Archivo de la etiqueta: Revolucionario

Falleció el destacado revolucionario Jose Ramón Fernández Álvarez

En las primeras horas de la mañana de este domingo, a la edad de 95 años, falleció el Héroe de la República de Cuba, José Ramón Fernández Álvarez, General de División de la Reserva y Asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

El Gallego Fernández, como le conoce nuestro pueblo, atesoró una destacada trayectoria al servicio de la Revolución. Ocupó diferentes responsabilidades en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Estado y el Gobierno, así como en el Comité Olímpico Cubano. Era miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

En cumplimiento de su voluntad, sus restos serán cremados. Posteriormente se informará la organización de las honras fúnebres.

Fallecio el General de Brigada de la Reserva Juan A. Escalona

En horas de la tarde de este viernes 28 de septiembre, falleció el General de Brigada de la reserva Juan Aníbal Escalona Reguera a causa de una Bronco-Neumonía extra hospitalaria, a la edad de 87 años.
Nació el 22 de junio de 1931 en Santiago de Cuba, cursó estudios hasta el año 1953 y se graduó doctor en Derecho en la Universidad de Oriente.
Desde 1952 colaboró con el movimiento 26 de julio, partició en acciones contra el gobierno de Batista y como abogado en el tribunal de urgencia en defensa de los presos políticos. En septiembre de 1958 se incorporó al Segundo Frente Oriental “Frank País”.
Al triunfar la Revolución es designado jefe de los tribunales revolucionarios en el sur de oriente y en agosto de 1959 se desempeña en la fiscalía de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).
Posteriormente cumple funciones como ayudante del Ministro de las FAR, Jefe de la Sección de Armamento y Jefe del Estado Mayor del Ejército Occidental.
Ocupó además diferentes resonsabilidades en la Dirección de Organización y Movilización del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y en junio de 1969 es seleccionado para cursar estudios en la Academia de las FAR “General Máximo Gómez”.
Al concluir se desempeña como Subjefe y Jefe del Estado Mayor General y en 1980 es designado sustituto del Ministro de las FAR para la Defensa Civil. En 1983 es licenciado del servicio militar activo y pasa a cumplir importantes tareas como cuadro de la Revolución.
El General de Brigada de la reserva Juan Escalona Reguera, por su capacidad, conocimientos y experiencia fue electo diputado a la Asamblea Nacional desde 1981 y cumplió tareas encomendadas por la Dirección de la Revolución como Ministro de Justicia, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Poular y Fiscal General de la República.
Al morir ostentaba la condición de militante del Partido Comunista de Cuba (PCC) e integró su Comité Central desde el año 1980 hasta la celebración del Sexto Congreso de la organización en el año 2011.
Por sus aportes a la defensa de la Patria, su trayectoria y fidelidad a la causa revolucionaria le fueron otorgadas diferentes condecoraciones, entre las que se destacan la “Orden por el servicio a la Patria en las FAR de tercer grado”, las medallas de “Combatiente de la lucha clandestina y de la Guerra de Liberación”, medalla “Combatiente Internacionalista de Segunda Clase” y las medallas conmemorativas por el 30, 40 y 60 Aniversario de las FAR.
La vida y obra del compañero General de Brigada de la reserva, Juan Escalona Reguera, constituyó un ejemplo de modestia, honestidad, entrega sin límites a su profesión, a las FAR y a la Revolución, a la que unió una lealtad infinita al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y al General de Ejército, Raúl Castro Ruz.
Por decisión familiar su cadáver será cremado y sus cenizas serán trasladadas posteriormente hacia el Mausoleo del Segundo Frente Oriental “Frank País”.

