Archivo de la etiqueta: Covid-19

Apuestan campesinos de La Lisa por la acuicultura ante la Covid-19

Estas son las tierras que José Hernández pretende poner en explotación para la acuicultura. Foto: Lien Martí/Radio COCO. 

José Hernández es un campesino del municipio La Lisa, a quien los retos impuestos por la pandemia de la Covid-19 en Cuba lo ha llevado a buscar nuevas vías para incrementar la producción de alimentos.

Fue entonces como empezó a valorar como alternativa la acuicultura.

“Trabajamos para hacer una comunidad pesquera dentro de La Lisa. Mis tierras y las de tres campesinos más son las que pensamos utilizar.

“Ahora tenemos los estanques, construidos ya por el Estado y ahora sin explotación. Queremos introducir alevines de claria y tilapia roja.

“Esperamos por la autorización para la cría de la claria, ya que antes no se le permitía a los particulares hacerlo, pero como se reproduce más rápido es una buena opción.

“Queremos instalar una fábrica de pienso criollo, en cuatro hectáreas de tierra que pedimos, así podemos producir el alimento que necesitamos, a partir de la siembra de morera, moringa y titonia.

“También tenemos pensado montar un módulo pecuario completo para el alimento de los peces” , concluye José Hernández.

La acuicultura es capaz de proveer de proteínas a la población en un corto período de tiempo, tiene gran aceptación y en la actualidad la demanda supera la oferta.

El rescate de la cultura acuícola del país es uno de los objetivos de la agricultura para el presente año, ante un evidente decrecimiento de la pesca en los mares, debido a la sobre-explotación de este recurso y a la necesidad de garantizar la soberanía alimentaria.

Desde los inicios de la Revolución se han realizado esfuerzos por potenciar el cultivo de peces de agua dulce en la capital cubana, por ejemplo en los finales de 1967 se sembraron más de 31 mil alevines de biajaca, casi 29 mil de carpa y algunos de trucha en la zona conocida como “el cordón de La Habana”, en el regional Boyeros.

En las últimas tres décadas, el país ha desarrollado el cultivo de especies como las tilapias, tencas y clarias, con promedios de cosecha de 19 mil toneladas en los últimos 10 años.

COCO

Aislados, pero seguros y a salvo

Vigilar epidemiológicamente a las personas sospechosas de portar el SARS-CoV-2 es imprescindible para lograr que el número de infectados descienda en el país. Con ese propósito, más de 300 cubanos esperan a que termine su cuarentena en el Centro de Convenciones de Cojímar, al este de la capital cubana 

Con aplicación de los test rápidos da la posibilidad de identificar pacientes que no tienen sintomatología y están infectados para aislarlos. Autor: Roberto Suárez

«Qué te puedo decir. Tengo muchos deseos de ver a mi familia, pero por ellos, por mí y por los demás debo permanecer aquí», expresó María Isabel Ávila, quien reside en el municipio habanero de Centro Habana y arribó al país procedente de Nicaragua.

«Desde que llegué, no ha faltado todo tipo de atenciones. Con paciencia —porque no todo el mundo es igual— nos explicaron la necesidad de que permaneciéramos aquí, y yo estoy muy conforme con ello. No puedo llegar a mi casa y contagiar a alguien», destacó.

Esta habanera reconoce la labor de todos cuantos se esmeran para hacer que ese aislamiento necesario sea apacible, pero resalta particularmente a los trabajadores que se ocupan de la limpieza y de la cocción de los alimentos.

Asimismo, asegura que durante estos días la comunicación con sus seres queridos no es problema: «Hablo con mi familia varias veces al día por teléfono, pues tengo el celular y también uno fijo en mi cuarto. Mi niña me llama a cada rato», aseguró.

 

Las personas aseguran que se sienten bien, a pesar de estar lejos de sus casas y sus familias. 

Historias como estas son comunes en el Centro de Convenciones de Cojímar, al este de La Habana, el cual acoge a más de 300 cubanos que arribaron al país entre los días 25 y 29 de marzo, y esperan a terminar su cuarentena bajo vigilancia epidemiológica.

Tiene que ser así, pues un factor imprescindible y que contribuye a salvar vidas en el enfrentamiento a la COVID-19 es la responsabilidad ciudadana. En este empeño de romper las cadenas de transmisión, los centros de vigilancia epidemiológica son fundamentales.

Así lo comprende Yakelin Lamoth, residente en Santo Suárez, municipio de Diez de Octubre, quien expresó que, aunque no le gusta estar encerrada, sabe que debe hacerlo, pues «la posibilidad de contagiar a alguien está presente y no podemos permitirnos eso. Ya la mente se ha ido acomodando a que hay que estar aquí.

