada familia mantenga la casa libre de posible riesgo del mosquito Aedes Aegypti.

“Esto solo se puede lograr con la limpieza oportuna semanalmente de la vivienda, patios, pasillos laterales, las azoteas, los tanques, hoy el índice de infestación elevado que presenta La Habana predomina fundamentalmente en los depósitos artificiales y en los depósitos para almacenar agua”, dijo Nodarse.

El policlínico universitario Héroes del Moncada, del municipio capitalino de Plaza de la Revolución, es uno de los 82 centros asistenciales de su tipo implicados en las medidas sanitarias para el verano.

El doctor Ernesto Gattorno López, director del centro que ostenta la condición de Colectivo Moral dijo que laboran en la implementación de todas las medidas epidemiológicas que pudieran constituir un riesgo para la población.