Archivo de la etiqueta: Cuba

Nueva convocatoria de EEUU para financiar `mercenarios ´ en Cuba: así jamás habrá normalización de relaciones

 

POSTED ON 8 ENERO, 2016 
Percy Francisco Alvarado Godoy – Blog “Descubriendo verdades”.
– El Departamento de Estado de EEUU ha publicado ayer una nueva convocatoria para desarrollar sus “programas de derechos humanos en Cuba”, suerte de apoyo logístico, entrenamiento y respaldo mediático a la labor subversiva de los grupúsculos contrarrevolucionarios en la Isla. Tal convocatoria lesiona, sin lugar a dudas, el proceso de acercamiento entre ambas naciones, en la medida que constituye una muestra de injerencia activa en los asuntos internos de Cuba.
Tales programas dirigidos a una fabricada “sociedad civil”, ajena a la que realmente existe en la Isla, se basan en la defensa de grupos supuestamente marginalizados, según la óptica de Washington. En tal sentido, USA pretende dar un espaldarazo a la actividad desestabilizadora de mercenarios internos agrupados en sindicatos fantasmas, a manipuladores de oficio sobre el tema de DDHH, así como a supuestos periodistas “independientes” y otros oportunistas que lucran descaradamente con el dinero del contribuyente norteamericano.
Estos programas contemplan el financiamiento de estos mercenarios en el exterior, brindándoles la oportunidad de impostar su discurso falaz en foros internacionales, así como recibir capacitación en actividades subversivas.
El Departamento de Estado, en una acción totalmente inamistosa y provocadora, justifica esta nueva acción anticubana sobre una manipulada concepción sobre temas como la democracia y los derechos humanos, irrespetando nuestra soberanía nacional.
Por supuesto, Cuba adoptará las medidas necesarias para hacer respetar su soberanía y su autodeterminación, aplicando severamente las leyes contra aquellos que se involucren en estos programas desestabilizadores.

Los cubanos nacieron para estar en permanente combate

 

13 enero 2015
Una vez en Madrid escuché a una cubana expresar con firmeza que el pueblo de esa pequeña nación latinoamericana, pero inmensa en luchas, solidaridad e historia, nació para estar en permanente combate, y así lo ha demostrado a lo largo de muchos años, desde el inicio de sus gestas de independencia y durante sus 56 años de Revolución.
Recordó una frase del General del Ejército Libertador cubano, Máximo Gómez, de origen dominicano, en la cual subrayó: “el día que no haya combate será un día perdido o mal empleado”.
La mayor de las Antillas está llena, desde el Cabo de San Antonio hasta la Punta de Maisí, de expresiones patrióticas como esa, pronunciadas por sus próceres de la independencia y líderes de la Revolución iniciada en1959, las cuales han sido eficaces armas verbales y de pensamiento en defensa ante el otrora colonialismo español, y las constantes agresiones de su vecino del Norte.
Quien visite Cuba puede percatarse muy fácilmente de lo arraigado que está entre sus habitantes el sentimiento de lucha por defender su soberanía, sobreponerse a cualquier contratiempo, y salir triunfante en todos los casos, lo cual es motivo de un marcado orgullo nacional, heredado de generación en generación.
Ser críticos, pero al mismo tiempo sonreír frente a las dificultades son otras de las características de los ciudadanos de la Isla caribeña, que los han hecho conquistar una y otra victoria contra el bloqueo de Estados Unidos, invasiones, acciones terroristas y guerras mediáticas de todo tipo.
Cuba tiene hoy ante sí varios retos importantes: derribar definitivamente el cerco económico que aún le impone Washington, conseguir que su economía alcance el mismo prestigio internacional logrado en su clara y consecuente política, además de en otras esferas sociales como la salud, la educación, el deporte y la cultura.
Un tercer desafío sin duda alguna será el proceso de normalización de las relaciones con el gobierno estadounidense, anunciado el 17 de diciembre pasado por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, el cual no estará exento de dificultades, y sobre todo de intentos de frústralo.
Sin materializarse, ya hay quienes han comenzado a atacar la nueva etapa que se avecina en los vínculos entre Cuba y Estados Unidos, dos países muy cercanos geográficamente que necesariamente tendrán que vivir en paz, sin que ello quiera decir que la nación antillana ceda un ápice en los principios de su Revolución.
Unos de buena fe ven como un peligro para los cubanos el acercamiento de Washington, alegando que el Imperio nunca tiene buenas intenciones, lo cual ha sido real a lo largo de la historia, mientras otros parásitos que han vivido del negocio de la contrarrevolución alimentada en territorio norteamericano miran truncado su hasta ahora medio de enriquecimiento.
Para estos últimos es un hecho que ya fueron prácticamente sepultados por los nuevos acontecimiento, motivo por el que sangran de rabia por la venas, como reza un refrán popular.
Los de buenas intenciones tienen que seguir confiando en los cubanos y no olvidar nunca que ellos nacieron para estar en permanente combate.

