Archivo de la etiqueta: Obama

Se filtran rumores sobre reunión de #Obama con Oposición en #Cuba

06 Miércoles Abr 2016
Posted by Santiago Arde in Mercenarios

reunion
Por Samuel Alejandro/Cuba sin mordazas
reunionFragmentos tomados de El Nuevo Herald.
http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article68022877.html
Ya lo dice el refrán: “Entre cielo y tierra nada es oculto”. ¡Y mucho menos en Cuba! Agregaría yo a esta frase extraída de lo más puro y genuino del saber popular.
El pasado 22 de marzo ocurrió “a puertas cerradas” una muy publicitada entrevista entre el presidente Barack Obama y algunos miembros de la tan cacareada oposición cubana.
¿Dónde?
Pues en la flamante embajada norteamericana.
¿Qué se habló?
¿Cómo saberlo, si los participantes constituían “lo más selecto” de la camada de bicharracos alimentados por años a través de la industria subversiva anticubana?
Pero como ya es sabido: UNO, es indiscreción; DOS, es molotera y TRES, ya es multitud; han comenzado a filtrarse los pormenores de lo ocurrido y nada más y nada menos que El Nuevo Herald se ha encargado de dar su versión de los hechos que hoy intentamos compartir con ustedes:
“¿Qué le dijeron los opositores al presidente Barack Obama cuando se reunieron este martes en La Habana? ¿Cuál fue el clima del encuentro? ¿Hubo rifirrafe? Dicha reunión era uno de los puntos más exigidos tanto por enemigos como amigos de la visita presidencial de Obama a Cuba y fue uno de los hechos más aplaudidos después que terminó. Pero… ¿qué pasó verdaderamente allí? ¿Qué dijeron, cuánto y cómo le expresaron algunas cosas los opositores al presidente norteamericano? Y ¿qué les contestó?”.(Fin de la cita)
Resulta extraño que un evento de tanta fanfarrea no se convirtiera en la comidilla entre los Medios de Desinformativos que lo cubrieron y que los mismos “líderes opositores” que participaron, no salieran de allí dándose guayo en el ombligo, tomando en cuenta que en esta “reunión” se encontraban, entre otros, los “prominentes” Berta Soler, Antonio Rodiles, Guillermo Fariñas y José Daniel Ferrer, los cuales no se destacan precisamente por ser discretos o veraces cuando de sobresalir por sobre los demás se trata. ¿Raro Verdad? ¡Ni una sola palabra!
Continúa el artículo de El Nuevo Herald:
“El encuentro presidencial con los opositores duró unas dos horas, pero lo único que se ha dado a conocer son las diplomáticas palabras que durante unos tres minutos Obama les dirigió a los que estaban allí. (…): “Todos los individuos alrededor de esta mesa han mostrado un coraje extraordinario”; “Muchas veces requiere un gran coraje ser activo en la vida civil aquí en Cuba”. Pero de lo que le dijeron los opositores a Obama, o se dijeron entre ellos, absolutamente nada”.
Como bien reconoce el Herald: “… muchísima más divulgación le dio la Casa Blanca al comediante Pánfilo que a los trece miembros de la sociedad civil y opositores que se reunieron con Obama”.
¿Será que Pánfilo, Chequera o Facundo van a ser los sustitutos en las nóminas que financian a “los históricos combatientes por la libertad en Cuba? ¿Será que ahora nos quieren joder la Libreta?: Me pregunto.
Como el veneno anticubano no podía faltar en tan “consagrado medio”, refiere este más adelante en el artículo:
“Que el gobierno cubano no publique la reunión opositora con Obama se entiende, porque no lo tendrá o no le interesará hacerlo; pero que el gobierno norteamericano no facilite los detalles del histórico encuentro, el primero entre un presidente norteamericano y la oposición política cubana… es verdaderamente inexplicable”.
La realidad es que “… no se sabe si por cautela de la Casa Blanca con la grabación u otra mayor razón, han comenzado a propagarse los rumores…” y que yo, considerándolos sabrosos y creíbles hoy comparto con el Herald:“… que si Rodiles empezó a hablarle en inglés a Obama y estuvo a punto de faltarle el respeto…”.
¿Caballero a quién se le ocurre establecer un diálogo con el inglés básico de un nivel preuniversitario como el que tiene Rodiles? Me pregunto.
“… que si Berta Soler le cantó las cuarenta al presidente americano…”.
¿Sabrá Beta Soler contar hasta 40 o llevaría los números anotados en un papelito oculto debajo de su peluca para no equivocarse? Me pregunto.
“… que a los veinte minutos del encuentro el primer opositor interrumpió al otro que hablaba y ahí empezó todo…”.
¿Se imaginan ustedes?: Que si UNPACU; que si FANTU; que si el CID, que si el NOD. ¿Dígame usted?
“… que si Elizardo Sánchez-Santa Cruz contemplaba silente y compungido desde su esquina todo el panorama…”.
“… que si en un momento dado los opositores empezaron a discutir tanto entre ellos que Obama quiso ser moderador, pero como nadie le hacía caso…”.
tragoEntonces, me imagino que el Servicio Especial se movilizara al ver al presidente, que en ese justo momento, sacara unas claves y un bongó; cerrarra los ojos; respirara profundamente y comenzara a susurrar el estribillo de aquella canción aprendida la noche antes en un restaurant de la Habana Vieja:
Suavecito,
suavecito,
suavecito es como me gusta a mí…
Como parafrasear no es plagiar: “… A mí lo que más me intriga es si Obama pudo calmar la supuesta refriega entre cubanos…”.
Y lo que más frustra, es el no poder haber visto su cara, si como dice el Herald: “… en medio del jelengue se le ocurrió decirle a Susan Rice: “Esto no es fácil”.
ObamatragoEstados  Unidos de America

