Archivo de la etiqueta: Fuerzas Armadas Revolucionaria FAR

Falleció el expedicionario del yate Granma Venancio Arsenio García Dávila

El combatiente de la Lucha Clandestina y de la Guerra de Liberación Venancio Arsenio García Dávila falleció en la tarde de este martes 1ro. de agosto a causa de una bronconeumonía hipostática, a la edad de 86 años

El combatiente de la Lucha Clandestina y de la Guerra de Liberación Venancio Arsenio García Dávila falleció en la tarde de este martes 1ro. de agosto a causa de una bronconeumonía hipostática, a la edad de 86 años. Nació el 1ro. de abril de 1931 en Catalina de Güines. De origen humilde, era el mayor de tres hermanos. Pudo estudiar hasta el octavo grado. Por problemas económicos abandona los estudios. Comenzó a trabajar, primero en el campo y después como dependiente en el comercio, para buscar el sustento de su familia.

Se incorporó tempranamente a la lucha clandestina. Por sus actividades revolucionarias estuvo preso en varias ocasiones. En 1955 es seleccionado para viajar a México con documentos y dinero para los futuros expedicionarios, dirigidos por Fidel, a los que se incorpora.

El 2 de diciembre de 1956 arribó en el yate Granma a Las Coloradas e integra el naciente Ejército Rebelde. Participa en múltiples combates, entre ellos Alegría del Pío, Vegas de Jibacoa, Las Mercedes, en la toma de Puerto Padre y Holguín. Integró la Columna No. 14 Juan Manuel Márquez.

Al triunfar la Revolución ostentaba el grado de capitán del Ejército Rebelde y en los primeros días de 1959 es ascendido al grado de comandante.

Entre 1959 y 1962 ocupó altas responsabilidades en la Policía Nacional Revolucionaria. En 1963 y 1964 participó en la lucha contra bandidos. En 1964 es destinado a cursar estudios en la Escuela Superior de Guerra y al concluirlos, en 1965, es nombrado director de ese centro. En 1967 se traslada a las tareas de la producción en el sector agrícola durante varios años. Cumplió misiones de trabajo en Checoslovaquia, Bulgaria, la urss y México.

Ostentaba la condición de Fundador del Partido Comunista de Cuba. Por los servicios prestados a la Patria recibió diferentes condecoraciones, entre ellas las medallas Combatiente de la Lucha Clandestina y de la Guerra de Liberación, las de 10, 20, 30, 40, 50 y 60 Aniversario de las far, 28 de Septiembre, la 50 Aniversario de los Órganos de la Seguridad del Estado, entre otros importantes reconocimientos.

Su cadáver será expuesto en la Biblioteca municipal de Güines, el próximo 8 de agosto. A las 9 de la mañana se realizará la ceremonia de honras fúnebres.

Realizan graduación de Escuela Interarmas de las FAR Antonio Maceo.

 

Cadetes de la Escuela Interarmas de las Fuerzas Armadas Revolucionaria  FAR General Antonio Maceo  Orden Antonio Maceo egresaron este lunes en la promoción Aniversario 64 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos  Manuel de Céspedes.

En una ceremonia militar, cadetes y  oficiales recibieron sus títulos de los cursos en los niveles superiores y medio en diferentes especialidades, en  presencia del General de cuerpo de Ejército Leopoldo Cintras Frías, ministro de las FAR.

La medalla  Ignacio Agramonte de tercera clase conferida por el Consejo de Estado a propuesta del Ministro de las FAR la recibieron los cadetes títulos de Oro  y primeros expedientes en reconocimiento a  los resultados obtenidos en la docencia, el deporte, la cultura y la actividad científica.

Al leer el juramento , el teniente Dainot Jesús Ibarra titulo de Oro ,destaco el compromiso de defender las conquistas de la Revolución y ser siempre fieles al Partido Comunista de Cuba , al legado del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz , y al  General de Ejército Raúl Castro Ruz .

El Cuerpo Diplomático Militar acreditado en Cuba entrego estímulos a  los graduados seleccionados.

La calidad del proceso de examen y el  compromiso con la Revolución de los egresados fue ponderada por el General de Brigada Pedro Ondase Díaz, Jefe de la Comisión de Exámenes Ministeriales.

La nueva postura agresiva del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba fue también denunciada y rechazada en la ceremonia militar de graduación en la Escuela Interarmas de las FAR General Antonio Maceo Orden Antonio Maceo.

Durante esta  semana se continuaran efectuando las graduaciones de las demás instituciones docentes del nivel superior de las FAR.

