Archivo de la etiqueta: Antimperialismo

¿Cuba es el peor lugar del mundo?

Posted by heraldocubano

Por Arthur González.

Más de medio siglo resistiendo actos terroristas organizados por Estados Unidos, unido a invasiones mercenarias, creación y financiamiento de una contrarrevolución interna, la guerra biológica, junto a complejas campañas de propaganda para desvirtuar la verdad, no han valido para destruir el proceso revolucionario de Cuba, ese que ellos tanto odian.

Cuba marcha desde hace 58 años por una senda diferente a la impuesta por Washington, decisión soberana de los cubanos que provocó la rabia de los que siempre desearon apoderarse de la mayor de las Antillas.

Para que los ciudadanos norteamericanos no comprueben como son engañados, la Casa Blanca les prohíbe viajar libremente a la Isla, a pesar de ser una violación de su Constitución.

Siguiendo los patrones de la guerra mediática, Estados Unidos insiste en difamar a Cuba, repitiendo historias fabricadas que no resisten el más mínimo análisis, como es el tema de las llamadas “detenciones arbitrarias”.

¿dónde estan las golpizas?

Lo que no dicen, es que Estados Unidos desde hace 58 años sufraga una contrarrevolución para intentar derrocar el socialismo, a la cual entrenan, orientan y le entregan medios para provocar desórdenes en la vía pública, actos que la policía estadounidense no permite y reprime con brutalidad.

Toda la maquinaria de prensa yanqui está dirigida a divulgar falacias y hacerle creer a sus ciudadanos que Cuba es el peor lugar mundo.

No hay país que permita alteraciones del orden público y las ejecutadas en Cuba por sus asalariados, buscan pretextos para llevar a cabos sus cruzadas mediáticas.

Las denominadas “detenciones arbitrarias”, son los trasladados a las estaciones de la policía de los comisores de los desórdenes, para levantar las actas, y terminado ese proceso legal son dejados en libertad.

Lo que no dicen es que ninguno es apaleado, ni se le rocía gases lacrimógenos, como sucede en otros países con los trabajadores que protestan ante los despidos, reclaman mejores servicios de salud y educación, o la igualdad de salarios de mujeres y hombres.

En Cuba los policías no portan armas largas, ni escudos, cascos, chalecos antibalas, ni se emplea carros con chorros de agua, como sucede en las represiones en Europa o de América Latina.

Siguiendo la línea trazada por Estados Unidos, la mercenaria Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, dirigida por Elizardo Sánchez, mensualmente envía hacia Estados Unidos un informe de supuestas “detenciones arbitrarias”, por lo cual recibe su pago en dólares.

El fin es conformar una falsa matriz de opinión contra el gobierno cubano, y asegurar que ocupa el primer lugar en toda Iberoamérica en arrestos de ese tipo.

Como rebaño de ovejas, un grupo de organizaciones creadas por Estados Unidos para tales fines, se suman a esas campañas. Sin embargo, gobiernos con una larga lista de verdaderas violaciones a los derechos humanos como México, no son sometidos a similares denuncias, a pesar que comenten hechos jamás vistos en la Cuba socialista.

¿Por qué motivos las mismas organizaciones que se suman al coro dirigido por los yanquis contra Cuba, no denuncian los 150 mil asesinados por la violencia en México y los más de 33 mil detenidos-desaparecidos, incluidos los 43 normalistas de Ayotzinapa?

¿Dónde están los reclamos de justicia y esclarecimiento del asesinato de activistas de derechos humanos, como el caso de la hondureña Berta Cáceres?

Berta jamás recibió un solo dólar de la NED, la USAID, Cuba Freedom Foundation, Freedom House, la Organización Demócrata Cristiana de América, el Observatorio de los Derechos Humanos, o de la Fundación Konrad Adenauer, las cuales financian los proyectos anticubanos.

Ninguna de esas organizaciones diseñadas para acusar a la Revolución cubana, dice una sola palabra de la violencia policía que existe en Estados Unidos contra los negros, los latinos y otras migraciones de Asia y el Medio Oriente.

Cuba no es perfecta pero su sistema socialista garantiza un servicio de salud totalmente gratuito para todos, incluidos los llamados “disidentes”, los cuales son atendidos por médicos especialistas, sin tener en cuenta su servicio a una potencia extranjera que intenta acabar con la obra de la Revolución.

Así mismo, es reconocida por la UNESCO por la excelente labor en el área de la educación que brinda de forma gratuita a todos los niveles, algo muy diferente a lo que exhiben países desarrollados, incluso Estados Unidos.

