Archivo de la categoría: Actos Terroristas contra Cuba

#TodosMarchamos Ataque a Boca de Samá: una invasión frustrada

El Plan Torriente fue un nuevo intento agresivo de organizaciones norteamericanas contra Cuba, organizado entre 1969 y 1970, que llevó a cabo la preparación y ejecución del ataque terrorista contra el poblado pesquero cubano de Boca de Samá, en la provincia de Holguín
Autor: José Luis Méndez Méndez* | jose@internet.cu
11 de octubre de 2016 21:10:11
La víctima Nancy Pavón Pavón demanda las acciones terroristas de Boca de Samaf0069717 Foto: Jorge Luis González
El 18 de octubre de 1971 el cabecilla contrarrevolucionario José Elías de la Torriente y Ajuria declaró en un banquete para recaudar fondos, en el Club Nacional de Mujeres Republicanas en New York, que en breve comenzaría una guerra contra Cuba. A este nuevo intento agresivo se le llamó Plan Torriente.
De 1969 a 1971, el plan se organizó aceleradamente y con fuerza. Obtuvo el apoyo de la derrotada brigada mercenaria 2506, del Partido Revolucionario Cubano Auténtico y de la gran mayoría de las asociaciones cívicas de la emigración cubana en Estados Unidos. Tres organizaciones extremistas, Alpha-66, Abdala y el Movimiento Nacionalista Cubano, no se sumaron a este proyecto, tenían sus propios intereses.
En noviembre de 1971, las acusaciones de fraudes en las colectas de fondos aumentaron, en particular por el acelerado crecimiento constructivo de un reparto de edificios en Miami, propiedad del gestor Torriente. Esto generó divisiones internas entre los conjurados.
Las armas que se utilizarían en la proyectada invasión ha­bían sido compradas en Argentina, donde, en ese año, era asesor de los represores argentinos el criminal de origen cubano y agente de la CIA Félix Ismael Rodríguez Mendigutía. De Argentina fueron enviadas a Brasil y después a Miami. El aparato militar llegó a tener más de 300 hombres. Estos recibían, como mercenarios, su paga a través de la compañía de construcción de la mencionada urbanización de Torriente, que incluso los utilizaba como peones.
En la colecta de fondos, ante las damas republicanas congregadas para la ocasión, Torriente detalló el ataque terrorista realizado por sus enviados contra el poblado pesquero cubano de Boca de Samá, en el que, según sus estimados de «guerra», habían causado entre 12 y 15 bajas mortales. En realidad las bajas fueron menores, pero lo suficiente para que el pueblo y las autoridades cubanas se sintieran indignados por tan artero asalto.
Los terroristas participantes en este crimen, entre los que se encontraban Juan Cosculluela Iduate, alias Calígula, capitán del buque madre que llevó a las embarcaciones atacantes hasta cerca de la costa cubana; Antonio Iglesias Pons, jefe militar de la operación; Ramón Cala Charbonier, Roberto Carballo Díaz y Ramón Orozco Crespo, todos tenían un largo historial de servicios con la CIA al haber participado en numerosas incursiones contra el territorio cubano, atacado a embarcaciones pesqueras, buques mercantes e infiltrado agentes de esa agencia con fines subversivos. Algunos habían sido mercenarios derrotados en Playa Girón.
El anunciado «éxito» militar de la organización criminal había causado dos muertos y tres heridos, incluyendo a dos menores. A una de ellas, Nancy Pavón, fue necesario amputarle un pie.
Como antecedente, el 14 de septiembre de 1970, un grupo de siete terroristas procedentes de Miami se había infiltrado por la Caleta de Tío Basilio a siete kilómetros del poblado de Boca de Samá, para incitar a la realización de actos de terror.
