Archivo de la etiqueta: Acciones contra Cuba

Nuevas operaciones de guerra psicológica contra Cuba

Por Arthur González.

Desde hace meses se perciben nuevas Operaciones de guerra psicológica contra Cuba, muy similares a las ejecutadas por la CIA a inicios de 1959, con el propósito de crear la ilusión de que la Isla vive una catástrofe en derechos humanos para obligar al presidente Donald Trump, a regresar a la vieja y fracasada política de enfrentamiento que no pudo en 58 años derrotar el proceso socialista. aguila-3

El concepto estadounidense expresa:

“Es el empleo planificado de la propaganda y de la acción psicológica orientadas a direccionar conductas, en la búsqueda de objetivos de control social, político o militar, sin recurrir al uso de la armas”.

Contra la Revolución cubana se han tejido incontables mentiras por parte del gobierno de Estados Unidos, desde el mismo instante en que Fidel Castro asumió las riendas de la nación.

Documentos desclasificados permiten conocer hoy como fueron diseñadas operaciones dirigidas a la destrucción de la imagen popular de Fidel Castro, como parte de la guerra psicológica, según consta en el Programa de acción encubierta dirigido a debilitar al régimen de Castro, de fecha 19.05.1961, publicado por el Departamento de Estado en el volumen X del Foreign Relations, 1961-63, paginas 554-560.

Repitiendo la misma táctica, quienes acceden hoy a diferentes noticias divulgadas en la prensa y en sitios de Internet, pueden pensar que en Cuba la violencia y la represión por solo pensar diferente, es algo cotidiano, cuando en realidad los tres millones de visitantes que arriban anualmente a la Isla comprueban que es todo lo contrario, incluso el presidente Obama y su familia lo verificaron in situ.

Siguiendo la estrategia hitleriana de que una mentira repetida llega a convertirse en verdad, divulgan informaciones falsas con una virulencia que no se constataba desde hacía algunos años.

Pruebas de esa línea de acción son un grupo de provocaciones como la efectuada con el empleo de Kimberley Motley, abogada estadounidense en derechos humanos, enviada a La Habana a finales de diciembre, y el “Premio” otorgado a Luis Almagro, secretario general de la OEA y a la ex ministra chilena de educación, Mariana Aylwin, con la participación de la asalariada Rosa María Payá, a la cual le asignaron la tarea de conformar el show y la reiteración de la supuesta responsabilidad del Gobierno de Cuba en la muerte de su padre, Oswaldo Paya Sardiñas.

A pesar del desmoronamiento de esa historia, la cual no le fue aceptada por la justicia de España, ni contó el apoyo del Gobierno de ese país, ahora vuelve nuevamente a revivir la mentira que nunca ha podido demostrar, pues el verdadero responsable del homicidio es el representante de las juventudes del Partido Popular de España, Ángel Carromero, por conducir a exceso de velocidad por las carreteras cubanas repartiendo dinero a elementos contrarrevolucionarios.

Una de las organizaciones al servicio de las operaciones de la CIA es Amnistía Internacional, la cual en su informe anual 2016 afirma que “en Cuba persiste la retórica de Guerra Fría y los activistas políticos y los defensores y defensoras de los derechos humanos son tachados públicamente de mercenarios anticubanos, contrarrevolucionarios y subversivos”.

Evidentemente esa organización no tomó en cuenta los informes del jefe de la Misión diplomática de Estados Unidos en La Habana, donde califica y describe a los supuestos “disidentes”, como buscadores de dinero para disfrutar la vida sin trabajar, que no tienen ningún programa político alternativo, no son conocidos, ni tienen apoyo popular.

Públicamente la Casa Blanca asigna 20 millones de dólares anuales para el sustento de los planes subversivos contra Cuba, y con una parte de ese dinero se le paga el salario a cada “disidente”, como son las llamadas “Damas” de Blanco, las que no realizan sus provocaciones sin no se les entregan los dólares acordados, situación visualizada en el sitio You Tube.

La auto titulada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que preside Elizardo Sánchez Santa Cruz, personaje descalificado por los propios yanquis por sus permanentes mentiras, al informar como detenidos por el Gobierno cubano a poetas del siglo XIX, futbolistas destacados de América Latina y otros casos por el estilo, es utilizada para darle credibilidad internacional a las supuestas detenciones y represiones que nadie ve.

