Archivo de la etiqueta: Barack Obama

Increíble pero cierto

Posted by cubaoggi on March 10, 2016
asesorobama-n
Por Arthur González .

Jamás un presidente de los Estados Unidos envió a un funcionario de la Casa Blanca para explicarles a las comunidades extranjeras que allí residen, lo que espera alcanzar en su visita al país de origen de esos ciudadanos. Aunque parezca increíble, Barack Obama lo hará antes de viajar a La Habana.ben rhodes
Agencias de noticias informan que Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional del Presidente, arribará el 11 de marzo a Miami, capital de la mafia terrorista anticubana, donde explicará a los líderes de la comunidad cubana lo que Obama aspira a lograr en su breve estancia en Cuba.
Ese gesto es la prueba irrebatible del compromiso de la Casa Blanca con esa mafia terrorista, amamantada durante medio siglo por todas las administraciones y gracias a ese apoyo logró encadenar la política exterior estadounidense hacia Cuba, donde ha primado el odio y el rencor de los que salieron huyendo de la justicia revolucionaria.
Los líderes históricos de esa comunidad cubana fueron testaferros del dictador Fulgencio Batista, quien asesinó durante su gobierno a partir de un golpe de estado, a más de 20 mil cubanos. Hoy algunos de sus hijos ocupan asientos en el Congreso, como Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart.
Otros, a pesar de que sus padres se vieron obligados a emigrar para no ser asesinados por sicarios de Batista, entre ellos Marco Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz, vieron la oportunidad de hacer carrera política respaldando a los mafiosos anticubanos.
Ese compromiso de los Presidentes de Estados Unidos es la causa de que aborrecidos terroristas y asesinos, como Orlando Bosch, Luis Posada Carriles, Gaspar Jiménez, Guillermo Novo Sampol, Ángel de Fana, Carlos Alberto Montaner, Ramón Saúl Sánchez, Roberto Martín Pérez, Orlando Mitat, y Rodolfo Frómeta, residan plácidamente en ese país sin responder ante la justicia por los actos terroristas y crímenes cometidos en y contra Cuba.
Se dice y no se cree, pero Obama lo hace para “calmar las preocupaciones” de los que durante 58 años recibieron todo el respaldo financiero y material para intentar derrocar a la Revolución, en acciones que van desde la invasión mercenaria organizada por la CIA y el ejército, derrocada en las arenas de Bahía de Cochinos en solo 66 horas; sabotajes contra centros comerciales, fábricas, puentes, líneas férreas, la agricultura, barcos pesqueros y mercante; hasta bombardeos a poblados; y la introducción de plagas y enfermedades contra personas, la flora y la fauna cubanas.
Rhodes, durante su estancia, tiene previsto reunirse con supuestos defensores de Derechos Humanos, (entiéndase violadores permanentes de esos derechos del pueblo de Cuba), líderes religiosos y representantes del sector privado, con la intención “de apaciguar” molestias e intransigencia de esos mafiosos que nunca aceptarán el reconocimiento del gobierno revolucionario que rescató la soberanía e independencia nacional de Cuba.
Para apaciguar sus reacciones adversas contra el viaje del Presidente, el asesor adjunto de Seguridad Nacional, les garantizará que Obama sostendrá una reunión con los contrarrevolucionarios y seguirá financiándolos con parte de los 20 millones de dólares que anualmente aprueba para las provocaciones y actos subversivos contra la Revolución.
Posiblemente entre las promesas que les hará Rhodes, están de que Obama mantendrá la mayor parte de las medidas del Bloqueo económico, comercial y financiero para evitar el desarrollo del país, el financiamiento anual a Radio y TV Martí, la no devolución de la Base Naval en Guantánamo, la continuación de las campañas mediáticas de que en Cuba se violan los derechos humanos y el apoyo a los trabajadores no estatales para fortalecer la imagen de que el sistema capitalista es más próspero que el socialista.obama n
A pesar de ese gesto inusual de un Presidente, los integrantes de esa mafia terrorista no aceptarán el cambio de política por su oído visceral, razón por la cual en reiteradas oportunidades han solicitado tres días de licencia para matar a los cubanos y cubanas que más compromiso han demostrado con el proceso revolucionario, algo que han denominado “La noche de los cuchillos largos”, en demostración de que no olvidarán sus antecedentes de asesinos del dictador Fulgencio Batista.
Barack Obama si realmente quiere un cambio honesto con Cuba, deberá tener presente lo que expresó José Martí:
“…por dos caminos no se puede ir si se quiere triunfar”.

