Archivo de la etiqueta: Acciones contra Cuba

Washington: Miserable informe sobre Cuba

Escrito por Nicanor León Cotayo

El Departamento de Estado circuló el viernes último en Washington otro pestilente documento sobre la situación de los derechos humanos en Cuba.

¿Quién le asignó la tarea? ¿Acaso la ONU? o incluso formalmente su carnal OEA? No, ellos mismos.

Les auxilió, entre otros, uno de sus apéndices que viste pantalones cortos y radica en Miami, el Nuevo Herald.
De acuerdo a su texto, el año pasado resultó “pésima” la situación de tales derechos en Cuba.

Para afirmarlo se basó en informaciones al respecto de una periodista del Herald, Nora Gámez Torres, la cual no probó ni una sola de sus aseveraciones.

Ella no duda en elogiar a opositores alquilados que, como escribe, mantienen en alto la bandera de la oposición a un gobierno “obsoleto y represivo”.

Prosigue haciendo eco al Departamento de Estado cuando afirma que, para este, una de las principales violaciones a esos derechos en Cuba radica en que los ciudadanos están muy limitados para elegir a su gobierno.

Dos ejemplos que le restan toda autoridad para escribir sobre la cuestión.

En sus más recientes elecciones generales (2000 y 2016) otorgaron la victoria a los candidatos presidenciales que menos votos populares obtuvieron y la derrota a los vencedores.

Junto a ello ya resulta llover sobre mojado hablar en cuanto a los océanos de dinero que abiertamente compran esos espectáculos.

Sin argumentos serios, Gámez Torres dice que esta semana “el régimen” cubano negó la entrada en el país al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Todo el mundo sabe que se trata de una figura incluso muy cuestionada públicamente en su país, devenida bufón político del Departamento de Estado.

Este le había ordenado recoger un premio a su labor por los derechos humanos con el nombre de un “disidente” que fabricaron en Washington.

La Habana no admitió ceder ante la burda jugarreta made in USA.

Como parte del guión, Gámez Torres calificó de arbitrariedad lo sucedido.

A lo dicho se sumó el flamante secretario de Estado, Rex Trillerson, quien afirmó que la reanudación de nexos diplomáticos bilaterales “no dio lugar a una concesión importante de La Habana en derechos humanos”.

Pero, agregó con el mismo tono colonialista:

Las negociaciones continúan abiertas y el presidente Donald Trump “puede utilizar su innegable habilidad negociadora para lograr los cambios en Cuba que Obama no consiguió”.

Aquí saltó de nuevo el intrincado asunto del muro de Trump en la frontera con Méjico.

El portal Miami-Diario publicó un escrito titulado ¿Quién construirá ese el Muro?

Recordó que Trump durante su cruzada electoral llegó a proclamar: “Nadie construye muros mejor que yo”, “y lo construiré muy barato”.

A partir de este seis de marzo se abre la licitación, y las empresas interesadas pueden postularse en el sitio del Department of Homeland Security, (Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos).

El encargo de la obra se otorgará en abril y la fecha de vencimiento, al menos teóricamente, abarcará dos años.
Según palabras de Trump, pudiera elevarse entre diez y hasta 30 metros.

Miami-Diario comenta irónicamente, sólo una cosa se supone que está clara: “Será un muro, no una valla”.
La cadena estadounidense CNN apuntó, sin más comentarios, que ya unas 300 empresas han mostrado interés en tomar parte en la subasta de la obra.

Eso sí, alerta Miami-Diario, la mayoría de las grandes compañías internacionales intenta desmarcarse del proyecto, asumiendo posiciones más o menos claras.

Su motivo no deja de resultar interesante y aleccionador, pues temen que una asociación con la política aislacionista de Trump, “dañe su imagen”.

Un ejemplo está en la corporación de Bernd Scheifele, cabeza de la firma alemana Heidelberg Cement.

Reportes de variados medios afirman que Scheifele habría afirmado, un día después de la elección de Trump, que su empresa “con fábricas de cemento en Texas y Arizona” estaría muy bien preparada para la construcción del muro.

Sin embargo, luego sus voceros aclararon que se trata de “declaraciones sacadas de contexto”.