Otro de los integrantes del nuevo Programa de la CIA es el “artista grafitero”, Danilo Maldonado, persona sin obra ni estudios que solo garabatea la palabra “El Sexto”, incluso mucho antes de que elementos contrarrevolucionarios le ofrecieran respaldo económico por incorporarse a sus provocaciones.

Ahora lo invitan a Estados Unidos, es recibido por congresistas anticubanos y lo llevaron a Ginebra para participar en la Novena Cumbre de Ginebra para los Derechos Humanos y la Democracia, donde se pudieron comprobar sus problemas psicológicos.

Otra de las incorporadas a la Operación es la organización Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, por sus siglas en inglés), con sede en Londres, la que publicó en su reciente informe sobre la libertad religiosa en Cuba, que “no obstante los acercamientos de la Unión Europea y Estados Unidos el régimen cubano sigue negando el derecho a la libertad religiosa a muchos cubanos”.

Esa afirmación es contraria a la realidad cubana pues todas las religiones gozan de plena libertad de cultos y reunión, muchas reciben permanentemente a representantes extranjeros, donaciones de biblias y otros materiales. Hoy existen en Cuba miles de casas culto y más de 100 nuevos movimientos religiosos que antes de 1959 no se conocían en el país, la mayoría procedentes de Estados Unidos.

Antes de 1959 la religión predominante y oficial era la católica; las de origen africano y asiático eran mal vistas y sus cultos casi clandestinos por ser rechazados. De esa realidad no dicen una sola palabra.

Sin embargo, países como México donde impera la violencia, la corrupción y el tráfico de drogas, no son temas de campañas similares a las que se desarrollan contra Cuba.

Diariamente la prensa mexicana reporta el hallazgo de personas asesinadas, lo mismo degollados, baleados o calcinados, sin que le exijan cuentas a ese Gobierno por la debilidad en el combate a tales crímenes.

Aún se desconoce el paradero de 43 estudiantes y las organizaciones de derechos humanos no invitan a sus padres a declarar ante la Cumbre de Ginebra para los Derechos Humanos y la Democracia, ni son recibidos por congresistas de Estados Unidos, como hacen con los asalariados cubanos.

Esas supuestas organizaciones “preocupadas” por los derechos humanos, nunca mencionan los privilegios que tienen los cubanos a la educación y salud gratuita, que ni siquiera los estadounidenses disfrutan.

Pero la veracidad de Cuba sale a flote y día a día se comprueban los planes de la CIA para intentar destruir una Revolución auténtica respaldada por la inmensa mayoría de su pueblo, por eso José Martí expresó:

“Las verdades reales son los hechos”

