Archivo de la categoría: Actos Terroristas contra Cuba

Un acto de terrorismo en represalia por la derrota de Girón

Marina
HUNDIMIENTO DEL BUQUE AUXILIAR R-43

La desaparición del buque auxiliar R-43 de la Marina de Guerra Revolucionaria, constituye el primer acto de terrorismo naval ordenado por el gobierno norteamericano a la Agencia Central de Inteligencia
Autor: Pedro Etcheverry Vázquez* | internet@granma.cu
Autor: Milagros Gálvez Aguilera* | internet@granma.cu
7 de mayo de 2016 00:05:24
Buque auxiliar R-43
Foto: Archivo
La desaparición del buque auxiliar R-43 de la Marina de Guerra Revolucionaria, constituye el primer acto de terrorismo naval ordenado por el gobierno norteamericano a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), en represalia por la gran derrota del imperialismo yanqui, sufrida 16 días antes en tierras cubanas sobre las are­nas de Playa Girón.
El 6 de mayo de 1961, a las ocho de la mañana, el buque auxiliar R-43 una vez concluido un periodo de reparaciones técnicas en el Arsenal de Casablanca, zarpó en viaje de prueba hacia el puerto del Mariel. El personal a bordo, 17 en total, eran miembros en servicio activo de la entonces división de operaciones navales de la Comandancia de la Marina de Guerra Revolucionaria. De los integrantes del grupo, uno se encontraba al frente de la misión, era el capitán de corbeta Andrés G. González Lines, cuatro eran alféreces de navío, nombrados por el Decreto Ministerial No. 311 de 1961, de ellos Juan Hidalgo Valdés, iba en misión es­pecial dentro de la embarcación y los otros tres: Emilio Pérez Silvera, Manuel López Mon­teavaro, y Orlando Battle Campa, se preparaban como instructores políticos; el resto, 12 en total, formaban la tripulación de la em­barc­a­ción.
El viaje de prueba se realizó exitosamente hasta las 09:45 del propio día seis, hora en que se informó a la División de Operaciones Na­vales por la estación de control general de radio del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revo­lucionarias, que el R-43 comunicó se estaban hundiendo. Desde las 09:45 en que se recibió la primera llamada de auxilio y hasta las 09:59 en que recesaron las transmisiones, transcurrieron 14 minutos durante los cuales, trece veces pidieron socorro de forma de­sesperada.
Recibida la comunicación de la catástrofe comenzó la operación de rescate, participando en el primer día 16 unidades de superficie: los Guardacostas (GC) 108 y 14, el remolcador del Arsenal Naval de Casablanca, el patrullero escolta (PE) 202 Siboney, una lancha de prácticos de la Academia Naval, las fragatas (F) 303 Máximo Gómez con el teniente de navío José Calderón Justis, jefe de la Comandancia de la Marina de Guerra Revolucionaria al frente y en horas de la tarde la 301 José Martí. Las lanchas de servicio de vigilancia (SV) 11,9 y 15, el bu­que de servicio de faros (SF) 10, dos yates de Tarará, la lancha Ariel de La Habana e incluso, desde el puesto naval de Guanabo también se incorporan a la exploración, dos embarcaciones pesqueras con milicianos a bordo. A las 19:20 horas, aún se abastecían en la Academia Naval las lanchas menores. Ocho unidades aéreas también se incorporan, iniciando la exploración un beechcraft de color verde olivo que apenas comenzada la misma, por desperfectos técnicos, fue sustituido por el avión Marina-80. A las 15:10 horas se incorpora otro beechcraft y un B-26 y más tarde un C-46 y tres helicópteros, uno del Arsenal Naval y dos de las FAR, los (H-17 y H-20), unidades aéreas que patrullaron todo el territorio costero desde El Salado hasta Cabañas, hasta las 22:00 horas, menos el H-20 que aterrizó a las 19:10 horas. Como parte de las medidas tomadas también se insistió mucho en que los puestos de observación de las costas prestaran atención minuciosamente y reportaran si habían observado algo anormal en el mar, tales como señales de humo, explosión, etc., sobre todo en los puestos próximos a la zona del Mariel.
