Principales autoridades deL PARTIDO Y EL GOBIERNO DE La Habana rinden homenaje a Leal

Luis Antonio Torres Iríbar firmando libro de condolencias por el fallecimiento de Eusebio Leal. Foto: Francisco Delgado Márquez

Hasta el Palacio de los Capitanes Generales, hoy Museo de la Ciudad, llegaron este domingo las principales autoridades de La Habana, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) y Primer Secretario del Partido Luis Antonio Torres Iríbar y el vicepresidente del CDP y Gobernador Reinaldo García Zapata para rendir homenaje póstumo a Eusebio Leal Spengler.

Torres Iríbar y García Zapata registraron sus condoclencias en el libro habilitado para tales efectos y en el cual un significativo de intelectuales, artistas, personalidades y pueblo en general dejaron sus sentires luego de la partida del Historiador el pasado 31 de julio.

 

También el vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial y Gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata llegó hasta el Palacio de los Capitanes Generales. Foto: Francisco Delgado Márquez

¿Cómo sucedieron en Bauta los hechos que cambiaron el rumbo de la pandemia en La Habana y Artemisa?

Entre las primeras medidas tomadas estuvo el cierre de las playas de Caimito y Bauta, así como de los bares de toda la provincia. También se indicó el uso del nasobuco de manera obligatoria

 

Foto: Tomada de Facebook

El evento de transmisión local en Bauta se abre a raíz de la aparición de muchos casos en esa zona de Artemisa. El origen del foco contagioso se ha identificado en una actividad religiosa celebrada el pasado 10 de julio, cuando aún Artemisa permanecía en fase 2 pospandemia, detalla a Juventud Rebelde Yanelis Amador Borrego, directora provincial de Salud Pública.

«El primer caso fue una señora de 53 años con antecedentes de diabetes e hipertensión, que acudió al cuerpo de guardia el 18 de julio con un cuadro de astenia o fatiga marcada, tos seca y pérdida del olfato y del gusto. La paciente fue aislada y a partir de ella se identificaron otras 24 personas», continúa la doctora.

A raíz de la entrevista epidemiológica realizada a la paciente, se conoció que la fiesta había sido en su propia casa y que ella no había viajado recientemente a La Habana, razón por la cual el virus pudo haberlo «llevado» hasta allí alguna persona asintomática proveniente de la capital del país.

Cada uno de los participantes, explica la doctora, tiene entre 20 y 30 personas asociadas a su red de contactos, lo que significa que hay un alto número de personas aisladas y más de 3 000 están con vigilancia especializada en la Atención Primaria de Salud.

La encuesta epidemiológica también arrojó que muchos jóvenes luego frecuentaron bares de Bauta y Baracoa, situación que conllevó a la aparición de nuevos contagios de COVID-19 en personas que no habían estado en la actividad religiosa, pero se habían relacionado con personas que sí asistieron.

«De esta manera, lo mejor fue iniciar un estudio poblacional que ha arrojado más de 13 personas positivas y asintomáticas, en su mayoría», dice Amador Borrego a JR.

Entre las primeras medidas tomadas estuvo el cierre de las playas de Caimito y Bauta, así como de los bares de toda la provincia.

También se indicó el uso del nasobuco de manera obligatoria. Igualmente se organizó con más eficiencia la distribución de alimentos y aseo para la población.

PORMENORES DEL CONTAGIO

La Dra. Eiglys Argudín Somonte, directora de epidemiología de Artemisa, dio más detalles al equipo de Naturaleza Secreta, un programa de Mundo Latino que ha seguido de cerca los principales sucesos relacionados con la pandemia en Cuba.

 “Aproximadamente un 50 % de los casos que había tenido la provincia habían sido asintomáticos, solo habíamos tenido un evento de transmisión local en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños que generó seis casos y fue controlado con la toma de medidas oportunas y al ser un lugar cerrado, de menos intercambio de personas, se pudo trabajar cómodamente», comenta la especialista quien afirma que, de todas formas antes de darse este hecho, ya Bauta era considerada «un municipio de alto riesgo por estar ubicado muy cerca de La Habana, con muchas personas que trabajan en la capital».

Es el municipio que antes de este evento había aportado el mayor número de casos y tenía también la mayor tasa de incidencia de la provincia y, por lo tanto, estábamos haciendo una vigilancia intencionada, afirma.

«El primer caso o caso índice acude al cuerpo de guardia refiriendo que tenía pérdida del olfato desde hacía varios días; pero, además, era una persona con otros factores de riesgo, al ser diabética e hipertensa.

Inmediatamente es detectada como caso sospechoso, fue estudiada y de hecho fue aislada», dice. Una vez con el resultado positivo, proceden a realizar estudios a las otras 24 personas que estuvieron en su casa, de las cuales 13 resultaron también contagiadas. De estos nuevos casos, algunos eran jóvenes que frecuentaban un bar en Bauta que, igualmente, se convirtió en un puente para la enfermedad.

Asimismo enfermaron personas que, aunque no habían participado en la fiesta ni asistido al bar, sí visitaban con frecuencia la casa donde tuvo lugar la actividad que dio origen al contagio.

En esa vivienda todos enfermaron: la paciente índice, el esposo, el hijo, la nuera, el niño, y una nieta que no vive en la casa. También enfermó una niña que vive en otro lugar de Bauta, de aparecieron más casos positivos.

En relación con el bar fueron detectados casos no solo de Artemisa, sino de lugares cercanos pertenecientes a La Habana. Algunas de las personas que dieron un resultado positivo, igualmente visitaban otros bares, como el de Baracoa, donde se obtuvieron nuevas evidencias de la enfermedad.

«Todas las personas sospechosas se han trasladado a los centros de aislamiento y pensamos podamos ir conteniendo la propagación de la epidemia; pero todavía hay un riesgo: casos que continúan saliendo como sospechosos, aunque ya tenemos un buen número de sospechosos que han dado negativo, y todos los casos que han salido pertenecen al cuadrante identificado como de alto riesgo…», comenta la epidemióloga.

*El texto publicado originalmente fue editado para incorporarle nuevos elementos informativos, pues el anterior era un material tomado directamente de la página en Facebook del equipo de Naturaleza Secreta, el cual entrevistó a la Dra. Eiglys Argudín Somonte, directora de epidemiología de Artemisa .

(Granma)