Tampoco esas organizaciones peleles del gobierno yanqui, rechazan la criminal y despiadada guerra económica que pretende matar por hambre y enfermedades al pueblo cubano, incluso los integrantes de la llamada “disidencia”, la defienden y piden a la Casa Blanca que la mantenga.

En la llamada era de Internet, no se puede engañar a mucha gente y las cruzadas mediáticas contra la Revolución cubana, construidas por las agencias especializadas yanquis, están desclasificadas y publicadas; por tanto, se sabe que son falsedades para confundir a los incautos.

Para comprobar cómo actúa Estados Unidos, basta leer un documento fechado el 04.05.1961, titulado “Cuba y el comunismo en el hemisferio”, publicado por el Departamento de Estado, en el Volumen X, Cuba 1961-1962, páginas 459-475, en el cual consta un conjunto de recomendaciones, siendo la numeral C. “Guerra Psicológica y de Propaganda”, el que dice textualmente:

“Tenemos que desarrollar una firme línea de propaganda contra Cuba y el comunismo, y proporcionar medios efectivos para expandir esta línea de acción”.

El anexo IV describe la explicación general, sugiriendo varios temas de propaganda, como la recomendación de una emisora radial de 24 horas diarias solo para Cuba.

Expresa además que:

“La decisión clave es la de comprometerse en actividades propagandísticas a gran escala y haciendo uso de los medios de propaganda, como la radio, la Liga de Partidos Democráticos, el Consejo Revolucionario Cubano, (asentado en Miami), todo lo que deberá ser sufragado con el presupuesto de la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA) y la CIA”.

A pesar de todos sus planes subversivos Cuba sigue libre y como expresara José Martí:

“…el aire de la libertad tiene una enorme virtud que mata a las serpientes”.

USA usa programa para refugiados para alentar a dudosa contrarrevolución en Cuba

Por Percy Alvarado Godoy . El asunto está claro: detrás del surgimiento de nuevas figuras en el estrellato contrarrevolucionario dentro de Cuba se encuentra la mano sucia de Washington y de su cacareado programa para refugiados, tal como lo anuncia la propia Embajada de los Estados Unidos en La Habana. En la citada página se muestran los fundamentos necesarios para que cualquier cubano pueda ser elegido para gozar de este privilegio, gracias a ser considerado como ciudadano de una nación reconocida como “un país de interés especial y elegible para que los refugiados sean procesados dentro del país.”
Desde luego, la cuestión no es tan fácil de resolver para el solicitante ya que, según este programa, el ciudadano cubano debe demostrar que él/ella pertenece al menos a uno de los siguientes grupos: Miembros de minorías religiosas perseguidas, Activistas de derechos humanos, Antiguos presos políticos, Reclutas de trabajos forzados (1965-1968) y Personas privadas de sus títulos profesionales o sujetas a otros tratamientos desproporcionadamente severos y discriminatorios como resultado de sus creencias y actividades políticas y religiosas, o la percepción de las mismas.
La trampa consiste en que el entrevistado por funcionarios de esa sede diplomática, o sabedor el mismo de estos requisitos, se encuentra ante el desafío de crearse un historial “convincente” para poder aplicar y ser aceptado como refugiado y recibir asilo político en USA. Como consecuencia de ello han comenzado a surgir historias –las que son deliberadamente manipuladas por los medios enemigos y organismos encargados de satanizar a Cuba, tales como los congresistas mafiosos de Miami, Amnistía Internacional, la CIDH, entre otros– en las que han descollado nombres de oportunistas y descarados como los hermanos holguineros Adairis, Anairis Miranda Leyva y Fidel Batista Leyva; el tunero Jorge Cervantes García, así como Daniel Llorente, por citar algunos casos.
Esta nueva forma de emigrar tras venderse como perseguidos, victimizados, sodomizados ideológicamente, etc., ha generado la existencia de un grupo de oportunistas de toda laya cuyo único fin es subirse a un tubo de aluminio y capaces de inventar cualquier patraña que sirva a los sórdidos intereses de la guerra ideológica anticubana. Ya esta estratagema le sirvió a muchos como la propia Rosa María Payá, Orlando Luis Pardo Lazo y a una larga lista de falsarios descarados e impudorosos.

Declaración de los Comités de Defensa de la Revolución

 

Los Comités de Defensa de la Revolución, organización de la sociedad civil con más de medio siglo de existencia que agrupa hoy a más de ocho millones de cubanos, denuncian la «nueva» política de la administración estadounidense contra Cuba.

El «Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba», que el pasado día 16 firmara el mandatario Donald Trump, elimina las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias e incrementa sustancialmente las restricciones al derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar a nuestro país.