Hasta el momento, sólo la empresa constructora alemana Hochtief no exhibe interés de meter sus manos en “el muro de Trump”.

Paradójicamente, la mejicana Cemex reacciona a la inversa. “Si alguien nos pide un presupuesto, lo haremos con gusto”, declaró al periódico mejicano Reforma, Rogelio Zambrano, dirigente de esta productora de cemento.

Mal seleccionada la coyuntura para que en Washington hablaran sobre los derechos humanos en Cuba

Envía Raúl Castro ofrenda floral en homenaje a víctimas de La Coubre

Una ofrenda floral enviada por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidió el acto nacional por el aniversario 57 de la explosión del barco francés La Coubre, en el Puerto de La Habana.

Acto  nacional por el aniversario 57  de la explosión del barco francés La Coubre

Ante la presencia de la miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) en La Habana, Ana Isa Delgado Jardines, y el presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana ACRC en la capital, Coronel de la reserva Víctor Dreke Cruz , junto a dirigentes del Gobierno, la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), familiares de las víctimas del sabotaje, y una representación de la población del municipio capitalino La Habana Vieja, se recordó el crimen del 4 de marzo de 1960 y que todavía sigue impune.

El miembro de la Unión de Historiadores de Cuba en La Habana, Elio Pena Martínez, recordó aquel día que conmovió al pueblo cubano, y demostró el carácter terrorista del gobierno de Estados Unidos contra la naciente Revolución, especialmente el orador destacó la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en el lugar de los hechos justamente en el momento que sucede la segunda explosión del barco.

La primera secretaria del Comité Municipal del Partido Comunista de Cuba en el municipio La Habana Vieja, Maday Iglesias Pérez, al pronunciar las palabras centrales del acto enfatizó que las vidas ofrendadas y la sangre derramada aquel 4 de marzo de 1960 es una inspiración del pueblo cubano y sus jóvenes especialmente, para continuar defendiendo la obra de la Revolución.

La acción terrorista contra el barco La Coubre dejó un saldo de 101 muertos, entre ellos seis marinos franceses y centenares de heridos, y el pueblo cubano continúa exigiendo justicia.

El sabotaje del barco La Coubre en el recuerdo del pueblo cubano.

Una de las  primeras acciones terroristas del Gobierno de los Estados  Unidos contra  Cuba tuvo un carácter monstruoso, el sabotaje al buque  francés La Coubre el  4 de marzo de 1960, en un muelle del puerto de la Habana.

El buque había  cargado en Europa un importante lote de armamentos y parque comprado a la industria nacional  belga por el Gobierno  Revolucionario de Cuba, que ya estaba  preocupado por las crecientes acciones agresivas de Estados Unidos.

El cargamento fue saboteado pro agentes  de la Agencia Central de Inteligencia CIA en el punto de embarque, y los  artefactos colocados hicieron  explosión ese día pasado las tres y  diez de la tarde  mientras se realizaban las operaciones de descarga.

Durante las primeras  horas de la tarde del  4 de marzo de 1960 , se produjo una detonación inicial y minutos más tarde la  segunda  causante  del mayor  número de víctimas ,pues en ese momento decenas de militares y trabajadores  ofrecían  ayuda en el lugar a las víctimas de la primera explosión.

Tanto el  buque la Coubre como  el muelle aledaño estaba atestados de trabajadores portuarios , soldados rebeldes , miembros  de la  Policía Nacional Revolucionaria , bomberos y personal de auxilio que , sin importarles el peligro habían  acudido al lugar del desastre para  ayudar a las víctimas y prevenir accidentes .

El Comandante en Jefe Fidel  Castro Ruz, y otros dirigentes de la Revolución Cubana hicieron acto de presencia en el lugar de los hechos.

El sabotaje al  buque la  Coubre  dejó un saldo de 101 muertos, entre ellos seis marinos franceses, y centenares  de heridos. Al día  siguiente  tuvo  lugar el sepelio de las víctimas. Un cortejo interminable marcho a todo lo largo de la calle 23 rumbo al cementerio de  Colon. Allí , a las puertas  de la  principal necrópolis habanera , el Comandante en jefe Fidel castro Ruz ,se dirigió al  pueblo , proponiéndole a  los  cubanos la nueva consigna de Patria o Muerte .

