Archivo de la etiqueta: Congreso

Reciben Raúl Castro y Machado Ventura Premio Alma Máter

El General de Ejército Raúl Castro Ruz recibió el Premio Alma Máter, máximo reconocimiento otorgado por la FEU.
El General de Ejército Raúl Castro Ruz recibió el Premio Alma Máter, máximo reconocimiento otorgado por la FEU. Foto: Estudios Revolución

Como muestra del compromiso de los estudiantes universitarios cubanos con la generación histórica de la Revolución, la Federación Estudiantil Universitaria entregó al General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y a José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario, el Premio Alma Máter, máximo reconocimiento otorgado por la organización.

Ambos dirigentes partidistas y el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, asistieron como delegados de Honor a la sesión final del IX Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), que tuvo lugar en el Palacio de las Convenciones y que coincidió con el aniversario 63 de la partida de Fidel a su exilio en México.

Al entregar el Premio Alma Máter, Raúl Alejandro Palmero, presidente nacional de la FEU, reconoció en José Ramón Machado Ventura «su constante antimperialismo desde su formación como estudiante de Medicina, la modestia, sencillez y el sacrificio de tantos años, su cariño hacia la juventud y su ejemplo constante». Todo ello lo hace merecedor de este reconocimiento, valoró.

Con igual cariño se le entregó el Premio Alma Máter al General de Ejército Raúl Castro Ruz, «uno de los miembros de nuestra FEU más queridos», por su trayectoria de «lucha universitaria, por inculcarnos con el ejemplo la inspiración para convertirnos en el avispero que hoy somos en defensa del Socialismo, por su temple, coraje y serenidad», expresó Palmero.

Otros motivos que le hicieron merecedor del alto reconocimiento son «la invariable convicción de que podemos vencer en los momentos más difíciles; ser guía y paradigma para las nuevas generaciones sin perder jamás la sonrisa ni el espíritu juvenil; por su modestia, desinterés y altruismo, su confianza y amor en la juventud; y por ser, sobre todas las cosas, el más fidelista de todos los cubanos», significó el Presidente nacional de la Federación.

José Ramón Machado Ventura agradeció esta condecoración que «no esperaba», pero que «realmente asumimos con pleno agradecimiento y de corazón».

Escuchándolos a ustedes –dijo–, representantes de un cuarto de millón de estudiantes del país, me percato de cuán poco se parece la realidad de hoy a esos tiempos, en los que yo fui uno de apenas 15 000 estudiantes universitarios en toda Cuba. Con el triunfo de la Revolución, por vez primera, los jóvenes fueron tenidos en cuenta.

Me atrevo a asegurar que en muy pocos lugares se reúnen los estudiantes con pleno consentimiento y apoyo para reflexionar y buscar soluciones desde la base, hasta un encuentro nacional, comentó.

Machado añadió que los más de 10 000 planteamientos recopilados en los últimos meses son motivo de orgullo, por la seriedad, responsabilidad y compromiso.

No podía ser de otro modo, cuando esta Revolución, que comenzó el 10 de octubre de 1868, ha estado conducida por una vanguardia de jóvenes martianos y patriotas, como los aquí presentes, dijo.

El Segundo Secretario del Partido aseguró que los jóvenes, continuadores de la epopeya, han demostrado la vigencia de Fidel y ser fieles a su pensamiento, esencia misma de la FEU.

Reconoció, además, los múltiples proyectos que asume la organización con entusiasmo, que se extienden más allá de los muros de sus centros docentes, como es el caso de la tarea Educando por amor.

A pocos días de conmemorar el aniversario 65 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el próximo 26 de julio, nos sentimos orgullosos del estudiantado que tenemos, de su capacidad de ser útiles y el espíritu antimperialista que los acompaña, concluyó.

HOMENAJE A FIDEL

A la cita de los universitarios cubanos, que comenzó en La Habana el pasado viernes 6 de julio, asistieron 500 delegados e invitados en representación de todas las provincias del país.

Al comenzar la jornada de este domingo, los delegados recordaron a Fidel, quien tuvo una relación muy estrecha con los jóvenes.