Falleció el General Amels Escalante

En horas de la mañana de este 5 de junio, falleció el general de brigada de la reserva Amels EscalanteColás.Desde muy joven se integró a la Juventud Socialista, realizando diversas actividades, hasta que por indicaciones de la organización se incorpora a la lucha insurreccional en la Sierra Maestra, formando parte del Segundo Frente Oriental “Frank País”, en la columna No. 16, donde participó en diversas acciones combativas, donde demostró arrojo y valentía, ganándose el respeto de sus jefes y compañeros de armas, siendo ascendido al grado de teniente en enero de 1959.
Participó de manera activa en la Lucha contra Bandidos y en las acciones combativas en Playa Girón. Realizó estudios militares en la Academia de las FAR “General Máximo Gómez” y en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en las academias Frunze y Voroshílov.
Cumplió misión internacionalista en la hermana República de Angola desde el año 1982 al 85, desempeñandose como Jefe de Operaciones Y segundo Jefe de la Misión Militar, dirigiendo my participando en importantes acciones combativas.
Dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias ocupó diferentes responsabilidades tales como: Jefe de Preparación Combativa, Operaciones, Jefe de Estado Mayor a diferentes niveles, asi como Jefe del Centro de Estudios Militares.

En su vida profesional como combatiente y oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, fue ascendiendo en grado militar desde soldado hasta General de Brigada. Estudioso del arte militar cubano, publicó varios libros sobre la lucha insurreccional y la participación de las tropas cubanas en diferentes misiones internacionalistas, asi como referentes a la Segunda Guerra Mundial.

Por sus aportes a la defensa de la Patria, su trayectoria, fidelidad a la causa revolucionaria y su actitud en el cumplimiento de las misiones asignadas, recibió numerosas condecoraciones otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba.

Al morir ostentaba la condición de fundador del Partido Comunista de Cuba. La vida y obra del compañero General de Brigada de la reserva Amels Escalante Colás, se caracterizó siempre por la seriedad en el cumplimiento de las tareas, ejemplo de modestia, honestidad, entrega sin límites a su profesión , a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y la Revolución, a la que unió una lealtad infinita al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y al General de Ejército Raúl Castro Ruz.
Su cadáver fue cremado y sus cenizas serán expuestas mañana 6 de junio, desde las 10 de la mañana y hasta las 12 del día, en el Panteón de los Veteranos de la Necrópolis de Colon, donde permanecerán hasta su posterior traslado al Mausoleo del Segundo Frente Oriental “Frank País” en la provincia de Santiago de Cuba

Ser madre: vocación difícil, pero reconfortante

Cuba es uno de los países del mundo que festeja el Día de las Madres el segundo domingo de mayo, pero la celebración de esta fecha varía de acuerdo con el país

Autor: Lissy Rodríguez Guerrero | internet@granma.cu

12 de mayo de 2017 21:05:13
Entrevista a madres oficiales de las FAR. (foto Jorge Luis Gonzàlez) 27-4-17 Madres02N9 Mayor Yarileide Castillo Yanes, Jefe de Logistica Unidad Militar 3621.
Yarisleidis comparte su labor de madre, con la jefatura de logística de una unidad de combate. Foto: Jorge Luis González

«Uno llora», dice Yarisleidis Castillo Llanes, mientras se le encoge el pecho, «porque yo ya había desistido…».

Así cuenta quien un día dejó de creer en imposibles. Parecía que el destino le había jugado una mala pasada, pero sus deseos de ser madre podrían más que cualquier contratiempo. Emprendió rumbo, sin pensarlo dos veces, gracias a una compañera de trabajo que le habló de la posibilidad, de que en el hospital Hermanos Ameijeiras lo lograría. «Vamos, le aseguró, yo te voy a ayudar».

Hoy, en una pequeña oficina de un grupo de defensa antiaérea, donde Yarisleidis es jefa de logística, cuenta una historia que habla de grandes sacrificios y oportunidades, que habla de ser madre, o lo que es lo mismo, de la Revolución.

«Es gracias a este país, porque fue una fertilización in vitro, como le dicen, los “niños probeta”. No pensaba tenerla y ahí está. Es lo más grande que tengo».

Aquella mañana fueron a 17 y D, «donde estaba la comisión que atendía los casos», ella y su compañera de trabajo. Recuerda la enorme cola, el nerviosismo, a una doctora llamada Sara, siquiatra del equipo. Le explicó a la especialista lo mismo que hoy me explica a mí: «Estoy operada de un Nic 3; el doctor me dejó un pedacito del cuello del útero porque le dije que quería tener hijos; buscándolos tuve dos embarazos ectópicos, en uno me dio un preinfarto, casi me muero».

–Traiga un resumen médico del hospital Naval, y vamos a empezar a hacerle todas las pruebas–, le dijo la doctora.