Declaración del Gobierno Revolucionario: Cuba reitera su apoyo incondicional a Venezuela

banderas-cubanas
4 marzo 2016
El Presidente de los Estados Unidos de América ha decidido prorrogar por un año la vigencia de la arbitraria y agresiva Orden Ejecutiva 13692 firmada el 8 de marzo de 2015 que declaró “emergencia nacional” por considerar que la República Bolivariana de Venezuela constituye “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos”.
El pretexto esgrimido para tomar esa decisión es que “la situación en Venezuela, descrita en la Orden Ejecutiva 13692, no ha mejorado” y a continuación se reiteran las conocidas acusaciones sobre supuestas violaciones de derechos humanos, persecución y arrestos arbitrarios de opositores políticos, restricciones a la libertad de prensa, entre otras, atribuidas al gobierno venezolano.
Esta nueva acción injustificada contra una nación hermana, pacífica y solidaria de Nuestra América, ignora la indignación y el rechazo que suscitó en la VII Cumbre de las Américas en Panamá la promulgación de esta insólita Orden. Ello demuestra que la intervención en los asuntos internos del pueblo venezolano no ha cambiado y que el objetivo de derrocar la Revolución Bolivariana se mantiene vigente.
El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba demanda la eliminación de la Orden Ejecutiva 13692 y reitera de manera resuelta y leal su apoyo incondicional y el de nuestro pueblo a la hermana República Bolivariana de Venezuela, al legítimo gobierno del Presidente Nicolás Maduro y a la unión cívico-militar del pueblo bolivariano, que lucha por mantener la paz, el orden constitucional y las conquistas de su Revolución, frente a los intentos desestabilizadores de la oposición interna, alentada por los resultados de las elecciones legislativas que desmienten los falaces argumentos utilizados para prorrogar la Orden Ejecutiva.
Llamamos a los gobiernos y pueblos de nuestra región a reclamar que se respeten los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los jefes de estado y de gobierno en la II Cumbre de la CELAC celebrada en La Habana en enero de 2014.
La Habana, 4 de marzo de 2016.16

Obama en Cuba: ¿Hereje o hablante de la “lengua franca”?