«Que cada uno de ustedes se haga el compromiso de estar a la altura de Julio Antonio Mella en el espíritu revolucionario, en el trabajo, en el esfuerzo, en el estudio –expresó Fidel durante el Primer Congreso de la FEU, en 1979–. Porque parto de la profunda convicción de que en cada uno de ustedes hay un Mella, hay un José Antonio… Ellos, y muchos como ellos, cayeron para convertirse en árbol para ser semillas, o cayeron como quería Mella: para ser útil sirviendo como banderas. ¡Y ustedes, estudiantes universitarios de hoy, son frutos del árbol, los portadores de la bandera!», rememoraron los universitarios.

Fidel y José Martí, desde su grandeza, nos guían en estos tiempos, y así la FEU asume el reto de ser la continuidad, a la altura de este pueblo y de nuestra historia, aseguró Raúl Alejandro Palmero, presidente nacional de la FEU.

Catalogó de «enriquecedor» el debate de estos días, donde se ha reflexionado sobre la brigada de la FEU, célula básica del funcionamiento de la organización, que «debe ser un espacio de unidad y debate en cada aula universitaria»; la necesidad de continuar incentivando el estudio, dar seguimiento a los egresados, incrementar las labores sociales de impacto en las comunidades y el movimiento de artistas aficionados, además de convertir la comunicación en una forma de combate, añadió el líder estudiantil.

Nuestra realidad dista mucho de la que vivió Cuba antes del triunfo revolucionario, reconoció Palmero. No vivimos las diferencias sociales ni de raza, donde los jóvenes no tomaban partido en las decisiones políticas, donde existía una crisis del sistema educacional, que respondía a intereses de gobiernos corruptos.

«Por eso honramos hoy la memoria de las vidas jóvenes que se perdieron: a José Antonio Echeverría al frente de la Federación Estudiantil; a Julio Antonio Mella; al joven Fidel. Todos ellos, los héroes y mártires del movimiento estudiantil, son nuestro orgullo y acompañan hoy a esta organización en el camino hacia su centenario», expresó.

Para Raima González, delegada de la provincia de Pinar del Río, este Congreso es nuestro regalo para Fidel, «pues no somos una juventud apolítica» y con esta premisa desde las brigadas surgieron respuestas y soluciones, que son las que se han discutido en estos días.

«No olvidamos la historia ni renunciamos a nuestros principios e ideas. Con orgullo somos cubanos, fidelistas y martianos», añadió Raima.

Por su parte, el joven nigeriano Ismael, estudiante de Medicina, aseguró ser africano de nacimiento, pero cubano de corazón. «Aquí me hice hombre –dijo–, gracias a esta Revolución que es tan grande. Vengo de un continente en el que muchos de sus países son pobres, donde niños mueren de hambre y no tienen acceso a la salud o a la educación. Muchos de ellos creen vivir libres, sin conocer la libertad ni la paz. Resguarden esta Cuba, verdaderamente libre e independiente, aquí están los hijos del mundo para defenderla hasta el último aliento».

Como parte de la última jornada del IX Congreso, se dio a conocer el nuevo Secretariado de la Federación Estudiantil, en el que se mantiene como presidente nacional de la organización Raúl Alejandro Palmero, también miembro del Consejo de Estado.

Además de Palmero integrarán el Secretariado Nacional: José Ángel Fernández Castañeda, como vicepresidente, y se ratificó a Mirthia Julia Brossard como presidenta de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae).

Los delegados, al concluir la jornada, aprobaron la Declaración Final del Congreso, que ratifica el Socialismo como único sistema posible para Cuba, y la continuidad de esta Revolución martiana, fidelista, marxista-leninista y antimperialista, como misión suprema de la joven generación.

A la clausura de la cita asistieron, además, Susely Morfa González, miembro del Consejo de Estado y primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, así como invitados del Comité Central del Partido, del Buró Nacional de la UJC, del Estado y el Gobierno.

