Archivo de la etiqueta: Base Naval en Guantánamo.

La base naval existe, contra la voluntad de los cubanos

f0048831

Cuando el 29 de mayo de 1934 fue noticia la abolición de la Enmienda Platt, apéndice impuesto por Estados Unidos a la Constitución que acompañó en 1902 el nacimiento de la República de Cuba, parecía cerrarse un capítulo de oprobio para el pueblo.

Sin embargo, se mantuvo el artículo sobre el arrendamiento estadounidense de la zona ocupada ilegalmente por la base naval en Guantánamo, en un inicio bajo el disfraz de «estaciones carboneras», por tiempo indefinido.

La historia reseña que el senador republicano Oliver Platt propuso la enmienda, sancionada como ley por el presidente William McKinley el 2 de marzo de 1901. El ímpetu desplegado por las luchas sindicales y estudiantiles condicionó que los gobiernos de ee. uu. y Cuba firmaran, 33 años después, el Tratado Permanente de Relaciones Recíprocas, para derogar el engendro anexionista, aunque quedaron cláusulas activas.

Por ello aún permanece usurpando el territorio que ilegalmente ocupa la base militar estadounidense en Guantánamo, que ha sido centro de provocaciones contra la Revolución cubana, principalmente en la década de los 60 y 70 del siglo pasado. Hoy está enclavada allí una cárcel donde se practica la tortura en nombre de una supuesta lucha contra el terrorismo, violándose los más elementales derechos humanos.

Cubanos como Rubén López Sabariego, Luis Ramírez López y Ramón López Peña se cuentan entre las víctimas de las constantes agresiones y provocaciones realizadas desde el territorio ilegalmente ocupado.

Datos de interés:

De los 117,6 kilómetros cuadrados que tiene la base, solo 49,4 son de tierra firme, y una línea costera de 17,5 kilómetros.

Hasta el 2008 habían pasado por el centro alrededor de 800 prisioneros de más de 40 países, la gran mayoría, afganos y pakistaníes.

En el 2013 el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió al Congreso más de 450 millones de dólares para obras de mantenimiento en la prisión ilegal y otros 200 millones de dólares para mejorar las instalaciones temporales.

Granma

Será positiva la visita de Obama

Posted by heraldocubano

Por Arthur González.
La visita del presidente de los Estados Unidos a Cuba, la segunda en 80 años, es hasta la fecha una nebulosa en cuanto a resultados positivos para la Isla.obama habla
En los últimos meses las sanciones a varios bancos y compañías extranjeras por sus relaciones contractuales con Cuba, patentizan que la guerra económica, comercial y financiera se mantiene incólume, y el mundo no lo olvida ni se confunde con palabrerías bonitas de supuestas flexibilizaciones.
Hace solo horas, el presidente Barack Obama, envió una carta al grupúsculo contrarrevolucionario “Damas” de Blanco, en la cual aseguró que “entiendo a cabalidad los obstáculos que los cubanos de a pie afrontan para ejercer sus derechos y que hablaré de ello con Raúl Castro durante mi visita”, y añadió:
berta y la mafia
Berta Soler con la mafia terrorista
“Me gustará también tomar esa oportunidad para reconocer el arduo trabajo que ustedes realizan. Vuestro trabajo ha ayudado a encender una luz sobre la continua negación de las libertades básicas en Cuba, dándoles con justo derecho a ustedes un amplio reconocimiento internacional. Ustedes son una inspiración para los movimientos de derechos humanos del mundo”.
Bien claro es su mensaje; la Casa Blanca continuará el financiamiento a las acciones subversivas contra el Gobierno cubano. Por tanto, nada ha cambiado hasta la fecha en la hostilidad de Estados Unidos, a lo que se suman el Bloqueo, la permanencia de Radio y TV Martí, la Ley de Ajuste Cubano y la posesión de la obama-hablaberta-y-la-mafia

