Archivo de la etiqueta: Foro de empresarios

La mejor forma de ayudar a Cuba es levantar el bloqueo

Foro de empresarios

Así expresó el presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama, al dirigirse a un público integrado por representantes del empresariado estadounidense y miembros del sector estatal y otras formas de gestión cubanas
Autor: Redacción Nacional | internet@granma.cu
Autor: Sergio Alejandro Gómez | internet@granma.cu
22 de marzo de 2016 04:03:15
Foro de Negocios entre empresarios cubanos y estadounidenses, en La Habana, Cuba, el 21 de marzo de 2016.
Foto: Juan Pablo Carreras / AIN
Una de las formas de ayudar a los cubanos es que el Congreso levante el “embargo”, de una vez por todas. Así expresó el presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama, al dirigirse a un público integrado por representantes del empresariado estadounidense y miembros del sector estatal y otras formas de gestión cubanas, en un Foro de Negocios desarrollado en el Antiguo Almacén de la Madera y el Tabaco, de la Habana Vieja.
El mandatario reconoció las transformaciones que en materia de gestión económica ha realizado Cuba, y dijo que la Mayor de las Antillas está dando la bienvenida a empresarios norteamericanos. Mencionó, además, la intención del país norteño de potenciar el uso de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.
Obama afirmó que el gobierno de Estados Unidos quiere convertirse en socio comercial de Cuba y se refirió a algunas empresas que han venido a concretar acuerdos, entre ellas Cleber LLC, la cadena hotelera Starwood y la de alquiler de viviendas particulares de manera virtual, AirBnB.
Destacó el espíritu y talento de la juventud y la capacidad de creación de los cubanos, así como el compromiso de la nación antillana con la educación.
Asimismo, manifestó el deseo de los estadounidenses y de su gobierno de apoyar a los pequeños empresarios y las experiencias del sector no estatal.
Luego tuvo lugar el intercambio moderado por la periodista cubanoamericana Soraya O’Brien, quien además maneja un pequeño negocio en los Estados Unidos.
El peluquero Gilberto Valladares, más conocido como “Papito”, compartió su visión del cuentapropismo con Obama. En este sentido, aseguró que hoy el 95 % de los peluqueros pertenecen al sector privado, realidad que hace diez años se comportaba de forma diferente.
En su intervención, hizo alusión a cómo, desde el proyecto Callejón de los Peluqueros, se ha articulado una dinámica de encadenamiento de beneficio económico y social. Ase­guró además que se le otorga singular importancia al tema de los valores sociales, de ahí que actualmente se encuentren diez muchachas sordas aprendiendo este oficio.
En respuesta, el presidente de los Estados Unidos felicitó a Gilberto por el emprendimiento de su empresa y agregó que en su país una peluquería es el centro de la comunidad. Estas son el tipo de iniciativas que van a servir para crear nuevos hábitos en la gente, indicó.
La próxima en intervenir fue Idania del Río, diseñadora gráfica y fundadora del proyecto Clandestina, una tienda galería especializada en productos que reflejan un elemento identitario del país. Tratamos de establecer la cadena de producción-comercio-venta, pero sobre todo modificar el concepto del “souvenir” cubano, expresó.
Ante la interrogante de qué necesitan los emprendedores cubanos, Idania hizo referencia a la necesidad de información sobre las regulaciones en materia de importaciones y exportaciones, y sobre la posibilidad de los cubanos de vender sus productos en Estados Unidos.
Respecto a este tema, Obama destacó la calidad del personal de la salud cubana y el modelo de venta de servicios que ya se aplica con éxito. Sin embargo, no mencionó que aún está en vigor una política que impulsa las de-serciones de los médicos que cumplen misión en el extranjero.
El intercambio continuó con Abelardo Ál­varez Silva, presidente de la cooperativa de créditos y servicios Antero Regalado, de Artemisa, quien explicó que sus producciones van dirigidas al consumo social, venta directa a la población y para instalaciones hoteleras.
Ante esta intervención, Obama comentó que el secretario de agricultura estadounidense, Tom Vilsack, se ha reunido con representantes del gobierno cubano para acelerar la cooperación entre los agricultores de ambos países, así como también el acceso a diferentes insumos de ese mercado.
En el Foro de Negocios también participaron representantes de la salud cubana, a través de la doctora Miriam Portuondo, quien dialogó sobre las oportunidades que ofrece la colaboración médica internacional, tomando como re­ferentes la experiencia cubana en el combate contra el ébola y otras líneas de trabajo como la Operación Milagro.
