Archivo de la etiqueta: Ernesto Che Guevara

Rinden tributo en Colombia a Fidel Castro y Ernesto Che Guevara

Bogotá, 11 jun (PL) El Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba rindió tributo al líder histórico de la Revolución Fidel Castro y a Ernesto Che Guevara, en un encuentro de ese grupo de amistad que sesiona hoy en Barranquilla.

Esta cita de la dirección del movimiento en todo el territorio colombiano evalúa la agenda con el fin de preparar el XXV Encuentro Nacional, a celebrarse en la propia ciudad del 16 al 19 de noviembre venidero.

Delegados de importante ciudades del país como la propia Barranquilla, Medellín, Cali, Cartagena, Palmira, Bucaramanga y Bogotá, entre otros, compartieron conferencias brindadas en la convocatoria sobre le actualidad de la isla, a cargo de la segunda jefa de la Embajada de Cuba en Bogotá, Zulan Popa.

En ese segmento del intercambio intervino también Alexis Guerra, funcionario del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

Los delegados presentes en la Casa Caribe compartieron asimismo con el senador del Polo Democrático Alternativo, Iván Cepeda, quien agradeció el apoyo de Cuba para que se pudiera alcanzar el acuerdo de paz de Colombia.

Por su parte, Pedro Polo, Director de la Casa Caribe de Barranquilla y presidente pro témpore del Movimiento colombiano de solidaridad con Cuba, resaltó el hecho de que se le rindan homenajes allí a Fidel y al Che, quienes son dos figuras muy relevantes por su obra para la revolución latinoamericana y mundial.

En declaraciones a Prensa Latina, Polo afirmó que ambas figuras del movimiento revolucionario internacional siguen siendo inspiración y guía para todas las personas que en este planeta buscan un futuro mejor.

Por eso nosotros estamos muy orgullosos de compartir ese paradigma, sus ideas, lo que hace que estimule aún más nuestro trabajo de solidaridad con la isla, añadió Polo.

 

#TodosMarchamos Che sigue siendo el hombre más temido por el imperialismo

El Che vive, porque lo hacen vivir los revolucionarios del mundo
Autor: Oscar Sánchez Serra | oscar@granma.cu
8 de octubre de 2016 00:10:38
Ernesto Che Guevara
Foto: Archivo
Hace 49 años un vil asesino a sueldo, un terrorista, dirigido por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, creyó que había matado a un hombre en Bolivia. Pero eso era entonces ya imposible, lo que no sabía ni sabe el sanguinario verdugo Félix Rodríguez Mendigutía es que con su crimen acabó por inmortalizarlo. El Che sigue siendo un reto, un desafío, un valladar infranqueable para el imperialismo.
No se puede matar a un ejemplo, no se puede asesinar a las ideas. El Che vive, porque lo hacen vivir los revolucionarios del mundo. Lo hace presente esta Cuba socialista de 58 años antimperialistas.
«Si queremos expresar cómo aspiramos que sean nuestros combatientes revolucionarios, nuestros militantes, nuestros hombres, debemos decir sin vacilación de ninguna índole: ¡Que sean como el Che! Si queremos expresar cómo queremos que sean los hombres de las futuras generaciones, debemos decir: ¡Que sean como el Che! Si queremos decir cómo deseamos que se eduquen nuestros niños, debemos decir sin vacilación: ¡Queremos que se eduquen en el espíritu del Che! Si queremos un modelo de hombre, un modelo de hombre que no pertenece a este tiempo, un modelo de hombre que pertenece al futuro, ¡de corazón digo que ese modelo sin una sola mancha en su conducta, sin una sola mancha en su actitud, sin una sola mancha en su actuación, ese modelo es el Che! Si queremos expresar cómo deseamos que sean nuestros hijos, debemos decir con todo el corazón de vehementes revolucionarios: ¡Queremos que sean como el Che!».
Así dijo Fidel el 18 de octubre de 1967, en la velada solemne en su memoria, en la Plaza de la Revolución. Así lo repiten los pioneros en nuestras escuelas. Pero que el Guerrillero Heroico viva no solo pasa por evocarlo, sino por llevarlo hoy a las aulas, a las fábricas, a nuestras relaciones humanas, a la sociedad que construimos, a los procesos que dirigimos.
El Comandante en Jefe al hablar de sus cualidades como conductor, expresó entonces «Che era un insuperable soldado; Che era un insuperable jefe». En la actualidad, Cuba perfecciona su modelo económico y social, con la participación de todo el pueblo y eso exige de directivos con atributos de guía como los que él dejó explicados en un artículo, El cuadro, columna vertebral de la revolución, publicado en 1962, en la revista Cuba Socialista.
«Un dirigente es un individuo de disciplina ideológica y administrativa, que conoce y practica el centralismo democrático y sabe valorar las contradicciones existentes en el método para aprovechar al máximo sus múltiples facetas; que sabe practicar en la producción el principio de la discusión co­lectiva y decisión y responsabilidad únicas, cuya fidelidad está probada», dijo en ese texto.
Muchas veces en cualquier análisis in­vocamos el debate y nos cuesta trabajo es­cuchar o reconocer la opinión del otro. El Che afirmaba que una de las cualidades que debía tener el que dirige, es la de «estar dispuesto siempre a afrontar cualquier de­bate». Para eso el cuadro, debe tener entre sus rasgos distintivos dos que Fidel dijo de él: «Che era un hombre extraordinariamente humano, extraordinariamente sensible».
Raúl, que al decir del propio Co­man­dante en Jefe, fue junto al Che uno de los dos primeros expedicionarios que tuvo el Gran­ma, también ha insistido en ese franco intercambio de criterios. El 18 de diciembre del 2010, en la clausura del Sexto Periodo Or­dinario de Sesiones de la Séptima Le­gis­latura de la Asamblea Nacional del Poder Po­pular, en alusión a la discusión del entonces proyecto de los Lineamientos de la Política Eco­nó­mica y Social del Partido y la Re­volución, expresó: «No hay que temerle a las discrepancias de criterios y esta orientación, que no es nueva, no debe interpretarse como circunscrita al debate sobre los Lineamientos; las diferencias de opiniones, expresadas preferiblemente en lugar, tiempo y forma, o sea, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, siempre serán más deseables a la falsa unanimidad basada en la simulación y el oportunismo. Es por demás un derecho del que no se debe privar a nadie. Mientras más ideas seamos capaces de provocar en el análisis de un problema, más cerca estaremos de su solución apropiada».
Pero no solo en los cuadros ha de vivir el argentino, cubano por derecho y convicción. Si el estudiante, el obrero, el militar, el científico, el intelectual, obra con la misma sensibilidad que él les expresó a sus hijos al decirles «crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza.
Acuérdense que la revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo…», el Che seguirá siendo un desafío para el imperialismo, el hombre más temido. Y ya no lo podrán matar, porque su ejemplo es inmortal.f0069611