IroelObama en 1 MARZO, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ

Por estos días Cuba recibe muchas visitas de ciudadanos estadounidenses. Y es que luego del 17 de diciembre de 2014 ha pasado a ser moda lo que antes fue herejía. Pero es bueno recordar algunos herejes que se atrevieron a poner sus pies en Cuba en plena administración de George W. Bush y su “guerra contra el terror”, que hizo enabolar en Miami la consigna “Iraq Now, Cuba after” e inscribió la Isla caribeña en el llamado “eje del mal” y los “oscuros rincones del mundo” que Washington debía poner en orden.
Noam Chomsky y Gore Vidal están tal vez entre los más herejes de todos los herejes que se atrevieron a visitarnos. Considerados por muchos los más agudos intelectuales norteamericanos de las últimas décadas, personas bien informadas, con gran curiosidad intelectual y muy críticos con los medios de comunicación de su país, tanto Chomsky como Vidal, sin embargo, no dejaron de asombrarse con una realidad tan distorsionada en su país y lo reconocieron en el contacto abierto con cubanos muy diversos.
Noam Chomsky visitó La Habana en 2003. El lingüista y politólogo estadounidense asistió invitado a un congreso de la Conferencia Latinoamericana de Ciencias Sociales, efectuado en la capital cubana, donde se debatió con absoluta libertad académica una gran diversidad de temas. El entonces Presidente cubano, Fidel Castro, escuchó atentamente su conferencia magistral e intercambió amistosamente con él.
Pero Chomsky no limitó su actividad en Cuba al mundo académico. Recorrió uno de los barrios más humildes de La Habana, el de Pogolotti en Marianao. Allí, caminando por las calles y comiéndose una pizza que compró a un vendedor callejero, se interesó en cómo funciona la democracia cubana en las bases, cómo son elegidos los delegados del Poder Popular y preguntó a la Presidenta del Consejo Popular de Pogolotti cómo trabaja y a qué se dedica esa instancia. Allí mismo, el intelectual estadounidense visitó el Centro Martin Luther King, que sostiene hace décadas un amplio intercambio con iglesias y líderes religiosos estadounidenses, encabezado por el pastor bautista Raúl Suárez.
En una plaza de La Habana Vieja, donde todos lo sábados se presentan libros de diversas temáticas ante un público que asiste libremente, Noam Chomsky presentó un título de su autoría publicado en Cuba. Concluida la presentación, hubo tiempo para que personas del público hicieran preguntas o comentaran a través del audio ubicado en el lugar; el primero en preguntar fue el escritor cubano Jaime Sarusky, quien intercambió con Chomsky, considerado entre los diez intelectuales más importantes del mundo, acerca de su exclusión de los grandes medios de comunicación de su país, incluyendo The New York Times.
Minutos después de terminar ese encuentro, mientras dialogaba con los editores de la revista cultural La Jiribilla, Chomsky se asombró de cómo estos, con un ancho de banda mínimo, le mostraban que ya habían subido a Internet la cobertura gráfica y escrita de la presentación de su libro.
Tres años después llegó a Cuba Gore Vidal. En el mismo aeropuerto, balletómano empedernido, lo primero que hizo fue preguntar por Alicia Alonso, y lo segundo, declararse sorprendido por la “tecnología”-grabadoras y cámaras de televisión- de los periodistas cubanos que lo esperaban en la terminal aérea.
Vidal visitó varias universidades cubanas donde intercambió con profesores y estudiantes, incluyendo alumnos norteamericanos de la Esuela Latinoamericana de Medicina. En la Casa de las Américas sostuvo un prolongado diálogo con más de cien intelectuales cubanos, en su silla de ruedas recorrió La Habana Vieja y asistió admirado a una clase en la Escuela Nacional de Ballet, impartida por el maestro Fernando Alonso, además de escuchar de la boca de Rogelio Martínez Furé, y con la escenificación del Conjunto Folclórico Nacional, un recorrido por las expresiones de la cultura cubana desde sus raíces hasta nuestros días. Interrogado por la periodista Rosa Miriam Elizalde sobre si era “Cuba la Isla satánica que la prensa y los políticos muestran a los norteamericanos”, Vidal respondió:
“¿Estás loca? ¡No! Nos dicen siempre que los cubanos detestan estar aquí. Que todos se mueren de hambre. Sacan esos cuentos que dicen que los hospitales son terribles y que nadie acude a ellos. Que los cubanos que se enferman van a la clínica Mayo en Estados Unidos. No hay mentira que nuestro gobierno no nos cuente cuando habla de Cuba. En Estados Unidos, la mentira es la lengua franca de la nación.”
El cineasta Saúl Landau, quien lo acompañó en su visita,escribió a propósito del homenaje que rindiera durante esos días a Vidal la Universidad de La Habana, donde parte del público acudió con ejemplares de su novelaBurr, publicada en Cuba, para que el escritor los autografiara:
“La nostalgia se convirtió en celebración en el Aula Magna de la Universidad de La Habana. El Rector honró a Vidal con una placa por el 270 aniversario de la Universidad. Pensé que debía haber recibido honores como ese en Estados Unidos por sus 25 novelas, numerosas piezas teatrales, guiones cinematográficos, libros de ensayo y de historia, con lo que ha contribuido a nuestra cultura literaria. Es más, él es parte del tesoro nacional de EEUU. Qué irónico –y quizás justo– que un gran historiador y hombre de paz (y de la ironía) reciba respeto en Cuba, mientras que The New York Times ha ignorado o minimizado su obra –o se la ha ofrecido a críticos que no se la merecen. ¿Ironía? Sin embargo, el Times sí promueve la dudosa guerra de Bush al situar las fantasías de la reportera Judith Millar (armas iraquíes de destrucción masiva) en su primera página.”