«Como soy diabética, debo alimentarme de manera adecuada y en tiempo. Eso aquí no ha faltado. Duermo toda la noche, las áreas están ventiladas, los baños limpios, nos dan el aseo, la ropa de cama la cambian cada tres días. No sé si el Estado ha ganado o perdido con nosotros, pero siento que, matemáticamente hablando, hemos sido un gasto. Comprendo que es un modo de parar la pandemia. Esto, sin dudas, ayuda», opinó.

Salir bien de esto

«No salgo de aquí hasta que me den un papel que diga que no tengo nada», aseguró Lany Hernández, músico de 23 años, a quien lo esperan en casa un bebé de tres meses, su esposa y su mamá. «¡Imagínate si yo les pego esto… qué va!», dice.

El joven es el director del grupo musical Lany El Real, y había realizado una visita rápida a Cancún, México, para recoger el acta de nacimiento de su hijo, que nació allá el 31 de diciembre, y le era imprescindible para poder inscribirlo aquí.

«Todo fue rápido, llegué, solicité el papel, casi no salí de la casa, pero había problemas con el coronavirus y todavía no habían tomado muchas medidas de precaución como aquí, donde lo noté enseguida que llegué al aeropuerto de La Habana.

«Desde ese momento, he recibido las mejores atenciones. Venía cansado porque habían suspendido dos veces el viaje, hasta que por fin pude llegar. Tenía una leve infección en los riñones y enseguida me atendieron. Todo está bien: la comida, la desinfección constante. Y los doctores, especiales. Ahora los sueños están pospuestos, pero lo importante es salir todos de esto», afirmó.

 

Seguridad para todos

El doctor Carlos Aragón López, director del Centro de Vigilancia Epidemiológica de Cojímar, cuenta que han trabajado mucho para intentar que estas personas se sientan bien, a pesar de estar lejos de sus casas y sus familias.

«Estuvimos recibiendo viajeros desde el día 25 hasta el 29. Hasta ahora, solo han salido de aquí los que se han remitido a salas hospitalarias porque presentaban una sintomatología respiratoria, y algunos que tenían alguna patología crónica o se enfermaron estando aquí y necesitaron atención especializada. Todos son cubanos, algunos residentes en el extranjero que decidieron venir por la seguridad que les brinda nuestro sistema de salud», explicó el médico.

 

—¿Realizan aquí algún tratamiento para prevenir o tratar el coronavirus?

—No, este centro lo que hace es la vigilancia. Contamos con un personal de salud que los atiende las 24 horas. Después del desayuno, almuerzo y comida, se les hace una toma de signos vitales y, muy importante, de la temperatura. Si tienen algún síntoma respiratorio o fiebre, se les traslada al puesto médico y se remiten a la instalación hospitalaria a través del SIUM.

«Entre las personas que están aquí tenemos algunos con patologías crónicas (hipertensos, diabéticos, asmáticos) y hemos garantizado esos tratamientos. Además, contamos con servicios de urgencia para responder a cualquier necesidad y se trasladan a un hospital», puntualizó.

—¿Qué promedio de edad tienen estas personas?

—Aquí tenemos de todos los grupos etarios (ahora entre 18 y 82 años de edad). Son científicos, médicos, artistas, deportistas. Además del personal de salud y del habitual del centro, contamos con trabajadores sociales y muchas personas que se brindaron como voluntarios para acompañarnos en la atención a estas personas.

—¿Aquí cómo se procede luego de que se aplica el test rápido?

—Los que resulten positivos, se llevan a centros de aislamiento y tratamiento y se hacen otras pruebas para establecer un diagnóstico más definitivo. Los que dan negativo, de todos modos se quedan hasta los 14 días.

«Esta prueba nos da la posibilidad de identificar pacientes que no tienen sintomatología y están infectados para aislarlos, que es importante porque se evita que se contagie a otros, y también iniciar prontamente las labores de tratamiento».

—¿Se cobran estos servicios?

—Todo es gratis. Las personas que están aquí tienen un alto grado de satisfacción. Al principio hubo cierto desconcierto, algunas venían agotadas por el viaje y estaban deseosos de ver a la familia, por lo cual el primer impacto con la institución fue negativo. Pero se explicó mucho y se resumía en dos cosas: la salud de ellos, para determinar quién estaba expuesto al virus para poder aislarlo y tratarlo; y la protección de sus familiares. Eso para los cubanos es sagrado. Entonces descansaron, vieron las condiciones y reaccionaron de manera positiva. Cuando se cumpla la fecha para cada uno de ellos, se les llevará hasta sus casas y allí tendrán un seguimiento por 14 días más a través de su área de salud».

Juventud  Rebelde Fotos: Robarto Suárez

La Habana frente a la COVID-19

En la Mesa Redonda de este lunes, autoridades de la capital informaron sobre las medidas adoptadas en el territorio para enfrentar la pandemia de la COVID-19

Mesa Redonda sobre La Habana frente al coronavirus Foto: Radio Rebelde

Autoridades de la provincia de La Habana comparecieron este lunes en la Mesa Redonda para informar sobre las medidas adoptadas en este territorio para enfrentar la pandemia de la COVID-19.