Comprobada dirección de EE. UU en provocación contra Cuba

Por Arthur González.
Para lo que no creyeron que Estados Unidos era el diseñador de la más reciente patraña provocativa contra Cuba, ahora podrán reconocer que las denuncias eran bien fundadas.
El miércoles 22.02.2017 Rosa María Payá Acevedo, supuesta “perseguida política” de la Seguridad cubana, quien engañó a los diplomáticos de la entonces Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, y logró que le aprobaran un visado como refugiada política para ella, sus dos hermanos y su madre, llevó a cabo su parte en el espectáculo encomendado, pero sin la participación de Luis Almagro, secretario general de la OEA, como habían ideado los mafiosos de Miami.rosa-maria-y-la-mafia
Los participantes en la teatral provocación fueron solamente diplomáticos de Estados Unidos, Suecia y de la República Checa, quienes además de controlar la conducta de la adiestra contrarrevolucionaria, comprobaron que de perseguida política solo tiene una visa mal otorgada por el Departamento de Estados, que desde hace muchos años hace un uso inadecuado de ese programa en Cuba.
Es conocido que las personas que reciben una visa de refugiados políticos para ingresar a Estados Unidos, tienen suficientes beneficios económicos como son seguro médico, una pensión monetaria mensual, facilidades de vivienda y de trabajo, todo con dinero de presupuestos federales provenientes de los impuestos pagados por los ciudadanos estadounidenses.
El espectáculo se realizó en la sala de su vivienda ubicada en el municipio Cerro, la cual no ha perdido a pesar de haber viajado con esa visa hacia los Estados Unidos, pero bajo la nueva ley migratoria cubana puede viajar y permanecer hasta 24 meses fuera de Cuba, sin ser considerada una emigrada.
Acogida a esa nueva legislación y como prueba de su mentira de ser una perseguida política, Rosa María retorna a Cuba varias veces en el año, siempre para llevar a cabo actividades contra la Revolución, con el fin de ser reprimida algún día, algo que hasta la fecha no ha sucedido.
La provocación se efectuó sin ninguna intervención de la policía y en todo momento se percibió su frustración al no haber podido contar con la presencia del ex presidente mexicano Felipe Calderón y la ex ministra chilena Mariana Aylwin, como estaba previsto para el show mediático.
En primera línea también estuvieron algunos miembros de la prensa extranjera, esos que reciben órdenes de sus casas matrices para conformar la guerra mediática contra Cuba; sin embargo no interpelaron a los diplomáticos norteamericanos, suecos y checos sobre las razones para estar en una actividad contra la Revolución, en clara violación de las normas establecidas en el artículo 41-1 de la Convención de Viena de 1961, que define que las misiones diplomáticas están obligadas a no inmiscuirse en los asuntos internos del Estado receptor.
Hechos como ese han sido protagonizados en el pasado por asalariados de Miami, como fueron los llamados “ayunos” y “huelgas de hambre” convocados por Martha Beatriz Roque Cabello, Vladimiro Roca, René Gómez Manzano, Félix Bonne, Raúl Rivero, Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco, Yndamiro Restano, Lázaro Cabrera Puente, María Elena Cruz Varela, Ricardo Bofill, Tania Díaz Castro y otros más.
Esos que vivieron y aún viven de los dólares que envía Miami para sostener una imagen de “disidencia” interna, también conformaron en su época decenas de comisiones, centros, partidos, comités, consejos, confederaciones y muchos títulos más, para justificar los cientos de miles de dólares enviados desde Estados Unidos, y a la vez poder disfrutar de la buena vida en Cuba, tal y como hizo Oswaldo Payá, quien pudo vacacionar anualmente en la playa de Varadero.
Al parecer en el Departamento de Estado y en la CIA, falta la memoria histórica de sus fracasos en conformar una oposición interna a la Revolución, y el personal especializado en contabilidad que pueda calcular los costos y las pérdidas de cientos de millones de dólares en supuestos proyectos que nunca tuvieron éxito.
Rosa María camina por un sendero muy trillado, por donde transitaron antes decenas de supuestos opositores, muchos de ellos agentes de la Seguridad del Estado que denunciaron las instrucciones y preparación que recibieron por “diplomáticos” norteamericanos.
Este hecho puede darle al presidente Donald Trump una clara idea de cómo durante más de medio siglo, los funcionarios del Departamento de Estado han manipulado los visados de refugiados políticos, con un alto costo para los fondos federales y quizás se decida a cortar de una vez ese relajo, tal y como hizo su antecesor Barack Obama con la política de pies secos-pies mojados.
Si Trump solicitara datos al Departamento de Estados sobre la cantidad de visas otorgadas en el programa para Cuba de refugiados políticos, se sorprenderá al constatar que en los últimos 20 años han aprobado más de 70 mil visas de ese tipo, sin que en realidad ninguno de los beneficiados clasificara para ello, de acuerdo al concepto establecido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidos para los Refugiados.
Algo que prueba la falsedad de esa condición es que la casi totalidad de ellos visita la Isla de forma regular, sin que ninguno haya sido apresado ni reprimido, entre ellos la “refugiada política” de Estados Unidos, Rosa María Paya Acevedo.
Por esas miserias humanas recordamos siempre a José Martí cuando dijo:
“Anchas tumbas construyen con sus propias manos las maldades”.

