Archivo de la etiqueta: MENTIRAS

¿Monólogo anexionista o reafirmación de millones?

Algunos medios prefieren ignorar la realidad de un pueblo que cada Primero de Mayo sale a apoyar su Revolución y magnificar el performance de un individuo

Autor: Lissy Rodríguez Guerrero | internet@granma.cu

1 de mayo de 2017 23:05:23

Comenzó a difundirse por las cadenas de televisión, periódicos, agencias de noticias y emisoras radiales de varios países del mundo: millones de cubanos salieron nuevamente a desfilar este Primero de Mayo. Sonrisas, pancartas, gigantografías, cantos, banderas, imágenes de Fidel, Raúl, Martí, el Che, Camilo, acompañaron al niño en hombros de su padre, al joven soldado, la maestra, el constructor, el obrero, el deportista… Era el color unánime de las plazas de Cuba siempre que se trata de la clase obrera.

Así sucedió en la Plaza de la Revolución de la capital cubana, una plaza desbordada de «pueblo organizado», como calificó el eterno rebelde a quienes se congregaron en fecha tan temprana como el Primero de Mayo de 1960. Más de 800 000 personas desfilaron este lunes, y volvieron los titulares que cada año hablan de reafirmar conquistas; mientras otros medios de prensa informaban sobre revueltas, heridos, manifestaciones, enfrentamientos, en lugares donde todavía son utopías algunos sueños de los trabajadores.

Pero sobre Cuba podían leerse otras noticias. Y es que un ciudadano interrumpió el comienzo del desfile al correr ante la muchedumbre portando una bandera de Estados Unidos, y convirtiéndose él, y los agentes del orden que trataron de neutralizarlo, en el foco sobre el que se volcaron cámaras y micrófonos. Bastan pocas señas para detectar que se trata un show concebido para llamar la atención del público.

Quien lo hizo es un cubano desvinculado laboralmente, que en el año 2002 fue sancionado a cinco años de prisión por un delito de robo con fuerza, y en este momento se encuentra pendiente de juicio por un delito de receptación agravada. No es la primera vez que en actos de este tipo, como por ejemplo, la llegada del crucero Adonia a Cuba, se presenta con la insignia de la nación norteña, lo que indica su intención de formarse un perfil mediático.

Como era de esperar, algunos medios de prensa, ante el performance de un individuo, se olvidaron de la marcha multitudinaria que aunó ayer al pueblo cubano por vocación, porque le corre sangre martiana, por principios revolucionarios. Relegaron, con ello, una regla inviolable del periodismo, y optaron por la visión sesgada, unilateral, como si solo bastara un episodio fútil para concentrar fuerzas en derribar verdades.

Sin embargo, hay verdades que se hacen gritos, y gritos que se convierten en razones imposibles de acallar. Para el filo de la media tarde de este lunes todavía podía leerse, tras indicar al buscador de Google algunas palabras claves, sobre la fiesta de compromiso que es el Primero de Mayo en esta isla del Caribe. Un país donde además –es válido apuntarlo– siempre se ha profesado respeto por la bandera norteamericana y la de cualquier lugar del mundo; una isla a la que asistiera, en este Día del Proletariado Mundial, una numerosa delegación de la nación norteña, expresando su solidaridad, denunciando al bloqueo y repudiando la ocupación de una porción de Guantánamo.

El Primero de Mayo es un día de júbilo y reafirmación revolucionaria para los cubanos.

Que eso no lo dude nadie.

 

 

¿Monólogo anexionista o reafirmación de millones?

 

Algunos medios prefieren ignorar la realidad de un pueblo que cada Primero de Mayo sale a apoyar su Revolución y magnificar el performance de un individuo

Autor: Lissy Rodríguez Guerrero | internet@granma.cu

1 de mayo de 2017 23:05:23

Comenzó a difundirse por las cadenas de televisión, periódicos, agencias de noticias y emisoras radiales de varios países del mundo: millones de cubanos salieron nuevamente a desfilar este Primero de Mayo. Sonrisas, pancartas, gigantografías, cantos, banderas, imágenes de Fidel, Raúl, Martí, el Che, Camilo, acompañaron al niño en hombros de su padre, al joven soldado, la maestra, el constructor, el obrero, el deportista… Era el color unánime de las plazas de Cuba siempre que se trata de la clase obrera.