Al día siguiente del suceso, a las 04:00 horas vuelven a salir hacia el rescate, siete de las em­barcaciones mencionadas anteriormente, jun­to a nuevas incorporadas a la búsqueda, en­tre ellas las pertenecientes a las cooperativas de pesca del INRA, buques de la línea Mam­bisa, yates del INIT de Barlovento y em­bar­caciones de la Academia de Capa­citación Ma­rítima del río Almendares.
Las operaciones para localizar cualquier indicio de los restos de la embarcación o de sus tripulantes, duraron diez días de forma ininterrumpida, en un barrido amplio y minucioso de una zona marítima de 900 millas cuadradas, aproximadamente, donde las embarcaciones mayores realizaban el recorrido mar afuera, mientras que las menores lo hacían cerca de la costa, atendiendo en todo momento al estado del tiempo, que en el parte meteorológico del Observatorio Na­cional señaló a las 15:20 horas del día seis, con vientos de dirección nordeste, velocidad de 18 a 25 nudos y una mar dirección nordeste con una velocidad de fuerza cuatro, o sea, mar picada y que además presentaba escasa visibilidad.
Los resultados de la exploración resultaron totalmente infructuosos a pesar de la rapidez con que se cursaron las órdenes. Al respecto, el 19 de mayo de 1961 el Comandante en Jefe Fidel Castro expresó:
“La impresión nuestra, por las personas que viajaban en esa embarcación, por la forma en que se produjo el accidente sin dejar rastro alguno a pesar de que se enviaron barcos y aviones a localizarlos y porque eran todos revolucionarios buenos y hombres de confianza, es que fue víctima de un ataque traicionero entre diez y quince millas de nuestras costas […] “Algo parecido a lo de La Coubre. De ese tipo de ataques cobardes y arteros del imperialismo, pero que, naturalmente, no dejan rastros. Naturalmente, no dejan huellas, y solo es posible sacar conclusiones a base del análisis cuidadoso de todas las circunstancias. “[…] Nosotros consideramos que la R-43 cubana, con 17 tripulantes a bordo, fue hundida por un submarino de la Agencia Central de In­teli­gen­cia yanqui. […]”.
Dos documentos de la época ratifican esa consideración. Uno de ellos, es el informe emitido el 6 de mayo de 1961 por la División de Operaciones Navales de la Comandancia de la Marina de Guerra Revolucionaria, comunicando a las 11:20 horas, que la lancha SV-15 avistó una torre con cable, al parecer de un submarino. El otro manuscrito, Causa 154 instruida por el Tribunal Revolucionario de Pinar del Río por un Delito Contra los Poderes del Estado, de junio de 1961, asegura que uno de los procesados, Norberto Belauzarán López, quien era coordinador provincial del Movimiento de Re­cuperación Revolucionaria (MRR), expresó que en los primeros días de mayo entregó un documento a un grupo de infiltrados, en el que se señalaba el lugar donde un submarino norteamericano había dejado tres toneladas de equipos bélicos en la bahía de la Mulata por la Punta del Morrillo, en la última boya blanca.
La agresión contra el buque auxiliar R-43 constituye un triste episodio, dentro de la extensa sucesión de agresiones desencadenadas por las agencias de subversión y espionaje del Gobierno de los Estados Unidos contra el pueblo cubano, que clama a sus mártires, pues como bien expresara Gladis Planas Masot, viuda de González Lines: […] “No fue fácil, educar… hijos sin padre…” […]