En aquel entonces, Yarisleidis tenía 31 años. Al pasar los exámenes de rigor, llegó al Hermanos Ameijeiras. «Es un proceso muy difícil, de alegría, pero también triste y agotador», admite con nostalgia, y vuelve al recuerdo, al agradecimiento, y habla de la calidad de los doctores, de la endocrina, de una doctora llamada Kenia.

«Empezamos el proceso. Mi esposo me acompañó a todas las consultas». Sutil, ella introduce a Yoandris en el diálogo. Yoandris es el padre, a quien un día, ante la desesperanza, ella le convidó a desistir, a buscar otra familia, otra esposa… Sin embargo, él no lo admitió, y fue –y todavía lo es– su mano derecha.

«En el trabajo también me ayudaron muchísimo –reconoce–. Mi jefe me dijo “tómate tu tiempo”. Me hicieron varias pruebas hasta que me empezaron a poner hormonas.

Cuando te extraen los óvulos no sientes nada, porque es con anestesia general. Luego es otra espera, la de si fecunda tu óvulo con el espermatozoide de tu esposo».

«Te dicen que te llaman al día siguiente por la mañana. Yo vi que eran las diez y no me llamaban. Cuando sonó el teléfono, era la una menos 20. Yo estaba llorando en mi casa. Mi mamá fue la que contestó. Le dijeron que tenía que estar el lunes en el hospital para hacerme el proceso de implante. Eso fue una contentura en todo el barrio, la gente tocando tambores. Imagínate, ¡qué felicidad! El lunes me hicieron el proceso de implante».

Luego, «fui a hacerme la primera “veta”, y al otro día me llamaron confirmando que traía gemelos. Pero al tercer mes perdí uno, y se quedó la pequeña Naomi.

«Este proceso implica un gasto al país enorme, todas las vacunas que te ponen son gratis, nada te lo cobran. En el hospital González Coro me ingresaron a las 36 semanas. Cuando me la enseñaron, cuando la tuve en mis brazos, imagínese usted…». A Yarisleidis se le humedecen los ojos.

Y detrás de la madre que acaricia cada noche la frente de la niña «conversadora, avispada e inteligente» de solo tres años, está la persona que garantiza todos los insumos de una unidad de combate. «Porque mientras las personas duermen nosotros estamos cuidando su sueño, la Revolución».

–¿Cómo definirías la «profesión» de ser madre?

–Difícil, pero precioso. Agotador, pero maravilloso. A veces triste, pero reconfortante. Es todo: la vida.

Una de las tareas de Alicelis consiste en garantizar los recursos de su unidad militar y otras unidades externas. Foto: Jorge Luis González


Suena el reloj a las 5 y 40 de la mañana. Comienza la rutina de Alicelis Ortiz Fuentes, jefa de intendencia en una unidad militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Preparar el desayuno, y todo lo necesario para la escuela de su hija menor, es el comienzo de su doble jornada laboral.

De vuelta al trabajo, debe asegurar el vestuario, la alimentación, los medios y utensilios técnicos para el mantenimiento, conservación y elaboración de los alimentos de su unidad, entre otras tareas.

El día parece que transcurre volando con tantas responsabilidades. Pero llega la tarde. Comienza el ritual de regresar a la cocina y arreglarlo todo para el día siguiente, y después el momento de hacer lo que más disfruta: acostarse junto a sus hijas Arleti y Darlet –una de diez y otra de 14 años–, leer, reír, conversar.

«Tengo por costumbre que les leo todos los días. En el caso de la mayor, hablo con ella cosas de la adolescencia, sobre la importancia de que los hijos tengan confianza en sus padres. A la más chiquita le digo que tiene que portarse bien, ayudar a la maestra».

Alicelis no pensó que ser madre fuera a ser «tan complejo» y a la vez «tan grande».

«Uno trata de educarlos con valores y principios que les sirvan para la vida. Hay profesiones que te permiten dedicarles más tiempo. Pero cuando se trata de la defensa de la Patria, resulta un poco más complicado».

«El domingo, por ejemplo», me dice, «es uno de los días que no voy a poder ir a mi casa. Desde ayer les dije que toda la familia tiene que cooperar. Ellas me contestan: “sí, sí, mami, ya sabemos lo que tenemos que hacer”. Yo no puedo quejarme, porque mis hijas me ayudan en todo. He tenido que educarlas en esa responsabilidad, en el sentido de la cooperación, en que ellas son importantes, pero el trabajo que realizamos es importante para la Revolución».

Él un día se fue. Sencillamente se fue. Y hubo un tiempo en que Mercedes Rodríguez Ferguson, para lograr el sustento de la economía de su hogar, debía tener dos trabajos, uno de ellos como enfermera de una brigada de defensa antiaérea, donde hoy todavía labora.

