Archivo de la etiqueta: Fidel Castro Ruz

#Cuba Conoce la historia de Marlon, el niño cubano que quiere ser como Fidel Castro

 

rete4r4etrt
Marlon Menéndez Cabrera, tiene 9 años, es un niño que desde que tenía 3 años de edad añoraba el momento de estar junto a Fidel Castro, pero el año pasado el 12 de agosto tuvo el privilegio de visitar su casa y conocerlo personalmente.
Este pequeño fue el primer cubano común invitado a su hogar, ya que este coleccionaba fotos de Fidel Castro y tenía en su cuatro alrededor de 230 fotos colgadas de Castro.
Marlon que vive con sus padres en San Antonio de los Baños, hace todo lo posible por sentirse cada día más cerca de Fidel, al punto de vestirse con el legendario traje verde olivo.
“Me dio mucha emoción al verlo (…), él se paró y le dio un abrazo a toda la familia”, contó Marlon, quien asistió al encuentro con la pinta militar verde olivo que caracterizó a Castro durante su época de presidente.
retfestres
“Cuando Marlon se despidió como militar, Fidel también se levantó y lo saludó como un militar”, contó emocionada la abuela del niño.
El padre de Marlon cuenta que Fidel se enteró del pasatiempo de su hijo debido a un reportaje de la televisión y fue lo que lo motivo a que lo invitara a su casa.
kefjesrearewt
djfhdsfrst
hdsfrejsest
ruutrestres
erteters
retreawer
rtresterst

#Cuba Una respuesta de pueblo

 