*Investigador del Centro de Investigaciones His­tó­ri­cas de la Seguridad del Estado e Historiadora Naval y de la Aduana General de la República, respectivamente.

Informe del FBI imputa a jefe de Flotilla Democracia como terrorista.

Flotilla

06/30/2014 de editormiradas

Ramón Saúl Sánchez- terrorista
Tomado de Descubriendo Verdades
Una nota del FBI explica con detalles el historial terrorista del jefe de la Flotilla Democracia y permanente provocador contra Cuba. En la misma se destacan las actividades criminales de este sujeto, su oscuro pasado terrorista y su implicación en hechos violentos. La carta completa, publicada por mí hace algún tiempo, puede encontrarse en el link:
http://bloguerosrevolucion.ning.com/profiles/blogs/lo-que-sabe-el-fbi-sobre-el-organizador-de-la-flotilla-democracia
Ahora doy a conocer algunas partes que describen cómo Saúl Ramón Sánchez Rizo purgó condena irrisorias por actividades terroristas en EE UU, así sobre cómo se desempeña en actividades provocadoras con total impunidad.
¿Puede el FBI desmentir la existencia de este informe?
Estos son las notas referenciales:
EE.UU. Departamento de Justicia
Federal Bureau of Investigation
Washington, DC 20535
16 de mayo 1990
Para más información de los beneficiarios, la investigación del terrorismo y el Centro Analítico (TRAC) está produciendo una continua serie de artículos breves e informativos sobre una variedad de temas relacionados con las investigaciones sobre terrorismo del FBI. Las siguientes direcciones de una serie de atentados en la Florida y el tema de la anti-Castro contra el terrorismo. Desde mayo de 1987, el Miami, Florida área metropolitana ha sido el escenario de al menos 25 atentados o intentos de atentado. Quince ataques han sido dirigidos contra objetivos similares, es decir, personas o empresas con simpatías o supuestos vínculos con el Gobierno de Cuba.
(…)
Durante un plazo de ocho años en 1975, Omega 7 miembros fueron responsables de entre 30 y 50 atentados con bombas y asesinatos dos. El número exacto de estos ataques no se puede determinar debido a que otros grupos anticastristas, como el Movimiento Nacionalista Cubano (MNC), emitió declaraciones falsas de crédito en nombre de Omega 7, que confunde la ley. Omega 7-afirmó hechos ocurrieron en el área de Nueva York metropolitana de la ciudad, el área metropolitana de Miami y Washington DC Entre estos actos fueron ataques contra las personas simpatizantes o empresas que se ocupan con la Cuba comunista, los intereses del gobierno cubano, y los intereses de los tratos de otros países con Cuba.
Omega 7 fue neutralizado cuando Arocena fue arrestado en julio de 1983, en Miami. Que tenía en su poder armas automáticas y parafernalia de los bombardeos. Fue condenado por una acusación de 25 cargos que incluyen cargos de asesinato en primer grado, la influencia de delincuencia organizada y Organizaciones Corruptas Act (RICO) violaciónes violaciónes y los bombardeos y explosivos. Más de una docena de Omega 7 miembros o sus colaboradores también fueron acusados ​​y condenados, sobre todo en violaciónes de desacato por no testificar ante un gran jurado federal. Dos miembros de Omega 7 cooperaron con la fiscalía federal. Un tercero, José Ignacio González, huyó del país antes de que pudiera declarar. Él sigue siendo un fugitivo y se cree que en Guatemala.
Arocena fue condenado a una pena de cadena perpetua más 35 años. Penas de prisión para otros condenados por Omega 7 miembros varió de cuatro a nueve años. En 1984, Arocena fue condenado también en dos ensayos en cargos relacionados con violaciónes de armas, atentados y conspiraciones. Fue condenado a una pena adicional de 20 años para ejecutar concurrente con la sentencia anterior. Además, en 1986, tres miembros de Omega 7, Pedro Remón, Andrés García y Eduardo Fernández, cada uno de los cuales habían sido condenados anteriormente a 5 años de prisión por cargos de desacato, se declaró culpable de los cargos de conspiración para asesinar a un funcionario extranjero y conspiración para bombardear o destruir la propiedad de un gobierno extranjero. Cada uno recibió una condena de 10 años.