La Aduana de #Cuba enfrenta el narcotráfico internacional

 

 La Aduana General de la República de Cuba ocupó 104,68 kilogramos de droga en los 46 casos de narcotráfico registrados de enero a diciembre de 2015, informó  el diario Juventud Rebelde. De acuerdo con el rotativo, del total de casos, 43 se detectaron en el capitalino aeropuerto internacional José Martí (AIJM), dos en la Terminal de carga internacional y uno en la Zona de Desarrollo Mariel.
Según precisó la jefa del Departamento de Enfrentamiento de la Aduana del AIJM, Niurbis Alonso, del total de kilogramos confiscados 73,43 fueron de cocaína, de marihuana 30,46; y 0,793 de cannabinoides sintéticos, es decir, drogas de diseño o de síntesis resultantes de la combinación entre sustancias naturales y otras modificadas. De las 43 operaciones de narcotráfico identificadas a través del canal aéreo por la ruta del AIJM, más de 20 correspondieron a las llamadas encomiendas.
Con frecuencia los pasajeros viajan y trasladan encargos de amigos y familiares para hacerles un favor, o venden parte de las libras de su equipaje a quien desea enviar algún paquete al país, señaló Alonso al respecto.
La mayoría de las veces no efectúan una revisión del contenido del envío, y si detectamos cualquier artículo o sustancia cuya importación está prohibida, el pasajero no quedará exento de la sanción penal que ello conlleva, aunque declare no tener conocimiento de la situación, alertó la especialista. Asimismo, 10 casos de los registrados en el AIJM correspondieron a las conocidas ”mulas tragonas”, personas que usan su cuerpo como reservorio para la importación de estas sustancias. Todo ello ocurre, ya no a través de su ocultamiento dentro de las medias, calzado, ropa interior y sobres adheridos al cuerpo, sino mediante la utilización de depósitos de materiales flexibles que luego son introducidos en el recto por vía anal o en la vagina, así como en algunos tipos de prótesis.
Foto de Elba Salazar Cuba.

OCUPACIÓN MILITAR NORTEAMERICANA EN #CUBA

 

