Archivo de la etiqueta: Departamento de Estado

Rosa María Payá la que vendió su alma a los yanquis.

Mucho se habla en la prensa de derecha sobre Rosa María Paya Acevedo, hija de uno de los asalariados de Estados Unidos en Cuba, que murió en un accidente de tránsito cuando viajaba en un auto conducido a exceso de velocidad por el español Ángel Carromero, repartiendo dinero del Partido Popular Español a la contrarrevolución fabricada por los yanquis, acción que prueba fehacientemente la injerencia en los asuntos internos cubanos y la incitación a desórdenes públicos.

Al ver cortada la entrada de dinero proveniente de Estados Unidos debido a muerte del padre, Rosa María y su madre Ofelia Acevedo, aceptaron apoyar la campaña diseñada por los yanquis, de acusar a las autoridades cubanas del accidente y a cambio recibirían un visado del programa de refugiados políticos para todo el núcleo familiar, de los que asigna el Departamento de Estado.

La mentira construida sobre el hecho se destruyó al ser enviadas a España para presionar a su gobierno, con el fin de que apoyaran la versión made in USA, pues las cortes judiciales españolas no aceptaron la acusación contra Cuba, al validar el juicio celebrado en la Isla y reafirmar que Carromero era el verdadero responsable del homicidio.

No obstante, Rosa María y su madre tuvieron que seguir con el guion por el que recibieron los beneficios de residir en Estados Unidos y han continuado con la mal trecha historia, pero la vida se encarga de poner el punto sobre la i, demostrando que todo es parte del complot anticubano, pues sus gastos van a la cuenta del Departamento de Estado, quien paga las facturas de sus visitas a países europeos y latinoamericanos, donde es recibida por dirigentes subordinados a la política yanqui, entre ellos José María Aznar del Partido Popular, condecorado en Miami por haber impuesto la Posición Común Europea contra Cuba, en 1997.

La evidencia de que Rosa María vendió sus sentimientos por dinero, fue su presencia el pasado 20 de enero de 2019 en la Convención del Partido Popular español, celebrada en Madrid.

Ella fue enviada nuevamente por el Departamento de Estado, dirigido actualmente por el ex director de la CIA, para hablar mal de Cuba, como si ella fuese un personaje de la política internacional, algo que no es, ni tiene avales para ello.

Durante su intervención en el cónclave afirmó en la Isla, durante los sesenta años de la Revolución, hay una marcada “falta de libertades”, algo que se contradice con su residencia legal en La Habana, adonde entra y sale sin la menor dificultad, a pesar de las provocaciones que hace en cada viaje, estatus que refuta su condición de “perseguida política” en Cuba.

Como muestra de agradecimiento a uno de sus padrinos, tuvo palabras de elogio para el ex mandatario José María Aznar, y quizás hasta compartió alguna cena con el asesino de su padre, Ángel Carromero, porque si de algo carece Rosa María es precisamente de escrúpulos.

Lastimoso su discurso en el cual no se escuchó un solo reclamó para los derechos de españoles, franceses, africanos, palestinos y los millones de latinoamericanos que son víctimas del sistema capitalista y tienen que lanzarse a las calles a protestar por mejoras salariales, la salud pública, la educación, la rebaja de altísimos impuestos y el reclamo de jubilados por el aumento de sus pensiones, recibiendo una salvaje represión con porrazos, potentes chorros de agua fría, gases lacrimógenos y arrestos arbitrarios, solo por exigir una vida mejor, algo que no sucede en la Cuba socialista.

Esos ciudadanos si requieren de una solidaridad globalizada para evitar el incremento de la pobreza, que según los organismos de la Naciones Unidas aumenta por años, matando niños que pudieran tener una mejor existencia sin el capitalismo salvaje que los oprime sin piedad.

De quien vendió su alma por el dinero de los yanquis no se puede esperar más que odio, al ver saludable a la Revolución que lleva 60 años resistiendo agresiones. Al final la vida le pasara factura como a hace con personas de similar calaña, porque como afirmó José Martí:

“El odio mira como a un criminal a la cordura”

Blog  El Heraldo  Cubano

Estados Unidos preocupado por presos en #Cuba.