De los miembros de Omega 7, que fueron encarcelados, sólo cuatro – Arocena, García, Fernández y Ramón – permanecer en la cárcel. Todos los demás han sido puesto en libertad condicional. Omega-7 nunca ha sido capaz de recuperarse de estas detenciones. Incluso después de que aquellos que fueron encarcelados fueron liberados, el grupo no se restableció en la medida en que había sido. Tal vez el hecho de que el líder, Arocena, permanece en custodia haya tenido algo que ver con esto.
Ramón Saúl Sánchez, Nueva York, condenado el 5 de julio de 1984, a 9 años, en desacato y negarse a testificar ante un gran jurado federal.
El último acto que fue reivindicado por Omega 7 fue en mayo de 1983, varias semanas antes de Arocena fue arrestado. No más atentados contra Castro estilo se sabe que se han cometido hasta mayo de 1987, cuando la actual serie de ataques comenzaron. El cubano anti-comunista del movimiento, sin duda, no había permanecido inactivo durante este período de cuatro años. El Omega 7 arrestos ni elimina los sentimientos anti-Castro, ni los radicales que veían la violencia como su único recurso. Las detenciones, sin embargo, hizo mal genio, aunque por un corto período, las actividades violentas de los radicales.
Debido a razones de un ataque se da sólo en un caso, no se sabe por qué los bombardeos comenzó de nuevo en mayo de 1987, o qué acontecimiento, en su caso, provocado ellos. Dado que los objetivos iniciales eran empresas de transporte de carga, a fondo, que las mercancías se transportan a Cuba a través de terceros países, un posible motivo podría ser la de obligar a estas empresas a dejar. Tampoco se sabe si en la actualidad todos los ataques están relacionados entre sí y son el resultado de los esfuerzos de un grupo, o si son iguales el solo hecho de la naturaleza general de la meta – anti-castrismo – y están siendo cometidos por más de un grupo. Antes de que esto se puede determinar, hay muchas diferencias y similitudes que deben ser considerados en relación con los objetivos, las víctimas y el modus operandi.
De los 13 ataques que parecen ser anti-Castro en la naturaleza y que han sido designados como los incidentes terroristas o presuntos incidentes terroristas, nueve incluyeron el uso de bombas de fabricación casera, de los cuales uno no detonó.
De 12 atentados exitosos, 11 se produjeron, ya sea durante la noche o temprano por la mañana, 22:20-3:45 am, el ataque más reciente ocurrió a las 5:50 am Aunque algunos de los bombardeos se dirigieron específicamente a residencias, hay ha habido muertos o heridos como resultado.
(…)
Ninguno de los atentados de tubería fueron reclamados, y no requiere de previo aviso se recibió respuesta. Sólo uno de los otros atentados con bomba se decía, y en otro, apuntando a un líder de la Flotilla de la reunión, hubo un llamado de alerta, pero no reclamar ningún crédito. Estos dos ataques se diferencia de cualquiera de los otros atentados con bomba en las residencias privadas que fueron objeto. En los ataques de otros negocios, y en un caso de un museo dirigido eran.
(…)
Varios sospechosos han sido identificados en la actual ola de atentados. Sin embargo, debido a las diferencias en los objetivos y en los tipos de dispositivos utilizados atentado, no se sabe si las mismas personas o grupo es responsable de todos los ataques.
(…)
El tema de Orlando Bosch fue dado como el motivo por sólo uno de los ataques, pero puede ser un factor de mayor importancia. Los esfuerzos del Gobierno de EE.UU. para deportar a Bosch han sido denunciadas por varios de sus partidarios, entre ellos militantes como Ramón Sánchez, un miembro de Omega 7, que habían sido condenados y encarcelados en 1984. Amenazas de violencia se han hecho contra el FBI y las oficinas del INS deben los esfuerzos del Gobierno para deportar a Bosch tener éxito. El apoyo abierto de Sánchez a Bosch, así como su propensión a la violencia el pasado, han causado aplicación de la ley para investigar cualquier implicación de que él o cualquier otro miembros de Omega 7 pueden tener con estos atentados.