Che y Fidel: imágenes para pensar y actuar

Fidel

El libro Che y Fidel: imágenes en la memoria invita a profundizar en la vigencia y utilidad del pensamiento de ambos revolucionarios
Autor: Redacción Cultural | cultura@granma.cu
5 de agosto de 2016 22:58:14
El valor del libro Che y Fidel: imágenes en la memoria no radica únicamente en la posibilidad de conocer el origen de la amistad entre dos hombres excepcionales, sino en la invitación a profundizar en la vigencia y utilidad del pensamiento revolucionario que nos han legado para actuar en el presente y anticipar el porvenir.
Portadora de esa exhortación fue la doctora Graziella Pogolotti al presentar ayer el volumen, publicado por la editorial latinoamericana Ocean Sur, en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.
La destacada intelectual, prologuista de la obra, calificó el encuentro de Fidel y el Che como un milagro histórico y una permanente convocatoria a estudiar el papel de la subjetividad en la transformación re­volucionaria de la realidad.
Un recorrido gráfico, conformado por 40 fotos de alto valor histórico, testimonia las pasiones y convicciones que cimentaron los vínculos entre ambos luchadores.
Autora del proyecto editorial, Aleida March, esposa del inolvidable guerrillero y directora del Centro de Estudios Che Gue­vara, dedicó la presentación al cumpleaños 90 del Comandante en Jefe.
Sobre la importancia del libro, Aleida subrayó: “Esta es una parte de la historia que nos pertenece a todos”.
En el acto, al que asistieron Fernando Rojas, viceministro de Cultura; Pedro de la Hoz, vicepresidente de la Uneac, y una nu­trida representación de compañeros de lu­cha del Che y de la vanguardia intelectual cubana, David Deutschmann, presidente de Ocean Sur, ratificó el compromiso de la editorial con la promoción internacional de la obra de Fidel y el Che, por lo que re­pre­sentan para la resistencia de los pueblos ante la pretensión hegemónica imperial.

Camilo en el corazón y la obra del pueblo

 

El Comandante Camilo Cienfuegos cumplirá este 6 de febrero 84 años
5 de febrero de 2016 22:02:44
Foto: Archivo
El Comandante Camilo Cienfuegos cumplirá este 6 de febrero 84 años. Dicho así, en presente, pues no puede ser de otro modo, cuando su presencia se conserva viva en el seno del pueblo de donde surgió.
Y es que en poco más de tres años de participación en la vida pública del país, el joven y audaz guerrillero dejó una profunda e impresionante huella en la historia más reciente de la lucha por la liberación nacional.
Camilo, es evidente, supo empinarse, como pedía Mariana Gra­jales a sus hijos, y así, desde sencillo y típico muchacho de ba­rrio y familia humilde, realizó hazañas extraordinarias. Y lo hizo con la naturalidad de los héroes genuinos, una razón más para calar profundo en el corazón de sus compatriotas, quienes le descubrieron el alma pura y noble de los buenos, de los elegidos.
El riguroso entrenamiento en México, la expedición del yate Granma, los azarosos primeros tiempos de la Sierra Maestra, las audaces operaciones en el llano, la invasión a Occidente, la toma y liberación de Yaguajay, y la firmeza y lealtad para enfrentar a traidores y enemigos, lo forjaron como combatiente y jefe capaz.
Esa intensa entrega a la causa revolucionaria le ofreció también la oportunidad de poner de manifiesto sus excepcionales dotes personales y virtudes humanas.
Con esa capacidad reconocida para penetrar en la esencia de las cosas y los hombres, Fidel le conoció la fibra y sin vacilación lo envió, el primero, a dominar el Llano, y más tarde a reeditar la epopeya invasora de 1895, persuadido de que con él iba la Revolución.
En el ¿Voy bien Camilo? de aquel memorable 8 de enero de 1959, estaba contenida toda la simpatía y confianza acumuladas desde los iniciales e inciertos días de la Sierra Maestra.
Dijo el Che de él: “En su renuevo continuo e inmortal Camilo es la imagen del pueblo”. Y Fidel, al anunciar su desaparición, lo señaló como paradigma revolucionario, cual indiscutible hé­roe popular y expresó su convicción de que en el pueblo había muchos Camilos. (ACN)