De igual forma, manifestó la disposición de nuestro país de establecer líneas de cooperación con los Estados Unidos en áreas como servicios académicos, ensayos clínicos sobre el cáncer, industria farmacéutica, entre otros.
Obama agregó que en conjunto con el go­bierno cubano se pueden desarrollar una ma­yor cantidad de colaboraciones científicas. En este sentido, dijo que el conocimiento es algo que tiene que ser compartido para poder progresar en las ciencias. Por ejemplo, estamos colaborando en temas como el Zika y otras enfermedades transmitidas por los mosquitos. Señaló al respecto que no importan las diferencias de opiniones políticas, las enfermedades son las mismas.
Por otra parte, acotó que la economía cubana debe cambiar y tomar las mejores experiencias mundiales, y que a pesar de la desconfianza mutua entre ambos países por tantos años de enemistad, se puede trabajar a nivel internacional sin que nadie les imponga condiciones a los cubanos.
CUBA ESTÁ DISPUESTA A HACER NEGOCIOS CON ESTADOS UNIDOS
Por primera vez en más de medio siglo, algunas inversiones comienzan a fluir por el estrecho de la Florida para dar contenido al cambio de política iniciado el 17 de diciembre del 2014 por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama.
El Encuentro de Empresarios que tuvo lu­gar este lunes en el Antiguo Almacén de la Madera y el Tabaco de La Habana Vieja, restaurado para convertirlo en una fábrica artesanal de cerveza, evidenció el potencial de las relaciones entre los dos países, pero también los obstáculos que permanecen en pie a causa del bloqueo.
En ese espigón de la bahía habanera inter­cam­biaron líderes empresariales estadounidenses con sus contrapartes cubanas y una amplia representación de la variedad de sistemas de propiedad que existen en la Isla, desde los cuentapropistas y las cooperativas hasta las empresas de propiedad mixta o netamente públicas.
“Cuba está totalmente abierta al comercio con Estados Unidos”, dijo a Granma Aurelio Mollineda, director general del Grupo Empre­sarial del Comercio Exterior. “Estamos demostrando la apertura del empresariado y del pueblo cubano en general”.
Mollineda refiere que la clave de cualquier negocio está en entender las normas de las partes y respetarlas para buscar un punto común. “Eso se logra siempre que haya un interés y una cobertura legal que lo permita”.
“En Cuba, añade, existe ese espacio porque nosotros no estamos bloqueando a nadie; le toca a los Estados Unidos quitar el bloqueo y permitirnos llegar a cualquier empresa de los Estados Unidos sin ninguna traba”.
Junto al presidente Barack Obama desembarcaron esta semana un grupo de hombres de negocios que espera regresar a casa con acuerdos concretos.
Starwood, comprada el año pasado por la trasnacional Marriott en una operación de más de 12 000 millones de dólares, firmó un inédito acuerdo con sus contrapartes cubanas para restaurar y operar tres hoteles en la Isla, incluido el emblemático Inglaterra, que pasará a ser parte de su Colección de Lujo, según recientes declaraciones de la compañía a la prensa extranjera.
En la primera operación de su tipo desde 1959, se espera que el Hotel Santa Isabel, un palacete colonial en el corazón de La Habana Vieja, pase a su catálogo de primera línea; mientras el más modesto Hotel Quinta Ave­nida, en Miramar, se incluya en la clase económica.
En el encuentro, al que asistió el presidente Barack Obama, estuvieron presentes Saúl Berenthal y Horace Clemmons, los fundadores de una empresa de tractores que fue noticia mundial en febrero pasado.
Cleber, cuyo nombre proviene de la fusión de los apellidos de sus creadores, se convirtió en la primera compañía norteamericana que obtuvo una licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros para instalar una fábrica en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, el principal proyecto para ampliar la inversión extranjera en Cuba. Allí aspiran producir cerca de mil tractores al año destinados al sector agrícola cubano y también a la exportación.
Según comentaron a Granma recientemente, dentro de pocos días estarán en condiciones de presentar su proyecto a las autoridades de Mariel para iniciar los trámites corrientes en estos casos para su aprobación.
Antes que concluya la visita de Obama, se valoran otros acuerdos importantes en áreas como el comercio y la transportación marítima.
Las empresas cubanas, por su parte, están interesadas en colocar sus productos líderes en el mercado estadounidense, algo que continúa vedado.
Juan González, presidente de Cuba Ron, afirmó que una vez que se abra el mercado de Estados Unidos, su empresa estará en condiciones de exportar toda la bebida de primera calidad en esta categoría que se necesite.
Reveló que los maestros roneros cubanos preservan incluso las bebidas que se diseñaron en el siglo pasado pensando específicamente en el mercado norteamericano.