El tema de la deportación de Bosch no puede dar cuenta de todos los atentados, ya que (el tema) no se convirtió en un factor hasta después de las siete bombas que había ocurrido. Los atentados inicialmente pueden haber sido influenciados por la libertad bajo palabra de los miembros de Omega 7, como Ramón Sánchez. Los ataques pueden haber sido comprometidos para demostrar que el militante anticastrista movimiento no había sido destruido a pesar de la Omega 7 detenciones y encarcelamiento de Arocena.
(…)
¿Qué ha quedado de manifiesto es que los atentados no terminarán probablemente hasta que ya no existe una razón para continuar. Las detenciones pueden causar los bombardeos de cesar temporalmente, pero no hará que cesen por completo. La historia de los militantes anti-Castro movimiento lo ha demostrado. La cuestión detrás de los ataques es tan emocional de un tema que sigue siendo en gran parte sin cambios, incluso después de 30 años. Y no hay ninguna razón para sospechar que dejará de ser un problema siempre y cuando el statu quo. Por lo tanto, corresponde hacer cumplir la ley para continuar los esfuerzos para detener a los responsables de los ataques, pero al mismo tiempo, no perder de vista el hecho de que finalmente los bombarderos volverán mientras Castro esté en el poder o en Cuba sigue siendo comunista.
Final de la página
En diciembre de 1980, poco después de un atentado en el consulado de Cuba en Montreal, Canadá, Pedro Remón y Ramón Sánchez fueron detenidos por inmigración EE.UU. y Naturalización (INS) de los funcionarios cuando intentó correr la frontera de nuevo en los Estados Unidos. Sus identidades se determinaron y fueron puestos en libertad por el INS. La información obtenida por el INS se remitió a la FBI y la Omega 7 investigación comenzó a centrarse en sus actividades y las de sus asociados Eduardo Arocena, Andrés García y Eduardo Fernández Losada. Todos los sospechosos eran de la Newark, Nueva Jersey, área, con la excepción de Sánchez, quien era conocido como un acérrimo anti-Castro, activista de Miami, Florida, que había demostrado anteriormente una propensión a la violencia.
Si bien la cooperación con el FBI, Arocena reconoció que a principios de 1981 una división ideológica tuvo lugar en Omega 7. Según Arocena, Omega 7 miembros Pedro Remón, Eduardo Ochoa, Ramón Sánchez, Alberto Pérez y José de Gracia, Jr. se adhieren a la filosofía de Huber Matos y su grupo CID. Arocena consideró a Matos un oportunista con tendencias socialistas y comunistas. No quería en Omega 7 a miembros asociados con su filosofía o de la organización y, en consecuencia, una escisión tuvo lugar.
Además de las diferencias filosóficas de Omega 7, parece que a finales de 1980, Pedro Remón y Ramón Sánchez pudo haber estado tratando de tomar el control del grupo de Arocena. La lucha por el control de Omega 7 y las diferencias filosóficas entre Arocena y Remón llevó a una división permanente en 1981. Arocena y Remón llevó a una división permanente en 1981. Arocena, que se había mudado a Miami, Florida en el otoño de 1980, terminó completamente su relación con Remón y los otros miembros de Omega 7 y comenzó a reclutamiento de nuevos miembros para el grupo en Miami. Algunos de estos nuevos reclutas fueron Ernesto Gómez, Gerardo Necuze, Ignacio González y Justo M. Rodríguez. Remón, Sánchez, García, Losada y Ochoa permanecieron juntos y bombardearon el Consulado de Cuba en Montreal, Canadá en diciembre de 1980. Como se dijo anteriormente, fue después de este atentado que Remón y Sánchez fueron detenidos por funcionarios del INS y las investigaciones del FBI comenzó a centrarse en sus actividades.