El pueblo cubano no olvida la historia

Durante su visita a Cuba el entonces presidente de los Estados Unidos Barak Obama, al pronunciar un discurso ante la sociedad civil cubana en el Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso, llamo a olvidar la historia.
Para los hombres y mujeres de la isla el triunfo de la Revolución Cubana, el 1ero de enero de 1959, significo conquistar, por primera vez en su larga historia de luchas, la independencia y soberanía verdaderas, tras un saldo de alrededor de 20 mil muertos en combate heroico y frontal contra las fuerzas de la dictadura militar de Fulgencio Batista, entrenada, armada y asesorada por el Gobierno de los Estados unidos.
La victoria revolucionaria en Cuba constituyo para Estados Unidos una de las más humillantes derrotas políticas en su existencia como gran potencia imperialista, lo cual determino que el diferendo histórico entre ambas naciones entrara en una nueva y más aguda etapa de confrontación, que se caracterizaría desde entonces por la aplicación por Estados Unidos de una brutal política de hostilidad y agresiones de todo género destinada destruir a la Revolución Cubana , reconquistar el país y reimplantar el sistema de dominación neocolonial que durante más de medio siglo impuso a Cuba.
La guerra desatada por Estados Unidos contra la Revolución Cubana, concebida como política de Estado ,ha quedado históricamente demostrada y es plenamente constatable a través de las múltiples informaciones que han sido reconocidas en aquel país en los últimos tiempos en las que se puede apreciar la existencia de una variedad de acciones políticas,militares,económicas,biológicas,diplomáticas,psicológicas,propagandísticas,de espionaje, la ejecución de actos terroristas y de sabotaje, la organización y apoyo logístico a bandas armadas y grupos mercenarios clandestinos, el aliento a la deserción y emigración y los más de 600 planes de intentos de liquidar físicamente al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, todo lo cual se demuestra mediante importantísimas declaraciones públicas de autoridades del Gobierno de los Estados Unidos, así como de las incontables e irrebatibles pruebas acumuladas por las autoridades cubanas y, de modo particularmente elocuente por los numerosos documentos secretos descalcificados.
Uno de los documentos que corroboran los hechos expuestos es el conocido como Programa de Acción Encubierta contra el Régimen de Castro, ya desclasificado, aprobado el 17 de marzo de 1960 por el Presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower. El segundo conocido como Proyecto Cuba, presentado el 18 de enero de 1962 por el general de brigada Edward Lansdale a las más altas autoridades del Gobierno de los Estados unidos y al Grupo Especial Ampliado del Consejo de Seguridad Nacional del país, contiene la relación de 32 tareas de guerra encubierta que debían ser ejecutadas por los departamentos y agencias participantes en la llamada Operación Mangosta Mongoose.
Todas las acciones hostiles y agresivas ejecutadas por el Gobierno de los estados Unidos contra Cuba, desde el mismo triunfo de la Revolución hasta el presente han causado enorme perdidas materiales. La muerte de 3 mil 478 personas y la integridad físicamente ilícitamente quebrantada de 2 mil 99 personas, así como incalculables sufrimiento a los ciudadanos de este país, penurias ante la carencia de medicamentos, alimentos y otros medios indispensables para la vida, por el Bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde hace más de 50 años.
Han implicado igualmente peligros constantes la Guerra Cultural que se nos hace, resultado de la subversión política e ideológica desatada, lo que ha significado el sufrimiento sostenido, general e injustificado de todo un pueblo, daño que se caracteriza por su perennidad y casi inestimable magnitud.
Por eso es que los cubanos no podemos, no debemos olvidar la historia. Continuara

Organizan provocación con participación del secretario general de la Organización de Estados Americanos