SEGUNDA DECLARACIÓN DE LA HABANA

La década del 60 estuvo marcada por importantes acontecimientos históricos en la nación cubana,  por el enfrentamiento a la subversión contrarrevolucionaria y a la guerra diplomática que se asestaba desde el exterior
4 de febrero de 2016 00:02:38
Fidel. II Declaracion de La Habana.
Fidel Castro Ruz en la II Declaración de La Habana, el 4 de febrero de 1962. Foto: Archivo
Comenzaba 1962. La prensa cubana informaba sobre las 50 000 becas ofrecidas a los alfabetizadores, quienes habían culminado exitosamente la campaña que declaraba a nues­tro país territorio libre de analfabetismo. En el antiguo Centro Asturiano se inauguraba el Palacio Nacional de los Pioneros y en la Universidad de La Habana se anunciaba la puesta en vigor de la Reforma Universitaria. El estadio del Cerro vestía sus mejores galas para dar inicio a la Primera Serie Nacional de pelota con un juego entre Orientales y Azucareros.
Noventa millas más al norte, Robert Ken­nedy, hermano del presidente estadounidense y figura influyente en su administración, confesaba en una reunión que el derrocamiento de la Revolución cubana tenía má­xima prioridad en su gobierno. “Todo lo de­más es secundario, no debe escatimarse ni tiempo, ni dinero, ni esfuerzos, ni fuerzas hu­manas”.
Por aquellos días, el mandatario yanqui ya había recibido el proyecto de subversión contra Cuba, que luego se denominaría Ope­ra­ción Mangosta. Papel protagónico en la ejecución de ese plan tendría la estación CIA en la Florida, que bajo el código de JM-Wave devino centro rector de todas las actividades de subversión, terrorismo e inteligencia de la te­nebrosa agencia contra la nación caribeña.
Con una nómina de unos 500 oficiales de caso y más de 3 000 contratados, según investigaciones del historiador Jacinto Valdés Da­pena, JM-Wave desarrolló en los meses si­guientes 45 infiltraciones armadas a la Isla, 30 acciones paramilitares de relevancia, por vía aérea o marítima, contra objetivos económicos, 55 redes de espionaje y sabotajes en unos 600 objetivos económicos importantes. Bajo su égida operaron en todas las provincias 181 bandas con más de 1 000 alzados, 500 de ellos en el Escambray y 300 en Matanzas.
A la subversión contrarrevolucionaria se sumaba la guerra diplomática. El 22 de enero se inició una reunión de cancilleres del continente en el balneario de Punta del Este, Uru­guay. El objetivo: aislar a Cuba excluyéndola de la OEA (Organización de Estados Ame­ri­canos).
En La Habana, entretanto, continuaba el combate de la Revolución contra el terrorismo. Los órganos de seguridad desarticularon una red terrorista, financiada por la CIA, que planeaba paralizar el transporte urbano en la capital. En Las Villas los milicianos aprehendieron al cabecilla contrarrevolucionario Braulio Amador, asesino del alfabetizador Ma­nuel Ascunce. Sometido a juicio, recibió la pena por fusilamiento.
Con la complicidad de gobiernos latinoamericanos lacayos, Estados Unidos logró excluir a Cuba del organismo regional.
Pero ya el pueblo de la Isla tenía preparada su respuesta. El 4 de febrero de 1962 casi un millón de personas colmaron la Plaza de la Revolución. Los edificios aledaños engalanaron sus fachadas con grandes pancartas: en la del teatro Nacional, dos de ellas proclamaban Cuba no fallará y Ven­ce­remos.
En el entonces Ministerio de Industrias, donde hoy se ubica el del Interior y existe una efigie del Che, un gran letrero daba vivas al Socialismo, junto a perfiles de Fidel y Lenin. Más allá, se veía un dibujo alegórico de un miliciano, la bandera cubana, un fusil y un arado. Imágenes de José Martí y Antonio Ma­ceo compartían el frontispicio del Minis­terio de las Fuerzas Armadas con un cartel que proclamaba a Cuba Territorio Libre de América.
Desde la tribuna, se oyó la voz de Fidel. “Se reúne por segunda vez, con carácter de órgano soberano de la voluntad del pueblo cubano, esta Asamblea General en el día de hoy; “[…] Vamos, pues, a lo más importante de esta tarde, que es la Segunda Declaración de La Habana, nuestro mensaje a los pueblos de América y del mundo, la palabra de nuestro pueblo en este minuto histórico”.
Entre vítores subrayó: “El deber de todo re­volucionario es hacer la revolución. Se sabe que en América y en el mundo la revolución vencerá, pero no es de revolucionarios sentarse en la puerta de su casa para ver pasar el cadáver del imperialismo (…) Ahora, sí, la historia tendrá que contar con los pobres de América, con los explotados y vilipendiados de América Latina, que han decidido empezar a escribir ellos mismos, para siempre, su historia.
Continuó más adelante: “Y esa ola de estremecido rencor, de justicias reclamada, de derecho pisoteado que se empieza a levantar por entre las tierras de Latinoamérica, esa ola ya no parará más. Esa ola irá creciendo cada día que pase […] Porque esta gran humanidad ha dicho: ¡Basta!, y ha echado a andar. Y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia”.
Y aquel día, el pueblo, constituido en Asam­blea General, aprobó por aclamación la Se­gunda Declaración de La Habana, la cual pa­tentizaba la decisión de una nacionalidad de seguir resistiendo y construyendo el So­cia­lismo, a pesar de las dificultades y agresiones del imperialismo.

#Cuba Eligen a Fidel Castro Delegado al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

 