Fuente Granma

VII Congreso del PCC: bajo agresión mediática

Los revolucionarios cubanos pueden cantar con Alí Primera: dale que empujando al sol/se acerca la madrugada…
Norelys Morales
xcongreso-pcc.jpg.pagespeed.ic.LCbR9Yv6nn
15/04/2016

Las matrices de opinión responden a la agresión mediática a la cual está sometida la Revolución cubana. (Cubahora)

A horas de iniciar el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, las miradas de quienes hallan en la vía revolucionaria la solución a los grandes problemas que aquejan a la humanidad, se dirigen a la Isla, que construye sobre lo posible, su camino desde la creatividad y la resistencia, para muchos esperanzadora frente a la fiebre neoliberal.
Lo sabe el monopolio mediático y los medios y redes sociales de la contrarrevolución, que festejarían de buen grado un abandono del socialismo cubano, como singular “aporte” a la derecha internacional, sustento ideológico del asalto al poder de las corporaciones, para definitivamente establecer al capital sobre las personas, con el consiguiente desastre humano y medioambiental, guerras y terrorismo o hasta neo-fascismo.
No podemos esperar que tales actores de guerra y propaganda, informen sobre el Congreso de los comunistas cubanos que representan a las inmensas mayorías de la Isla. Poco a poco se han ido viendo a los opinantes, que pasan por periodistas, ocultando y diluyendo supuestas opiniones con lenguajes que la teoría de la comunicación llama matriz de opinión (intención). “Una opinión seria exige fundamentos. La matriz de opinión no los necesita”, según José Steinsleger.
Al mismo tiempo, podemos asumir que están activadas huestes de los “modelos de negocio” en una especie de “salas situacionales” para “mover” en las redes sociales, con todos los ardides de los cuales echa mano un marketing político inmoral, y que sirvan a esas matrices de opinión, con la ofensa, el descrédito, la burla, el ciberacoso (cyberbullying), etc.
Seis titulares permiten ilustrar lo anterior:
1 “Quién manda en Cuba y quién se perfila como futuro dictador”, titula el diario franquista español ABC, sin que sea preciso abundar sobre sus sistemáticas agresiones.
2 “Juego de tronos: el VII Congreso del PCC is coming”. Así lo expresa #CiberCuba, un medio registrado en Miami, que surgió como agregador de noticias y se presentan engañosamente como un “informador” para los cubanos.
3 “El secretismo marca el primer congreso del Partido Comunista de Cuba tras el deshielo”. Este cuasi editorial corresponde a El País, de España, punta de lanza del eje agresivo Miami-Madrid.
4 “¿Qué pasará en el VII Congreso del PCC?” Con la pregunta especula Diario de Cuba, un medio financiado, entre otros, por la NED, National Endowment for Democracy, que no requiere presentación.
5 “Piden plebiscito y reforma constitucional previo a congreso de PC en Cuba”. Así, supuestamente informa El Nuevo Herald de Miami, vocero oficial de la ultraderecha y el terrorismo floridano, que no escatima ataques y manipulaciones contra el gobierno y los cubanos, que no acaten sus líneas de mensajes o matrices de opinión.
6 “El secuestro de una identidad”, completa esta muestra el inefable mentimedio, digo 14yMedio, financiado y acuñado como “independiente” por el monopolio mediático, de la falsa entrevistadora de Barack Obama y nueva rica, Yoani Sánchez, cuyo esposo, Reynaldo Escobar, ha fungido como analista de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana (SINA), hoy embajada norteamericana.
A partir de la constatación, ofrezco al lector un resumen de algunas matrices de opinión que contienen los citados medios, así como otras en blogs y redes, que son fáciles de encontrar por estos días:
– virulentos análisis sobre los preparativos y desarrollo del VII Congreso del PCC y su posterior desarrollo.
– la tesis sobre la existencia de una división de poderes dentro de Cuba y un Partido Único, proponiendo cambiar el artículo V de la Constitución cubana.
– tratan de mostrar una fraccionamiento entre los llamados: reformistas – raulistas y los conservadores o inmovilistas.
– embestida contra los principales líderes de la Revolución y funcionarios que ocupan importantes cargos dentro del país, en especial el líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz y en el Presidente cubano.
– hablan festinadamente sobre el tema de la “transición y sucesión de poderes”, reservando los ataques contra el vice presidente Miguel Díaz – Canel, argumentando que es “un entretenimiento, el heredero político y el designado sucesor de Raúl Castro”. Mientras, para el asesor del gobierno, Alejandro Castro Espín, dejan los apelativos de “sucesión dinástica”, no por merecimientos propios, sino por ser el hijo de Raúl.
– hay desconcierto porque lanzan infundios sobre cómo va a organizarse ahora “una tercera Cuba”, sobre el supuesto de que en el año 2018 dará inicio a “una sucesión política”, mientras claman o lloriquean por “el exilio” cubano, especialmente el radicado en el Miami agresivo e intolerante, con quien suponen que debe contarse para “la transición de poderes”.
– lo publicado en la prensa cubana está siendo motivo de ataques minuciosos y es observable un desplazamiento de foristas hacia webs y blogs, para desacreditar e intimidar a los autores.
Estas matrices de opinión, no son fortuitas ni espontáneas. Responden a la agresión mediática a la cual está sometida la Revolución cubana. Cada vez el escenario agresivo está mejor perfilado. A todas luces transcurre la gran paradoja, de los que se presentan y promueven como democráticos, no admiten la disidencia auténtica. Pensar o no pensar, ser el rebaño del capital, es una elección.
Los revolucionarios cubanos, confiadamente, pueden cantar con Alí Primera: “Dale que la marcha es lenta/pero sigue siendo marcha/dale que empujando al sol/se acerca la madrugada…”
Sobre el autor
Norelys Morales
Periodista y escritora cubana, impulsora de Blogueros y corresponsales de la Revolución