Por Arthur González

            Luis Almagro
En un arranque de desespero la mafia terrorista anticubana de Miami organiza un show provocativo contra Cuba, para ello seleccionaron como protagonista principal a Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), y como figurante a la asalariada Rosa María Payá Acevedo, quien salió de la Isla con una visa de refugiada política por el inventado “peligro para su vida”.
Desde que arribó a Estados Unidos Rosa María recibió la protección del senador Marco Rubio y los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, quienes le han sufragado viajes a Europa y América Latina en intentos fallidos de acusar al Gobierno cubano de la muerte de su padre, el también asalariado Oswaldo Payá Sardiñas.
Como prueba de sus mentiras Rosa María Payá regresa a La Habana sistemáticamente, evidenciando que no es perseguida política y mucho menos reprimida por las autoridades.
Ahora, demostrando total impaciencia por presentarle cuanto antes pruebas a Donald Trump, para que elimine todas las medidas tomadas hacia Cuba por Barack Obama, pretenden ejecutar una gran provocación con la entrega del inventado Premio Oswaldo Payá, Libertad y Vida, el próximo 22 de febrero 2017, con la colaboración propagandística de algunas agencias de prensa extrajeras.
Según argumentó la asalariada de Miami, al secretario de la OEA le fue conferido ese “merito” debido a la supuesta actuación destacada en “defensa de la democracia, su coherente proceder ante las coyunturas políticas y sociales que atraviesan algunos de los países en crisis y regresión democrática en Latinoamérica”, lo que prueba fehacientemente la complicidad de Almagro con Estados Unidos en su política contra los gobiernos de izquierda de la región.
Ese Premio lo inventó la propia Rosa María con el apoyo de la mafia anticubana para crear la provocación dentro de Cuba, pues ella es residente en Estados Unidos bajo la categoría de refugiada política y el mismo Almagro radica en Washington, por lo que el viaje a la Habana es parte del espectáculo que desean montar para desafiar al Gobierno revolucionario.
Oswaldo Payá murió en un accidente de tránsito mientras repartía dinero a otros contrarrevolucionarios, enviado por Esperanza Aguirre del Partido Popular Español, al conducir a exceso de velocidad Ángel Carromero, dirigente de las juventudes del Partido Popular de España, por lo que fue sancionado por homicidio, sanción ratificada por las Cortes de España, donde denegaron las denuncias sin pruebas que pretendió presentar su viuda Ofelia Acevedo y la propia Rosa María, siguiendo las instrucciones de la mafia anticubana.
Rosa María Payá Acevedo, supuesta perseguida política en la Isla, llegó a La Habana el miércoles 15 de febrero 2017 para preparar el show mediático, pues Cuba no pertenece a la OEA debido a la maniobra política preparada por la CIA en 1962, según consta en el documento Proyecto Cuba, conocido como  desclasificado y publicado por el Departamento de Estado en el Volumen X del Foreign Relations USA, 1961-1963, páginas 691-695.
De acuerdo con lo expuesto en dicho documento, “se espera obtener amplio respaldo del Hemisferio Occidental para una resolución de la OEA en su reunión del 22.01.1962, que condene a Cuba y la aíslen del resto del Hemisferio”.
Y se afirma sin rodeos:
La reunión de la OEA será apoyado por demostraciones públicas en América Latina, generadas por la CIA y las campañas psicológicas asistidas por la Agencia de Información de Estados Unidos, USIA”.
“La mayor tarea para nuestra hábil diplomacia es alentar a los líderes latinoamericanos a desarrollar operaciones independientes, similares a este Proyecto, buscando una rebelión interna del pueblo cubano contra el régimen comunista”.
En esta nueva conjura participan Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Woodrow Wilson International Center for Scholars, la cual declaró a la prensa: “una visita de Almagro a Cuba sería sin precedentes, no solo por la presencia institucional de la OEA en Cuba a través de su Secretario General, sino también por recibir un premio que honra a un disidente cubano”.
Por su parte Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, afirmó a la AP: “si La Habana impidiera el ingreso de Almagro a su territorio generaría una reacción muy fuerte en Washington y otras capitales del continente, especialmente cuando el gobierno de Raúl Castro busca abrirse al mundo con reformas económicas y normalizando relaciones diplomáticas con Estados Unidos”.
“La visita encajaría con la postura que Almagro ha asumido sobre los derechos humanos en Venezuela. Él quiere proyectar esa imagen y mostrar su compromiso con los derechos humanos en Cuba y Venezuela”.
No hay secretos de lo que se prepara contra Cuba, evidenciándose que pretenden ofrecer pretextos a Trump para demostrar sus falsas acusaciones.
La joven asalariada de Miami y los que se sumaron al proyecto de provocación, parecen desconocer la historia de Cuba y cómo su pueblo ha sabido resistir y vencer todos los planes de la CIA que en 58 años no han logrado ver sus sueños hechos realidad.
Habrá que observar con qué tipo de visa ingresa Almagro y otros que se sumen al show, pues como turistas saben que no pueden hacer otras actividades, exponiéndose a violar las leyes cubanas, similares a las de otros países de la región.
Ante estas acciones recordamos a José Martí cuando dijo:
“…la prudencia puede refrenar, pero el fuego no sabe morir”

La Florida un freno al cambio con #Cuba

La palabra cambio es una constante en el vocabulario de los que odian a la Revolución cubana, pero a la hora de aplicárselo para ellos es como si no existiera en el diccionario.

Así lo acaban de demostrar los funcionarios del estado de Florida al cancelar la firma de dos acuerdos entre la parte cubana y los puertos floridanos de Everglades y Palm Beach, debido a la amenaza, entiéndase chantaje, efectuada por Rick Scott, gobernador del estado, de proponer recortes presupuestarios a las terminales marítimas que se atrevan a establecer negocios con Cuba.

El 7 de marzo el legislativo del estado analizará el presupuesto para esas áreas, el cual alcanza la suma de 82 mil millones de dólares.