En horas de la noche del 12 de octubre de 1971, un grupo de criminales del Plan Torriente, desembarcó sorpresivamente en el humilde caserío de Boca de Samá, en Banes, costa norte de la antigua provincia de Oriente, con el objetivo de cometer un acto terrorista con fines propagandísticos, regresar a su madriguera en la Florida y continuar en la colecta de fondos para la prometida invasión.
En esta ocasión perdieron la vida el combatiente del Departamento de Seguridad del Estado Lidio Rivaflecha Galán y el auxiliar de Tropas Guardafronteras Ramón Arturo Siams Portielles, de 32 y 24 años respectivamente, y resultó herido el sargento Carlos Andrés Escalante Gómez, jefe del puesto fronterizo, cuando se enfrentaron valientemente a los atacantes, que en su huida fueron apoyados desde una lancha con el fuego de ametralladoras calibre 50, que causaron terror entre la población que dormía. También fueron heridos el ciudadano Jesús Igarza Osorio y las hermanas Nancy y Ángela Pavón Pavón, de 15 y 13 años.
Juan Cosculluela, uno de los participantes narró así el ataque: «El combate duró desde la medianoche hasta las tres de la mañana. Todos dormían en el pueblo. Desembarcamos y logramos ocupar la capitanía del puerto y un centro laboral. En la operación murió un miliciano y tres civiles fueron heridos, incluyendo dos niñas menores de edad…» Este fue su parte de guerra al regresar a Miami, donde ninguno de los atacantes fue molestado, cuando la denuncia cubana conmocionó a la opinión pública nacional e internacional.
Un enorme plan invasor se venía gestando con Torriente al frente, que captaba fondos millonarios de distintas fuentes y pregonaba que la invasión a Cuba estaba en marcha y se realizaría en próximos meses. También sostenía, en su proselitismo, que las autoridades estadounidenses no eran ajenas al proyecto. Se había constituido el Movimiento Unitario Invasor, una suerte de esfuerzo para aunar tendencias y corrientes dentro de la emigración involucradas en el intento de invadir al territorio soberano cubano.
Un llamado Ejército Libertador Cubano, en formación, llevaría supuestamente la democracia —versión estadounidense— a Cuba por la fuerza. Finalmente el Plan Torriente solo ejecutó este cobarde ataque contra el poblado pesquero en el oriente cubano. Su cabecilla principal fue asesinado en su casa el viernes 12 de abril de 1974, víctima de sus propios engaños mientras miraba la televisión en su residencia del exclusivo barrio de Coral Gables en Miami.
El llamado Grupo Cero, se adjudicó el hecho por medio de un comunicado que sostenía limpiaría el «exilio». Una cadena de pugnas internas se sucedió entre los grupos rivales y la guerra mafiosa alcanzó a Nueva York, Nueva Jersey y Miami, donde fueron muertos varios cabecillas de grupos terroristas locales.
Torriente había defraudado la fe del exilio, según declaró en ese momento el terrorista Orlando Bosch Ávila, al apropiarse de los enormes fondos recaudados, los cuales invirtió en construcciones de su propiedad.
El criminal Bosch Ávila sobre este hecho declaró al Miami New Times: «Su asesinato fue una buena lección para la comunidad de exiliados, nadie se le ocurrirá venir con teorías ilusas para robar a la gente». Después el propio terrorista extorsionó a quienes consideraba se habían quedado con los fondos millonarios recaudados por Torriente. Calmadamente urgía a los antiguos seguidores del estafador ultimado a entregar sus fondos.