Así sucedió en la Plaza de la Revolución de la capital cubana, una plaza desbordada de «pueblo organizado», como calificó el eterno rebelde a quienes se congregaron en fecha tan temprana como el Primero de Mayo de 1960. Más de 800 000 personas desfilaron este lunes, y volvieron los titulares que cada año hablan de reafirmar conquistas; mientras otros medios de prensa informaban sobre revueltas, heridos, manifestaciones, enfrentamientos, en lugares donde todavía son utopías algunos sueños de los trabajadores.

Pero sobre Cuba podían leerse otras noticias. Y es que un ciudadano interrumpió el comienzo del desfile al correr ante la muchedumbre portando una bandera de Estados Unidos, y convirtiéndose él, y los agentes del orden que trataron de neutralizarlo, en el foco sobre el que se volcaron cámaras y micrófonos. Bastan pocas señas para detectar que se trata un show concebido para llamar la atención del público.

Quien lo hizo es un cubano desvinculado laboralmente, que en el año 2002 fue sancionado a cinco años de prisión por un delito de robo con fuerza, y en este momento se encuentra pendiente de juicio por un delito de receptación agravada. No es la primera vez que en actos de este tipo, como por ejemplo, la llegada del crucero Adonia a Cuba, se presenta con la insignia de la nación norteña, lo que indica su intención de formarse un perfil mediático.

Como era de esperar, algunos medios de prensa, ante el performance de un individuo, se olvidaron de la marcha multitudinaria que aunó ayer al pueblo cubano por vocación, porque le corre sangre martiana, por principios revolucionarios. Relegaron, con ello, una regla inviolable del periodismo, y optaron por la visión sesgada, unilateral, como si solo bastara un episodio fútil para concentrar fuerzas en derribar verdades.

Sin embargo, hay verdades que se hacen gritos, y gritos que se convierten en razones imposibles de acallar. Para el filo de la media tarde de este lunes todavía podía leerse, tras indicar al buscador de Google algunas palabras claves, sobre la fiesta de compromiso que es el Primero de Mayo en esta isla del Caribe. Un país donde además –es válido apuntarlo– siempre se ha profesado respeto por la bandera norteamericana y la de cualquier lugar del mundo; una isla a la que asistiera, en este Día del Proletariado Mundial, una numerosa delegación de la nación norteña, expresando su solidaridad, denunciando al bloqueo y repudiando la ocupación de una porción de Guantánamo.

El Primero de Mayo es un día de júbilo y reafirmación revolucionaria para los cubanos.

Que eso no lo dude nadie.

Decididamente la derecha plattista y proyanqui no conoce el concepto de PATRIOTA.

Algunos frustados , resentidos , amargados , gusanos apátridas ,vendepatrias ,anexionistas , plattistas,proyanquis y mercenarios están alabando la actitud del “patriota” Daniel Lllorente Miranda que enarboló una bandera yanqui en el desfile por la celebración del 1ro de mayo en La Plaza de la Revolución de la Habana. Decididamente la derecha plattista y proyanqui no conoce el concepto de PATRIOTA. Es posible que alguien que luche por su país pueda ostentar el símbolo de una potencia extranjera, que ha ocupado a Cuba con fuerzas militares dos veces?, que frustró la independencia arrebatándole la victoria a los mambíses?, que se apropio de las mejores tierras y recursos naturales del país? Que durante 60 años impuso gobiernos títeres que respondían a sus intereses? Que armó y entrenó una brigada mercenaria para invadirnos? Que ha perpetrado cientos de actos terroristas contra Cuba, provocando miles de víctimas? Que fraguó mas de 600 atentados contra el comandante en jefe Fidel Castro? Que ha introducido virus con afectación a las plantas, los animales y los seres humanos? Que mantiene un bloqueo total contra la isla intentandonos matar de hambre y enfermedades? Es eso un patriota? Por favor, sean gusanos, pero al menos sean serios!!!

