Archivo de la etiqueta: Amistad

Cumplió Raúl Castro intensa jornada este martes en Francia

 

Publicado el martes, 02 de febrero de 2016 05:46 pm -05:00 | Redacción Central
Una visita muy fructífera. Foto: TeleSur.Una visita muy fructífera. Foto: TeleSur.
París, Francia. El General de Ejército, Raúl Castro Ruz, Presidente de los consejos de Estado y de Ministros de Cuba, se reunió en la jornada de hoy con altos funcionarios en la capital francesa, en el último día de una visita de Estado a esa nación.
Dentro de la intensa agenda, Raúl intercambió sucesivamente con el presidente de la Asamblea Nacional de Francia, Claude Bartolone; el presidente del Senado, Gérard Larcher; la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y con el primer ministro, Manuel Valls.
Raúl comenzó la jornada de este martes en Francia, con un encuentro con la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, donde ambos resaltaron la excelente marcha de las relaciones entre la Isla y esa institución.
El General de Ejército también realizó una visita al Museo del Hombre, centro donde se congregaron en las afueras amigos solidarios con Cuba, quienes ondearon banderas de la Mayor de Las Antillas.

Raúl Castro ya está en París

 

El Presidente cubano fue recibido en el aeropuerto internacional “París-Orly” por el ministro de Ciudad, Juventud y Deportes, Patrick Kanner; el prefecto de la región de Val Marne, Thierry Leleu, y el embajador de Francia en Cuba, Jean-Marie Bruno. Foto: Estudios Revolución

Leticia Martínez Hernández
digital@juventudrebelde.cu
30 de Enero del 2016 9:25:37 CDT
PARÍS, Francia.— Invitado por el mandatario francés, Francois Hollande, llegó al mediodía del sábado a esta ciudad el Presidente cubano Raúl Castro Ruz para realizar una visita de Estado, calificada como histórica por ser la primera de este tipo que hace un dignatario de la Isla a Francia y a un país miembro de la Unión Europea.
A su arribo al aeropuerto internacional “París-Orly”, engalanado para la ocasión con banderas galas y cubanas, asistió a recibirlo el ministro de Ciudad, Juventud y Deportes, Patrick Kanner, junto a otros funcionarios. Estaban allí también el embajador cubano en esta nación, Héctor Igarza, así como la representante de nuestro país ante la UNESCO, Dulce María Huergo.
Bajo una pertinaz llovizna, acompañada de una temperatura que rondó los nueve grados centígrados, Raúl saludó a las autoridades que le dieron la bienvenida y caminó luego por una alfombra roja, flanqueada por miembros de la Guardia de Honor francesa.
La delegación oficial que acompaña al General de Ejército durante estas jornadas en París está integrada por Ricardo Cabrisas Ruiz, vicepresidente del Consejo de Ministros; el canciller Bruno Rodríguez Parrilla; el titular de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz; el viceministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra Díaz; y el embajador de Cuba en Francia.
El Presidente cubano tendrá una apretada agenda de trabajo aquí, en la que se prevén conversaciones oficiales con Hollande, la firma de acuerdos y encuentros con varias personalidades.
Esta visita constata el excelente estado de las relaciones bilaterales entre los dos países, establecidas estas en junio de 1902, elevadas a rango de Embajada en 1950, y que tuvieron un relanzamiento con la exitosa visita de Hollande en mayo pasado a La Habana, primera de un mandatario francés a la isla caribeña.

Fidel y Mitterrand: una amistad más allá de las fronteras

 

