Archivo de la etiqueta: Familia.

Inauguran nuevas viviendas en La Habana

En un sitio conocido por el Bachiplan, del Consejo Popular San Agustín, en el municipio capitalino de La Lisa, quedaron inaugurados este domingo 28 de marzo, 10 nuevos apartamentos.

Luis Antonio Torres Iríbar y Reinaldo García Zapata, presidente y vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial de La Habana, respectivamente, ambos integrantes del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, asistieron a la entrega de las viviendas a los núcleos familiares, pertenecientes a los municipios de Centro Habana y La Habana Vieja.

 

Claudia Ávila Parrilla, directora municipal de la Vivienda en La Lisa explicó que este emplazamiento lo conforman 10 edificios, y las capacidades entregadas son las primeras de un total de 54 previstas para el presente mes. En febrero pasado se entregaron 31 viviendas, que favorecieron a familias de las comunidades de tránsito. A través del Programa de la Vivienda en el territorio, se prevé, en el actual año, la construcción de 300 viviendas.

 

Torres Iríbar, en un intercambio con las familias, reconoció la labor de la brigada seis de la Empresa de Obras de Arquitectura, ECOA 53. Enfatizó que Cuba trabaja todos los días para minimizar los efectos de la COVID-19, y en medio del recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos contra la Isla, el programa de Viviendas no se ha detenido, sobre todo para beneficiar a las familias en situaciones difíciles.

 

Hoy estamos cumpliendo con la política de la Vivienda y con Fidel“, destacó el también Primer Secretario del Partido en la capital, quien rememoró el gran interés del Líder Histórico de la Revolución en proporcionar viviendas dignas para el pueblo.

 

Entrega de viviendas a familias necesitadas, como parte del homenaje de los habaneros al VIII Congreso del Partido

Un recorrido de las máximas autoridades de la capital por algunas obras ejecutadas en La Habana, que forman parte de este tributo, el cual incluye unas 200, nuevas o revitalizadas

 

Nilda Galeano Espinosa hoy se siente la mujer más feliz de la tierra. Pocas veces recibió una alegría comparable a esta de ahora. Al menos eso me aseguró al abordarla inmediatamente después de que recibiera las llaves e hiciera el primer recorrido por el apartamento que, en lo adelante, será su nueva morada.

Ella junto a su hijo constituyen una de las 10 familias que, procedentes de inmuebles con peligro de derrumbe en Centro Habana (Malecón 31) y Habana Vieja, ahora resultaron beneficiadas con un techo, en un edificio recién concluido, en el asentamiento Agustín, en la comunidad del mismo nombre, en el municipio de La Lisa.

Nilda considera ser una privilegiada por partida doble, en tanto el núcleo de cinco personas al cual pertenecía, le asignaron dos viviendas y pasaron del hacinamiento a la holgura. Y más o menos ese también es el caso de Adriana Álvarez González, quien con solo 22 años se ha convertido en propietaria de un apartamento de dos cuartos para ella y su dos pequeños hijos.

 

Solo en la localidad, la entrega de ahora viene a sumarse a otras 31 en el mes de febrero, y debe incluir otras 54 en lo que queda de mes, como parte de una batalla sin descanso, en el propósito de completar las 300 que tienen previsto concluir los liseños, a lo largo de 2021.

 

Luis Antonio Torres Iríbar y Reynaldo García Zapata, presidente y vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) asistieron a la ceremonia de conclusión oficial del edificio –alrededor del número 40 del emplazamiento-, conformado por apartamentos con sala, cocina, comedor, dos o tres dormitorios, patiecito interior y balcón, levantados por hombres de la brigada # 6, perteneciente a la Empresa de Obras de Arquitectura (ECOA) 53.

 

A petición de los presentes habló Torres Iríbar, quien significó como a pesar del enorme esfuerzo que representa enfrentar la pandemia desatada por el SARS-CoV-2, y en medio del brutal cerco económico tendido por Estados Unidos en torno a la Isla, la construcción de viviendas no ha dejado de ser un programa priorizado, aunque -tal vez no con los ritmos deseados y necesarios- añade.

