Archivo de la etiqueta: medidas

Evalúa presidente cubano medidas adoptadas en el occidente del país ante la actual situación climatológica

Evalúa Gobierno cubano medidas adoptadas en el occidente  del país ante la actual situación climatológica
Foto: Estudios Revolución

Ante el peligro que representan las lluvias asociadas al huracán Michael para el occidente del país, en la noche de este lunes el Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, conjuntamente con vicepresidentes, ministros y otros dirigentes, estableció comunicación a través de una videoconferencia con las máximas autoridades del Partido y el Gobierno de las cinco provincias más amenazadas por el evento climatológico, así como telefónicamente con las del municipio especial Isla de la Juventud.

Durante el intercambio, se conoció que en todas las provincias se han adoptado las medidas correspondientes a la fase en que se encuentran. De manera general se ha puesto a buen resguardo la población que habita en zonas proclives a inundaciones y los recursos económicos existentes en ellas.

El general de división Ramón Pardo Guerra, jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, realizó una actualización sobre la situación climatológica.

Desde Pinar del Río se puntualizó que ante posibles inundaciones ya se habían evacuado más de 300 personas, fundamentalmente en casas de vecinos o familia. Parte de la provincia se encontraba sin fluido eléctrico y se contabilizaban varios árboles caídos sobre el tendido eléctrico, así como algunas afectaciones en  el techo de viviendas.

La mayor atención –se enfatizó– está puesta en los municipios de Sandino y de San Juan y Martínez, así como algunas localidades al sur de la provincia, donde se ubican las zonas más vulnerables a las inundaciones por penetraciones del mar.

En el caso de Artemisa se precisó que hasta el momento las lluvias no habían sido significativas. Según se explicó, las mayores incidencias se prevén en lo referido a los grupos electrógenos en función de la economía, sobre todo los dedicados a los acueductos, aunque se adoptan las medidas para minimizar los riesgos. Particularmente en las zonas de Playa de Majana y los poblados de Cajío y de Guanímar, proclives a inundaciones costeras, se destacó que ya están siendo evacuadas las personas.

Sobre La Habana se especificó que desde el fin de semana hasta la fecha se han recogido cerca de 71 000 metros cúbicos de desechos sólidos, fundamentalmente en zonas de alcantarillado y drenaje de las aguas; especial atención se ha puesto en las áreas del malecón, Santa Fé, Centro Habana y La Habana Vieja. De la misma manera se han reforzado las brigadas de apuntalamiento de edificios y están totalmente activados los equipos responsables de esa actividad.

De Mayabeque se supo que la provincia permanecía en calma, donde 102 micropresas aliviaban, pero ninguna de ellas representaba peligro para la población aguas abajo de las mismas.

Desde Matanzas se informó que los embalses se encontraban a un 65 % de llenado. También se explicó que se puntualizan las acciones en caso de que sea necesaria la evacuación de los más de
17 000 clientes hospedados en los centros turísticos.

En conversación telefónica con las principales autoridades del municipio especial Isla de la Juventud se supo que el viento había comenzado a aminorar su velocidad y que la situación estaba controlada. Las mayores afectaciones se contabilizaban en 16 viviendas.

Alejandro Gil Fernández, titular de Economía y Planificación, aseguró que se dispone de los recursos fundamentales para dar respuesta a posibles afectaciones de las viviendas. En el caso del combustible –dijo– tampoco debe haber dificultades para la distribución prevista en caso de situaciones excepcionales. Igualmente, se da seguimiento a la disponibilidad de harina, básicamente para la elaboración del pan.

El presidente del Instituto de Recursos Hidráulicos, Antonio Rodríguez Rodríguez, precisó que de las 85 presas que se contabilizan de manera general solo 37 están vertiendo, aunque sobre ellas se mantiene un monitoreo constante.

A mantener toda la vigilancia necesaria y cumplir con las medidas establecidas llamó el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Que nadie se confíe –insistió–, Michael es un organismo que se ha ido organizando en las últimas horas y en algunos lugares tenemos saturación del manto.