 

Cincuenta y siete  años nos separan de un sabotaje que conmovió a  todos los  cubanos, y sembró el dolor  en los  corazones. La  explosión  del  barco La Coubre  permanece   aún  en la memoria  de muchos cubanos. La acción  terrorista  ocurrida en  1960 profundizo la  convicción  de los cubanos  de radicalizar  el  proceso revolucionario iniciado  en  Cuba  en  1959.

Nuevas operaciones de guerra psicológica contra Cuba

Por Arthur González.

Desde hace meses se perciben nuevas Operaciones de guerra psicológica contra Cuba, muy similares a las ejecutadas por la CIA a inicios de 1959, con el propósito de crear la ilusión de que la Isla vive una catástrofe en derechos humanos para obligar al presidente Donald Trump, a regresar a la vieja y fracasada política de enfrentamiento que no pudo en 58 años derrotar el proceso socialista. aguila-3

El concepto estadounidense expresa:

“Es el empleo planificado de la propaganda y de la acción psicológica orientadas a direccionar conductas, en la búsqueda de objetivos de control social, político o militar, sin recurrir al uso de la armas”.

Contra la Revolución cubana se han tejido incontables mentiras por parte del gobierno de Estados Unidos, desde el mismo instante en que Fidel Castro asumió las riendas de la nación.

Documentos desclasificados permiten conocer hoy como fueron diseñadas operaciones dirigidas a la destrucción de la imagen popular de Fidel Castro, como parte de la guerra psicológica, según consta en el Programa de acción encubierta dirigido a debilitar al régimen de Castro, de fecha 19.05.1961, publicado por el Departamento de Estado en el volumen X del Foreign Relations, 1961-63, paginas 554-560.

Repitiendo la misma táctica, quienes acceden hoy a diferentes noticias divulgadas en la prensa y en sitios de Internet, pueden pensar que en Cuba la violencia y la represión por solo pensar diferente, es algo cotidiano, cuando en realidad los tres millones de visitantes que arriban anualmente a la Isla comprueban que es todo lo contrario, incluso el presidente Obama y su familia lo verificaron in situ.

Siguiendo la estrategia hitleriana de que una mentira repetida llega a convertirse en verdad, divulgan informaciones falsas con una virulencia que no se constataba desde hacía algunos años.

Pruebas de esa línea de acción son un grupo de provocaciones como la efectuada con el empleo de Kimberley Motley, abogada estadounidense en derechos humanos, enviada a La Habana a finales de diciembre, y el “Premio” otorgado a Luis Almagro, secretario general de la OEA y a la ex ministra chilena de educación, Mariana Aylwin, con la participación de la asalariada Rosa María Payá, a la cual le asignaron la tarea de conformar el show y la reiteración de la supuesta responsabilidad del Gobierno de Cuba en la muerte de su padre, Oswaldo Paya Sardiñas.

A pesar del desmoronamiento de esa historia, la cual no le fue aceptada por la justicia de España, ni contó el apoyo del Gobierno de ese país, ahora vuelve nuevamente a revivir la mentira que nunca ha podido demostrar, pues el verdadero responsable del homicidio es el representante de las juventudes del Partido Popular de España, Ángel Carromero, por conducir a exceso de velocidad por las carreteras cubanas repartiendo dinero a elementos contrarrevolucionarios.

Una de las organizaciones al servicio de las operaciones de la CIA es Amnistía Internacional, la cual en su informe anual 2016 afirma que “en Cuba persiste la retórica de Guerra Fría y los activistas políticos y los defensores y defensoras de los derechos humanos son tachados públicamente de mercenarios anticubanos, contrarrevolucionarios y subversivos”.

Evidentemente esa organización no tomó en cuenta los informes del jefe de la Misión diplomática de Estados Unidos en La Habana, donde califica y describe a los supuestos “disidentes”, como buscadores de dinero para disfrutar la vida sin trabajar, que no tienen ningún programa político alternativo, no son conocidos, ni tienen apoyo popular.

Públicamente la Casa Blanca asigna 20 millones de dólares anuales para el sustento de los planes subversivos contra Cuba, y con una parte de ese dinero se le paga el salario a cada “disidente”, como son las llamadas “Damas” de Blanco, las que no realizan sus provocaciones sin no se les entregan los dólares acordados, situación visualizada en el sitio You Tube.