Participaron en el espacio Reinaldo García Zapata, vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial; Carlos Alberto Martínez, Director Provincial de Salud Pública, y el coronel Mario Méndez, Jefe de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería del MININT.

 

Reinaldo García Zapata, vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial de la Habana Foto: Captura de pantalla

Al intervenir, Reinaldo García Zapata ratificó la necesidad del aislamiento social para contrarrestar la situación. Para eso se han habilitado tres instituciones donde se encuentran aquellas personas sospechosas de contagio con COVID-19.

Dijo que están centrados en hacer cumplir las prioridades orientadas por el país, entre las que se encuentran la atención a las actividades que mantienen la vitalidad de la economía ygarantizar el aislamiento social.

García Zapata explicó que se han habilitado 148 puntos de ventas de cloro y se incrementó la comercialización de productos de aseo y alimenticios, en las diversas tiendas de las comunidades.

Agregó que está garantizada la distribución de la canasta básica, incluyendo las 10 onzas de chícharos, la libra de pollo, el módulo de aseo, las 4 libras de papa, así como la venta regulada de viandas y frutas en los mercados

En materia de producción de alimentos, expresó que la tierra buena es la que está sembrada; y llamó a los productores a producir mucho más en estos tiempos.

Estamos enfrentando una situación totalmente nueva, todos los días debemos tomar medidas a partir del momento que vivimos, señaló García Zapata-

Según dijo, para lograr un efectivo enfrentamiento el Consejo de Defensa Provincial de La Habana prevee aislar algunos consejos populares de los municipios Diez de Octubre y el Cerro, que serán informados con posterioridad.

 

Carlos Alberto Martínez, Director Provincial de Salud Pública de La Habana Foto: Captura de pantalla

Por su parte, Carlos Alberto Martínez, Director Provincial de Salud Pública de La Habana, solicitó a la población que colaboren en el poceso de pesquisaje que se realiza para cerrar la brecha a la COVID-19, pues “una vivienda cerrada significa un peligro potencial”.

Informó también que poco más de 68 mil trabajadores de la salud en La Habana y más de 82 policlínicos han garantizado la cobertura médica que demanda esta situación.

A su turno el coronel Mario Méndez, expuso que a partir de las 12:00 de la noche del 7 de abril de 2020 no habrá en Cuba ningún extranjero cuya estancia sea menor a 15 días en el país, lo cual significa un gran paso de avance para contarrestar la propagación de la COVID19.

 

Coronel Mario Méndez, Jefe de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería del MININT.

(Con información de Radio Rebelde)

El país, por la vida de los suyos

Cuba toma las medidas según lo que previó con antelación en el Plan de Prevención y Control, que cuenta con un sistema salud que ha demostrado eficiencia y con la participación y responsabilidad de todas las esferas de la sociedad, en la cual el pueblo es destinatario y actor principal  .

El periódico Granma pone a disposición de sus lectores las fortalezas cuantitativas de un sistema de salud público y gratuito creado por la Revolución, que siempre ha tenido en el centro de su defensa la vida. También recuerda varias de las medidas anunciadas por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, como parte de la intensificación del Plan de Prevención y Control frente a la Covid-19 en Cuba.

Entre lo establecido está la regulación de la entrada por las fronteras del país, con autorización solo al ingreso de los residentes en Cuba, aunque habrá flexibilidad para garantizar la cooperación con otros países.

El Presidente de la República afirmó que «garantizamos así la entrada de los cubanos que se encuentran en el exterior, el regreso a sus países de los visitantes extranjeros que están en el territorio nacional, y la actividad comercial». «Que los ciudadanos residentes, cuando lleguen, estén 14 días en cuarentena, para cuidar a la familia cubana», dijo.

Aplicar prácticas de distanciamiento social. «Esto es un comportamiento responsable para proteger a los sectores más vulnerables. Los jóvenes deben evitar contagiar a los abuelos y a los padres, que pueden ser los más afectados», apuntó.

Las personas más susceptibles deben permanecer en la casa, mantenerse alejadas hasta donde sea posible y evitar el contacto cercano con otras.

Suprimir los saludos efusivos. «Ni besos ni abrazos; saludos a una distancia prudencial hasta que la epidemia pase».

Se presentarán propuestas de trabajo en casa, por teletrabajo, y clases o tareas en línea para los estudiantes. Solo salir a lugares necesarios para la compra de alimentos, medicamentos o a algún trámite específico.

«Evitar las multitudes, viajes y el transporte público en horarios picos, y cancelar los eventos sociales, también demandan de una alta conciencia y de responsabilidad de la población».
Incrementar medidas como el lavado de las manos, mantener una distancia de al menos un metro de las personas, evitar tocarse los ojos, nariz, y boca, cubrirse con los codos al toser y acudir al médico en caso algún síntoma.