Estados Unidos aprueba el otorgamiento de créditos a Cuba

Hoy entran en vigor nuevas medidas relacionadas también con las exportaciones y los viajes
26 de enero de 2016 23:01:00
El nuevo paquete de medidas incluye la ampliación de la licencia general que se otorgaba para la asistencia de eventos organizados en Cuba.
El nuevo paquete de medidas incluye la ampliación de la licencia general que se otorgaba para la asistencia de eventos organizados en Cuba. Foto: Yaimí Ravelo
Los departamentos del Tesoro y de Co­mer­cio de los Estados Unidos anunciaron este martes nuevas medidas relacionadas con Cuba en materias como las transacciones financieras, las exportaciones y los viajes.
El nuevo paquete de la administración Oba­ma tiene como principal avance la autorización para el otorgamiento de créditos, a partir de que se permite a las instituciones depositarias de Estados Unidos (bancos comerciales estadounidenses que radiquen en su territorio o fuera de este, y también a los de otros países radicados en la nación norteña) proveer financiamiento —incluidas las cartas de crédito— para las exportaciones o reexportaciones autorizadas, con excepción de las ventas agrícolas que por ley están sujetas a pagos en efectivo por adelantado.
Recordemos que en las medidas aprobadas con anterioridad, en enero y septiembre del 2015, se abría una estrecha puerta para la exportación de productos norteamericanos a nuestro país, específicamente los materiales de la construcción, equipamiento y herramientas para el uso del sector no estatal, así como el equipamiento y herramientas para la actividad agrícola también no estatal. Además, fue aprobada la reexportación desde un tercer país de artículos estadounidenses para actividades científicas, arqueológicas, culturales, ecológicas, educacionales, deportivas, investigaciones, de preservación histórica y reuniones profesionales.
En esta ocasión, en materia de exportaciones, las medidas contemplan una política general de aprobación de licencias para algunos productos agrícolas, como insecticidas, pesticidas y herbicidas. También, para equipos necesarios para la seguridad de la aviación civil y la seguridad operacional de vuelos comerciales internacionales, incluido para aviones arrendados a empresas de propiedad estatal. Esto último está en concordancia con los acuerdos preliminares sobre los vuelos comerciales entre ambos países de diciembre del pasado año.
Igualmente entran dentro de esta política general de otorgamiento de licencias, las exportaciones y reexportaciones de mercancías y programas informáticos para organizaciones de derechos humanos, individuos y organizaciones no gubernamentales que promuevan la actividad independiente en Cuba; y en el área de las telecomunicaciones la entrada de equipos al país.
Un aspecto de las medidas que entran en vigor en el día de hoy, es la decisión de otorgar licencias específicas y tras un análisis caso a caso, para las exportaciones y reexportaciones de productos dirigidos a satisfacer las necesidades del pueblo cubano, incluyendo las compras que con ese propósito efectúen empresas estatales, agencias y organizaciones del Go­bierno cubano.
Los productos a los cuales se refiere este apartado están relacionados con la producción agrícola; creaciones artísticas; educación; procesamiento de alimentos; preparación, respuesta y recuperación de desastres; salud pública y sanidad; construcción y renovación de viviendas; transporte público; y la construcción de infraestructuras que beneficien directamente al pueblo cubano (por ejemplo, instalaciones para el tratamiento de los suministros públicos de agua).
Llama la atención que, aun cuando se trata de un reconocimiento parcial —pues está muy condicionado toda vez que será sometido a análisis casuísticos—, es la primera vez que se acepta la participación del Estado cubano en este tipo de negociaciones; algo en lo que se venía insistiendo en diferentes momentos de las conversaciones entre ambas naciones.
No obstante, es importante señalar que continuará en vigor la política general de denegar las exportaciones y reexportaciones de artículos por parte de empresas estatales, agencias y otras organizaciones del Gobierno cubano que generen esencialmente ingresos para el Estado; co­mo ocurre en el caso de las industrias vinculadas a la extracción o producción de minerales y otras materias primas, el turismo, así como para las fuerzas armadas, la policía, los servicios de inteligencia y los órganos de seguridad.
OTRAS DECISIONES EN TORNO A LOS VIAJES
En el acápite de los viajes a Cuba, también hubo algunas modificaciones, como la autorización de los relacionados con las exportaciones o reexportaciones autorizadas, incluyendo para la investigación de mercado, mercadeo comercial, negociación de contratos y ventas, entregas acompañadas, y la instalación, arrendamiento u ofrecimiento de servicios en nuestro país.
Además, serán permitidas las estadías temporales del personal que opera o brinda servicios a las embarcaciones y aeronaves que transportan pasajeros entre los dos países, lo cual también es un complemento del acuerdo parcial sobre los vuelos entre ambas naciones.
Los viajes y otras transacciones vinculadas a la producción profesional mediática o artística, incluyendo la filmación o producción de programas de los medios de comunicación (como películas y programas de televisión), grabaciones de música y la creación de obras de arte, igualmente fueron aprobados. Ello incluye el empleo de nacionales cubanos y el envío de regalías u otros pagos.
Se amplía la licencia general que se otorgaba para la asistencia a eventos organizados en Cuba, de modo que ahora también permite la organización de reuniones y conferencias profesionales.
Por otro lado, se autorizan los viajes y transac­ciones relacionadas con la organización de competencias de federaciones deportivas in­ternacionales amateur y semiprofesionales, es­pectáculos públicos, clínicas, talleres, otras com­petencias atléticas y no atléticas, así como exhibiciones. Mientras se eliminan los re­quisitos de que las ganancias de los eventos sean donadas a ciertas organizaciones, así co­mo la obligatoriedad de que algunos eventos sean dirigidos parcialmente por viajeros estadounidenses.
EN EL CAMINO CORRECTO…
El nuevo paquete de medidas de la administración Obama constituye otro paso de avance en las relaciones entre ambos países y confirman que aún es posible continuar vaciando de sentido al bloqueo que pesa sobre Cuba, a partir de eliminar las restricciones que no están codificadas en ley.
Así lo refrenda la actual aprobación de créditos, algo que quizá parecía distante al inicio del proceso de restablecimiento de las relaciones.
Sin embargo, todavía queda sendero por transitar, pues tampoco las actuales decisiones dicen una palabra sobre la posibilidad del uso del dólar en las transacciones financieras internacionales cubanas, algo que sin dudas encarece y entorpece todas las negociaciones de nuestro país.
Del mismo modo, las exportaciones permitidas a las empresas estatales cubanas están limitadas a determinados servicios y requieren de evaluaciones y licencias específicas; a lo cual puede añadirse que no se amplía a otros sectores lo aprobado para el de las telecomunicaciones, donde hoy es posible hacer inversiones, vender a empresas del Estado cubano servicios, software, dispositivos y equipos, aunque no de alta tecnología.
Otros aspectos que no se tocan aún, son los relacionados con las exportaciones hacia Es­tados Unidos y el de la autorización de los viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba, bajo la sombrilla de los intercambios pueblo a pueblo individuales.
Pero, si algo queda claro con cada nuevo paquete de medidas anunciadas, es la posibilidad de seguir adelante en este camino y contribuir a debilitar las estructuras que sostienen el bloqueo. Quizá sea esa la vía más expedita pa­ra promover el debate al interior del Congreso estadounidense, y que finalmente tomen la decisión reclamada por 191 naciones del mundo y sugerida por el propio presidente Ba­rack Obama.