Archivo de la etiqueta: Rodrigo Malmierca

¿Cómo realizar donaciones a los cubanos afectados por el tornado?

Cuba. Foto: Marcelino Vázquez Hernández/ ACN.
A viabilizar todas las donaciones que personas naturales o jurídicas deseen hacer para ayudar a los cubanos afectados por el tornado que el 27 de enero causó daños severos en tres municipios de La Habana, instó la víspera el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel.
En el Consejo de Ministros, que desde el lunes se reúne cada noche para seguir de cerca la situación de la capital, Díaz-Canel insistió también en velar porque cada uno de esos recursos llegue a su destino.
Rodrigo Malmierca Díaz, titular del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, informó ante los ministros cubanos que ese proceso está bien estructurado y se ha puesto en función cada vez que el país ha pasado por situaciones similares.
Hoy, a través de su cuenta en la red social Twitter, Malmierca aseguró que el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de la República de Cuba (MINCEX) centralizará la atención a las donaciones desde exterior, siempre apoyado por las embajadas cubanas.
El Gobierno cubano se encargará de organizar el arribo, ingreso —sin pagar aranceles— y distribución de las donaciones de recursos, aseguró.
Asimismo, el Banco Financiero Internacional tiene una cuenta habilitada con el número 0300000005093523 para los interesados en realizar aportes monetarios. También pueden escribir a la dirección electrónica: donacionxlahabana@mincex.gob.cu

Rodrigo Malmierca Díaz

@R_Malmierca

Donaciones desde exterior pueden provenir de gobiernos nacionales o regionales, empresas, ONGs, personas físicas. Lo importante es tramitar el ofrecimiento con antelación vía @MINCEX_CUBA o embajadas para garantizar su entrada al país sin aranceles y su distribuición a afectados.
156 personas están hablando de esto
Rodrigo Malmierca Díaz reiteró que los donativos “pueden provenir de gobiernos nacionales o regionales, empresas, ONGs, personas físicas. Lo importante es tramitar el ofrecimiento con antelación vía MINCEX o embajadas para garantizar su entrada al país sin aranceles y su distribución a afectados”.
“Empresas extranjeras radicadas en Cuba que quieran contribuir con donaciones para afectados por el tornado pueden contactar al MINCEX, sea para aportes en efectivo o materiales”, dijo el ministro en un tuit.
En la información publicada en el sitio web del MINCEX se precisa que los materiales más necesarios son los medios para la recuperación de cubiertas de techo y tanques para depósito de agua.
Mientras, en el territorio nacional, los aportes se canalizan a través del Consejo de la Administración Provincial de La Habana y para el efectivo en moneda nacional se ha abierto una cuenta en el Banco Metropolitano con el número 0598770002953216.

El bloqueo sigue siendo principal obstáculo al desarrollo de Cuba

El titular de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, dijo en conferencia de prensa que las recientes medidas aprobadas por el gobierno de Estados Unidos van en la dirección correcta, sin embargo queda mucho camino por recorrer
Declaraciones a la prensa del ministro de Comercio Exterior y la Inversion Extranjera de Cuba Rodrigo Malmierca. Foto: Ismael Batista

El ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Mal­mierca, reiteró ayer en La Habana que “el bloqueo es el principal obstáculo al desarrollo de Cuba, como lo demuestran los perjuicios que ha provocado a nuestro país, los cuales superan los 121 000 millones de dólares”.
En conferencia de prensa ante periodistas acreditados a la cobertura de la visita del presidente de Estados Unidos Barack Obama a Cuba, dijo que a pesar de algunas medidas emitidas que relajan las restricciones de esa política, no se puede “alcanzar una real normalización de las relaciones” porque el bloqueo sigue vi­gente y están pendientes de solución otros temas “de alta importancia para Cuba, como por ejemplo, la devolución del te­rritorio ocupado por la base naval de Guan­tánamo”.
“Reconocemos que en este último paquete se han introducido cambios importantes en algunos de los temas planteados por la parte cubana en los dos primeros diálogos regulatorios, entre los que destacamos el levantamiento de la prohibición del uso del dólar en algunas transacciones internacionales”, comentó el titular.
Dijo al respecto que la efectividad de esta medida en particular debe ser comprobada en la práctica, “pues las instituciones financieras han sido sometidas a una férrea persecución y se les han aplicado sanciones que superan los 14 000 millones de dólares en los últimos años”.
Acorde con Malmierca, esta norma tiene una mayor implicación en el comercio cubano “pero solo para operaciones que se realicen con otros países, pues persiste la prohibición de utilizar el dólar en las transacciones con empresas estadounidenses, excepto algunos casos autorizados, lo que genera costos adicionales y va en contra del interés de establecer negocios mutuamente ventajosos entre Cuba y Estados Unidos”.
Recordó en ese sentido que medidas aprobadas en ocasiones anteriores “no han sido implementadas, como la capacidad de que entidades estadounidenses provean financiamiento para las operaciones autorizadas de exportación hacia Cuba, excluyendo el sector agrícola”.
En la conferencia de prensa en el hotel Tryp Habana Libre, Malmierca dijo que hay otros temas que, aun cuando están al alcance de las facultades ejecutivas del presidente Obama, no fueron incluidos en el anuncio del pasado 15 de marzo. Puso como ejemplo la imposibilidad de las empresas cubanas de exportar productos y servicios a Estados Unidos, la prohibición a los empresarios estadounidenses de invertir en Cuba, más allá del sector de las telecomunicaciones, y la autorización a los bancos cubanos de establecer relaciones di­rectas con bancos estadounidenses y de abrir cuentas de corresponsalía en estos últimos.
El Ministro insistió en que las normas anun­ciadas “mantienen un sesgo discriminatorio hacia las empresas del sector público, que dado el modelo económico que soberanamente ha escogido nuestro pueblo es la forma principal en la economía nacional”.
La orientación específica hacia determinados sectores, refleja, en nuestra opinión, propósitos políticos, denunció.
No obstante, reconoció que las medidas van en la dirección correcta.
En otro momento destacó que aunque el sector agrícola ha sido uno de los más activos pidiendo el levantamiento de una política que ha sido condenada año tras año por la comunidad internacional, aún existen limitaciones.
Comentó al respecto que Cuba no ha podido acceder a ningún crédito en el sector de la alimentación. “La autorización emitida en el año 2000 para la importación de productos agrícolas y alimentos procedentes de Estados Unidos, permitió la realización de las únicas operaciones comerciales que han podido de­sa­rrollarse, con grandes limitaciones, en ese mercado”.
“Su condicionamiento a la aplicación de estrictas reglas que se alejan de la práctica co­mercial internacional y reducen la competitividad de los productos estadounidenses, han motivado la tendencia decreciente en los volúmenes de alimentos que se importan, cuyos valores entre el 2008 y el 2015 se redujeron considerablemente, de 801 millones de dólares a menos de 200 millones”, acotó.
El titular remarcó que “la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero im­puesto por el Gobierno de los Estados Uni­dos contra Cuba hace más de 50 años, ha prohibido el establecimiento de vínculos de negocios entre empresas cubanas y estadounidenses, incluso con las sucursales de estas en terceros países”.
CUBA NO ES QUIEN DISCRIMINA, SINO LAS PROPIAS LEYES DE EE.UU.
En respuesta a una pregunta de Granma sobre las oportunidades de negocios entre Cuba y Estados Unidos y cuáles son los sectores de interés, Malmierca comentó que la Ley de Inversión Extranjera no distingue el origen del capital, sino que es la propia legislación norteamericana la que discrimina a sus em­presas, limitándolas de participar en negocios con entidades cubanas en otras áreas y aprovechar, con ello, los atractivos de la Mayor de las Antillas como plaza de inversión.