 

El 26 de junio 2018, el Departamento de Estado emitió un comunicado “preocupado” por dos cubanos detenidos, e instó a las autoridades de la Isla a ponerlos en libertad, porque Amnistía Internacional, su ONG preferida y apoyada financieramente, los declaró “prisioneros de conciencia”, algo que jamás hizo con el puertorriqueño Oscar López, preso por 36 años en cárceles norteamericanas solo por tener ideas independentistas.
El actual comunicado y las declaraciones de Heather Nauert, vocera de ese Departamento, hizo recordar una solicitud similar de hace pocos años, efectuada por Roberta Jacobson, cuando era subsecretaria para el hemisferio occidental, para que Cuba pusiera en libertad a Sonia Garro, detenida y acusada por intento de homicidio junto a su esposo, por haber lanzado cocteles Molotov y tubos de pantalla de viejos televisores, contra oficiales de la policía, a la que calificó como “pacífica disidente”.
Cuando diplomáticos yanquis y oficiales de la CIA destacados en su embajada en La Habana, comprobaron que ambos eran puros delincuentes, se acabó de inmediato la reclamación, más nunca hablaron de ella y pasó al olvido como muchos de esos mal calificados “opositores”.
La más reciente rabieta del Departamento de Estado es a favor de Eduardo Cardet y Ariel Ruiz Urquiola, a quienes declaran como “opositores pacíficos”, detenidos de forma “arbitraria”.
Sin embargo, el Departamento de Estado no se pronuncia con esa “profunda preocupación”, por los mapuches detenidos en Chile, ni por los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos en Ayotzinapa hace casi dos años, como tampoco emitió comunicados por el vil asesinato de la guatemalteca Claudia Patricia Gómez González, de 20 años de edad, cuando intentaba, el pasado sábado 23 de mayo de 2018, emigrar a los Estados Unidos para obtener trabajo y poder ayudar a su familia. La joven fue asesinada por un oficial de la patrulla fronteriza.
Tampoco Mike Pompeo hace declaraciones de condena al presidente Donald Trump, por aplicar métodos nazistas al separar a padres e hijos menores de ciudadanos latinoamericanos que ingresan en su territorio, algo que el inmaduro Presidente copió de los alemanes, que hacían lo mismo con los judíos.
Cardet, médico de profesión, es sostenido financieramente desde Estados Unidos, y recibe orientaciones para ejecutar acciones provocativas en un idílico intento por copiar las revueltas callejeras ejecutadas en Venezuela y Nicaragua.
Silencio total hace el Departamento de Estado respecto a la muerte a tiros disparados por oficiales del ejército israelí, sobre la médica voluntaria de 21 años, Razan al-Najar, mientras corría hacia la cerca fronteriza, al este de la ciudad de Khan Younis, en el sur de Gaza, para socorrer a un herido palestino víctima de las masacres que lleva a cabo el gobierno de Israel.
Ante esos asesinatos, Estados Unidos debería estar profundamente preocupado y exhortar a los aliados y a los oficiales de su guardia fronteriza con México, para que cesen las represalias y abusos contra indefensos emigrantes, los ciudadanos palestinos y sobre el personal civil que atiende a los enfermos y heridos causados por las balas de sus aliados.
En vez de continuar con sus campañas de mentiras fabricadas contra Cuba, el gobierno de Estados Unidos tiene que mirar hacia su propio pueblo y buscar soluciones definitivas para acabar con la pobreza que crece por días, y la falta de un sistema de salud que cubra las necesidades de su población, la que se ve obligada a gastar cientos de dólares para pagar costosos seguros médicos que no asumen todos los tratamientos, como los del cáncer, otras patologías y operaciones complejas.
Un estudio realizado por el Institute for Policy Studies, conjuntamente con el Kairos Center, publicado el 29 de abril de 2018, reporta la realidad en que viven más de 40,6 millones de estadounidenses, fundamentalmente en los estados del sur, considerados por debajo de la línea de la pobreza. Según el indicador establecido por el gobierno yanqui, esas personas no tienen ingresos suficientes para satisfacer todas sus necesidades, especialmente las alimentarias.
El gobierno de Estados Unidos antes de acusar a Cuba tiene que resolver esa pobreza, principalmente en 25 estados sureños, donde existen leyes que prohíben aumentar el salario mínimo de 7,25 la hora, con el cual no se puede tener un seguro médico, alimentar a la familia, vestirla, calzarla, asumir el costo del alquiler de un simple apartamento de dos cuartos, más la electricidad.
Para Cuba también es una gran preocupación que la población de Estados Unidos no disponga de un sistema de salud al alcance de todos, con el que se evitarían miles de muertes especialmente de niños y ancianos.
Estados Unidos tiene que dejar de fabricar y financiar “disidentes” y cruzadas propagandísticas, al carecer de moral para acusar a Cuba, la cual es reconocida por organismos de Naciones Unidas, como un paradigma de atención y cuidado de su población.
Por eso decía José Martí:
“Con los ejemplos sucede que es más fácil censurarlos, que seguirlos”