Nadie con un mínimo de inteligencia puede entender como un gobernador estadounidense puede impedir que una entidad de su estado obtenga ganancias comerciales y facilite el empleo de sus votantes, pero es tal el odio que sienten por la Revolución socialista que la pasión les ciega la razón.

No por gusto el gobierno cubano reitera que no puede haber una normalización de relaciones entre los dos países mientras exista la guerra económica impuesta por Estados Unidos para hacer fracasar el proceso revolucionario.

Quién este mundo puede explicarse cómo es posible que Estados Unidos restablezca relaciones con Cuba y el gobernador de uno de sus estados amenace mafiosamente a las autoridades de dos puertos con recortarle el presupuesto para su funcionamiento.

¿Eso es democracia o dictadura?

La reacción del gobernador Scott, se produjo al conocer la presencia de una delegación cubana, que previo acuerdo con los funcionarios de ambos puertos, firmarían memorandos de entendimiento para futuras operaciones comerciales, algo beneficioso para los empresarios norteamericanos y que no tiene ninguna relación con la política.

En días recientes había arribado a Estados Unidos, procedente de la isla, un cargamento con 40 toneladas carbón vegetal, siendo la primera exportación de un producto cubano en casi 60 años.

Ese carbón será destinado a encender hornos para cocinar alimentos, por tanto, nada que afecte o influye en la ideología estadounidense, pero simplemente es una manifestación más de la intolerancia de la mafia terrorista que gobierna el sur de los Estados Unidos, hija de los testaferros del dictador asesino Fulgencio Batista.

Desde que se inició la recta final del concluido proceso eleccionario yanqui, la mafia miamense ha incrementado sus campañas contra Cuba, basada noticias fabricadas con el dinero que le envían a los contrarrevolucionarios cubanos, de que el presidente Raúl Castro “aumentó la represión y las detenciones arbitrarias”, algo que ni la prensa extranjera, las misiones diplomáticas acreditadas, incluida la estadounidense, ni las iglesias, denuncian con hechos reales.

Todo está diseñado para prepararle la mesa al nuevo Presidente, Donald Trump, para que dé marcha atrás al proceso de restablecimiento de relaciones y recorte las licencias que hoy permiten que más ciudadanos norteamericanos visiten la isla, pues estos sí comprueban las mentiras con las que durante medio siglo han engañado al propio pueblo de Estados Unidos.

Los llamados “disidentes”, gozan de plena libertad de movimiento y la prueba está en sus constantes visitas a Miami, donde reciben entrenamiento de cómo deben actuar para provocar a las autoridades, las que ante ellas los trasladan a las estaciones policiales para levantar actuaciones, como ocurre en cualquier lugar del mundo.

Una de las más recientes provocaciones la protagonizaron el 16.12.2016, con el empleo de Kimberley Motley, abogada estadounidense que trabaja para el Departamento de Estado, a quien deben haberle pagado una buena suma de dinero para que aceptara participar en un show mediático que se viró en su contra, al violar las leyes cubanas, algo que una profesional de su experiencia sabe que no es permitido ni siquiera en los Estados Unidos.

La vida y los hechos se encargarán de juzgar a aquellos que solo buscan alejar a los dos pueblos con sucias maniobras.

Mientras Cuba seguirá obrando de forma profesional y con inteligencia, a fin de trabajar en el mejoramiento de las relaciones, pero sin dejar de denunciar la criminal guerra económica que solo prende evitar la satisfacción de las necesidades del pueblo cubano para culpar falsamente al sistema socialista, pero como aseguró José Martí:

“Nada hay tan imprudente como perturbar con propios rencores, la paz en pueblo ajeno”.

Tomado de El Heraldo Cubano

FORT LAUDERDALE, FL - MAY 18:  Florida Governor Rick Scott speaks during the Governor's Hurricane Conference General Session at the  Broward County Convention Center on May 18, 2011 in Fort Lauderdale, Florida.The conference was established to focus on the challenges caused by hurricanes and tropical events unique to Florida. Hurricane season in the Atlantic begins June 1st and ends November 30th  (Photo by Joe Raedle/Getty Images)
FORT LAUDERDALE, FL – MAY 18: Florida Governor Rick Scott speaks during the Governor’s Hurricane Conference General Session at the Broward County Convention Center on May 18, 2011 in Fort Lauderdale, Florida.The conference was established to focus on the challenges caused by hurricanes and tropical events unique to Florida. Hurricane season in the Atlantic begins June 1st and ends November 30th (Photo by Joe Raedle/Getty Images)