La auto titulada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que preside Elizardo Sánchez Santa Cruz, personaje descalificado por los propios yanquis por sus permanentes mentiras, al informar como detenidos por el Gobierno cubano a poetas del siglo XIX, futbolistas destacados de América Latina y otros casos por el estilo, es utilizada para darle credibilidad internacional a las supuestas detenciones y represiones que nadie ve.

Otro de los integrantes del nuevo Programa de la CIA es el “artista grafitero”, Danilo Maldonado, persona sin obra ni estudios que solo garabatea la palabra “El Sexto”, incluso mucho antes de que elementos contrarrevolucionarios le ofrecieran respaldo económico por incorporarse a sus provocaciones.

Ahora lo invitan a Estados Unidos, es recibido por congresistas anticubanos y lo llevaron a Ginebra para participar en la Novena Cumbre de Ginebra para los Derechos Humanos y la Democracia, donde se pudieron comprobar sus problemas psicológicos.

Otra de las incorporadas a la Operación es la organización Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, por sus siglas en inglés), con sede en Londres, la que publicó en su reciente informe sobre la libertad religiosa en Cuba, que “no obstante los acercamientos de la Unión Europea y Estados Unidos el régimen cubano sigue negando el derecho a la libertad religiosa a muchos cubanos”.

Esa afirmación es contraria a la realidad cubana pues todas las religiones gozan de plena libertad de cultos y reunión, muchas reciben permanentemente a representantes extranjeros, donaciones de biblias y otros materiales. Hoy existen en Cuba miles de casas culto y más de 100 nuevos movimientos religiosos que antes de 1959 no se conocían en el país, la mayoría procedentes de Estados Unidos.

Antes de 1959 la religión predominante y oficial era la católica; las de origen africano y asiático eran mal vistas y sus cultos casi clandestinos por ser rechazados. De esa realidad no dicen una sola palabra.

Sin embargo, países como México donde impera la violencia, la corrupción y el tráfico de drogas, no son temas de campañas similares a las que se desarrollan contra Cuba.

Diariamente la prensa mexicana reporta el hallazgo de personas asesinadas, lo mismo degollados, baleados o calcinados, sin que le exijan cuentas a ese Gobierno por la debilidad en el combate a tales crímenes.

Aún se desconoce el paradero de 43 estudiantes y las organizaciones de derechos humanos no invitan a sus padres a declarar ante la Cumbre de Ginebra para los Derechos Humanos y la Democracia, ni son recibidos por congresistas de Estados Unidos, como hacen con los asalariados cubanos.

Esas supuestas organizaciones “preocupadas” por los derechos humanos, nunca mencionan los privilegios que tienen los cubanos a la educación y salud gratuita, que ni siquiera los estadounidenses disfrutan.

Pero la veracidad de Cuba sale a flote y día a día se comprueban los planes de la CIA para intentar destruir una Revolución auténtica respaldada por la inmensa mayoría de su pueblo, por eso José Martí expresó:

“Las verdades reales son los hechos”