Washington: Miserable informe sobre Cuba

Escrito por Nicanor León Cotayo

El Departamento de Estado circuló el viernes último en Washington otro pestilente documento sobre la situación de los derechos humanos en Cuba.

¿Quién le asignó la tarea? ¿Acaso la ONU? o incluso formalmente su carnal OEA? No, ellos mismos.

Les auxilió, entre otros, uno de sus apéndices que viste pantalones cortos y radica en Miami, el Nuevo Herald.
De acuerdo a su texto, el año pasado resultó “pésima” la situación de tales derechos en Cuba.

Para afirmarlo se basó en informaciones al respecto de una periodista del Herald, Nora Gámez Torres, la cual no probó ni una sola de sus aseveraciones.

Ella no duda en elogiar a opositores alquilados que, como escribe, mantienen en alto la bandera de la oposición a un gobierno “obsoleto y represivo”.

Prosigue haciendo eco al Departamento de Estado cuando afirma que, para este, una de las principales violaciones a esos derechos en Cuba radica en que los ciudadanos están muy limitados para elegir a su gobierno.

Dos ejemplos que le restan toda autoridad para escribir sobre la cuestión.

En sus más recientes elecciones generales (2000 y 2016) otorgaron la victoria a los candidatos presidenciales que menos votos populares obtuvieron y la derrota a los vencedores.

Junto a ello ya resulta llover sobre mojado hablar en cuanto a los océanos de dinero que abiertamente compran esos espectáculos.

Sin argumentos serios, Gámez Torres dice que esta semana “el régimen” cubano negó la entrada en el país al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Todo el mundo sabe que se trata de una figura incluso muy cuestionada públicamente en su país, devenida bufón político del Departamento de Estado.

Este le había ordenado recoger un premio a su labor por los derechos humanos con el nombre de un “disidente” que fabricaron en Washington.

La Habana no admitió ceder ante la burda jugarreta made in USA.

Como parte del guión, Gámez Torres calificó de arbitrariedad lo sucedido.

A lo dicho se sumó el flamante secretario de Estado, Rex Trillerson, quien afirmó que la reanudación de nexos diplomáticos bilaterales “no dio lugar a una concesión importante de La Habana en derechos humanos”.

Pero, agregó con el mismo tono colonialista:

Las negociaciones continúan abiertas y el presidente Donald Trump “puede utilizar su innegable habilidad negociadora para lograr los cambios en Cuba que Obama no consiguió”.

Aquí saltó de nuevo el intrincado asunto del muro de Trump en la frontera con Méjico.

El portal Miami-Diario publicó un escrito titulado ¿Quién construirá ese el Muro?

Recordó que Trump durante su cruzada electoral llegó a proclamar: “Nadie construye muros mejor que yo”, “y lo construiré muy barato”.

A partir de este seis de marzo se abre la licitación, y las empresas interesadas pueden postularse en el sitio del Department of Homeland Security, (Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos).

El encargo de la obra se otorgará en abril y la fecha de vencimiento, al menos teóricamente, abarcará dos años.
Según palabras de Trump, pudiera elevarse entre diez y hasta 30 metros.

Miami-Diario comenta irónicamente, sólo una cosa se supone que está clara: “Será un muro, no una valla”.
La cadena estadounidense CNN apuntó, sin más comentarios, que ya unas 300 empresas han mostrado interés en tomar parte en la subasta de la obra.

Eso sí, alerta Miami-Diario, la mayoría de las grandes compañías internacionales intenta desmarcarse del proyecto, asumiendo posiciones más o menos claras.

Su motivo no deja de resultar interesante y aleccionador, pues temen que una asociación con la política aislacionista de Trump, “dañe su imagen”.

Un ejemplo está en la corporación de Bernd Scheifele, cabeza de la firma alemana Heidelberg Cement.

Reportes de variados medios afirman que Scheifele habría afirmado, un día después de la elección de Trump, que su empresa “con fábricas de cemento en Texas y Arizona” estaría muy bien preparada para la construcción del muro.

Sin embargo, luego sus voceros aclararon que se trata de “declaraciones sacadas de contexto”.

Hasta el momento, sólo la empresa constructora alemana Hochtief no exhibe interés de meter sus manos en “el muro de Trump”.