“Los empresarios de todo el mundo, y también de los Estados Unidos, conocen que de nuestra parte no hay restricciones para que vengan a invertir en Cuba”. La única condición —prosiguió— es que nosotros queremos que estas inversiones se dirijan a los sectores que hemos priorizado, a las oportunidades de negocios que hemos identificado, a “temas que hemos estudiado muy bien, porque no queremos improvisar”.
Estamos en la mejor disposición de recibir empresas de todos los países, incluso de Es­tados Unidos, aseveró el titular del Mincex al remarcar que el año pasado Cuba recibió más de cien delegaciones empresariales provenientes del país norteño, y “eso muestra que interés hay”, pero existen restricciones de su parte.
En los paquetes aprobados, se autorizó “la posibilidad de invertir en el sector de las telecomunicaciones. ¿Por qué no autorizar a los que quieren invertir en energías renovables, en hotelería, en prospección petrolera?”, cuestionó Malmierca, y extendió esa lista a los sectores identificados en la nación antillana en los que se puede operar con capital foráneo, que son 12 en total.
A la interrogante de este rotativo acerca de cuánto ayudaría a nuestra economía y cómo se visualizaría esta en un escenario sin bloqueo, ponderó que “tendríamos una posibilidad real de que las empresas de todos los países, incluyendo los Estados Unidos, puedan invertir con mayor facilidad en Cuba, y nosotros queremos diversificar al máximo nuestras relaciones económicas internacionales. No queremos de­pender de un producto o de un solo mercado, mientras más diversa sea esta relación, estaremos en mejores condiciones de avanzar hacia el desarrollo económico”.
El sector de negocios de Estados Unidos debe tener la posibilidad de acceder al mercado cubano, de igual modo que lo hacen los empresarios del resto del mundo, dijo.
El titular destacó el potencial existente para hacer negocios entre ambos países e informó al respecto que “más de 20 empresas cubanas han identificado intereses comerciales de im­portación en el mercado estadounidense”.
“Las empresas exportadoras cubanas se­guirán promoviendo bienes y servicios de reconocido prestigio internacional que consideramos tienen posibilidades de acceder al mercado estadounidense”, afirmó.
Dijo además que ya hay varios acuerdos de negocios adoptados entre empresas cubanas y estadounidenses en materia de comunicaciones y correo postal, por lo que se espera que en los próximos días se den a conocer “otros negocios o protocolos de intención asociados a la operación hotelera y de cruceros, así como al comercio de equipos y componentes para el sector eléctrico, la transportación aérea y la asistencia médica”.
Rodrigo Malmierca señaló que Cuba ha ampliado los vínculos económicos con el mun­do y mantiene relaciones comerciales con más de 75 países; “hemos definido como política que debemos continuar diversificando nuestros socios y estamos trabajando de manera permanente en ese sentido”.
Aseguró al respecto que para atraer inversión extranjera se han dado pasos como incrementar la autonomía del sector empresarial cubano y ampliar el papel del sector no estatal.
“Se ha ido restableciendo paulatinamente la confianza de los empresarios en el mercado cubano, a partir del estricto cumplimiento de los compromisos financieros asumidos por Cuba. Recientemente se llegó a un Acuerdo con el Grupo Ad hoc del Club de París y se han ido firmando los acuerdos bilaterales con los países acreedores”, subrayó Malmierca.
Por otra parte, confirmó que este lunes 21 de marzo se efectuará un foro de negocios convocado por la Cámara de Comercio de la República de Cuba, como parte de las actividades que se desarrollan en el contexto de la visita del presidente Barack Obama.
“Las palabras inaugurales de este evento estarán a cargo del presidente de la Cámara de Comercio Orlando Hernández Guillén y la miembro del gabinete María Contreras-Sweet, encargada de la Administración de Pe­que­ños Negocios de los Estados Unidos”, anunció Mal­mierca.
Según el Ministro, en el foro participarán “empresas estadounidenses, empresas pú­blicas cubanas y el sector no estatal de nuestro país, representado por cooperativistas y trabajadores por cuenta propia. Se realizarán paneles sectoriales para la promoción de las oportunidades de negocios; se espera que el presidente Barack Obama realice una intervención y tanto la Secretaria de Co­mer­cio Penny Pritzker como yo haremos uso de la palabra”.
El titular recordó que junto al presidente Obama viajó una importante representación de líderes empresariales estadounidenses.
“Esperamos que sea una ocasión propicia para que establezcan vínculos con las empresas cubanas, aumenten su conocimiento sobre las oportunidades que ofrece el mercado cubano y puedan sumarse en su país a la campaña por la total eliminación del bloqueo”, aseguró.