Publicado el Miércoles, 03 Febrero 2016 16:41
Escrito por Luis Sánchez del Toro/ Fotos: Jorge Luis Guibert
fidel3El líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz resultó electo delegado al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en representación de los militantes del distrito José Martí, en Santiago de Cuba y como parte del proceso previo al magno evento de los comunistas cubanos que se efectuará en abril próximo.
fidel1Los 306 secretarios generales de esta estructura partidista que abarca la zona industrial del noroeste de la ciudad coincidieron unánimemente en la elección del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana por los extraordinarios méritos a lo largo de estos años de la última etapa de la lucha revolucionaria y consolidación del proyecto social cubano.
Gabriel Blanco Guillén, miembro del Buró Ejecutivo del Comité Provincial del Partido en Santiago de Cuba hizo la presentación individual de los cinco delegados que representarán al Comité Distrital José Martí.
fidelFidel Castro, es Licenciado en Derecho y fundador del Partido. A partir de 1945 se vinculó activamente a las luchas políticas estudiantiles en la Universidad de La Habana. En 1947 formó parte de la expedición organizada para luchar contra la tiranía trujillista en la República Dominicana. Participó junto al pueblo colombiano en la insurrección popular de abril de 1948 en Bogotá.
Fue fundador del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo). A partir de 1948, denunció enérgicamente la corrupción, el abandono oficial y el gansterismo prevalecientes en el país. Tras el golpe de Estado de 1952, organizó y entrenó un grupo de jóvenes al frente de los cuales asaltó el 26 de julio de 1953 los cuarteles de Santiago de Cuba y Bayamo. Sufrió prisión durante 22 meses, y poco después de su excarcelación como resultado de una fuerte presión popular, fundó el Movimiento 26 de Julio.
En julio de 1955 partió hacia el exilio para organizar en México la insurrección armada popular contra la dictadura batistiana. El 2 de diciembre de 1956 desembarcó en Cuba al frente del destacamento expedicionario llegado a bordo del yate “Granma”, e inició la guerra revolucionaria en la Sierra Maestra. Dirigió la lucha de las fuerzas rebeldes y del Movimiento 26 de Julio en todo el país durante los 25 meses de guerra.
Al concluir la lucha revolucionaria victoriosa el 1 de enero de 1959, asume las funciones de Comandante en Jefe de las fuerzas armadas. El 13 de febrero de 1959 fue nombrado Primer Ministro del Gobierno Revolucionario. Dirigió y participó en todas las acciones emprendidas en defensa del país y de la Revolución, en los casos de agresiones militares procedentes del exterior o actividades de bandas contrarrevolucionarias dentro del país, en especial la derrota de la invasión organizada por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos llevada a cabo por Playa Girón en abril de 1961. Condujo al pueblo cubano en los días dramáticos de la Crisis de Octubre de 1962.
En nombre del poder revolucionario proclamó el 16 de abril de 1961, el carácter socialista de la Revolución Cubana.
Ocupó el cargo de Secretario General de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, y el de Secretario General del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba. Desde la constitución del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en octubre de 1965, se desempeñó en los cargos de Primer Secretario y miembro del Buró Político, hasta el 6to Congreso celebrado en el 2011.
Ha sido elegido Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular en sus sucesivos períodos de sesiones desde la creación de ésta en 1976, y desde entonces fue ratificado por la Asamblea en los cargos de Presidente del Consejo de Estado y Presidente del Consejo de Ministros, hasta que dejó de serlo dada su enfermedad.
Ha presidido misiones oficiales cubanas a más de cincuenta países, y las delegaciones cubanas a las Cumbres Iberoamericanas, varias Cumbres de los Países No Alineados, la Cumbre Ecológica de Río de Janeiro, la Cumbre sobre Desarrollo Social de Copenhague, la Cumbre sobre Asentamientos Humanos de Estambul y varios períodos de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, entre ellos la sesión conmemorativa del 50 Aniversario de esa organización.
Entre 1979 y 1983 cumplió con la condición de Presidente del Movimiento de Países No Alineados.
Dirigió estratégicamente la participación de cientos de miles de combatientes cubanos en misiones internacionalistas en Argelia, Siria, Angola, Etiopía y otros países, y ha impulsado y organizado el aporte de decenas de miles de médicos, maestros y técnicos cubanos que han prestado servicios en más de 40 países, así como la realización de estudios en Cuba de decenas de miles de estudiantes extranjeros. Ha sido el impulsor de los programas integrales de asistencia y colaboración cubana en materia de salud en numerosos países de África, América Latina y el Caribe, y la creación en Cuba de escuelas internacionales de Ciencias Médicas, Deportes, y Educación Física y otras disciplinas para estudiantes del Tercer Mundo.
Ha recibido más de un centenar de altas condecoraciones extranjeras y cubanas, así como decenas de distinciones académicas honorarias de numerosos centros de enseñanza superior en América Latina y Europa.
Ha promovido a escala mundial la batalla del Tercer Mundo contra el orden económico internacional vigente, en particular contra la deuda externa, el despilfarro de recursos como consecuencia de los gastos militares, el cambio climático y el peligro de una guerra nuclear.
Ha encabezado los esfuerzos del pueblo cubano por enfrentar los efectos del bloqueo económico impuesto a Cuba por los Estados Unidos desde hace más de 50 años y las consecuencias en el plano económico del derrumbe de la comunidad socialista europea, y ha promovido la acción tenaz de los cubanos para superar las graves dificultades resultantes de estos factores y su resistencia durante el llamado período especial.
A lo largo de los años de Revolución, ha impulsado y dirigido la lucha del pueblo cubano por la consolidación del proceso revolucionario, su avance hacia el socialismo, la unidad de las fuerzas revolucionarias y de todo el pueblo, las transformaciones económicas y sociales de la sociedad, el desarrollo de la educación, la salud, el deporte, la cultura y la ciencia, la defensa del país, el enfrentamiento a las agresiones externas, la conducción de una activa política exterior de principios, las acciones de solidaridad con el movimiento revolucionario internacional y la profundización de la conciencia revolucionaria, internacionalista y comunista del pueblo.
Ha mantenido una intensa actividad intelectual, reflejada en sus Reflexiones sobre acuciantes y decisivos asuntos para Cuba, el mundo y la supervivencia de la especie humana.