EL EMPRENDIMIENTO CUBANO
Pero la verdadera apuesta de Washington en su cambio de política está en el emergente sector no estatal cubano, que se abre paso con fuerza dentro de la actualización del modelo económico y es reconocido como uno de los motores del socialismo próspero y sostenible al que aspira el país.
Aunque sin dudas la Casa Blanca tiene su propia agenda para este sector, está enredada en la madeja de leyes del bloqueo para lograr sus propios objetivos.
El pasado 15 de marzo los departamentos del Tesoro y Comercio anunciaron una nueva ronda de medidas que flexibilizan el uso del dólar para algunas transacciones cubanas, pero aún se desconoce el alcance real de la medida.
En el encuentro participó Daniel Schulman, nada más y nada menos que el CEO de PayPal, la principal compañía de pagos digitales del mundo que en marzo del año pasado tuvo que saldar una multa de casi ocho millones de dólares por procesar transacciones cubanas.
Creo que hay voluntad de ambas partes para resolver los problemas, dijo Schulman a este diario. Precisó que su compañía está lista para hacer más expedito y menos caro el envío de remesas desde Estados Unidos a Cuba. “Pero aún necesitamos entender exactamente qué espacios se han abierto para nosotros”.
Junto al Air Force One también llega la líder de Kiva, Julie Hanna, quien dirige una organización dedicada a prestar dinero a pequeñas empresas o emprendedores de países en vías de desarrollo a través de Internet.
“Donde quiera que miro en Cuba veo país, persistencia, inventiva para resolver los problemas”, dijo a Granma. “Me interesan en particular los avances en los sectores de salud y agricultura, que pueden considerarse fortalezas regionales”.
Pero no todo son ideas, algunas empresas ya tienen resultados concretos que mostrar. Brian Chesky, presidente y fundador de AirBnB, la em­presa dedicada a gestionar alojamientos de manera virtual, vino a ver con sus propios ojos la mina de oro que encontró en Cuba.
Durante la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca que este lunes se hizo desde La Habana, Chesky aseguró que cuentan con 4 000 espacios habilitados en Cuba y esperan que ese sea solo el comienzo.
“Cuba es el país que más rápido ha crecido en la historia de nuestra compañía”. Nosotros somos los representantes de la diplomacia persona a persona”, precisó el líder de la compañía que empezó a prestar servicios en la Isla el año pasado.

ACCESO A NUEVAS TECNOLOGÍAS
El campo de las nuevas tecnologías es otra de las prioridades de la administración Obama, principalmente el de las telecomunicaciones.
Y su foco principal es el capital humano formado por la Revolución en el área de las nuevas tecnologías, que no ha logrado desatar su potencial en las condiciones económicas y legales actuales.
Recientemente se dio a conocer que Cuba estará incluida en el proyecto Stripe Atlas, enfocado a emprendedores digitales, las llamadas startups, que quieran establecer una compañía en Estados Unidos.
Entre otros servicios, Stripe permite abrir una cuenta bancaria en el Silicon Valley Bank, especializado en compañías tecnológicas. De este modo, pueden cobrar sus productos o servicios y gestionar el dinero con una cuenta bancaria real desde la que podrán transferir fondos hacia su banco local.
El presidente de la compañía, Patrick Collinson, dijo durante el Foro que ya han recibido varias solicitudes desde Cuba.
Pero muchas de estas intenciones chocan con la realidad de miles de ingenieros e informáticos cubanos que, sin amparo y promoción efectivos, se las ingenian para sortear las barreras del bloqueo.
Víctor Manuel, quien dirige un negocio de celulares en La Habana llamado Promóvil, aseguró a este diario que todavía están restringidos muchos servicios online que son necesarios para dar servicio y soporte a la amplia gama de terminales móviles que llegan a Cuba de distintas partes del mundo.
Comenta que muchos equipos, de compañías estadounidenses principalmente, vienen sometidos de fábrica a fuertes restricciones para Cuba. Víctor Manuel refiere que para lograr determinadas funciones tienen que enmascarar de qué país proceden mediante el uso de procedimientos in­formáticos.
El destacado científico cubano Agustín Lage, director del Centro de Inmunología Molecular de La Habana, afirmó que la economía del siglo XXI estará basada en la ciencia. Aunque reconoció la importancia de los intercambios en sectores como la gastronomía, la agricultura y el turismo, dijo que ambos países debían dar el salto a los productos de alto valor añadido.
Para lograr ese objetivo, precisó, es necesaria la colaboración con el sector público, como ocurre en cualquier otro país del mundo. La alta tecnología en la mayoría de las naciones del orbe está en manos del Estado añadió. “Obviarlo sería perder una gran oportunidad”.f0056389