Recibe John Kerry en Washington a ministro Malmierca

 

Creado el Jueves, 18 Febrero 2016 19:58 | Tomado de PL

La Habana, 18 feb (ACN) John Kerry, Secretario de Estado norteamericano, recibió hoy en Washington a Rodrigo Malmierca, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba y a miembros de la delegación que lo acompaña, reportó Prensa  Latina.

El encuentro tuvo lugar en la sede del Departamento de Estado, durante la última de las cuatro jornadas de trabajo de la representación cubana, que integran directivos del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, la Cancillería, el Banco Central, la Cámara de Comercio y empresas.

Malmierca y sus acompañantes cumplen aquí una amplia agenda, marcada por su participación en eventos y reuniones con funcionarios y líderes de compañías estadounidenses.

La reunión con Kerry se produjo pocas horas después del anuncio de la Casa Blanca del viaje del presidente Barack Obama a Cuba, el 21 y 22 de marzo.

En los últimos dos días, sesionó en el Departamento de Comercio el segundo diálogo regulatorio entre ambos países, un mecanismo creado para avanzar en los vínculos comerciales, a partir de las medidas ejecutivas de Obama para modificar el bloqueo impuesto a la mayor de las Antillas.

También se reunió el Consejo de Negocios Estados Unidos-Cuba, en la Cámara de Comercio, y el Consorcio Cuba, en el Instituto estadounidense de la Paz.

Durante los foros y encuentros se ratificó la voluntad de La Habana y Washington de avanzar hacia la normalización de las relaciones y el interés de las empresas estadounidenses en hacer negocios con la mayor de las Antillas.

El ministro cubano insistió en que el bloqueo económico, comercial y financiero vigente constituye el principal obstáculo para los vínculos.

Malmierca reconoció los paquetes de medidas anunciados por Obama en el último año para modificar el cerco, pero los consideró limitados en su impacto sobre las sanciones, a partir de la continuidad de la prohibición a Cuba de emplear el dólar estadounidense en las transacciones y la persecución financiera, entre otras acciones.

Malmierca en la Cámara de Comercio de EEUU: Comienzan los encuentros de trabajo en Washington (+ Fotos )

 

16 febrero 2016

Encuentro en la Cámara de Comercio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