Sobre este proceder mafioso el periodista Jim Mallin de la revista Time valoró: «Es el viejo estilo gansteril de Chicago, nada nuevo. Si Ud. no paga, él le pone una bomba en su oficina. Bosch es un extorsionador, no un patriota».
Mientras, Arturo Rodríguez Vives, otro terrorista, fue más severo al opinar sobre este caso en un acto que se celebró el 14 de abril de 1974 en Union City, Nueva Jersey donde estuvieron presentes varios criminales, pero la figura central era Guillermo Novo Sampoll, del Movimiento Nacionalista Cubano, grupo que se había declarado purificador de la emigración cubana y pretendía, por medio del terror, imponerse: «No es hora de llorar la muerte de nadie. Debemos recordar que en la antigüedad los griegos mataban a los traidores».
El 14 de julio de 1999, ante el Tribunal Provincial Popular de Ciudad de la Habana, en la Demanda del Pueblo de Cuba al gobierno de Estados Unidos por Daños Humanos, la víctima Nancy Pavón Pavón, declaró:
«Esa noche yo me encontraba durmiendo, cuando sentí un tiroteo. Mi papá era auxiliar de Guardafronteras y fue a presentarse. Le dijo a mi mamá que se iba a la Unidad. Mi mamá empezó a llorar porque había muchachos chiquitos. Él dijo que iba a asomarse a la loma para orientarse.
«No pudo bajar y viró rápido a la casa. Le dijo a mi mamá: Pancha, llama a las muchachitas que parece que es un desembarco.
«Mi hermana Ángela se quedó en la cama, y allí fue herida. Yo me tiré por encima de ella, y cuando me agaché a coger los zapatos y me paré, ella dijo: —Mami, me mataron—, y yo dije: —A mí también—. A ella la bala calibre 50 le hirió la pierna y los dos pies a mí.
«Mi papá dijo: “Tengan fuerza, no lloren, que nadie que matan habla”.
«Rápido, con el pie desbaratado… el pie lo tenía cortado en pedacitos, el pie derecho y el otro como si me hubieran dado un machetazo.
«Fui para la sala y mi hermana auxilió a mí mamá que estaba dando gritos, estaba en pánico.
«Mi papá dijo: Vamos a ver cómo podemos salir de aquí con las muchachitas porque se van a desangrar.
«Yo me quedé abajo de la mesa del comedor aguantándome los dos pies, porque era mucha la sangre que brotaba. Abajo de los tiros tuvimos que salir de la casa.
«Cuando mi papá me sienta en el camino que ya no había peligro, fue a buscar a mi mamá… Me paré y salí corriendo y mi hermana detrás de mí. Le dije a la vecina: “Nos han matado a mí y a mi hermana”».
Pasaron largos años de sufrimiento, dolor y esperanza. Cuando Nancy Pavón tenía 28 años la internaron en el hospital ortopédico Frank País, en La Habana. Le realizaron seis operaciones reconstructivas e injertos. Estuvo meses ingresada hasta que le empezaron a colocar prótesis y logró caminar, pero no terminó su calvario. Después tuvo que ser tratada nuevamente como resultado de las secuelas físicas y las sicológicas imborrables.
Nancy rememora: «Yo había cumplido 15 años, y el anhelo mío cuando hacía comedias en la escuela, era que llegara el día de usar tacones. Nunca pude hacerlo, por esos desgraciados que me “chivaron” mi juventud. Y por eso estoy aquí, para demandar y apoyar todo lo que sea contra ellos. Nunca he sido feliz en mi vida…».
Estos son ejemplos de las cientos de agresiones terroristas que el pueblo cubano ha sufrido a lo largo de más de medio siglo por grupos que todavía hoy se asientan en territorio estadounidense y se oponen, por medio de la violencia, a cualquier cambio en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