¿Cuándo EEUU actuará con todo el peso de la ley contra un connotado terrorista y provocador?

RAMON-SALU-SANCHEZ
miércoles, 13 de abril de 2016

https://i1.wp.com/razonesdecuba.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2015/04/RAMON-SALU-SANCHEZ.jpg
Estados Unidos se ha caracterizado por utilizar una justicia blanda con sus criminales y cómplices. Juzguen mis lectores el historial de Ramón Saúl Sánchez Rizo y escandalícense por el hecho de que este criminal haya sido perdonado por un presidente, enviado en otra oportunidad a una evaluación sicológica y haya sido exonerado de culpas en varias ocasiones.
El desparpajo de este provocador se ha puesto de manifiesto cuando ha pretendido presionar a la compañía de cruceros Carnival para que violen las leyes cubanas con respecto a la entrada de cubano-americanos por vía marítima. En otras oportunidades ha desafiado descaradamente a las autoridades norteamericanas para realizar provocaciones contra Cuba, como la que prepara actualmente para el próximo Primero de Mayo.
El supuesto “pacifista” Ramón Saúl Sánchez Rizo tiene un oscuro historial de vínculos con el terrorismo de larga data. Un informe del Departamento de Justicia, fechado el 29 de octubre 1993, confirma una investigación desarrollada por el FBI, mediante la cual se pudo demostrar que este sujeto participó en un atentado contra una oficina diplomática cubana en Montreal, Canadá, –en unión de Pedro Crispín Remón–siendo detenido cuando ambos trataban de ingresar a los EEUU luego de cometer este acto terrorista en diciembre de 1980.
Luego de ser detenidos y liberados por funcionarios del INS, el FBI inició una investigación al determinar que ambos eran integrantes del grupo terrorista Omega 7, al que se sumaban criminales como Eduardo Arocena, Andrés García y Eduardo Fernández Losada, todos residentes área de Newark, en Nueva Jersey, con la excepción de Ramón Saúl Sánchez, residente en La Florida y caracterizado por los federales por ser un sujeto con “una propensión previamente probada para la violencia.”
Ramón Saúl fue juzgado por un Gran Jurado del Distrito Sur de Nueva York el 05.07.84 y condenado a 9 años por desacato criminal, ante la falta de testificar ante un gran jurado federal. Fue perdonado por el presidente Reagan en 1986.
La investigación lo encontró relacionado con el asesinato de dos personas –José Eulalio Negrín y el diplomático Félix Rodríguez García, así como en otros planes de asesinato y atentados violentos.
Dice el informe del FBI citado por el Departamento de Justicia: “Mientras que coopera con el FBI, Arocena reconoció que a principios de 1981 una división ideológica tuvo lugar en Omega 7. Según Arocena, varios miembros de Omega 7 como Pedro Remon, Eduardo Ochoa, Ramón Sánchez, Alberto Pérez y José Gracia, Jr. fueron alineándose con la filosofía de Huber Matos (supra) y su grupo del CID. Arocena considera a Matos un oportunista con tendencias socialistas y comunistas. No quería en Omega 7 miembros asociados con su filosofía o de la organización; en consecuencia, una fraccionamiento se llevó a cabo.”
“Además de las diferencias filosóficas dentro de Omega 7, parece que a fines de 1980, Pedro Remón y Ramón Sánchez pueden haber estado tratando de tomar el control del grupo de Arocena. La lucha por el control de Omega 7 y las diferencias filosóficas entre Arocena y Remón condujo a una división permanente a principios de 1981. Arocena, que se había trasladado a Miami, Florida, en el otoño de 1980, terminó por completo su relación con Remón y los demás miembros de Omega 7 y comenzó a reclutar nuevos miembros para el grupo en Miami. Algunos de estos nuevos reclutas eran Ernesto Gómez, Gerardo Necuze, Ignacio González y Justo M. Rodríguez. Remón, Sánchez, García, Losada y Ochoa se mantuvieron juntos y bombardearon el Consulado de Cuba en Montreal, Canadá, en diciembre de 1980. Como se ha dicho anteriormente, fue después de este bombardeo que Remón y Sánchez fueron detenidos por funcionarios del INS y las investigaciones del FBI comenzaron a centrarse en la sus actividades.”
“Una comprensión completa e identificación concluyente sobre los miembros de Omega 7 no tuvo lugar hasta que Arocena comenzó a cooperar con el FBI en septiembre de 1982. A pesar de que su cooperación sólo duró cinco días, después de que se fugó, (…) proporcionó al FBI una comprensión general de las últimas actividades y objetivos de la organización.”
También Ramón Saúl Sánchez ha sido permanente monitoreado por el Departamento de Policía de Miami-Dade, particularmente por la Unidad de Inteligencia Criminal de la misma como se comprueba en los informes CIB-306 con fecha del 5 de julio de 1995 y elaborado por el detective L. Rodríguez. Una parte del mismo destaca: “La información reciente recibida de diversas fuentes ha revelado la intención de varios organizadores para crear un incidente internacional durante el curso del evento antes mencionado (flotilla) y las fuentes han revelado que Ramón Saúl Sánchez (director de la Comisión Nacional de Cuba) y José Basulto (jefe de Hermanos al Rescate) están involucrados actualmente en un esfuerzo por obtener una embarcación que será utilizado exclusivamente para entrar en aguas territoriales cubanas e intentar desembarcar en el puerto de la Habana.”

Recuerdan Aniversario 55 del Sabotaje a la Tienda El Encanto.