En coincidencia con Claudia Ávila Parrilla, directora municipal de la Vivienda, el también Primer Secretario del Partido en la capital, apuntó que cada logro en el empeño de repartir viviendas dignas para el pueblo era una manera de cumplir con Fidel y homenajearle.

Euclides Santos, director provincial de la Vivienda, ha dicho que de un plan anual superior a las 18 000 viviendas, hasta la fecha, en La Habana se han concluido 392, pero antes de concluir marzo, la cifra ascenderá a 1 200.

 

Es parte del tributo de los capitalinos al VIII Congreso del Partido, que al decir de Torres Iríbar incluye unas 200 obras, nuevas o revitalizadas.

Y precisamente una de ellas es la restauración del paseo de la calle G, en los dos tramos contemplados desde 5ta. hasta Malecón.

Hasta aquí llegaron también las máximas autoridades de la capital, quienes en intercambio con directivos y trabajadores de la Oficina del Historiador de la Ciudad, TICONS y Diseño Ciudad Habana, entidades encargadas, tanto de los proyectos como de las acciones constructivas, conocieron que entre las pretensiones de camino a materializarse, aparecen el rescate del paseo, con la fuente -ubicada justo frente a la entrada del Hotel Presidente-, bancos (los antiguos trabajados en mármol y otros nuevos), luminarias, céspedes y arbolado, además de la construcción de dos parqueos, al final, flanqueando uno y otro extremos de la calle 3ra.

Habrá de rescatarse asimismo, la gran base que sirviera de pedestal a la estatua de Tomás Estrada Palma, pero la estatua en sí, derribada por el pueblo cubano en virtud de las posiciones pro yanquis de quien fuera el primer presidente de la pseudorepública, con toda lógica, no regresará a su sitio.

 

Torres Iríbar y García Zapata fueron precisos en sus indicaciones a los proyectistas: Mantenerse siempre a pie de obra para exigir total respeto a lo concebido. Mandar a paralizar y rehacerse lo que a ello no se ajuste. Que los resultados finales sean un culto a la belleza.

Finalmente, el Presidente y Vicepresidente del CDP chequearon las acciones de rescate que, a cargo del contingente Blas Roca Calderío, hoy tienen lugar en la Tribuna Antiimperialista José Martí, en el municipio de Plaza de la Revolución.

(Tribuna d ela  Habana)

TRANSMITEN SEGURIDAD Y CONFIANZA A LOS COLABORADORES CUBANOS EN BRASIL Y SUS FAMILIARES

Un grupo multidisciplinario, dirigido por el Ministerio de Salud Pública e integrado además por otros organismos, trabaja intensamente para garantizar de forma organizada el regreso a la Patria de los colaboradores cubanos que cumplen honrosa misión internacionalista en el Programa Más Médicos en Brasil.

El regreso será en vuelos que están previstos inicien a finales de esta semana y deben concluir a mediados de diciembre, anunció el viceministro primero del Transporte, Eduardo Rodríguez.

Destacó que trabajan para asegurar que todos los colaboradores cubanos en Brasil puedan traer todas sus pertenencias, incluyendo el menaje de casa.

Para agilizar y facilitar el envío cumpliendo con lo establecido, explicó Rodríguez, se refuerza la presencia en esa nación de directivos de las empresas operadoras de carga cubanas que tienen contrato con homólogas brasileñas. CONTINUARÁ.
TODOS CON LA MISIÒN CUMPLIDA. CONCLUSIÓN. El viceministro primero del Transporte, Eduardo Rodríguez aseguró que organizan las medidas en Cuba para que los colaboradores que regresan de Brasil realicen con facilidad la extracción de sus pertenencias, y a su arribo estarán exentos del pago de arranceles.

El director de la Unidad Central de Cooperación Médica, Jorge Delgado dijo que los médicos serán recibidos todos con su misión cumplida en el Aeropuerto Internacional José Martí para después continuar hacia sus territorios, donde también les darán la bienvenida.

Destacó que las direcciones provinciales de salud y otros organismos participan directamente en la atención a sus familias y transmiten seguridad y confianza.

Delgado explicó que los colaboradores cubanos en Brasil, al igual que los que brindan su ayuda solidaria en otras naciones, tienen su empleo garantizado en Cuba y la posibilidad de cumplir nuevas misiones.