*Investigador del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado

#TodosMarchamos Realizan peregrinación en homenaje a víctimas del Terrorismo en Cuba

2016-10-06 13:24:48 / web@radiorebelde.icrt.cu / Carlos Serpa Maceira
exigimos-justicia-cementario-colon-foto-carlos-serpa

Ofrendas florales del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, y del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, del pueblo de Cuba, del Movimiento Deportivo Cubano, de Cubana de Aviación y del Ministerio de la Industria Alimentaria y la Pesca, encabezaron la peregrinación que rindió homenaje a las víctimas del Terrorismo de Estado en Cuba.

El tributo tuvo lugar en la Necrópolis de Colón, en recordación al aniversario 40 del crimen de Barbados, ocurrido en 1976 tras la voladura de un avión de Cubana de Aviación en pleno vuelo.

En el Panteón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, FAR, contó con la presencia de la integrante del Buró Político Mercedes López Acea, Vicepresidenta del Consejo de Estado y Primera Secretaria del Comité Provincial del Partido en La Habana, Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central, el Comité de Familiares de las Víctimas del Terrorismo de Estado, y los Héroes de la República de Cuba, Gerardo Hernández y Antonio Guerrero.
Realizan peregrinación en homenaje a víctimas del Terrorismo en Cuba.

Jorge de la Nuez Orozco, familiar de víctima del Terrorismo de Estado al usar de la palabra manifestó el compromiso de continuar exigiendo justicia ante la impunidad a la vez que denunció la impunidad de que gozaron los que fraguaron el atentado, los terroristas de origen cubano Luisa Posada Carriles y Orlando Bosch.
Realizan peregrinación en homenaje a víctimas del Terrorismo en Cuba .

Por su parte el Héroe de la República de Gerardo Hernández , llamó a no olvidar la historia Cuba ha denunciado en múltiples escenarios internacionales el crimen que cegó la vida a 73 personas , de ellos 57 cubanos , en su mayoría integrantes del equipo juvenil que participó en el campeonato Centroamericano y del Caribe de Caracas ,Venezuela.

En el 2010 el Consejo de Estado de la República de Cuba estableció la fecha del 6 de octubre como Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado, en perenne recordación de aquel acto terrorista.

 

#TodosMarchamos Celebran vigilia en homenaje a las víctimas del terrorismo

02-vigilia-crimen-barbados-memorial-jose-marti-foto-ismael-francisco

Jóvenes en vigilia, en el aniversario 40 del crimen de Barbados, en el Memorial a José Martí, en La Habana, Cuba, el 05 de octubre de 2016. ACN FOTO/Abel PADRÓN PADILLA
Jóvenes en vigilia, en el aniversario 40 del crimen de Barbados, en el Memorial a José Martí, en La Habana, Cuba, el 05 de octubre de 2016. ACN FOTO/Abel PADRÓN PADILLA

vigilia-crimen-barbados-memorial-jose-marti-foto-ismael-francisco

El encuentro tuvo lugar en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución, donde participaron familiares de los mártires del atentado a la aeronave de Cubana de Aviación, frente a las costas de Bar­ba­dos
Autor: Alejandra García | internet@granma.cu
6 de octubre de 2016 00:10:16
Vigilia por las victimas del terrorismo.
Foto: Jorge Luis González
Cientos de estudiantes, deportistas y trabajadores protagonizaron la noche del miércoles una vigilia en homenaje a las miles de víctimas del terrorismo sufrido por Cuba durante más de medio siglo.
El encuentro tuvo lugar en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución, y en él participaron, además, familiares de los mártires del atentado a la aeronave de Cubana de Aviación del 6 de octubre de 1976, frente a las costas de Bar­ba­dos.
«Nadie nos obligará a olvidar el pasado que forma parte de nuestra historia. Exigimos justicia y que se acabe la impunidad que ha acompañado al crimen en estos 40 años», expresó al pronunciar las palabras que dieron inicio a la vigilia, Thalía Gattorno Espinosa, nieta de Mi­guel Es­pinosa, copiloto del avión CU 455.
“Cada vez que se ha hecho una convocatoria para la vigilia, yo me apunto como voluntario, porque demostrar respeto por las víctimas del terrorismo es también mantener la memoria”, dijo a Granma Frank Javier Pérez Me­nén­dez, estudiante de 5to. año del Instituto Supe­rior de Relaciones Internacionales.