A menos de un mes del Congreso del Partido Comunista de Cuba

El Sép­timo Congreso del Partido dará inicio el próximo 16 de abril, cuando se conmemora el aniversario 55 de la proclamación del carácter socialista de la Revolución y exactamente cinco años después de la apertura del Sexto y será continuidad del anterior y de la Primera Conferencia Na­cional del Partido
Autor: Granma | internet@granma.cu
27 de marzo de 2016 21:03:54
Nos separa menos de un mes del Sép­timo Congreso del Partido, que dará inicio el próximo 16 de abril, cuando se conmemora el aniversario 55 de la proclamación del carácter socialista de la Revolución y exactamente cinco años después de la apertura del Sexto. Se extenderá hasta el día 19. Se cumple así, rigurosamente, uno de los Objetivos (el número 17) aprobados por la Primera Conferencia Nacional: mantener la periodicidad establecida en los Estatu­tos para la celebración de los congresos del Partido.
El pasado 29 de febrero, Granma publicó una amplia información sobre el proceso de elección de los delegados al Congre­so y al día siguiente reflejó el inicio, en to­das las provincias simultáneamente, de las reu­niones de consulta de los documentos que serán sometidos a debate en el máximo evento partidista.
Han llegado a la redacción del periódico, por diversas vías, inquietudes de militantes del Partido (y también de no militantes), que preguntan las causas de que en esta ocasión no se haya previsto un proceso de discusión popular similar al efectuado hace un lustro en torno al proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.
El hecho de que se expresen criterios o dudas en este sentido no es en absoluto criticable, menos aún cuando provienen de personas genuinamente preocupadas por el trabajo del Partido y los destinos del país. Todo lo contrario: es muestra de la democracia y la participación que son ca­racterísticas intrínsecas del socialismo que construimos. El propio Ge­ne­ral de Ejér­ci­to, al clausurar la Primera Con­ferencia Na­cional de la organización, llamaba a “fo­men­tar un clima de máxima confianza y la creación de las condiciones requeridas en todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno de la organización, como en sus vínculos con los trabajadores y la población (…)”.
Y es que ha sido una tradición (más bien: un derecho político conquistado), a lo largo de la historia de la Revolución, que las grandes decisiones se han consultado invariablemente con el pueblo. En la Pla­za de la Revolución José Martí se adoptaron la Primera y Segunda Declaraciones de La Habana, y con similar participación popular se aprobó la de Santiago de Cuba, en los años sesenta. El voto abrumador de la inmensa mayoría dotó de una Cons­titución socialista a nuestra Repú­bli­ca. Y en los momentos más duros del periodo especial, los parlamentos obreros, a lo lar­go y ancho del país, ratificaron que Cu­ba seguiría siendo un eterno Baraguá.
Está fresca en la memoria de todos la ma­nera ejemplar en que se discutió el proyecto original de 291 lineamientos, que se publicó el 9 de noviembre del 2010. En tres meses (de diciembre de ese año a fe­brero del 2011) se debatió por todo el pueblo, en 163 079 reuniones, con 8 913 838 participantes. Se realizaron 3 019 471 intervenciones, que se agruparon en 781 644 opiniones. Todas fueron analizadas de­talladamente, y como resultado se man­tuvieron 94 lineamientos (el 32 %), 197 se modificaron o integraron con otros (el 68 % restante) y se incorporaron 36 li­neamientos nuevos. Los 311 lineamientos re­sul­tantes fueron discutidos inicialmente en las provincias y luego en las sesiones del Congreso por los delegados e invitados. Se modificaron 86 lineamientos (el 28 % de los 311) y se aprobaron dos nuevos. Así se conformó la redacción definitiva de los 313 lineamientos, expresión ge­nuina de la voluntad del pueblo, la cual fue ratificada, tras el Congreso, por la Asamblea Nacio­nal del Poder Popular.
El Congreso acordó las vías para evitar que se engavetaran sus acuerdos. Orientó al gobierno la creación de una Comisión Per­manente para la Implementación y Desa­rrollo, que sin me­noscabar las funciones de los Organismos de la Administración Cen­tral del Estado garantizara la coordinación e integralidad del complejo proceso de actualización del modelo. E indicó que el Partido en todos los niveles controlara, impulsara y exigiera el cumplimiento de los lineamientos aprobados.
Desde entonces, tanto el Pleno del Co­mité Central como la Asamblea Nacional han analizado dos veces al año la ejecución práctica de lo acordado, sobre lo cual se ha brindado una amplia información por los distintos medios de prensa, y de igual forma se ha hecho con relación a las reuniones del Consejo de Ministros donde se aprueban las políticas que van asegurando la implementación de los lineamientos.
Siempre estuvo claro que no sería fácil, porque no se trata de un experimento en un laboratorio aséptico, sino de cardinales transformaciones a escala social bajo las premisas inviolables de no aplicar las so­corridas terapias de shock de los países capitalistas ni dejar a nadie abandonado a su suerte. Y todo ello con el trasfondo de una crisis económica internacional y el ponzoñoso bloqueo omnipresente.