El presidente francés realizó, en octubre de 1974, una visita de seis días a la Isla como primer secretario del Partido Socialista (PS) de la nación gala, y aquí fue recibido con los honores que se le dan a un Jefe de Estado
29 de enero de 2016 22:01:13
Visita a Cuba de Francois Mitterrand, Fidel Castro a su lado
Foto: Arnaldo Santos   18/10/1974
Fidel, Francois Mitterrand, y Ramón Castro durante una visita al Valle de Picadura. Foto: Arnaldo Santos
A lo largo de estos casi 60 años, la Revo­lu­ción Cubana ha tenido amigos de todas partes del mundo; uno de ellos fue François Mitte­rrand, abogado y político francés.
Mitterrand realizó, en octubre de 1974, una visita de seis días a la Isla como primer secretario del Partido Socialista (PS) de la nación gala, y aquí fue recibido con los honores que se le dan a un Jefe de Estado.
Durante su estancia en nuestro país, el político se reunió con el Comandante en Jefe Fidel Castro, en ese entonces Primer Ministro, (el presidente cubano era Os­valdo Dorticós con quien también sostuvo conversaciones). Como parte de su programa, además estuvo  en La Habana, Matanzas y Santiago de Cuba, donde visitó el histórico cuartel Mon­cada.
Un comunicado firmado en aquel momento entre el Partido Comunista de Cuba y el PS francés, plasmó la solidaridad del pueblo galo con el cubano frente al imperialismo y sus actos hostiles, siendo el bloqueo económico, financiero y co­mercial una de las manifestaciones más intolerables.
A propósito, Mitterrand destacó “el inmenso esfuerzo colectivo mediante el cual Cuba en­cuentra su propio camino hacia el socialismo, su pueblo da un ejemplo de una firmeza, una generosidad, una alegría de vivir que no pueden más que impactar profundamente a los so­cialistas franceses”.
El primer secretario del PS visitó nuestro país acompañado de una delegación de altos funcionarios del Partido Socialista, entre ellos el presidente del grupo parlamentario socialista Gaston Defferre así como de su esposa Danielle, según la AFP.
Fidel compartió una buena relación de amistad con Da­nielle, quien viajó a La Habana en numerosas ocasiones y estuvo a cargo de Francia Libertades, fundación humanitaria encargada de “reforzar el auge y la intensificación de las libertades individuales y colectivas en el mun­do”, según la Comisión Europea.
Años más tarde, sería Fidel quien visitara Francia gracias a una invitación del Fondo de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), tras participar en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Mundial (Copenha­gue, 1995). En la capital francesa, se alojó en el Hotel Marigny, donde las autoridades francesas reciben a sus huéspedes más distinguidos.
Precisamente, en su primera visita, el líder  de la Revolución Cubana ofreció un discurso en la sede de la Unesco, en París, donde calificó el bloqueo como “un acto criminal” y sostuvo que “ba­jo ninguna circunstancia pue­de justificarse, porque lo sufre la gente”.
Tras su alocución, tuvo una breve reunión con el entonces director general de la institución, el español Federico Mayor Zaragoza y luego fue recibido en la Asamblea Nacional, donde visitó el hemiciclo y la biblioteca y se entrevistó con un grupo de diputados.
Durante su estancia de tres días en la nación europea Fidel sostuvo también una entrevista privada con Mitterrand, —como Jefe de Es­ta­do—, en el palacio del Elíseo.
Mitterrand falleció el 8 de enero del 1996 víctima de cáncer de próstata. Su entierro fue un gran homenaje por parte de los franceses y de grandes personalidades de todo el mundo, entre los que se encontraba el líder de la Revo­lución Cubana.
Fidel se congregó junto a varios Jefes de Es­tado y de Gobierno en la catedral de Notre-Da­me de París para darle el último adiós al presidente francés que más ha permanecido en el cargo, desde 1981 hasta 1995.
Francia y su Marianne

La Marianne, símbolo de la Re­pú­blica, representó la lucha de los oprimidos y los valores de la revolución francesa: libertad, igualdad, fraternidad. La Ma­­rianne, del escultor Georges Laurent Sau­pique (1889-1961), fue uno de los bustos oficiales durante la Cuarta Re­pública (1946-1958), y actualmente c­a­da ayuntamiento del país posee un busto o estatua de ella. El origen del nombre se re­monta al siglo XVIII cuando el nombre de Marie y Anne eran muy comunes en toda Francia, sobre todo entre la población rural, de ahí que calificaran  a esta heroína como Marianne, una alegoría de la Madre Tierra.

Lleva un gorro frigio, sím­bolo proveniente de la antigua Tur­quía y que en Roma fue distintivo de los esclavos libertos que habían recuperado la libertad, tal como el que se ve en el escudo cubano.

#Cuba Intentan campaña mediática en Francia en contra de visita de Raúl Castro

 