Cuba iluminada por la llama martiana

 

Yuniel Labacena Romero
digital@juventudrebelde.cu
24 de Enero del 2016 0:38:15 CDT

 

Si la primera Marcha de las Antorchas fue luz en el camino en los tiempos más oscuros de la Patria, como aseguró más de una vez el combatiente revolucionario Juan Nuiry Sánchez, uno de sus protagonistas, hoy como ayer los jóvenes reeditarán en la noche de este 27 de enero ese patriótico ritual, para ratificar su compromiso con Cuba y con las ideas que José Martí defendió para ella.

Así definió Yordan Bango Porro, vicepresidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), ese fuego amoroso, en especial, de las nuevas generaciones al Héroe Nacional, que recordará el que hace 63 años realizó la Generación del Centenario, para no dejar morir al Apóstol en el año de su centenario.

Este miércoles  las antorchas volverán a iluminar las calles habaneras y de todas las provincias del país, en espera de otro 28 de enero, y también como regalo especial al cumpleaños 90 del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro; al VII Congreso del Partido y al aniversario 50 de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), aseguró el dirigente estudiantil.

En el caso de la capital, la Universidad de La Habana será otra vez punto de concentración y salida de los jóvenes, quienes pasadas las diez de la noche, y luego del tradicional homenaje a Julio Antonio Mella en el Memorial que guarda sus cenizas, al pie de la Escalinata, y de la alocución de la Presidenta de la FEU, desfilarán rumbo a la Fragua Martiana, con la divisa Para la Patria nos levantamos.

Miembros del Consejo Nacional Ampliado de la organización y los participantes en la II Conferencia Internacional Con todos y para el bien de todos —que durante estos días sesionará en la capital—, encabezarán la Marcha, seguidos de una brigada del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y de los jóvenes convocados, entre los que se destacan los estudiantes de la FEEM y la FEU. También estarán jóvenes trabajadores y combatientes.

El cierre lo protagonizarán atletas de alto rendimiento clasificados para los Juegos de Río de Janeiro 2016, quienes portarán 163 banderas en alusión a los años del natalicio del Héroe Nacional. Ondearán la cubana, la de la UJC y las de sus organizaciones estudiantiles.

Por estos días los estudiantes de todo el país, protagonistas de la Marcha, —que será en los municipios cabecera a partir de las 8:30 p.m.— viven intensas jornadas de movilización y recuento histórico, aseguró Bango Porro, quien añadió que en el desfile, que contará nuevamente con la guía de la FEU, la organización joven más antigua de Cuba, alzarán esa llama de la libertad y el amor triunfantes como ofrenda a José Martí y a nuestra Cuba.

54357-fotografia-m

#Cuba Homenaje a Fidel Castro desde las artes visuales

 

Publicado el sábado, 23 de enero de 2016 11:30 am | Escrito por Ileana González González / Radio Reloj
Noventa obras que recrean artísticamente la insignia nacional conformarán la exposición colectiva titulada “Banderas”, concebida como un homenaje al líder de la Revolución, Fidel Castro, y cuya inauguración está prevista para abril en el Pabellón Cuba de La Habana.
La muestra festejará el cumpleaños 90 del Comandante en Jefe y permanecerá expuesta hasta junio en la instalación de la Rampa capitalina, para iniciar luego su recorrido por la región oriental del país, anunció Teresita Domínguez, vicepresidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas.
Para el 13 de agosto se anuncia la apertura de una exposición personal de Alex Castro en la Fototeca de Cuba, institución que celebra su aniversario 30.
En ella se exhibirán retratos, algunos inéditos, de ese hombre-historia que es Fidel, con un acercamiento íntimo y humano al excepcional revolucionario que ha marcado una época.