Con la firma del Tratado de París, la situación política de la excolonia se indefinía. Cuba dejaba de ser colonia pero, al mismo tiempo, el establecimiento de la república tampoco se realizaba. Se iniciaba un período transicional, mediado por la presencia directa de Estados Unidos en el manejo de los destinos insulares.
Intervencion-usa-historia-cubaEl 1 de enero de 1899 se arriaba la bandera española y se izaba la norteamericana, al tiempo que partían de la Isla los últimos funcionarios y soldados españoles y tomaba posición del gobierno de Cuba John R. Brooke, quien estaría en ese cargo hasta diciembre de 1899, cuando fue sustituido por Leonard Wood. Se estableció un gobierno militar, que gobernaría por medio de Órdenes Militares.
El 1º de enero de 1899, Estados Unidos entraba formalmente en posesión de Cuba. Se materializaba así una antigua ambición. Se trataba ahora de definir el futuro de Cuba, y cualquiera que este fuese, el gobierno de Washington consideraba conveniente la desaparición de las instituciones representativas del movimiento libertador cubano.
En tales circunstancias, la acción del gobierno norteamericano incentivó las discordias internas para debilitar la posible acción del independentismo. El tema central fue el licenciamiento del Ejército Libertador. Desde el fin de las hostilidades, algunos comenzaron a plantear su desmovilización o licenciamiento buscando la forma en que haría, pues daban por sentado que aquel había cumplido su función. Con el inicio de la ocupación militar esto tomo mayor fuerza, solo voces excepcionales llamaron a la permanencia organizada. Las condiciones tan precarias en que subsistía robustecían la percepción de su desaparición como fuerza estructurada, además de la anomalía de coexistir con un ejército que se suponía aliado. En este contexto llegó la acción norteamericana.
La Asamblea del Cerro buscó una vía para licenciar al Ejército y, al mismo tiempo, lograr su reconocimiento, al negociar un empréstito con una casa bancaria de Estados Unidos para pagar los haberes acumulados por los libertadores, mientras el Presidente de aquel país ofrecía un donativo al General en Jefe. Esto enconó las viejas disputas, ya que Máximo Gómez era opuesto a endeudar la República antes de su nacimiento y entendía más conveniente aceptar el donativo, mientras la Asamblea insistía en el empréstito. En ese debate, el máximo órgano representativo decidió la deposición de Gómez de su cargo, con lo que se violentaron los ánimos pues se trataba del ídolo vivo del pueblo cubano. Tal hecho dejó a la Asamblea sin autoridad alguna y terminó disolviéndose en marzo de 1899. Se produjo entonces el licenciamiento de los mambises con el donativo de $3 000 000 de dólares.
El resultado fue la desaparición de ambas instituciones, que junto con la disolución del Partido Revolucionario Cubano (PRC) por decisión de su delegado Tomás Estrada Palma, disgregó y dejó acéfalas a las fuerzas independentistas.
A pesar de los esfuerzos de los grupos pacifistas de Estados Unidos,la tendencia anexionista en todas sus variantes se abría un espacio cada vez más importante en las esferas de poder. Sin embargo, algo que debe destacarse es que en cada una de estas variantes del anexionismo predominaba el concepto más o menos peyorativo del supuesto “infantilismo” de los cubanos. Es decir, la criatura, al empezar a dar sus primeros pasos, no podía prescindir del brazo fuerte del padre que la sostuviera, la ayudara y la protegiera de posibles caídas.
john-brooke-cuba-historiaUna de las alternativas llegó a su máxima expresión en los meses finales del gobierno de John Brooke, primer gobernador militar de la Isla y consistió en traspasar la soberanía de Cuba a un gobierno civil que convirtiera a Cuba, de un solo golpe, en territorio estadounidense. Esta idea cobró fuerza entre los círculos expansionistas y sus principales voceros.
La oposición interna a esta variante y sobre todo el rechazo del pueblo cubano a esa pretensión conllevó a que el nuevo gobernador,leonard-wood-cuba-historiaLeonard Wood, concibiera la idea de “americanizar” a la Isla por medio de una ocupación prolongada. Esta idea tuvo dos vertientes fundamentales. La primera fue tratar de recuperar al país de las secuelas de la Guerra, para esto destinó auxilios directos a la población en alimentos y medicinas, ideó un Plan de saneamiento de la isla y la creación de escuelas públicas.
La segunda fue asegurar su situación privilegiada con respecto a Cuba en la futura etapa republicana. Para ello rebaja de aranceles a productos estadounidenses que invadirán el mercado interno cubano, crea la Ley de Deslindes y división de haciendas comunales, mediante la cual el Estado se apropiaría de muchas tierras las cuales serían vendidas después a empresas estadounidenses privadas, a través de la Ley ferrocarrilera favorecería las inversiones estadounidenses en esa esfera y desplazaría a los ingleses y mediante concesiones mineras las compañías estadounidenses obtienen el derecho de explotar minas en Cuba.