Qué se esconde detrás de la puerta

 

Posted by 
Por Arthur González.
Con bombos y platillos el gobierno del presidente Barack Obama anunció la apertura de servicios de telecomunicaciones con Cuba, después de su prohibición por muchos años, como parte de la guerra económica establecida para derrocar a la Revolución.telecomunicaciones
Los medios de prensa anuncian con espectaculares cintillos que: “la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos abrió la puerta a los operadores estadounidenses de telecomunicaciones para proveer a Cuba de servicios basados en infraestructuras de telefonía e Internet, sin necesidad de una aprobación extraordinaria de la Comisión”.
¿Pero será esa decisión por bondad hacia la Cuba socialista o tiene intenciones ocultas tras la puerta?
No hay dudas que cada medida que flexibilice el Bloqueo Económico tiene ventajas para ambas partes y en especial para la cubana carente de tecnología avanzada.
No obstante, hay que saber el terreno que se pisa para no caer como tontos en trampas, de quienes dominan las comunicaciones a escala global para ejecutar espionaje comercial y político, así como para subvertir gobiernos que no son de su agrado; ejemplos sobran.
Para refrescarle la memoria a algunos, debe decirse que en 1996 Washington incluyó a Cuba en la lista de exclusión de las comunicaciones, lo cual obligaba a los operadores estadounidenses interesados en ofertarle sus servicios, a presentar una solicitud especial para ser autorizados por el Departamento de Estado.
En los momentos actuales la Casa Blanca ha dado pálidos pasos para intentar demostrar que existe un relajamiento del Bloqueo, con el propósito de mejorar su imagen ante América Latina, pero en la práctica no hay cambios en su política de intentar ahogar la economía cubana y ahora más ante la crítica situación que crearon en Venezuela.
El pasado mes de noviembre 2015, la compañía estadounidense de telefonía móvil Sprint, llegó a un acuerdo de roaming directo con Cuba, el primero de ese tipo desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas, pero dicho acuerdo no se ha puesto en práctica, lo que pone en duda hasta dónde desean llevar la flexibilización y el beneficio a la parte cubana.
No olvidemos que, en el año 1996, la RAND Corporation, del Instituto de Investigaciones para la Defensa Nacional de Estados Unidos, presentó un estudio titulado: “Las telecomunicaciones cubanas, las redes de computación y sus implicaciones en la política de Estados Unidos”.
En el mismo se asegura que “era importante ayudar a la apertura en Cuba y forzar el surgimiento de una sociedad civil independiente” y entre sus objetivos estaban:
“Alentar el enlace de Cuba a Internet, utilizar Internet para transmitir noticias y análisis balanceados, promover el uso de Internet por ONG cubanas, universidades y otros destinatarios”.
En ese período hicieron varias acciones para lograr sus propósitos, especialmente con los elementos contrarrevolucionarios, mediante la apertura de un centro en su Sección de Intereses en la Habana, en el cual ofrecen gratuitamente acceso a Internet, teleconferencias y cursos de capacitación. Con posterioridad fueron ampliados hasta tener tres.
En marzo del 2005, Roger Noriega, Subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, afirmó en una audiencia congresional:
“Estados Unidos flexibilizó los requisitos de las licencias para que, por primera vez, puedan ser entregadas computadoras personales de alta velocidad, a grupos de la sociedad civil en Cuba”.