Comprobada dirección de EE. UU en provocación contra Cuba

Por Arthur González.
Para lo que no creyeron que Estados Unidos era el diseñador de la más reciente patraña provocativa contra Cuba, ahora podrán reconocer que las denuncias eran bien fundadas.
El miércoles 22.02.2017 Rosa María Payá Acevedo, supuesta “perseguida política” de la Seguridad cubana, quien engañó a los diplomáticos de la entonces Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, y logró que le aprobaran un visado como refugiada política para ella, sus dos hermanos y su madre, llevó a cabo su parte en el espectáculo encomendado, pero sin la participación de Luis Almagro, secretario general de la OEA, como habían ideado los mafiosos de Miami.rosa-maria-y-la-mafia
Los participantes en la teatral provocación fueron solamente diplomáticos de Estados Unidos, Suecia y de la República Checa, quienes además de controlar la conducta de la adiestra contrarrevolucionaria, comprobaron que de perseguida política solo tiene una visa mal otorgada por el Departamento de Estados, que desde hace muchos años hace un uso inadecuado de ese programa en Cuba.
Es conocido que las personas que reciben una visa de refugiados políticos para ingresar a Estados Unidos, tienen suficientes beneficios económicos como son seguro médico, una pensión monetaria mensual, facilidades de vivienda y de trabajo, todo con dinero de presupuestos federales provenientes de los impuestos pagados por los ciudadanos estadounidenses.
El espectáculo se realizó en la sala de su vivienda ubicada en el municipio Cerro, la cual no ha perdido a pesar de haber viajado con esa visa hacia los Estados Unidos, pero bajo la nueva ley migratoria cubana puede viajar y permanecer hasta 24 meses fuera de Cuba, sin ser considerada una emigrada.
Acogida a esa nueva legislación y como prueba de su mentira de ser una perseguida política, Rosa María retorna a Cuba varias veces en el año, siempre para llevar a cabo actividades contra la Revolución, con el fin de ser reprimida algún día, algo que hasta la fecha no ha sucedido.
La provocación se efectuó sin ninguna intervención de la policía y en todo momento se percibió su frustración al no haber podido contar con la presencia del ex presidente mexicano Felipe Calderón y la ex ministra chilena Mariana Aylwin, como estaba previsto para el show mediático.
En primera línea también estuvieron algunos miembros de la prensa extranjera, esos que reciben órdenes de sus casas matrices para conformar la guerra mediática contra Cuba; sin embargo no interpelaron a los diplomáticos norteamericanos, suecos y checos sobre las razones para estar en una actividad contra la Revolución, en clara violación de las normas establecidas en el artículo 41-1 de la Convención de Viena de 1961, que define que las misiones diplomáticas están obligadas a no inmiscuirse en los asuntos internos del Estado receptor.
Hechos como ese han sido protagonizados en el pasado por asalariados de Miami, como fueron los llamados “ayunos” y “huelgas de hambre” convocados por Martha Beatriz Roque Cabello, Vladimiro Roca, René Gómez Manzano, Félix Bonne, Raúl Rivero, Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco, Yndamiro Restano, Lázaro Cabrera Puente, María Elena Cruz Varela, Ricardo Bofill, Tania Díaz Castro y otros más.
Esos que vivieron y aún viven de los dólares que envía Miami para sostener una imagen de “disidencia” interna, también conformaron en su época decenas de comisiones, centros, partidos, comités, consejos, confederaciones y muchos títulos más, para justificar los cientos de miles de dólares enviados desde Estados Unidos, y a la vez poder disfrutar de la buena vida en Cuba, tal y como hizo Oswaldo Payá, quien pudo vacacionar anualmente en la playa de Varadero.
Al parecer en el Departamento de Estado y en la CIA, falta la memoria histórica de sus fracasos en conformar una oposición interna a la Revolución, y el personal especializado en contabilidad que pueda calcular los costos y las pérdidas de cientos de millones de dólares en supuestos proyectos que nunca tuvieron éxito.
Rosa María camina por un sendero muy trillado, por donde transitaron antes decenas de supuestos opositores, muchos de ellos agentes de la Seguridad del Estado que denunciaron las instrucciones y preparación que recibieron por “diplomáticos” norteamericanos.
Este hecho puede darle al presidente Donald Trump una clara idea de cómo durante más de medio siglo, los funcionarios del Departamento de Estado han manipulado los visados de refugiados políticos, con un alto costo para los fondos federales y quizás se decida a cortar de una vez ese relajo, tal y como hizo su antecesor Barack Obama con la política de pies secos-pies mojados.
Si Trump solicitara datos al Departamento de Estados sobre la cantidad de visas otorgadas en el programa para Cuba de refugiados políticos, se sorprenderá al constatar que en los últimos 20 años han aprobado más de 70 mil visas de ese tipo, sin que en realidad ninguno de los beneficiados clasificara para ello, de acuerdo al concepto establecido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidos para los Refugiados.
Algo que prueba la falsedad de esa condición es que la casi totalidad de ellos visita la Isla de forma regular, sin que ninguno haya sido apresado ni reprimido, entre ellos la “refugiada política” de Estados Unidos, Rosa María Paya Acevedo.
Por esas miserias humanas recordamos siempre a José Martí cuando dijo:
“Anchas tumbas construyen con sus propias manos las maldades”.