«Yo tuve una vida muy agitada. Mi esposo me dejó con la niña muy chiquita, y tuve que batirme sola, con ella y mi trabajo».

Vinieron momentos difíciles. Recuerda, por ejemplo, cómo cada mañana debía levantarse muy temprano para viajar desde Managua hasta Santiago de las Vegas, donde estaba el círculo de la pequeña, y luego regresar a buscarla a las cinco de la tarde. «Después tenía que llegar a la casa, atenderla, hacerle la comida, todo yo sola».

Pero Mercedes nunca bajó los brazos. De hecho, su mirada dice tanto de la fuerza de una guerrera, como de la ternura de una madre. Cuando habla de su hija, el rostro se le encandila. «Se llama Milena. Estudia en los Camilitos de Mayabeque, está en 12 grado, «es lo más sagrado que tengo», «lo más lindo».

Sin embargo, durante muchos años Mercedes no quiso tener hijos. «La tuve casi a los 35. Tenía una situación económica muy desfavorable, y mi vida estaba enmarcada en mi unidad, que la amo. Mi trabajo era muy activo, me gustaba mucho. A veces me impedía tener una relación estable.

«Pero llegó el momento en que tenerla fue una necesidad. Si no tienes hijos, no te multiplicas, dejas esta vida sin nada. Cuando por fin la tuve mi vida cambió por completo. Es algo realmente hermoso saber que esa semillita, que nació de ti, va creciendo poco a poco con tus enseñanzas… Sin duda, mi hija me hizo mejor persona».

Por eso a la par de sus tareas en la unidad, entre ellas «atender a parte de la tropa, cumplir las indicaciones de la doctora, asistir a algunas maniobras, realizar acciones de superación…», siempre ha priorizado el espacio para cuidar de su hija. «Porque ella está ante todo», admite.

«Nunca me pidió más de lo que yo pude darle. La he criado en los principios de nuestra Revolución, como una niña de bien». Su rostro vuelve a encandilarse.

Pero Mercedes debe regresar al puesto médico. Alguna tarea estará por realizarse. Se le ve caminar por estos predios como si fuera su propia casa. Los conoce desde que solo tenía la edad de Milena. Entonces se va, sencillamente se va, a cumplir con el deber.

 

Ofrenda Floral de Raúl Castro preside honras fúnebres de oficiales de Accidente Aéreo.

Una ofrenda floral  del general de Ejército  Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros encabezo  este jueves en la Habana, Santiago de Cuba y Las Tunas  la ceremonia de honores militares funerales de los oficiales fallecidos en el accidente aéreo del pasado 29 de abril.

En la funeraria habanera de Calzada y K fueron expuestas  las cenizas  del teniente coronel Leonardo Pérez Oliva ,los mayores Fidel Hernández Martínez , Rafael Torres Murguercia , Arturo Fonseca Pérez , y los tenientes Miguel Borrero Sánchez y Yuliesky Quezada Valera , donde familiares , vecinos ,compañeros de trabajo , oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias  FAR y del Ministerio del Interior MININT realizaron guardias de honor.

Las honras fúnebres del subteniente  Rubén Lorenzo Martínez y el segundo suboficial Yunieski Ramírez Acosta, se realizaron simultáneamente en Santiago de Cuba y las Tunas, sus provincias de origen.

Ofrendas florales del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias MINFAR y de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana ACRC fueron enviadas al homenaje a los oficiales y suboficiales caídos durante el cumplimiento de una honrosa misión de interés para la defensa, al impactarse la aeronave que tripulaban  contra una montaña de la Sierra del  Rosario en el municipio de Candelaria, provincia de Artemisa.

El General de cuerpo de ejército Leopoldo Cintras Frías, ministro de las  FAR, junto a jefes de esa institución armada y del MININT presidieron el sepelio efectuado en el Panteón de las  FAR en la necrópolis de Colon, donde fueron depositadas las cenizas de seis de los oficiales  caídos.

El coronel Salustiano Ruiz del Real, segundo Jefe de la Fuerza Aérea Revolucionaria en las palabras de despedida de duelo  destaco la entrega incondicional de los fallecidos  a la Patria, la consagración a las tareas de la Defensa y la economía, el apego a  los principios revolucionarios, el amor y respeto a la familia, amigos y compañeros, eras virtudes que los hacen acreedores de la condición de seguidores de Fidel y Raúl.

Entre  los siete oficiales y el suboficial que conformaban la tripulación había compañeros que acumulaban una gran experiencia como instructores de vuelo , con una trayectoria ejemplar en su servicio militar , que incluía el cumplimiento de misiones internacionalistas , razones por las cuales fueron condecorados reiteradamente por las FAR y el Consejo de Estado.