Durante el evento celebrado en 2012 por la Fundación Heritage de Estados Unidos y Googles Ideas, se presentó un informe para el gobierno, recomendándole crear de una red WIFI remota para posibilitar el acceso a Internet de los cubanos.
El senador Marco Rubio, aseguró en dicho conclave:
“El sistema totalitario cubano podría derrumbarse, si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, pues Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.
Como resultado de esa línea de trabajo anticubana, la USAID diseñó un software para Cuba, nombrado Zunzuneo, que no era más que un Twitter para enviar mensajes a los jóvenes a través de las redes sociales y otros mecanismos digitales, con la pretensión de exhortarlos a rebelarse contra el Gobierno.
El 13 de junio del 2013, el Departamento de Estado anunció varios proyectos para promover la “democracia y los derechos humanos” en Cuba, uno de ellos con el uso de herramientas digitales “para ser utilizadas de forma selectiva y segura por la población civil cubana, junto con otra iniciativa para el fomento de igualdad y defensa de las redes sociales de los cubanos de raza negra”.
Ante las denuncias de ese programa por periodistas de The New York Times, Jim Carney, portavoz de la Casa Blanca, reconoció que Zunzuneo, era un programa de desarrollo coordinado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, completado en 2012 y afirmó:
“El Congreso financia programas para la democracia en Cuba, con el interés de ayudar a empoderar a los cubanos a fin de que puedan acceder a más información y para fortalecer a la sociedad”.
La estrategia anticubana con el empleo de Internet es abarcadora y entre sus variantes está la devenida en bloguera, Yoani Sánchez Cordero, reclutada cuando era una migrada cubana en España sin trabajo, por el agente CIA y prófugo de la justica cubana, Carlos Alberto Montaner.
En ese proyecto le construyeron en el 2007 el blog “Generación G”, más una imagen internacional, y en abril del 2014 le diseñaron el periódico digital “14ymedio.com”, para ser distribuido en Cuba mediante los teléfonos celulares, correos electrónicos, memorias USB flash drives, DVD y CD.
Además, le otorgaron una beca de Yahoo en Valores Internacionales, Comunicación, Tecnología e Internet Global, en la Universidad de Georgetown, Washington, con una asignación de 60 mil dólares para cubrir costos académicos y alojamiento, más 5 mil dólares adicionales para gastos de viaje.
El 31.07.2015 Hillary Clinton expresó en su discurso efectuado en Miami:
“Los cubanos quieren comprar nuestros productos, leer nuestros libros, navegar en nuestra Web y aprender de nuestra gente. Ellos quieren llevar su país al siglo XXI. Ese es el camino hacia la democracia y la dignidad, nosotros debemos caminar a su lado”.
El 14.08.2015 el Secretario de Estado, John Kerry expresó en la Habana:
“Por ahora el Presidente ha tomado pasos para reducir las restricciones sobre las remesas, exportaciones e importaciones para ayudar a los cubanos emprendedores en el ámbito de las telecomunicaciones, viajes de familias, pero queremos hacer más aún. La meta de todos estos cambios es la de ayudar a los cubanos a conectarse con el mundo y mejorar sus vidas”.
Con estos antecedentes los cubanos deberán estar muy atentos a las flexibilizaciones de Obama, porque pueden contener acciones nocivas y como dijera José Martí:
“Las cosas hay que verlas en sus causas y objeto, no en la superficie”.