#TodosMarchamos No dejo de escuchar la voz desesperada de mi padre

f0068343f0068345
A 40 años del crimen en Barbados

Cuando se recuerda el sabotaje al avión CU-455, se repite una y otra vez el grito del copiloto Manuel Espinosa, que dice a su compañero en la cabina «Pégate al agua, Felo». Una voz que estremece
Autor: Alejandra García | internet@granma.cu
22 de septiembre de 2016 19:09:19
Manuel Espinosa, copiloto del vuelo de Cubana saboteado en Barbados. Foto: Cortesía de su hija
Manuel Espinosa tuvo miedo. «Siento que no me queda mucho tiempo de vida», le dijo a su familia días antes del crimen en Bar­bados.
En otras dos ocasiones, en ese año de 1976, Espinosa había copilotado un avión en peligro de estallar. La primera vez, cuando trasladaba de México a La Habana a Hortensia Bussi, viuda del presidente chileno Salvador Allende. Uno de los equipajes de la aeronave contenía una bomba que no detonó.
Poco tiempo después, aguardaba su salida del aeropuerto de Kingston, Jamaica, el avión de Cubana que él comandaría de regreso a la Isla. La demora técnica impidió la muerte de Espinosa y del resto de los pasajeros, porque el artefacto explotó en el vagón que trasladaba los equipajes a la nave.
La tercera vez no corrió la misma suerte. No estaba en la lista del vuelo CU-455 de Bar­bados a La Habana ese 6 de octubre, pero a última hora tuvo que suplir a un miembro de la tripulación. La aeronave salió en tiempo con dos bombas activas que estallaron a po­cos minutos del despegue, a solo 600 metros de la costa de Bridgetown. Manuel Espinosa murió a la edad de 47 años, junto al resto de la tripulación y pasajeros. 73 en total, de ellos 57 cubanos. Es uno entre los 3 478 asesinados y miles de heridos, víctimas del terrorismo que ha azotado a Cuba con la complicidad de las sucesivas admi­nis­traciones norteamericanas desde 1959 hasta el presente.

***
Dra. Haymel Espinosa. Foto: Ismael Batista
«Yo tenía diez años» —dice Haymel Es­pi­nosa Gómez, mientras hojea un libro grueso de fotos y recortes de periódico, armado por ella a lo largo de los últimos 40 años. Cada titular guarda relación con el crimen en el que su padre, Manuel Espinosa, perdió la vida.
«El 6 de octubre habíamos quedado en que papá nos recogería a mi mamá y a mí a la salida de la escuela. Estábamos juntas allí, pues tuvimos que arreglar y pintar el aula junto a otras madres y compañeros de clase. Cuando a las cuatro de la tarde no habíamos tenido noticias suyas, sentimos que algo había sucedido».
Cerca de las cinco parqueó, justo al frente de su escuela primaria, una guagua pequeña de la que comenzaron a bajar hombres y mu­jeres vestidos con el uniforme de Cubana de Aviación. «Dedujimos que había pasado lo peor». La noticia del atentado corrió como la pólvora y la casa de la familia Espinosa-Gó­mez se fue llenando de vecinos, amigos, fa­miliares, conocidos…
«Todos fueron a darnos apoyo. Entre lágrimas se gritaban consignas revolucionarias. El dolor se había multiplicado. Días después es­cuché la grabación recuperada de la caja ne­gra del avión», recuerda mientras se empañan sus ojos. «Aunque era muy niña, nunca he podido olvidar la desesperación en esa voz tan querida».
Hoy, luego de tantos años, el dolor en Hay­mel Espinosa permanece intacto. «Cuan­do ponen la grabación, yo cambio el canal, o sigo de largo».
En el año 2006 familiares de las víctimas del atentado visitaron el monumento erigido en Barbados en honor a los 73 pasajeros a bordo del CU-455.
«Está muy cerca de la costa. Recuerdo que nos sentamos en silencio lo más cerca posible del mar. Así estuvimos buen rato mirando el horizonte y lloramos. Añoramos un sitio en Cuba donde colocar flores en honor a ellos».

