Archivo de la etiqueta: Dictadura de Fulgencio Batista

Aniversario 59 del secuestro del campeon mundial de automovilismo Juan Manuel Fangio por un comando del Movimiento 26 de Julio.

El domingo 23 de febrero de 1958 se produjo en La Habana, capital de la República de Cuba, el secuestro del célebre campeón mundial de automovilismo, el argentino Juan Manuel Fangio, por un comando del Movimiento 26 de Julio.
El célebre piloto era el invitado especial a una competencia de autos que formaba parte de un programa deportivo, con el cual se pretendía mejorar la imagen del dictador Fulgencio Batista, que por entonces enfrentaba una severa crisis política.
Precisamente Batista había sido el principal promotor del Segundo Gran Premio de Cuba, con lo que pretendía demostrar que la paz y la tranquilidad reinaban en el país, a pesar de la guerra que contra su régimen libraban los rebeldes comandados por Fidel Castro Ruz en la Sierra Maestra.
El multicampeón era huésped del hotel Lincoln, hasta donde llegó el comando de revolucionarios encargado de cumplir tan delicada misión y, a punta de pistola, obligó al célebre corredor a acompañarlos. Era la noche antes del día señalado para la carrera.
La noticia del secuestro de Fangio se regó como pólvora, lo que se convirtió en un rudo golpe para el régimen de turno, sumado a una audaz acción que días antes protagonizaron miembros del Movimiento 26 de Julio contra el Banco Nacional de Cuba, sin robar un centavo, pues solo prendieron fuego a una cifra millonaria de cheques.
Como era de suponer, las agencias internacionales de prensa se hicieron eco del acontecimiento mediático, que ocupó titulares en los principales periódicos y revistas de América y Europa. En París, Londres, Ciudad de México, Roma, Nueva York y Argentina, el suceso acaparó espacios en primeras planas, lo que contribuyó a incrementar la popularidad del afamado campeón de automovilismo.
Después de la carrera, empañada por un accidente que provocó seis muertos y una treintena de heridos al colisionar con el público el auto de uno de los competidores, Fangio fue liberado, sano y salvo, y en declaraciones a la prensa habló elogiosamente del trato recibido en todo momento por sus captores.

RUBÉN BATISTA RUBIO: PRIMER MÁRTIR DE LA LUCHA CONTRA BATISTA

RUBÉN BATISTA RUBIO: PRIMER MÁRTIR DE LA LUCHA CONTRA BATISTA

Ruben Batista  1Ruben Bat tarja
Maura Peña Machado
El 10 enero de 1953, al conmemorarse el aniversario del asesinato de Julio Antonio Mella, los estudiantes develaron un busto del dirigente comunista, en la plazoleta ubicada frente a la escalinata de la Universidad de La Habana.
El busto amaneció profanado el día 15 de enero, lo cual dio lugar a una ola de protestas que se puso de manifiesto en choques entre las fuerzas represivas y el régimen y los jóvenes alumnos, quienes decidieron reagruparse y marchar hacia el monumento erigido en memoria de los estudiantes de medicina fusilados durante la dominación española.
La policía intentó frenar el avance de las manifestaciones, y en las calles San Lázaro y Prado los recibieron con surtidores de agua y después con tiros, que comenzaron a hacer blanco en la multitud. Entre los heridos estaba el estudiante de ingeniería eléctrica Rubén Batista Rubio.
Muchas personas acudieron a la Clínica del Estudiante a interesarse por el estado de salud de Rubén, pero el joven no sobrevivió. Después de 29 días de lucha infructuosa contra la muerte, falleció el 13 de febrero de 1953.
Cientos de cubanos rindieron homenaje a Rubén. El sepelio se convirtió en una airada protesta contra el dictador Fulgencio Batista. Impactante fue el momento en que los estudiantes y amigos bajaron el ataúd por la escalinata de la Universidad en medio del silencio del pueblo congregado en el lugar.
Encabezaron el cortejo fúnebre un grupo de muchachas vestidas de luto; en sus manos portaban una tela en la que podía leerse: “La sangre de los buenos no se derramó en vano”.
El joven Rubén Batista Rubio se convirtió así en el primer mártir de la lucha contra ladictadura batistiana.

Este es un espacio de intercambio y reflexión, para demostrar la valía de un pueblo que se enfrenta al Imperio más poderoso del planeta con la seguridad absoluta en la Victoria porque le asiste la razón. Esas son las Razones de Cuba