Esta es la nueva fórmula del Imperio para «defender» los derechos humanos en la Isla, «empoderar» y «ayudar» al pueblo cubano a «gozar de la libertad».

Pero Cuba es uno de los países del mundo más privilegiados por el respeto de sus derechos humanos, es reconocida por los organismos internacionales como la única nación en América Latina donde sus niños no sufren de desnutrición, con un bajo índice de mortalidad infantil, con la esperanza de vida más alta de la región; con una escolarización del ciento por ciento y ningún infante viviendo en la calle; a su vez invierte grandes recursos para el desarrollo del deporte, la ciencia, la cultura, la seguridad social, y la paz; y donde no existen barreras raciales ni de género para disfrutar de todos esos derechos.

Nuestro pueblo alcanzó el poder con las armas en sus manos el 1ro. de enero de 1959, liderado por Fidel Castro. Se ha mantenido firme en sus principios de soberanía, incluso en los años de mayor recrudecimiento de la hostilidad de Estados Unidos contra la Isla, en los cuales se suscitaron innumerables acciones políticas, económicas, propagandísticas, actos terroristas, intentos de eliminar a nuestros líderes, así como la subversión ideológica, con el objetivo de destruir a la Revolución.

Como nuestro Gobierno, los CDR rechazan esta «nueva» política de los Estados Unidos contra Cuba, apoyan el diálogo y la cooperación bilateral, pero sin realizar concesiones y sin aceptar condiciones que pongan en riesgo la soberanía y libertad conquistadas.

El memorando de Donald Trump, que intenta socavar los derechos del pueblo cubano, también limita las libertades de los ciudadanos de aquel país, en un contexto en que la opinión pública defiende el restablecimiento de las relaciones y la eliminación del bloqueo. Asimismo, la economía norteña sufrirá pérdidas durante los próximos años, y miles de estadounidenses verán afectados sus empleos.

La indignación de los cederistas respecto a la «nueva» política estadounidense contra Cuba se refleja en las Asambleas 9no. Congreso que desde los Comités se llevan a cabo en todas las comunidades de la Isla, proceso que fortalece la unidad, prepara al barrio para desarrollar las elecciones generales, sostiene los principios de soberanía e independencia y ratifica la voluntad del pueblo de seguir construyendo el socialismo bajo la conducción del Partido.

Los Comités de Defensa de la Revolución, como lo han hecho a lo largo de toda su historia, continuarán defendiendo las conquistas alcanzadas y respaldan desde cada barrio la máxima del líder histórico Fidel Castro de que: ¡El pueblo de Cuba vencerá!

Secretariado Ejecutivo Nacional de los CDR

Declaración de la Federación de Mujeres Cubanas ante las amenazas del presidente de los EE.UU.

Ante tanta ignorancia no podemos quedar calladas.

El presidente de Estados Unidos viola los derechos humanos del pueblo cubano con la nueva política hacia Cuba que recrudece el bloqueo. Las más de cuatro millones que integramos la Federación de Mujeres Cubanas denunciamos ante el mundo que las medidas anunciadas constituyen, también, un acto de violencia política contra el pueblo cubano, incluyendo las mujeres, niñas, niños y adolescentes, cuya vida cotidiana se pretende hacer más difícil. Por ello, apoyamos firmemente la Declaración de nuestro Gobierno Revolucionario.

Resulta un insulto calificar como héroes a los mercenarios de Playa Girón. Si ellos han olvidado la historia, o simulan hacerlo, ahí están los testimonios de Nemesia y sus hermanos, quienes vieron morir a su madre durante dicha invasión; están los de los familiares de los jóvenes que ofrecieron sus vidas defendiendo a su país. También desconocen la valentía de las madres cubanas cuando salieron a las calles exigiendo el cese de los asesinatos de sus hijos, entre ellos el de Frank País, hecho donde estuvo involucrado el esbirro de la dictadura batistiana, Bonifacio Haza, padre del desafinado violinista.

El pasado 21 de enero cientos de miles de mujeres en todo el mundo salieron a las calles a manifestarse en contra del machismo y el sexismo de Trump, que incluso se ha burlado públicamente de un periodista con discapacidad. Hace unos días una afroamericana embarazada fue baleada por la policía en Seattle, con lo que aumenta la cifra de personas negras que mueren a manos de las fuerzas policiales en ese país. ¿Qué moral asiste al presidente norteamericano para hablar a Cuba de derechos humanos?