Por Arthur González.

Cuba rechaza negativa de EEUU de regresar diplomáticos a la Isla

2018-03-03 08:57:23 / web@radiorebelde.icrt.cu

Cuba rechaza negativa de EEUU de regresar diplomáticos a la Isla

El director general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, aseguró este 2 marzo en La Habana que la negativa del Departamento de Estado de regresar el personal diplomático a su legación en La Habana responde a motivaciones políticas.

El funcionario apuntó a través de la red social Twitter que el anuncio del gobierno de Donald Trump de prorrogar de forma unilateral –por un tiempo indefinido– la reducción de su personal en la Embajada en Cuba, no tiene relación alguna con la seguridad de sus funcionarios en La Habana.

Es falso que el personal diplomático de la Embajada esté o haya estado en riesgo. Es falso que se haya permitido en Cuba o que pueda haber ocurrido en Cuba por parte de alguien alguna acción deliberada contra diplomáticos de los Estados Unidos.

La medida del Departamento de Estado afecta en particular los servicios consulares de los que dependen miles de ciudadanos cubanos que se ven obligados a incurrir en gastos suplementarios en la búsqueda de visas en terceros países, comentó Fernández de Cossío.

Aseguró que es falso que el personal de esa legación en la capital antillana esté o haya estado en riesgo.

Reiteró que igualmente es falso que se haya permitido en Cuba o que pueda haber ocurrido en la mayor de las Antillas alguna acción deliberada contra diplomáticos del país norteño.

El Departamento de Estado anunció que a partir del lunes próximo tendrá carácter permanente el recorte de cerca del 60 por ciento de su personal, a lo que se suma la limitación de que los funcionarios no podrán viajar a Cuba con sus familiares.

Desde septiembre del 2017 la legación trabaja con el personal mínimo para llevar a cabo funciones oficiales y consulares indispensables.

Hasta la fecha el gobierno de Trump continúa esgrimiendo la teoría de los supuestos ataques acústicos a su personal en Cuba como justificación a la salida de alrededor del 60 por ciento de sus funcionarios de La Habana y la expulsión de 15 diplomáticos cubanos de la legación en Washington.

Meses de investigaciones a ambos lados del Estrecho de la Florida no han arrojado evidencia alguna que demuestre la ocurrencia de los alegados incidentes y afectaciones a la salud.

Barbara Lee, congresista norteamericana –quien estuvo recientemente en Cuba– está entre los políticos que han reaccionado a la noticia, y aseveró en la red social Twitter que “se le debería permitir a nuestros diplomáticos hacer su trabajo y regresar a sus puestos en Cuba”.

 

This decision from the State Department undermines years of progress towards normalizing relations with . Our diplomats should be allowed to do their jobs & return to their posts in Cuba. https://twitter.com/AP/status/969618559721721858 

 

La decisión del Departamento de Estado afecta años de progreso hacia la normalización de las relaciones con la Isla, criticó.

Engage Cuba, coalición estadounidense que busca mejores vínculos con La Habana, calificó este 2 de marzo en un comunicado de decepcionante la decisión del Secretario de Estado, Rex Tillerson, de hacer permanente la reducción del personal diplomático en la embajada en La Habana.

Es profundamente decepcionante que el secretario Tillerson haya elegido no regresar a los diplomáticos a sus puestos en La Habana, destacó James Williams, el presidente de la organización.