Sobre ello alertaba el compañero Raúl en su Informe Central al congreso: “Esta­mos convencidos de que la tarea que tenemos por delante en este y en los demás asuntos vinculados a la actualización del modelo económico está llena de complejidades e interrelaciones que tocan, en ma­yor o menor medida, todas las facetas de la sociedad en su conjunto y por ello sabemos que no es una cuestión a resolver en un día, ni siquiera en un año y que demandará por lo menos un quinquenio desplegar su implementación con la armonía e integralidad requeridas…”.
Y así ha sido. El balance de lo realizado en el quinquenio arroja que el 21 % de los lineamientos ya fue implementado, mientras que el 77 % está en ese proceso. El 2 % restante (cinco lineamientos) no se ha ejecutado por causas diversas. Debe tenerse en cuenta que una parte importante de las transformaciones más complejas comenzó a implementarse en el 2014 y el 2015, y recién comienzan a verse sus frutos iniciales.
Por todo ello más que desplegar, a mi­tad de camino, un nuevo proceso de debate a escala de toda la sociedad, lo que corresponde es terminar lo iniciado, continuar la ejecución de la voluntad popular expresada hace cinco años, y seguir avanzando por el rumbo que trazó el Sexto Congreso.
De tal modo, se llega al Séptimo Con­greso tras celebrar las asambleas de balance de las organizaciones de base del Par­tido, así como de los Comités municipales y provinciales. Los informes presentados en las provincias fueron publicados íntegramente en los periódicos locales, y su contenido debatido
con cientos de colectivos en todo el país.
Los documentos que se llevan al Con­greso son el resultado de una elaboración colectiva en la que participaron decenas de funcionarios, investigadores de las cien­cias económicas y sociales, y profesores. Se analizaron en el Consejo Científico asesor de la Comisión de Implementación in­tegrado por más de 130 especialistas de alta calificación.
Posteriormente, en los Plenos del Co­mité Central de diciembre del 2015 y enero de este año fueron discutidos los documentos, que llegaron aquí tras ser perfeccionados en aproximaciones sucesivas. Las observaciones y propuestas realizadas por los miembros de este organismo de dirección partidista fueron tenidas en cuenta en la nueva versión de cada uno de los seis textos que finalmente fueron so­metidos a un profundo escrutinio en las reuniones de consulta efectuadas al unísono, en la primera semana de marzo, en todas las provincias.
En estas reuniones estuvieron presentes los mil delegados al Congreso, propuestos desde la base y electos democráticamente, que re­pre­sentan a la militancia del Partido y al pueblo cubano en su conjunto. Las mujeres tienen una elevada presencia (son el 43 %), y aunque por razones lógicas a un evento de esta naturaleza como regla son elegidos compañeras y compañeros que acumulan una experiencia considerable, hay 55 jóvenes me­nores de 35 años entre los delegados.
Asistieron también a las reuniones de consulta más de 3 500 invitados, que igualmente realizaron propuestas para enriquecer los documentos. Entre ellos participaron todos los diputados a la Asam­blea Nacio­nal, representantes de Organismos de la Administración Central del Estado, profesores universitarios, investigadores de cen­tros científicos, combatientes, dirigentes de base de las organizaciones de ma­sas, representantes de nuestra sociedad civil, líderes religiosos, estudiantes, campesinos, intelectuales y artistas, incluyendo no militantes.
Uno de los documentos valoró la marcha de la economía en el quinquenio 2011-2015; otro, el cumplimiento de la im­plementación de los lineamientos; y un tercero, la actualización de estos para la etapa 2016-2021.
El cuarto, de mucho calado teórico, re­coge una conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista. El quinto es el Programa de de­sa­rrollo económico y social hasta el 2030. Ambos enfocan el país que queremos: constituyen la expresión de la estrategia económica y social de la na­ción, cuya táctica para alcanzarla son justamente los lineamientos y su implementación. Su fun­damento está en los contenidos de los lineamientos aprobados por el Sexto Con­gre­so y reflejan su continuidad y desarrollo. Por tanto, no significan algo diferente en el camino emprendido, sino un escalón superior que se apoya en lo consultado y discutido con toda la militancia y el pueblo.
El sexto documento valora el estado del cumplimiento de los Objetivos de trabajo apro­bados en la Primera Conferencia Na­cio­nal del Partido en enero del 2012, el cual en general presenta un balance favorable, y proyecta su continuidad.
Puede imaginarse la complejidad de la elaboración de esos documentos, que en algunos casos requirió un tiempo mayor al supuesto inicialmente.
Ellos están estrechamente relacionados entre sí, analizan lo realizado hasta el momento, lo que resta por hacer y encaran el futuro en el orden económico-social y político-ideológico. No pueden verse con un prisma estático: serán debatidos en el Séptimo Congreso y como sus antecesores tendrán que ser sometidos a evaluaciones periódicas.
El Séptimo Congreso dará continuidad al anterior y a la Primera Conferencia Na­cional del Partido, y permitirá delinear con mucha más exactitud el camino a recorrer para que nuestra nación, soberana y verdaderamente independiente des­de el triun­fo del Primero de Enero de 1959, pueda construir un socialismo próspero y sostenible.Logo PCC