Ahora que Barack Obama visitará Cuba, The New York Times –el mismo periódico que ignora a Chomsky y atacara a Vidal– le pide a Obama en un editorial que presione al Presidente cubano, Raúl Castro, para que Cuba deje de ser la que admiraron esas dos lumbreras de la intelectualidad estadounidense y se parezca al tipo de sociedad violenta, minada por el narcotráfico y empobrecida, que EEUU ha impuesto en todos los países de su más cercano Sur y que son precisamente los del entorno cubano.
Sería lamentable que lejos de mirar de modo desprejuiciado a los cubanos, como han hecho varios de los líderes occidentales que han visitado La Habana recientemente, entre ellos el Primer Ministro de Italia y el Presidente de Francia, y apreciar con humildad cómo este “gran pueblo”, según palabras del Papa Francisco, ha obtenido indicadores sociales que son envidiables en la propia capital estadounidense, Barack Obama limite las pocas horas que estará aquí a reproducir estereotipos como los denunciados por Vidal que muchos estadounidenses, cumpliendo con su nueva política de pueblo a pueblo, juzgarán como construcciones propagandísticas que se derrumban ante una realidad mucho más rica y compleja.
Obama ha anunciado en un mensaje sobre su visita a Cuba que, además de entrevistarse con el Presidente cubano, tendrá:
“reuniones con miembros de la sociedad civil cubana: hombres y mujeres valientes quienes le dan voz a las aspiraciones del pueblo cubano. Me reuniré con emprendedores cubanos para aprender como los podemos ayudar a montar nuevas empresas. Y hablaré directamente con el pueblo cubano sobre los valores que compartimos y como podemos ser socios mientras que trabajamos para el futuro que quieren.”
Con la frase “hombres y mujeres valientes que dan voz a las aspiraciones del pueblo cubano” Obama se refiere a personas pagadas y entrenadas por EEUU para cambiar el régimen en Cuba que el máximo representante diplomático de Washington en La Habana en 2009 describía de la siguiente manera:
“Pese a sus afirmaciones de que representan a “miles de cubanos”, nosotros vemos muy pocas evidencias de ese apoyo, al menos desde nuestra óptica, limitada, en la Habana
“Cuando cuestionamos a los líderes disidentes sobre sus programas, no vemos plataformas diseñadas para llegar a amplios sectores de la sociedad cubana, sino que más bien dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores claves
“Si bien la búsqueda de recursos es su principal preocupación, la segunda más importante parece ser limitar o marginar las actividades de sus antiguos aliados de manera de reservarse el poder y el acceso a los escasos recursos”
Realmente, la postura de esas personas con la visita a Obama es muy difícil, diríamos de perder perder. Si Obama no los ve, pierden porque los ignora, y si los ve, confirmará la denuncia cubana sobre su carácter de instrumento de la política de EEUU.
“Emprendedores” llaman Washington y los medios norteamericanos al sector cuentapropista cubano que EEUU aspira a convertir en quinta columna para su cambio de régimen en la Isla y que las transformaciones impulsadas por el Partido Comunista de Cuba ven como un complemento necesario al sistema socialista cuyaConstitución proclama en su artículo 11 que “las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con cualquier otro Estado no podrán ser jamás negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera”.
El gobierno cubano ha dicho que, como cualquier visitante a la Isla, Obama podrá reunirse y hablar con quien desee en Cuba y ve en la presencia del Presidente estadounidense una oportunidad para impulsar las posibilidades que pueden abrirse si el inquilino de la Casa Blanca adopta decisiones más amplias para aliviar el bloqueo, mucho más allá de las que a cuentagotas ha venido anunciando su gobierno después del 17D y que han dejado intacto el impacto de las sanciones de más cincuenta años en la vida del pueblo cubano.
Gore Vidal no vivió para ver la nueva etapa de relaciones entre Estados Unidos y Cuba pero Chomsky sí ha sido testigo de lo que según él
“en los Estados Unidos, se lo describe como un esfuerzo noble y heroico de ayudar a Cuba a escapar de su aislamiento y unirse a la comunidad internacional, y avanzar hacia la democracia y la libertad. La verdad es que es casi exactamente lo contrario. Fueron los Estados Unidos los que estaban aislados, cada vez más.”
Por sus declaraciones dos días después del 17D – “el sentido que tiene normalizar las relaciones es que nos brinda más oportunidad de ejercer influencia sobre ese gobierno que si no lo hiciéramos. (…) Pero lo cierto es que vamos a estar en mejores condiciones, creo, de realmente ejercer alguna influencia, y quizás entonces utilizar tanto zanahorias como palos” –pareciera que el primer Presidente afroamericano de EEUU está más cerca de las solicitudes del Times que de las visiones de dos de los más grandes intelectuales que ha tenido su país. Aunque tal vez Obama nunca reconocerá -como sí hizo Vidal al hablar con un periodista cubano- que “ha sido reconfortante ver a un país que hace bien las cosas, como debiera ser, mientras que mi país está haciendo mal las cosas”, muchos albergamos la esperanza de que su visita quizás ayude a que otros vean lo que el no sea capaz de ver. Cuba: ¿Hereje o hablante de la “lengua franca”?