Cierre del centro de detención de Guantánamo: una promesa aún incumplida

 

Al presidente norteamericano, Barack Obama, le quedan pocos meses para concluir su segundo mandato y todavía no ha podido cumplir con una de sus promesas electorales: el cierre de la prisión que mantiene en la base naval de Guantánamo, territorio que ocupa ilegalmente en el oriente cubano y que constituye uno de los obstáculos para una verdadera normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.
Aunque de acuerdo con sus declaraciones, no ha abandonado su postura a favor del cierre del enclave, lo cierto es que se le ha hecho bastante difícil llevar a buen término su promesa por la resistencia republicana.
El inquilino de la Casa Blanca ha sido objeto de críticas por las transferencias de los prisioneros a sus naciones de origen, al tiempo que ha
encontrado fuerte oposición al traslado de estos a centros en suelo norteamericano.
Foco de no pocas críticas a nivel internacional ha sido la base de detenciones que Washington mantiene en Guantánamo, donde todavía permanecen en un limbo jurídico unos cien detenidos.
Guantánamo también acaparó la atención de muchos en el mundo por las torturas y vejaciones de que han sido objeto las personas allí retenidas por sus supuestos vínculos con el terrorismo.
Recientemente un grupo de expertos en Derechos Humanos de la ONU y de la OSCE, Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, instaron al gobierno de Estados Unidos a cerrar inmediatamente el centro de detenciones asentado en territorio cubano de manera ilegal, en contra de la voluntad del pueblo y gobierno del archipiélago.
El reconocido abogado estadounidense Thomas Wilner señaló que hay que cerrar Guantánamo porque es cara, ineficiente y lesiona la posición internacional de Estados Unidos.
Lo cierto es que además de constituir una afrenta al derecho internacional, el centro de detenciones es una de las prisiones más caras del mundo. Más de cinco mil millones de dólares ha costado a los contribuyentes norteamericanos este enclave.
Pero el Congreso ha bloqueado constantemente los esfuerzos para eliminar el costoso centro de detención, uno de los retos para este año del presidente, quien también tendrá el desafío de la demanda del Gobierno cubano para que le sea devuelto el territorio que ilegalmente ocupa esa instalación militar.
Las autoridades cubanas afirman que ese es uno de los temas que obstaculiza el curso hacia la normalización de los nexos bilaterales, tras la reanudación de las relaciones diplomáticas el pasado 20 de julio.
La Casa Blanca sin embargo, se niega a discutir la devolución a la Mayor de las Antillas del espacio donde se ubica la base, obtenido a través de
acuerdos leoninos con las autoridades pronorteamericanas de la naciente seudorepública a principios del siglo pasado.

Otro aniversario de la Guerra Económica contra Cuba

 