Paradójicamente, la mejicana Cemex reacciona a la inversa. “Si alguien nos pide un presupuesto, lo haremos con gusto”, declaró al periódico mejicano Reforma, Rogelio Zambrano, dirigente de esta productora de cemento.

Mal seleccionada la coyuntura para que en Washington hablaran sobre los derechos humanos en Cuba

Fidel Castro sobre Fernando Ravsberg, “el más mentiroso

ain-ravsberg19 AGOSTO, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ
La Vicepresidenta de la Unión de Periodistas de Cuba, Aixa Hevia, señala que el periodista uruguayo Fernando Ravsberg, ha mentido acerca de la presencia del Primer Vicepresidente cubano Miguel Díaz Canel en una reunión de ese gremio a la que este nunca acudió. Pero no es la primera vez que a Ravsberg se le acusa de faltar la verdad en relación con un alto dirigente cubano, en enero de 2006 el Comandante Fidel Castro respondió indignado a otra manipulación del entonces corresponsal de BBCMundo que imparte lecciones de objetividad a la prensa cubana pero las autoridades de la Isla, que él acusa de censoras, siguen permitiéndole desarrollar su “trabajo”.
Critica Fidel Castro reporte tendencioso de corresponsal de la BBC
La Habana, 21 ene (AIN) El Presidente cubano Fidel Castro criticó hoy el tendencioso artículo del corresponsal de la BBC, Fernando Ravsberg, que manipula la realidad de la revolución energética que tiene lugar en la Isla.
Bajo el título “Revolución energética a oscuras“, este reportero maneja de manera inapropiada y muy lejos de la realidad la reestructuración en el sector eléctrico en la Isla, y se suma a las difamaciones que por ahí se hacen sobre Cuba, explicó.
Lo escrito por este ¿caballero? tal vez pudiera hacer creer a quien no conoce tanto de Cuba que los dirigentes aquí somos unos charlatanes, dijo este sábado el líder cubano en una comparecencia radiotelevisada a todo el país.
Por suerte -acotó- el mundo sabe la pulcritud con que tratamos nuestros temas, algo que nos ha valido la admiración de muchos en el planeta.
ain-ravsbergFidel sentenció que de esa manera se pretende ensombrecer los esfuerzos y recursos destinados a mejorar la calidad de vida de la población de la Isla, pero -aclaró- el pueblo no se pliega a esos sucios manejos.
Citó frases del artículo, como “Castro promete desde el pasado año el fin de los apagones que todavía siguen” -en alusión a los ocurridos en la capital jueves y viernes a causa del mal tiempo-, y recordó que lo afirmado por él es que a partir del Primero de Mayo no habrá apagones por falta de generación de corriente.
Dice este ¿caballero? que las autoridades cubanas pretendemos evadir nuestras responsabilidades, se nota que su artículo es totalmente tendencioso y manipulador de la realidad, sostuvo.
El mandatario desmintió que se hubieran reportado en la capital, durante jueves y viernes, sitios con 48 horas sin electricidad, algo que se asegura en el reportaje de Rabsberg.
No tenemos noticias de algo similar, aseguró, pero ¿qué podemos esperar -se preguntó- si también incluyó en su artículo que las tarifas eléctricas subieron hasta nueve veces su precio anterior, sin especificar que el pago de corriente en Cuba es el más subsidiado del mundo?
Manifestó Fidel que esto no lo tomaba por sorpresa, pues cuando se ejecutaron las subidas de salarios en la Isla, la prensa extranjera no hablaba de los porcentajes, sino de la cantidad de dólares que significaban los aumentos.
Lo único que es bastante oscuro en este reportaje no es la revolución energética, sino las intenciones del señor Rabsberg, que intentan demeritar las ventajas de este proceso, sentenció el Presidente cubano.
Le voy a decir al más mentiroso, que siga haciendo los artículos que quiera, y le pediré esté aquí el Primero de Mayo, y no se vaya de viaje para que compruebe que en nada tiene razón, añadió.
No obstante, el líder cubano destacó que este ejemplo era una de las excepciones, pues la prensa extranjera de manera general ha tratado el tema de las transformaciones energéticas con apego a la objetividad.