Sin embargo, Jeffrey DeLaurentis, su embajador en funciones acreditado en La Habana, pretende vender una imagen edulcorada de la política de su país hacia Cuba, al afirmar que la visita de su Presidente tiene como objetivo “seguir expandiendo las medidas de alivio del embargo que buscan facilitar el intercambio y lazos comerciales”.
Realmente el alivio al bloqueo no se siente en el pueblo cubano, al percibir más prohibiciones para los propios hombres de negocios estadounidenses que desean una relación comercial normal con la isla y multas millonarias contra aquellos que se atreven a violar las regulaciones establecidas hace más de medio siglo.
El supuesto “alivio” al Bloqueo han sido algunas medidas que permitirían un comercio puntual y bajo supervisión estricta del Departamento del Tesoro, solamente para el sector privado cubano, el cual es sumamente reducido e incipiente en el panorama económico de la isla.
La industria pesada y ligera, la construcción, la minería, el turismo, la alimenticia y otras ramas de la economía, que pueden impulsar el desarrollo del país no están contempladas en esas flexibilizaciones.
El motivo uno solo, continuar apretando las tuercas del Bloqueo con el fin de demostrar la inviabilidad del socialismo, mientras apoyan al sector no estatal para que este florezca y el pueblo vea en él las mejorías añoradas.
Para que esto no quede como especulación hay que leer nuevamente lo que afirmaron los académicos estadounidenses integrantes del Council and Foreign Relations, cuando en sus propuestas al Gobierno para un cambio de política hacia Cuba, expusieron:
“La oposición de EE.UU. a la Revolución cubana y el apoyo a la democracia y al desarrollo en este hemisferio, lograron frustrar las ambiciones cubanas de expandir su modelo económico e influencia política”.
Pero el propio diplomático DeLaurentis se encargó de reafirmarlo, al declarar el 13.03.2016:
“Muchas de las disposiciones aprobadas por el presidente Obama se centraron directamente en apoyar al incipiente sector privado que se abre camino en Cuba…, que rondan ya el medio millón…”
“Vemos ahora que el 25 % de la fuerza laboral en Cuba corresponde ya al sector privado, que seguirá creciendo. Es un motor importante para que la economía siga progresando…”
¿Pensarán los yanquis que un país se puede desarrollar con pequeños restaurantes, cafeterías o mediante la renta de habitaciones en casas particulares?
A esta maniobra se le suma la permanente satanización mediática de los derechos humanos en Cuba, inculcándole a la opinión pública mundial que “se violan” de forma permanente, y que existe una creciente represión contra los “opositores”.
Es conocido que, durante las últimas visitas de los principales cabecillas contrarrevolucionarios, financiados con parte de los 20 millones de dólares que aprueba anualmente Obama para las acciones subversivas contra la Revolución, han recibido orientaciones precisas de cómo ejecutar marchas provocativas en calles y parques del país.
El propio Presidente reforzó la cruzada propagandística en su discurso del 17.12.2014, cuando afirmó sin prueba alguna:
“Los Estados Unidos consideran que ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o golpizas, solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche. Continuaremos apoyando a la sociedad civil allí”.
Ante este escenario y tomando en cuenta las declaraciones de Obama el 14.03.2016 a la cadena CNN, de que “el Bloqueo en algún momento del Gobierno del próximo presidente será derogado”, los resultados concretos de su estancia en La Habana para aliviar las penurias de esa guerra económica, no se sentirán en el pueblo cubano y al parecer casi todo permanecerá igual.
Al recordar hoy la conversación de hace 138 años de Antonio Maceo con el General español Pedro Martínez Campos, conocida como la Protesta de Baraguá, donde ambos discutieron el conocido Pacto del Zanjón que declaraba la paz después de 10 años de guerra, los cubanos tendrán que decirle a Obama lo mismo que afirmó Maceo: “General no nos entendemos”.
Cuba no ha luchado 58 años para ahora solo obtener promesas de aliviar el Bloqueo, mientras este se mantiene con todas sus leyes y las acciones subversivas para desmontar el socialismo se incrementan, por tanto, señor Obama los cubanos seguirán luchando hasta que este sea abolido totalmente y como dijo José Martí:
“La libertad cuesta muy cara, y es necesario o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”.