Fernández de Cossío concluyó que el gobierno norteamericano tiene evidencias suficientes de que Cuba es un país seguro para sus diplomáticos, y los de cualquier otro lugar del mundo, así como para los más de cuatro millones de extranjeros que visitan cada año la mayor de las Antillas.


(Agencia Cubana de Noticias)

EE.UU. anuncia nuevas restricciones a los viajes y comercio con Cuba

El gobierno estadounidense anunció hoy mayores restricciones para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar a la isla caribeña, en cumplimiento del memorando presidencial que revierte importantes aspectos del acercamiento entre ambos países

Autor: Prensa Latina | internet@granma.cu

8 de noviembre de 2017 17:11:04

Foto: Departamento del Tesoro

WASHINGTON.—El gobierno estadounidense anunció hoy mayores restricciones para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar a la isla caribeña, en cumplimiento del memorando presidencial que revierte importantes aspectos del acercamiento entre ambos países.

Los departamentos de Estado, Comercio y Tesoro dieron a conocer a adopción de «acciones coordinadas» para implementar el documento firmado por el presidente Donald Trump el 16 de junio pasado en Miami, Florida, las cuales incluyen vetar a los estadounidenses de hacer transacciones con más de 180 entidades de la nación caribeña.

Asimismo, obliga a que todos los viajes educativos no académicos «pueblo a pueblo» se lleven a cabo bajo los auspicios de una organización que esté sujeta a la jurisdicción de Estados Unidos.

De acuerdo con un comunicado, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro y la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio anuncian enmiendas al Reglamento de Control de Activos Cubanos y las Regulaciones de Administración de Exportaciones.

Tales pasos, según el texto, implementan cambios al programa de sanciones a Cuba anunciado por el mandatario republicano en junio, cuando decidió borrar muchos de los pasos dados hacia la isla por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

Los cambios, que incluyen medidas complementarias del Departamento de Estado, entrarán en vigor a partir de mañana, cuando serán publicados en el Registro Federal.

Como parte de los mismos se publicó una lista de entidades y subentidades restringidas, que será publicada y actualizada periódicamente, la cual comprende empresas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad de la isla.

«Las personas sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos ahora tendrán prohibido realizar ciertas transacciones financieras directas» con tales instituciones, entre ellas más de un centenar de hoteles, marinas y tiendas.

En términos de viajes, ya no serán autorizados las visitas educativas individuales no académicas, y quienes vayan la isla bajo el auspicio de una organización deberán estar acompañados por un representante de la misma, entre otras restricciones.

Las medidas, que llegan justo una semana después de que 191 de los 193 países de la ONU condenaran el bloqueo impuesto por Washington a la isla hace más de medio siglo, también enmienda la definición de «funcionarios prohibidos del Gobierno de Cuba para incluir ciertos individuos adicionales».

El anuncio de las restricciones ocurre, además, en momentos en los que numerosos sectores económicos, académicos y comerciales de Estados Unidos están interesados en ampliar los vínculos con la nación antillana, y cuando encuestas muestran que la mayoría de los norteamericanos favorecen el fin del cerco.

REACCIÓN INTERNACIONAL

El senador demócrata Patrick Leahy consideró como una reminiscencia de la Guerra Fría las nuevas restricciones anunciadas por el Gobierno estadounidense para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar al país caribeño.

Según el legislador por el estado de Vermont y promotor del acercamiento entre su nación y la isla antillana, las medidas son las que «se esperarían de un gobierno totalitario paranoico, no de una democracia como la nuestra».

La hipocresía de los ideólogos de la Casa Blanca es evidente, sostuvo Leahy en un comunicado, quien también usó los calificativos de onerosas y mezquinas para referirse a las disposiciones.

También manifestó que Cuba no representa la menor amenaza para Estados Unidos.

Estas nuevas regulaciones perjudicarán a los empresarios en ciernes y al pueblo cubano al desalentar a los estadounidenses de viajar allí, concluyó.

Por otra parte, Collin Laverty, presidente de Cuba Educational Travel, un grupo organizador de viajes a la mayor de las Antillas, expresó que las restricciones sirven para aplacar a una minoría que se desvanece en el sur de Florida, y perjudican a los trabajadores y las familias estadounidenses y cubanas.