Sin embargo, ninguna de los proyectos tenía como objetivo transformar las caducas estructuras de la excolonia española en su tránsito hacia la independencia, sino a crear las condiciones para el fomento de un “mercado de tierra” que facilitara el traspaso de las propiedades a manos de políticos, magnates y propietarios norteños. Mientras tanto, la escasez de capitales y de fuentes de crédito colocaba a los hacendados cubanos en una situación en extremo desventajosa para el restablecimiento de sus negocios, sobre todo lo relacionado con el importante renglón azucarero, muy lesionado por la guerra.
No obstante, la necesidad de un cambio de política aumentaba por día, y desde fecha tan temprana como 1899 comenzó a ventilarse la posibilidad de preparar el terreno para la anexión, no mediante la prolongación de la ocupación militar directa, sino con el establecimiento de una república bajo determinadas condiciones.
La primera piedra del edificio sería dictar las disposiciones sobre la convocatoria a la Asamblea Constituyente de Cuba, según la ley militar No.301 del 25 de julio de 1900. De acuerdo con lo dispuesto, la Convención debía redactar y adoptar una constitución para el pueblo de Cuba, y como parte de la misma proveer y acordar con el Gobierno de Estados Unidos lo referente a las relaciones que deberían existir entre ambos gobiernos. En medio de los trabajos de la Comisión cubana encargada de dictaminar sobre las futuras relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el Congreso Norteamericano aprueba la Enmienda Platt, con la que el gobierno de Estados Unidos se otorgaba el derecho a intervenir en los asuntos internos de la Isla cuando lo entendiera conveniente.
Platt_amendment_page_1Platt_amendment_page_2
Primera y segunda páginas de la enmienda Platt
(…) el Presidente por la presente, queda autorizado para dejar el Gobierno y control de dicha Isla a su pueblo, tan pronto como se haya establecido en la Isla un Gobierno bajo una Constitución, en la cual, como parte de la misma, o en una ordenanza agregada a ella se definan las futuras relaciones entre Cuba y los Estados Unidos sustancialmente, como sigue:
I Que el Gobierno de Cuba nunca cederá con ningún Poder o Poderes extranjeros ningún Tratado u otro convenio que pueda menoscabar o tienda a menoscabar la independencia de Cuba ni en manera alguna autorice o permita a ningún Poder o Poderes extranjeros, obtener por colonización o para propósitos militares o navales, o de otra manera, asiento en o control sobre ninguna porción de dicha Isla.
III Que el Gobierno de Cuba consciente que los Estados Unidos pueden ejercitar el derecho de intervenir para la conservación de la independencia cubana, el mantenimiento de un Gobierno adecuado para la protección de vidas, propiedad y libertad individual y para cumplir las obligaciones que, con respecto a Cuba, han sido impuestas a los Estados Unidos por el Tratado de París y que deben ahora ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba.
IV Que todos los actos realizados por los Estados Unidos en Cuba durante su ocupación militar sean tenidos válidos, ratificados y que todos los derechos legales adquiridos a virtud de ellos, sean mantenidos y protegidos.
VI Que la Isla de Pinos será omitida de los límites de Cuba propuestos por la Constitución, dejándose para un futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma
VII Que para poner en condiciones a los Estados Unidos de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de Estados Unidos.
Fragmentos del texto de la Enmienda Platt
A pesar de la oposición de los delegados a la Asamblea Constituyente, la presión norteamericana, que colocaba a los cubanos ante la decisión de tener una república con la Enmienda que limitaba su independencia o de continuar la ocupación, logró que ésta quedara definitivamente aprobada por los cubanos el 12 de junio de 1901.
FUENTE:

#Cuba Yo estaré en la primera línea para morir combatiendo en defensa de mi patria.

 

Puesto que usted (G.W. Bush, entonces presidente de USA) ha decidido que nuestra suerte está echada, tengo el placer de despedirme como los gladiadores romanos que iban a combatir en el circo: Salve, César, los que van a morir te saludan.
Sólo lamento que no podría siquiera verle la cara, porque en ese caso usted estaría a miles de kilómetros de distancia, y yo estaré en la primera línea para morir combatiendo en defensa de mi patria.
En nombre del pueblo de Cuba,
Fidel Castro Ruz (Discurso, 14 de mayo del 2004)
Foto de Raúl Capote Fernández.