#Cuba Eligen a Fidel Castro Delegado al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

 

Publicado el Miércoles, 03 Febrero 2016 16:41
Escrito por Luis Sánchez del Toro/ Fotos: Jorge Luis Guibert
fidel3El líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz resultó electo delegado al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en representación de los militantes del distrito José Martí, en Santiago de Cuba y como parte del proceso previo al magno evento de los comunistas cubanos que se efectuará en abril próximo.
fidel1Los 306 secretarios generales de esta estructura partidista que abarca la zona industrial del noroeste de la ciudad coincidieron unánimemente en la elección del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana por los extraordinarios méritos a lo largo de estos años de la última etapa de la lucha revolucionaria y consolidación del proyecto social cubano.
Gabriel Blanco Guillén, miembro del Buró Ejecutivo del Comité Provincial del Partido en Santiago de Cuba hizo la presentación individual de los cinco delegados que representarán al Comité Distrital José Martí.
fidelFidel Castro, es Licenciado en Derecho y fundador del Partido. A partir de 1945 se vinculó activamente a las luchas políticas estudiantiles en la Universidad de La Habana. En 1947 formó parte de la expedición organizada para luchar contra la tiranía trujillista en la República Dominicana. Participó junto al pueblo colombiano en la insurrección popular de abril de 1948 en Bogotá.
Fue fundador del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo). A partir de 1948, denunció enérgicamente la corrupción, el abandono oficial y el gansterismo prevalecientes en el país. Tras el golpe de Estado de 1952, organizó y entrenó un grupo de jóvenes al frente de los cuales asaltó el 26 de julio de 1953 los cuarteles de Santiago de Cuba y Bayamo. Sufrió prisión durante 22 meses, y poco después de su excarcelación como resultado de una fuerte presión popular, fundó el Movimiento 26 de Julio.
En julio de 1955 partió hacia el exilio para organizar en México la insurrección armada popular contra la dictadura batistiana. El 2 de diciembre de 1956 desembarcó en Cuba al frente del destacamento expedicionario llegado a bordo del yate “Granma”, e inició la guerra revolucionaria en la Sierra Maestra. Dirigió la lucha de las fuerzas rebeldes y del Movimiento 26 de Julio en todo el país durante los 25 meses de guerra.
Al concluir la lucha revolucionaria victoriosa el 1 de enero de 1959, asume las funciones de Comandante en Jefe de las fuerzas armadas. El 13 de febrero de 1959 fue nombrado Primer Ministro del Gobierno Revolucionario. Dirigió y participó en todas las acciones emprendidas en defensa del país y de la Revolución, en los casos de agresiones militares procedentes del exterior o actividades de bandas contrarrevolucionarias dentro del país, en especial la derrota de la invasión organizada por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos llevada a cabo por Playa Girón en abril de 1961. Condujo al pueblo cubano en los días dramáticos de la Crisis de Octubre de 1962.
En nombre del poder revolucionario proclamó el 16 de abril de 1961, el carácter socialista de la Revolución Cubana.
Ocupó el cargo de Secretario General de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, y el de Secretario General del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba. Desde la constitución del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en octubre de 1965, se desempeñó en los cargos de Primer Secretario y miembro del Buró Político, hasta el 6to Congreso celebrado en el 2011.