El Consejo Nacional de Comercio Exterior (NFTC) de Estados Unidos consideró por su parte equivocadas las nuevas restricciones de la administración Trump.

De acuerdo con la organización fundada en 1914, que brinda servicios a cientos de empresas en actividades relacionadas con política comercial y fiscal, las limitaciones impuestas a las empresas estadounidenses para hacer negocios con el país caribeño son contraproducentes.

A través de un comunicado, el vicepresidente del NFTC, Jake Colvin, manifestó que restringir a las compañías de la participación en la Zona Especial de Desarrollo Mariel impide que los estadounidenses tomen parte en una actividad económica potencialmente beneficiosa para los trabajadores y el pueblo cubano.

La declaración también apuntó que solo permitir los llamados viajes «pueblo a pueblo» como parte de estancias auspiciadas por una organización limitará el contacto que los estadounidenses puedan tener con los cubanos en la isla.

Indicó que estas restricciones perjudicarán a los trabajadores por cuenta propia y los dueños de viviendas particulares que brindan servicios de alojamiento, quienes forman parte del sector privado que la administración de Donald Trump dice apoyar.

A decir del NFTC, las medidas dadas a conocer este miércoles, y que entrarán en vigor el jueves, serán confusas para los viajeros y requerirán recursos significativos del gobierno de Estados Unidos para su cumplimiento.

Estados Unidos se opondrá a resolución de la ONU que busca levantar bloqueo a Cuba

multa-bloqueoEstados Unidos votará en contra de una resolución de la Asamblea General de la ONU el miércoles que solicita levantar el bloqueo de Washington contra Cuba, dijo el martes el Departamento de Estado, lo que cambia la abstención del año pasado.

La embajadora de Estados Unidos Nikki Haley votará en contra de la resolución, presentada anualmente por La Habana durante 26 años, para hacer hincapié en la nueva política hacia Cuba del presidente Donald Trump, que busca promover los derechos humanos y la democracia, dijo Heather Nauert, vocera del Departamento de Estado.

En cada una de esas ocasiones Washington se pronunció contra la propuesta cubana, pese al mayoritario apoyo de la comunidad internacional al documento de la nación caribeña y solo en 2016, por primera vez en la historia de las resoluciones, la administración de Barack Obama (2009-2017) decidió abstenerse.

De ese modo, 191 países apoyaron hace 12 meses a Cuba en su reclamo de que se levante el bloqueo y ningún miembro se opuso a tal exigencia, con las únicas abstenciones de Estados Unidos e Israel.

En ese momento la entonces embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, expresó que durante más de medio siglo Washington mantuvo una política destinada a aislar a la nación caribeña y en lugar de eso la estrategia aisló a Estados Unidos, incluso en el propio seno de la ONU.

Tal argumento fue repetido este martes por 10 senadores demócratas que instaron al presidente Donald Trump a abstenerse nuevamente con respecto a la resolución contra el bloqueo, al que calificaron de fallido, públicamente condenado por la comunidad internacional y perjudicial para el pueblo de la isla.

“Mientras más tiempo mantengamos esta política obsoleta de la Guerra Fría, más sufrirá nuestra credibilidad internacional y regional”, advirtieron los legisladores en una carta dirigida al jefe de la Casa Blanca.

La decisión de Trump de regresar al voto negativo sobre la resolución cubana es una nueva muestra de todas las medidas adoptadas por Obama que el republicano quiere revertir y que en el caso de la mayor de las Antillas ha tenido varias manifestaciones.

Como recordó este martes Nauert, esta será la primera votación sobre el tema desde la llegada de Trump al poder el 20 de enero y se opondrán a la resolución para “subrayar el nuevo enfoque hacia Cuba”.

La postura de Trump hacia la nación antillana se anunció el 16 de junio, cuando desde Miami, Florida, firmó un memorando para dar marcha atrás a varios de los pasos de acercamiento que tuvieron lugar bajo la administración de su predecesor.

Más de tres meses después y, con la justificación de incidentes de salud reportados por diplomáticos norteamericanos en La Habana, su gobierno dio un nuevo golpe a los vínculos bilaterales al retirar gran parte del personal de su embajada en la isla y expulsar a 15 funcionarios cubanos de Washington.

(Con información de Reuters y Prensa Latina)