***
«Él me puso Haymel. Formó mi nombre a partir del de dos heroínas cubanas: Haydée Santamaría y Melba Hernández. Eso da me­dida de lo comprometido que se sentía con la Revolución», cuenta orgullosa la hija mientras desempolva una foto de su padre, tomada en el año 1976. En ella viste de camisa blanca, pantalón negro y lleva con elegancia una gorra de capitán de Cubana de Aviación. En la foto sonríe.
«Era muy jaranero —cuenta Haymel con ternura—, le encantaba bromear con la gente. Gracias a eso comprobamos, en el año 1976, que era daltónico. Si no llega a elogiar el vestido rojo de una doctora de la cuadra, que en realidad era verde, aún pensaríamos que no se sabía los colores. Ella, asombrada con aquella equivocación, le hizo todos los chequeos debidos y los resultados dieron po­sitivo al daltonismo. No lo liberaron de Cu­bana de Aviación por la falta de pilotos que tenía el país, y, además, por su prestigio y experiencia en la aerolínea».
Haymel Espinosa se hizo médico, no solo por la vocación que sentía, sino porque así su padre habría querido. Integró las Fuerzas Armadas Revolucionarias como él. «Y hasta intenté ser piloto, pero no pude» —sonríe.
«La tragedia cambió mi vida. Poco tiempo antes del atentado en Barbados, yo estaba aprendiendo a tocar la guitarra. Mi papá me había armado una con partes de otras más viejas. El día antes de su partida, me juró que a su regreso a casa el 6 de octubre me traería una nueva, ya había reunido el dinero. Ese día habría ido a buscarme a la escuela con ella en las manos. Así lo imaginaba. La guitarra nunca llegó, él tampoco y yo nunca más quise tocar».

#SolidaridadVsBloqueo #YoVotoVsBloqueo #Cuba VsBloqueo Tenemos Memoria y Tuitazo Mundial contra el Bloqueo de Estados Unidos a Cuba .

PHOTO_20160917_092856   

El Panel  Tenemos  Memoria ,y  un tuitazo ,  fueron   las  actividades   realizadas  en la  Habana  por el  Instituto  Cubano de Amistad  con los   Pueblos  ICAP , en el inicio   de la  Campaña  Mundial    contra  el Bloqueo   económico ,  comercial   y financiero  impuesto   por  Estados   Unidos a  Cuba .

La  convocatoria  del  ICAP  reafirmo  la vigencia  y afectaciones  del boqueo a  pesar   del  restablecimiento  de las  relaciones   diplomáticas  entre Cuba  y  Estados   Unidos ,  asi  como  sumo voces ,  desde  las  redes sociales   al  reclamo  de su  cese inmediato.

La   presidenta  del  ICAP   Kenia  Serrano  Puig ,  al   presentar  el panel expuso   las  razones y  las  formas de lucha  de  nuestro país contra  el  Terrorismo  y  el Bloqueo de los   Estados   Unidos .  ¨Nuestra batalla no es  de la  fuerza, es de las ideas, es  seguir  denunciando.¨

Camilo Rojos ,  familiar de victima  contra  el  Terrorismo ,  e integrante  del  panel  manifestó ¨ No  podemos  olvidar las  más de 5  mil  victimas .¨

El  Héroe   de la  República de  Cuba  Fernando  González  York ,  Vicepresidente  del  ICAP brindo su  testimonio sobre los 4  años  en  que  compartió la misma  celda  con  el patriota  puertorriqueño  Oscar  López  Rivera , y la  lucha  solidaria que se lleva  a cabo  por  su  liberación. ¨ Oscar  López  no   ha podido  ver   crecer a  su  nieta , prácticamente a  su  hija  ,era   una  bebe cuando   Oscar  López  fue  a la  prisión . Su  hija se caso  ,tuvo otra niña a  la  cual  Oscar únicamente ha  podido  ver en  sus  más de 20  años de vida  a través de una reja o  en una sala de visita vigilada  por  las  cámaras y  por los  guardias  de la  prisión .¨

El  tuitazo   formo  parte   de las  acciones   que  realiza   el  Movimiento  de solidaridad   con  Cuba   los  días  17 de cada mes  en  favor   del  levantamiento del   bloqueo .

A  través del  sitio www.cubavsbloqueo.cu  los internautas  participaron   en  una  votación   contra  el bloqueo  y  en la red   social  Twitter   usaron  las  etiquetas #SolidaridadVsBloqueo  y #YoVotoVsBloqueo.PHOTO_20160917_092952PHOTO_20160917_093127