Ha sido elegido Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular en sus sucesivos períodos de sesiones desde la creación de ésta en 1976, y desde entonces fue ratificado por la Asamblea en los cargos de Presidente del Consejo de Estado y Presidente del Consejo de Ministros, hasta que dejó de serlo dada su enfermedad.
Ha presidido misiones oficiales cubanas a más de cincuenta países, y las delegaciones cubanas a las Cumbres Iberoamericanas, varias Cumbres de los Países No Alineados, la Cumbre Ecológica de Río de Janeiro, la Cumbre sobre Desarrollo Social de Copenhague, la Cumbre sobre Asentamientos Humanos de Estambul y varios períodos de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, entre ellos la sesión conmemorativa del 50 Aniversario de esa organización.
Entre 1979 y 1983 cumplió con la condición de Presidente del Movimiento de Países No Alineados.
Dirigió estratégicamente la participación de cientos de miles de combatientes cubanos en misiones internacionalistas en Argelia, Siria, Angola, Etiopía y otros países, y ha impulsado y organizado el aporte de decenas de miles de médicos, maestros y técnicos cubanos que han prestado servicios en más de 40 países, así como la realización de estudios en Cuba de decenas de miles de estudiantes extranjeros. Ha sido el impulsor de los programas integrales de asistencia y colaboración cubana en materia de salud en numerosos países de África, América Latina y el Caribe, y la creación en Cuba de escuelas internacionales de Ciencias Médicas, Deportes, y Educación Física y otras disciplinas para estudiantes del Tercer Mundo.
Ha recibido más de un centenar de altas condecoraciones extranjeras y cubanas, así como decenas de distinciones académicas honorarias de numerosos centros de enseñanza superior en América Latina y Europa.
Ha promovido a escala mundial la batalla del Tercer Mundo contra el orden económico internacional vigente, en particular contra la deuda externa, el despilfarro de recursos como consecuencia de los gastos militares, el cambio climático y el peligro de una guerra nuclear.
Ha encabezado los esfuerzos del pueblo cubano por enfrentar los efectos del bloqueo económico impuesto a Cuba por los Estados Unidos desde hace más de 50 años y las consecuencias en el plano económico del derrumbe de la comunidad socialista europea, y ha promovido la acción tenaz de los cubanos para superar las graves dificultades resultantes de estos factores y su resistencia durante el llamado período especial.
A lo largo de los años de Revolución, ha impulsado y dirigido la lucha del pueblo cubano por la consolidación del proceso revolucionario, su avance hacia el socialismo, la unidad de las fuerzas revolucionarias y de todo el pueblo, las transformaciones económicas y sociales de la sociedad, el desarrollo de la educación, la salud, el deporte, la cultura y la ciencia, la defensa del país, el enfrentamiento a las agresiones externas, la conducción de una activa política exterior de principios, las acciones de solidaridad con el movimiento revolucionario internacional y la profundización de la conciencia revolucionaria, internacionalista y comunista del pueblo.
Ha mantenido una intensa actividad intelectual, reflejada en sus Reflexiones sobre acuciantes y decisivos asuntos para Cuba, el mundo y la supervivencia de la especie humana.