Eusebio Leal: La voluntad de Cuba está sobre la mesa

 

2016-02-26 15:03:38 / web@radiorebelde.icrt.cu / Angélica Paredes López

eusebio-leal-3

“El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos constituyó el reconocimiento de la legitimidad del pueblo cubano y la Revolución”, aseguró a la prensa cubana el Historiador de la ciudad de La Habana, Eusebio Leal, horas antes de que fuera inaugurada en Washington la Embajada cubana.

“Los métodos hostiles no dieron resultado, por eso comienza una nueva etapa, no quiere decir que todo esté resuelto, al contrario, se abre un capítulo de cosas más profundas y complejas que tratar”, señaló el intelectual cubano.

Y agregó Eusebio Leal: “Diría como Martí: “en silencio ha tenido que ser y como indirectamente”; porque este proceso comenzó hace mucho tiempo y se ha negociado arduamente”.

“Nuestra buena voluntad está puesta sobre la mesa, y creo que también la del Presidente Barack Obama, pues Raúl lo reconoció así en la Cumbre de Panamá”, enfatizó Leal Spengler.

A una pregunta de Radio Rebelde, referida al momento singular que inician ambos pueblos, Eusebio Leal recordó los lazos culturales e históricos que unen a cubanos y norteamericanos; pero subrayó que “todavía existen enormes obstáculos como el bloqueo, para avanzar hacia la normalización de los nexos”.

Como hace unos meses aseguró a la prensa cubana el Historiador de la ciudad de La Habana, “nuestro país no esperó este momento de rodillas, lo hemos recibido de pie”.

El pasado 20 de julio, Cuba y Estados Unidos restablecieron sus relaciones diplomáticas luego de 54 años de ruptura.

Ahora, las dos naciones buscan avanzar en la normalización de sus vínculos, en un camino repleto de diferencias en los más diversos temas. Como nos dijo Eusebio Leal, para esa convivencia civilizada será esencial la unidad de la nación.