Cuba es uno de los países que en el mundo brinda mayor protección física y moral a su pueblo, donde la dignidad de las personas está en el centro de las políticas sociales. Solo hay que ver el desarrollo alcanzado por las mujeres cubanas; los presupuestos que nuestro país dedica a los programas de salud, educación y seguridad social, entre otros, para comprender la dimensión profundamente humanista de nuestra Revolución.

Acostumbradas a luchar y resistir, las cubanas le decimos que no aceptamos ni cercos, ni zancadillas, ni injerencias, ni amenazas de nadie y, mucho menos, de quienes quieren desconocer nuestro legado que a lo largo de siglos nos sostiene e impulsa. Este pueblo no ha cedido jamás ante chantajes de ningún tipo. Le vendría bien leer la historia de la familia Maceo-Grajales para saber de qué temple está forjada nuestra nación.

Siempre estaremos preparadas para defender las conquistas alcanzadas para las mujeres y por las propias mujeres. La lucha por la paz será estandarte permanente para proteger el futuro de nuestros hijos e hijas. Una vez más, proclamamos que, inspiradas en las enseñanzas y el ejemplo de Fidel y Vilma, con bloqueo o sin bloqueo, continuaremos construyendo nuestra patria socialista, inclusiva y participativa.

Secretariado Nacional.
Federación de Mujeres Cubanas.

 

Apoyan la CTC y sus sindicatos Declaración del Gobierno Revolucionario cubano

La Central de Trabajadores de Cuba y sus sindicatos respaldan la Declaración del Gobierno Revolucionario cubano, ante las agresivas palabras del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, referidas a las relaciones entre ese país y Cuba, ratifican la convicción de mantenerse firmes en defensa de esta Revolución genuina, construida con y para los trabajadores, bajo el liderazgo de Fidel y Raúl.

Haber escogido para abordar las relaciones con Cuba un escenario vinculado a la invasión por Playa Girón y tratar a los mercenarios como héroes constituye una ofensa para todos aquellos que salidos de las filas más humildes de nuestra nación, muchos de ellos trabajadores, defendieron su patria socialista hasta hacerles morder el polvo de la derrota.

Como expresa el texto emitido por el Gobierno cubano las palabras de Trump constituyen un retroceso en las relaciones entre los dos países, por la amenaza de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que nuestro país realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.

Pero esa vuelta atrás no nos intimida. Desde nuestra trinchera en la producción y los servicios, los trabajadores cubanos, con su inteligencia, ingenio y creatividad continuaremos derribando las barreras impuestas por el bloqueo, como ha sucedido durante casi 60 años en que no han podido doblegarnos con ese cerco criminal.

Como siempre seguiremos encontrando salidas a las limitaciones, nos mantendremos fieles al Partido Comunista de Cuba, guía de la obra que construimos, que se fortalece con la actualización del modelo económico cubano que tiene en los trabajadores sus protagonistas fundamentales.

En estas circunstancias nos corresponde potenciar al máximo las reservas productivas y el uso racional de todos los recursos materiales y financieros, lo que incluye disciplina laboral y tecnológica.

Hacemos nuestro el rechazo expresado en la Declaración del Gobierno Revolucionario a la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos. Nos indignamos al escuchar a Trump hablar de derechos humanos para los cubanos, cuando a partir del triunfo de enero de 1959 la Revolución garantizó el derecho al trabajo y a igual remuneración de mujeres y hombres, a la seguridad social, a la salud y la educación universales y gratuitas, a una vida digna y a la tranquilidad ciudadana. ¿Acaso Trump pretende impedir, con la restricción de las visitas de sus conciudadanos a Cuba, que ellos puedan comprobar el disfrute aquí de esos derechos que en su propio país son irrespetados?

Tenemos una historia de intransigencia revolucionaria, de resistencia y rebeldía, guiada por las enseñanzas de José Martí, quien conoció al monstruo porque vivió en sus entrañas y ante las pretensiones del gigante ratificó que su honda era la de David, esa que hemos esgrimido durante décadas y contra la cual han fracasado las aspiraciones de retornarnos al pasado neocolonial.

Nuestra rica tradición de lucha nos aporta motivaciones que inspiran a defender las conquistas alcanzadas y seguir adelante. Lo hemos demostrado con nuestra indeclinable posición de principios ante la agresividad de sucesivas administraciones estadounidenses.

Cada colectivo laboral será un bastión contra las pretensiones imperiales. Una vez más el gobierno de los Estados Unidos se equivoca con Cuba y sus trabajadores, los que no renunciaremos a nuestra independencia ni a nuestra sólida unidad.

Jamás sacrificaremos nuestro derecho a construir una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.

Secretariado Nacional de la CTC