Por Arthur González.
El 18 de enero de 1962, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy daba luz verde al plan subversivo más abarcador de cuantos se han aprobado para intentar destruir a la Revolución cubana, y comenzaba así la Guerra Económica y Psicología que aún permanecen intactas pasados 54 años.mangosta
Según los documentos oficiales del gobierno estadounidense ya desclasificados, el 3 de noviembre de 1961, durante una reunión en la Casa Blanca, el presidente Kennedy, autorizó la ejecución de un nuevo programa contra Cuba, el cual recibió el nombre código de Operación Mongoose o Magosta en idioma español.
La CIA le presentó un documento contentivo de seis puntos donde contemplaba las medidas de propaganda y guerra psicológica, la creación de redes de espías dentro de la Isla y organizaciones contrarrevolucionarias, planes de actos terroristas y sabotaje total, con el fin de desestabilizar la vida de los cubanos.
El 18 de enero del 62, el general de brigada Edward G. Lansdale, nombrado como jefe de Operaciones de la Operación Mangosta, entregaba a las más altas autoridades del Gobierno y al Grupo Especial Ampliado del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el proyecto de la Operación contentiva de 32 tareas, las que deberían ejecutar los departamentos y agencias participantes.
Posteriormente le fue añadida la tara 33, la cual consistió en un plan para “incapacitar a los trabajadores azucareros cubanos, mediante el empleo de medios químicos bélicos”, lo que daba inicio a la Guerra Biológica que padecería Cuba desde entonces, como el Dengue Hemorrágico.
Al día siguiente, el 19.01.1962, se produjo una reunión con el fiscal general de Estados Unidos, Robert Kennedy, el cual hizo un llamado a los participantes a “… ofrecer una dedicación absoluta y resuelta para no fracasar en el cumplimiento de las 32 tareas”, y agregó:
“El problema cubano tiene una alta prioridad del Gobierno y todo lo demás es secundario, no se escatimará en tiempo, dinero, esfuerzos o recursos humanos”. “El Presidente me ha indicado que el último capítulo sobre Cuba no se ha escrito todavía y por lo tanto hay que hacerlo y así se hará”.
Los integrantes de la Operación fueron: el Departamento de Estado, la CIA, el Departamento de Defensa y la Agencia de Información, USIA.
El objetivo a alcanzar por los Estados Unidos en Mangosta era el de “ayudar a los cubanos a derrocar el régimen comunista en Cuba, e instaurar un nuevo Gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz”.
La Operación estaba dirigida, según se expresa textualmente a:
“provocar una rebelión del pueblo cubano…” “La sublevación necesita un movimiento de acción política fuertemente motivado y arraigado en Cuba, capaz de generar la sublevación…”
“La acción política será apoyada por una Guerra Económica, que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las Operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos”.
Nada queda fuera de ese tenebroso plan, todo fue cuidadosamente diseñado, desde las acciones de inteligencia, las diplomáticas para aislar a Cuba del hemisferio occidental, las económicas, la propaganda mediática, los sabotajes a las industrias, centros comerciales, recreativos y las zonas agrícolas, hasta las militares, que justificarían la invasión del ejército estadounidense en apoyo a la rebelión de los cubanos.
Para tener una idea exacta de lo que planificaron, basta señalar lo que se afirma en el documento sobre la actividad de la CIA, al exponer:
“La CIA ha concluido que su papel real será la de crear la ilusión de que un movimiento popular en Cuba gana apoyo exterior y ayudar a establecer un clima que permitirá actos provocativos en apoyo a un cambio hacia una acción abierta, al aumentar su capacidad operacional”.
Aunque la Operación como tal fue abortada por la llamada Crisis de los Misiles por el compromiso de Estados Unidos de no invadir a Cuba, la Guerra Económica, Psicológica y las acciones de la CIA no han cesado, a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas el 17.12.2014.
El Presidente Barack Obama no tiene intenciones de eliminar el Bloqueo, pues al igual que los anteriores Presidentes, sueñan con lacasa blanca rebelión del pueblo, ante el desgaste a que es sometido por las penurias económicas, lo mismo que hacen hoy contra Venezuela, Ecuador y Brasil.
Obama incrementa las acciones subversivas para lograrlo, mientras ofrece una imagen edulcorada de “buena voluntad”, pero mantiene inmaculada la Guerra Económica para que el pueblo, y principalmente los jóvenes, no vean beneficios en el sistema socialista.
Por tanto, al igual que expresó Robert Kennedy en 1962, el Gobierno de Estados Unidos sigue sin escatimar tiempo, dinero, esfuerzos o recursos humanos, en su lucha por desmotar el socialismo, porque aún conservan vigente el criterio de que “el último capítulo sobre Cuba no se ha escrito todavía y por lo tanto hay que hacerlo”.
Allá los que se dejen confundir y olviden la historia, pues como aseguró José Martí:
“…es en vano pedir que la memoria arranque de sí lo que la indigna”.