Para que nadie se ilusione

 

Posted by 
Por Arthur González.
Lo mejor para Estados Unidos y Cuba es lograr algún día relaciones normales, situación que la isla nunca ha conocido desde su independencia de España en 1902, pues el vecino del Norte siempre aspiró a ser el dueño y señor del archipiélago mayor de las Antillas.tio sam
Así lo recoge la historia desde que, en 1802, el gobernador de Mississippi, William C. Claiborne, en carta al presidente Thomas Jefferson, le decía:
“…nada deseo más que ver la bandera de mi país ondeando sobre el castillo de El Morro. Cuba es la entrada real del Mississippi, y la nación que la posea puede en el futuro mandar en el hemisferio occidental”.
Hasta 1820, Jefferson consideraba que “Cuba era la adición más interesante que jamás pudiera hacerse para nuestro sistema de estados…debemos, a la primera oportunidad, apoderarnos de Cuba”.
Después de restablecidas las relaciones diplomáticas el 17.12.2014, no se perciben indicios sólidos de que ambas naciones puedan llegar a normalizar sus relaciones, a pesar de que el Presidente Barack Obama, diga lo contrario.
El obstáculo principal es la permanencia del criminal Bloqueo económico, comercial y financiero, que Estados Unidos insiste en disfrazar de embargo, cuando sus documentos desclasificados de 1962 lo conceptúan como: una “guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país”.
Adicionalmente existen otros impedimentos con la existencia de la Base Naval en el territorio de Guantánamo, resultante de la imposición de un apéndice a la primera constitución de la naciente república cubana en 1901, conocida como Enmienda Platt, nombre tomado del senador Orville Platt, quien la propuso al presidente estadounidense.
roberta jacobson
Para que nadie se llame a engaño y sueñe con esa normalización de relaciones, que según declaró el Presidente Obama, se logrará durante su reciente anuncio de su visita a Cuba el próximo mes de marzo, la aun secretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, lo dejó bien esclarecido durante su testimonio el 16.02.2016 ante el Comité de Asuntos de Exteriores de la Cámara de Representantes, un día después de haberlo realizado ante el subcomité para Asuntos del Hemisferio Occidental del Senado.
En su descargo la señora Jacobson, aseguró con fuerza irrefutable que:
“Estados Unidos no entregará a Cuba, la Base Naval en Guantánamo, ni tampoco cerrará (las ilegales y subversivas) Radio y TV Martí, añadiendo que “mi gobierno no está interesado en discutir esa cuestión, y el asunto de Guantánamo no está sobre la mesa en estas conversaciones”.
Como se conoce, ella es la responsable de las negociaciones con las autoridades cubanas para el restablecimiento de relaciones bilaterales entre Washington y La Habana, por lo que está envestida de facultades para emitir tales criterios.
Subvertir políticamente a la población cubana es un propósito histórico desde el mismo 1959, cuando triunfó la Revolución encabezada por Fidel Castro, y Radio y TV Martí fueron creadas precisamente con ese fin, bajo los argumentos de “promover una sociedad abierta y plural en Cuba”, algo que nunca intentaron hacer durante la tiranía sangrienta de Fulgencio Batista.
Ambas emisoras han costado a los contribuyentes estadounidenses en los últimos 30 años, 770 millones de dólares, y este 2016 les costará otros 27 millones de dólares más, según afirmó la congresista demócrata Betty McCollum, cuando a finales del pasado mes de enero presentó un proyecto de ley ante la Cámara de Representantes para cerrar los dos medios.
Por tanto, Obama podrá visitar la Habana, disfrutar de sus encantos, de la hospitalidad de su pueblo, comprender lo disparatada que es la política de querer rendir por hambre y enfermedades a los cubanos, pero nada de eso hará derribar el alto y sólido muro del bloqueo económico, comercial y financiero, sostenido además por la Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubanas, o Ley Libertad, aprobadas en 1996, más conocida como Ley Helms Burton.
Ante situaciones similares José Martí expresó:
“Los ensueños de la imaginación no valen gran cosa cuando es preciso ejercitar el pensamiento”.