 

Falleció el combatiente del Moncada Florentino Fernández León

El combatiente revolucionario Florentino Eduardo Fernández León, participante de la gesta del Moncada, falleció en horas de la tarde del domingo 29 de enero, víctima de un infarto agudo del miocardio.
Natural de Pijirigua, en la actual provincia de Artemisa, había nacido el 22 de agosto de 1927. Su padre era militar y su madre ama de casa. Comenzó sus primeros estudios a la edad de 8 años en una escuela pública de su lugar natal. Al trasladarse su familia para Guanajay continuó estudiando en colegios y escuelas públicas de esta localidad. En 1945 se incorporó a laborar como operario en la Fábrica de Sogas de Guanajay.
En su afán de estudiar aviación ingresó en el Ejército en 1946, donde finalmente se le destinó a prestar servicios en el campamento de enfermería del Regimiento No. 6 de Columbia como soldado sanitario. Posteriormente, entre 1948 y 1953 se desempeñó como enfermero del Hospital Militar Carlos J. Finlay.
Incorporado al proceso revolucionario, Florentino Fernández mantenía relaciones con militantes del Partido Socialista Popular y el Partido Ortodoxo. A través de Julio Trigo, militante ortodoxo, entró en contacto con Fidel y Abel, los que le plantearon la misión de conseguir uniformes, armas y medicinas, las cuales fueron utilizadas en el asalto al Cuartel Moncada.
Tras participar en dicho asalto, fue detenido y sometido a torturas físicas y mentales. Simuló durante los interrogatorios estar enloquecido, lo que le valió para su licenciamiento por incapacidad física.
Entre 1956 y 1958 siguió participando en actividades revolucionarias y clandestinas con el M-26-7.
Luego del triunfo de la Revolución ocupó diversas responsabilidades en el sector de la enfermería, la Contra Inteligencia Militar, la Seguridad Personal y como diplomático, hasta su jubilación en 1985.
Por los servicios que prestó a la Patria, recibió numerosas condecoraciones, entre estas las Medallas Combatiente de la Lucha Clandestina, las conmemorativas por 10, 20, 30, 40, 50 y 60 Aniversarios de las FAR y la 50 Aniversario de los Órganos de la Seguridad del Estado. Era militante del Partido Comunista de Cuba.
Atendiendo a la decisión familiar, su cadáver fue cremado y sus cenizas fueron depositadas transitoriamente en el Panteón de los Veteranos de la Necrópolis de Colón hasta su traslado al Mausoleo de los Mártires de Artemisa, donde recibirá los honores correspondientes.descarga (5)