#Cuba La FEU debate los acuerdos de su VIII Congreso

 

El punto central del encuentro de este jueves giró en torno a las transformaciones de la FEU en el contexto de la actualización que lleva a cabo el país
29 de enero de 2016 00:01:20
Los delegados al Consejo Nacional Am­pliado de la Federación Estudiantil Univer­sitaria (FEU), debatieron los resultados de la implementación de los 145 acuerdos del VIII Congreso de esa organización, efectuado el pasado año.
El punto central del encuentro de este jueves giró en torno a las transformaciones de la FEU en el contexto de la actualización que lleva a cabo el país, bajo la guía de la máxima dirección de la Revolución. Las estrategias discutidas apuntan hacia un mayor aporte social des­de la actividad investigativa de los estudiantes y de la participación en los diferentes entornos donde existen procesos de cambio.
La trascendencia de los aportes científicos a la sociedad fue destacada por Juan Carlos Lambert, presidente de la FEU en la Uni­ver­sidad de La Habana, quien subrayó al estudiantado como la cantera por excelencia del progreso de la Patria.
En la reunión trascendió el apoyo del alumnado a la integración universitaria que se ex­tiende por toda la isla, concentra las funciones docentes y optimiza la asistencia logística.
Como parte de la estrategia de comunicación diseñada por la FEU, ya está listo el lanzamiento de un portal web nacional, así como la salida de una revista televisiva, proyectos que, unidos al uso de las redes sociales en las universidades a través de am­plias zonas wifi, se encaminan a dotar a los jóvenes de herramientas eficientes en el actual contexto de la informatización de la sociedad.
En este sentido Olga Lidia Tapia, miembro del Secretariado del Comité Central del Par­tido, señaló que actualmente el estudiantado está en una etapa superior de acceso a las tecnologías y la información, y por tanto hay mejores condiciones para seguir avanzando en la consolidación del pensamiento y los valores.
Jenniffer Bello, presidenta de la FEU, manifestó la importancia de ahondar en el diálogo entre generaciones, mecanismo que vincula a destacadas personalidades de cada territorio con los universitarios, y aprovechar aún más estos espacios de debate acerca de te­mas trascendentales de la historia y del presente de la isla.
En el pleno participaron además Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Co­mité Nacional de la Unión de Jóvenes Co­munistas; Rodolfo Alarcón Ortiz, ministro de Educación Superior; Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública y Kenelma Car­vajal, viceministra de Cultura.