20160413_15573520160413_15581420160413_16000220160413_16012720160413_161611

El sabotaje a El Encanto, la otrora tienda por departamento más grande de Cuba , hace 55 años supone recordar un episodio enmarcado en la política hostil impulsada contra la isla desde hace más de medio siglo .
As í trascendió durante el acto político cultural realizado en la céntrica calle Galiano entre San Rafael y San Miguel , en el municipio capitalino de Centro Habana , donde se encontraba El Encanto , y en su lugar se levanto el parque Fe del Valle , quien perecio heroicamente tratando de salvar los bienes del pueblo .
La integrante del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba , Olga Lidia Tapia Iglesias , encabezo el homenaje , donde trabajadores del Sindicato del Comercio , la Gastronomía y los Servicios , colocaron una ofrenda floral ante la tarja de Fe del Valle .
¨ Aunque el enemigo nos pide que olvidemos nuestra historia, nosotros sabemos que es imposible, porque cuando una sociedad se erige bajo el ejemplo de mujeres como Fe del Valle , olvidar es un lujo que no nos podemos permitir .¨ expreso la joven Karina Rodríguez Martínez al usar de la palabra en nombre de las mujeres cubanas .
En las palabras de resumen del acto Pedro Víctor Simón Rodríguez, secretario general del Sindicato Nacional de los Trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios expreso que eran los días previos a la invasión mercenaria de Playa Girón , cuando se produjo el vandálico incendio en la Tienda El Encanto , acción terrorista organizada por la Agencia Central de Inteligencia CIA de los Estados Unidos .
L abnegada trabajadora Fe del Valle, resulto la única fallecida en el Sabotaje, que provoco lesiones además a 18 personas, y las pérdidas materiales se valoraron en 20 millones de dólares.
En la conmemoración estuvieron presentes además Humberto Camilo Hernández , integrante del Buro Provincial del Partido en la Habana , la Heroína de la República de Cuba ,general de Brigada Delsa Esther Pueblas Viltres , Vice presidenta de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana ,Arelis Bello Santana , segunda secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas ,y Robín Ravelo del Valle , hijo de la mártir Fe del Valle.

Recuerdan en Cuba aniversario 55 de sabotaje a tienda El Encanto

el-encanto
La Habana, 13 abr (PL) El sabotaje a El Encanto, la otrora tienda por departamentos más grande de Cuba, hace hoy 55 años, supone recordar un episodio enmarcado en la política hostil impulsada contra la isla desde hace más de medio siglo. El incendio de este centro comercial habanero producto de un sabotaje, debe entenderse en el contexto de la hostilidad permanente contra la Revolución cubana triunfante en 1959 por parte del gobierno de Estados Unidos, que incluyó acciones de índole terrorista bajo el influjo de la Agencia Central de Inteligencia(CIA).

Situada en la céntrica calle Galiano, entre San Rafael y San Miguel, con siete pisos, 65 departamentos de venta, casi mil empleados y una bien ganada fama y clientela, El Encanto constituyó blanco de mucho interés para los enemigos de la naciente Revolución.

Eran los días previos a la invasión mercenaria de Playa Girón apoyada por Estados Unidos, cuando se produjo el vandálico incendio de la afamada tienda, en el marco de las acciones que pretendían crear un ambiente de desestabilización en la isla como preludio a los sucesos de Bahía de Cochinos (que acontecieron del 16 al 19 de abril).

La destrucción del inmueble vino de la mano de uno de sus empleados, Carlos González Vidal, quien era miembro activo del llamado Movimiento de Recuperación del Pueblo, organización terrorista de la cual era cabecilla su pariente Reynold González, también jefe de la Estación CIA de Miami, desde septiembre de 1960 hasta octubre de 1961.

En la tarde del 13 de abril de 1961, González Vidal recibió dos petacas incendiarias preparadas con explosivo plástico C-4 en cajetillas de cigarros Edén, que había traído de Miami Cawy Comellas, agente de la CIA infiltrado en la isla.

Ese mismo día, a las seis de la tarde, González Vidal despachó su última venta en el departamento de discos, colocó los artefactos explosivos y se desplazó a unas cuadras del establecimiento, donde subió a un auto y se marchó con la intención de abandonar el país, (objetivo que no logró al ser capturado por las autoridades).

Mientras tanto, alrededor de las siete de la noche, cuando no quedaba casi nadie dentro de la tienda, comenzó el incendio y rápidamente se expandió por los conductos de aire acondicionado propagándose por todo el inmueble, lo que provocó el desplome de una de sus paredes.

Una de las empleadas de El Encanto, jefa del cuarto piso y de la sección Niños, Fe del Valle, -a quien le correspondía realizar la guardia de milicias, primero en el quinto piso de la tienda- intentó salvar del fuego las mercancías del centro. Su valiente acción le costó la vida.

La abnegada trabajadora, casada, madre de dos hijos, procedente de una familia enteramente integrada a la Revolución, resultó la única fallecida en el siniestro, que provocó lesiones además a 18 personas. Las pérdidas materiales se valoraron en 20 millones de dólares.

La principal tienda por departamentos de La Habana jamás fue reconstruida: en su lugar, en la manzana donde se encontraba El Encanto ahora se levanta el parque Fe del Valle, bautizado con el nombre de la mujer que pereció heroicamente tratando de salvar los bienes del pueblo.