Publicado por 
Hollande y Raúl Castro
Por: Percy Francisco Alvarado Godoy
“El traidor es muy diferente del tramposo: el tramposo pretende ampararse de propiedades establecidas, conquistar un territorio, e incluso instaurar un orden nuevo. El tramposo tiene mucho porvenir, pero no tiene ni el más mínimo devenir.”, señaló en una célebre frase Gilles Deleuze, escritor, ensayista, filósofo, profesor, historiador y orador francés. Sin embargo, la infamia es común en ambos. E infames son tres tristes gatos que han empezado a maullar sobre los tejados parisinos en búsqueda de cuestionable protagonismo –siguiendo la gastada sinfonía del ataque mediático anticubano– para demostrar su desespero e impotencia ante la próxima visita del presidente de los Consejos de Estado y de Ministro de la República de Cuba, Raúl Castro Ruz, a la hermana república francesa.
Salidos de un sombrío y obligado ostracismo, añejado en la Guerra Fría, varios contrarrevolucionarios radicados en Francia buscan apalancarse ante los enemigos de Cuba y encontrar visibilidad mediática –siempre bendecidos y financiados desde Miami por la ultraderecha más recalcitrante– para alimentar en el país galo las campañas mediáticas contra nuestra Revolución. Viejos camajanes y oportunistas, solidarios con criminales y terroristas, en plena desconexión con la realidad cubana, se suman a la guerra ideológica cuyo propósito es crear las condiciones para propiciar una intervención norteamericana en Cuba.
Para ellos el diálogo civilizado no es una opción. Tampoco lo es el respeto a la autodeterminación de las naciones. Para ellos el discurso político se apoya en la fuerza y en el chantaje, en la distorsión manipulada de la realidad y en la imposición de cambios mediante la subversión y el injerencismo. Son los mismos que se posicionan en posturas encaminadas a obstruir el proceso de acercamiento diplomático entre EEUU y Cuba, los defensores a ultranza del criminal bloqueo contra nuestra Patria y de mantener todo el tinglado de leyes y esfuerzos de todo tipo para destruir nuestra gobernabilidad a su antojo. De la misma forma pujan desesperadamente por entorpecer el diálogo entre Cuba y la Unión Europea.
Esos mismos oportunistas, descolocados y aislados ante la marcha de procesos de acercamiento diplomático con Cuba, han reaccionado exasperadamente ante la próxima visita a Francia del compañero Raúl, haciendo también blanco de sus críticas llenas de impotencia al mandatario galo Françoise Hollande. Les duele profundamente el diálogo respetuoso iniciado y en pleno desarrollo entre las dos naciones. Si la visita de Hollande en mayo pasado les irritó, aún más lo hace la anunciada visita de Raúl los próximos días 1 y 2 de febrero del presente año.
Les resulta sin dudas dolorosa “la enorme importancia geopolítica” que Francia le concede a Cuba en el marco de las relaciones internacionales en la actualidad, al reconocer la parte gala “que Cuba tiene una importancia que va mucho más allá de su demografía y su geografía.” Es para Francia “un poco la clave de bóveda, la puerta de entrada en América Latina”, según manifestó a EFE Jean-Pierre Bel, enviado personal del presidente francés para América latina y el Caribe.
Sobre el tapete de su histérico enfado está la mal disimulada preocupación ante las crecientes inversiones de la Unión Europea en Cuba y los avances registrados en las conversaciones en curso para llegar a un acuerdo de diálogo político y de cooperación, especialmente luego de que ambas partes anunciaron que esperan, en el mes de septiembre de este año, concluir las negociaciones con la mayor brevedad posible y dejar atrás, de esta forma, la llamada “posición común” europea con respecto a Cuba.
La actual campaña iniciada en Francia por estos contrarrevolucionarios, y sostenida en EEUU, para deslucir la visita del presidente cubano al país galo, está condenada a un estrepitoso fracaso. Contra ella está la legítima intención de ambos estados de desarrollar aún más el nivel de sus relaciones bilaterales, apostando por una nueva era en las relaciones entrambas naciones. Desde luego, es un claro mensaje para las otras naciones europeas sobre la importancia geoestratégica de incrementar sus vínculos con Cuba.
La infamia, pues, aísla aún más al oportunista y al provocador, encerrándolo en su propia trampa. Un Raúl optimista y sereno, llevará al pueblo francés el cálido abrazo de los cubanos. Eso nadie lo evitará.

Condecorada luchadora venezolana con medalla de la amistad del Consejo de Estado de Cuba

 

2016-01-26 16:31:05 / web@radiorebelde.icrt.cu / Minoska Cadalso Navarro

La medalla de la amistad que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba a propuesta de Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos le fue conferida a la venezolana María León. Foto Minoska CadalsoLa medalla de la amistad que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba a propuesta de Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos le fue conferida a la venezolana María León presidenta del grupo parlamentario Amistad con Cuba en reconocimiento a su solidaridad con el pueblo de la mayor de las Antillas, a su destacada participación y organización en las actividades de apoyo a la isla y de condena al bloqueo, así como por haber mantenido una permanente y sostenida labor en defensa de la causa de Los Cinco Héroes.

En la Casa de “nuestra América” José Martí en la capital de Venezuela, el embajador de la Habana en Caracas Rogelio Polanco, le impuso la condecoración a la luchadora, una mujer muy cercana al comandante Hugo Chávez y referente moral para muchos revolucionarios.

“María, es un ejemplo para todos los latinoamericanos comprometidos con las causas progresistas”, resaltó Polanco. Por su parte María León dijo que la medalla es un símbolo de la amistad que por más de 60 años la une al pueblo de Cuba.

Agregó que, en su opinión, las revoluciones cubana y bolivariana continúan con el legado de Bolívar y Martí, que sirven de ejemplo para seguir con la lucha por la liberación definitiva de este continente. Recordó además cuán importante para su formación fue el ejemplo de Fidel Castro, de Lenin, Marx y Engels tanto como las enseñanzas de su padre al pie de la estatua de Bolívar todos los domingos.