#TodosMarchamos Che sigue siendo el hombre más temido por el imperialismo

El Che vive, porque lo hacen vivir los revolucionarios del mundo
Autor: Oscar Sánchez Serra | oscar@granma.cu
8 de octubre de 2016 00:10:38
Ernesto Che Guevara
Foto: Archivo
Hace 49 años un vil asesino a sueldo, un terrorista, dirigido por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, creyó que había matado a un hombre en Bolivia. Pero eso era entonces ya imposible, lo que no sabía ni sabe el sanguinario verdugo Félix Rodríguez Mendigutía es que con su crimen acabó por inmortalizarlo. El Che sigue siendo un reto, un desafío, un valladar infranqueable para el imperialismo.
No se puede matar a un ejemplo, no se puede asesinar a las ideas. El Che vive, porque lo hacen vivir los revolucionarios del mundo. Lo hace presente esta Cuba socialista de 58 años antimperialistas.
«Si queremos expresar cómo aspiramos que sean nuestros combatientes revolucionarios, nuestros militantes, nuestros hombres, debemos decir sin vacilación de ninguna índole: ¡Que sean como el Che! Si queremos expresar cómo queremos que sean los hombres de las futuras generaciones, debemos decir: ¡Que sean como el Che! Si queremos decir cómo deseamos que se eduquen nuestros niños, debemos decir sin vacilación: ¡Queremos que se eduquen en el espíritu del Che! Si queremos un modelo de hombre, un modelo de hombre que no pertenece a este tiempo, un modelo de hombre que pertenece al futuro, ¡de corazón digo que ese modelo sin una sola mancha en su conducta, sin una sola mancha en su actitud, sin una sola mancha en su actuación, ese modelo es el Che! Si queremos expresar cómo deseamos que sean nuestros hijos, debemos decir con todo el corazón de vehementes revolucionarios: ¡Queremos que sean como el Che!».
Así dijo Fidel el 18 de octubre de 1967, en la velada solemne en su memoria, en la Plaza de la Revolución. Así lo repiten los pioneros en nuestras escuelas. Pero que el Guerrillero Heroico viva no solo pasa por evocarlo, sino por llevarlo hoy a las aulas, a las fábricas, a nuestras relaciones humanas, a la sociedad que construimos, a los procesos que dirigimos.
El Comandante en Jefe al hablar de sus cualidades como conductor, expresó entonces «Che era un insuperable soldado; Che era un insuperable jefe». En la actualidad, Cuba perfecciona su modelo económico y social, con la participación de todo el pueblo y eso exige de directivos con atributos de guía como los que él dejó explicados en un artículo, El cuadro, columna vertebral de la revolución, publicado en 1962, en la revista Cuba Socialista.
«Un dirigente es un individuo de disciplina ideológica y administrativa, que conoce y practica el centralismo democrático y sabe valorar las contradicciones existentes en el método para aprovechar al máximo sus múltiples facetas; que sabe practicar en la producción el principio de la discusión co­lectiva y decisión y responsabilidad únicas, cuya fidelidad está probada», dijo en ese texto.
Muchas veces en cualquier análisis in­vocamos el debate y nos cuesta trabajo es­cuchar o reconocer la opinión del otro. El Che afirmaba que una de las cualidades que debía tener el que dirige, es la de «estar dispuesto siempre a afrontar cualquier de­bate». Para eso el cuadro, debe tener entre sus rasgos distintivos dos que Fidel dijo de él: «Che era un hombre extraordinariamente humano, extraordinariamente sensible».
Raúl, que al decir del propio Co­man­dante en Jefe, fue junto al Che uno de los dos primeros expedicionarios que tuvo el Gran­ma, también ha insistido en ese franco intercambio de criterios. El 18 de diciembre del 2010, en la clausura del Sexto Periodo Or­dinario de Sesiones de la Séptima Le­gis­latura de la Asamblea Nacional del Poder Po­pular, en alusión a la discusión del entonces proyecto de los Lineamientos de la Política Eco­nó­mica y Social del Partido y la Re­volución, expresó: «No hay que temerle a las discrepancias de criterios y esta orientación, que no es nueva, no debe interpretarse como circunscrita al debate sobre los Lineamientos; las diferencias de opiniones, expresadas preferiblemente en lugar, tiempo y forma, o sea, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, siempre serán más deseables a la falsa unanimidad basada en la simulación y el oportunismo. Es por demás un derecho del que no se debe privar a nadie. Mientras más ideas seamos capaces de provocar en el análisis de un problema, más cerca estaremos de su solución apropiada».
Pero no solo en los cuadros ha de vivir el argentino, cubano por derecho y convicción. Si el estudiante, el obrero, el militar, el científico, el intelectual, obra con la misma sensibilidad que él les expresó a sus hijos al decirles «crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza.
Acuérdense que la revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo…», el Che seguirá siendo un desafío para el imperialismo, el hombre más temido. Y ya no lo podrán matar, porque su ejemplo es inmortal.f0069611

Para un revolucionario no existe la derrota, ni la falta de fe.

Fidel en la Sierra
Por: Raúl Capote
A los revolucionarios nadie tiene que convocarlos al combate, a los revolucionarios nadie tiene que decirles lo que hay que hacer, el revolucionario que se siente excluido porque no es convocado, es porque su convicción no es lo suficientemente firme.
De Fidel lo aprendimos. El verdadero revolucionario tiene que estar preparado para combatir en las peores condiciones, para enfrentar la traición, tiene que estar listo para combatir en soledad si es necesario, lo aprendimos de Fidel, recordar el Moncada, Alegría de Pio, Cinco Palmas, porque para un revolucionario no existe la derrota, ni la falta de fe.