WASHINGTON.-En una ciudad bajo la lluvia helada, después de un día de tormenta de nieve, directivos de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos recibieron a Rodrigo Malmierca, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, en la sede de esta institución centenaria.
Myron Brilliant, Vicepresidente Ejecutivo y Jefe de Asuntos Internacionales; Jodi Bond, vicepresidenta para las Américas, ambos de la Cámara estadounidense, y Carlos Gutiérrez, presidente del Consejo de Negocios EEUU-Cuba, dieron la bienvenida a Malmierca y a la delegación que lo acompaña, integrada por altos funcionarios del gobierno cubano, el Banco Central, la Cámara de Comercio de Cuba y empresarios de la Isla.
La Cámara de Comercio de Estados Unidos es considerada la mayor federación empresarial del mundo; agrupa a más de 3 millones de empresas de diversos sectores, regiones y tamaños, y desde hace más de 15 años ha manifestado públicamente su desacuerdo con las sanciones estadounidenses contra Cuba. A partir del 17 de diciembre de 2014, ha apoyado el proceso de normalización de las relaciones comerciales con Cuba.
Malmierca y su delegación sostienen un encuentro privado con la Junta directiva del Consejo de Negocios EEUU-Cuba, en uno de los salones de la Cámara, y acto seguido se instalará la segunda reunión de este Consejo -la primera transcurrió en La Habana, durante la Feria Internacional. En la tarde hará una intervención oficial sobre las relaciones y las perspectivas del acercamiento bilateral,  ofrecerá una conferencia de prensa, a la que han sido convocados los principales medios de este país.
Durante un almuerzo de trabajo, Myron Brilliant aseguró que Cuba y EEUU tienen todavía mucho por hacer en términos comerciales, “pero nos va mejor cuando hablamos entre nosotros”. El Embajador cubano José Ramón Cabañas agradeció la cálida acogida a la delegación de Cuba, y aseguró que este es un día histórico: por primera vez visita un Ministro de Comercio cubano está en Washington, mientras en La Habana se encuentra un Secretario de la administración estadounidense, en este caso el de Transporte,  Anthony R. Foxx.
Cabañas anunció que el Ministro cubano también conversará con el presidente de la Cámara, Thomas Donahue, quien ha sido un firme defensor del comercio con la Isla con la isla y del levantamiento del bloqueo.
Cubadebate inauguró sus transmisiones por Periscope, un servicio de la red social Twitter que permite la emisión en directo. Numerosos usuarios de este servicio saludaron la llegada de Malmierca a Washington y se mostraron esperanzados porque la visita avance hacia el levantamiento del bloqueo de los Estados Unidos a la Isla.

Malmierca le habla a los miembros de la Cámara de Comercio de EEUU

Rodrigo Malmierca habla a los miembros de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, en Washington. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

En un almuerzo de trabajo con directivos de la Cámara de Comercio, a la que asistieron importantes funcionarios de la administración de Barack Obama, Malmierca reiteró que el bloqueo de Estados Unidos a la isla representa el principal obstáculo para el comercio entre los dos países.
“Eliminar el bloqueo es vital para poder progresar en el comercio entre ambos países y generar más oportunidades de negocios”, aseguró en un discurso pronunciado en inglés y en tono distendido. Cuando fue anunciado, junto con la delegación que lo acompaña, los presentes lo recibieron de pie y con un aplauso cerrado.
Cubadebate@cubadebate
Rodrigo Malmierca: Comenta las perspectivas de los negocios con #Cuba. https://t.co/Aoecs0eQvW
12:55 – 16 de Feb de 2016
La eliminación del cerco económico, comercial y financiero vigente por más de medio siglo sería algo muy positivo para ambas naciones, añadió Malmierca, que explicó las limitaciones que tiene Cuba para poder comerciar con Estados Unidos e hizo un recuento de las transformaciones que está viviendo hoy la economía en  Cuba, con un proceso de actualización del modelo previo a una amplia consulta popular.
Antes de intervenir Malmierca en el Salón de las Banderas de la Cámara, usó la palabra el Presidente del Consejo Empresarial Estados Unidos-Cuba (USCBC), Carlos Gutiérrez, quien aseguró que “mientras haya sanciones (de EEUU), Cuba no podrá comerciar con total normalidad”.
El embajador de Cuba en los Estados Unidos José Ramón Cabañas, quien también usó de la palabra, destacó la importancia que tiene para ambos países aprender uno del otro mientras avanzan las relaciones y dio las gracias a la Cámara para “estar en la vanguardia de este diálogo cuando no estaba de moda”.
Cabañas aseguró que este martes es un “día histórico”, porque es la primera que vez un ministro cubano está en Washingto a la vez que un Secretario estadounidense en La Habana. (Anthony Foxx ha firmado en la Isla, esta mañana, un memorando de entendimiento para regularizar los vuelos directos entre los dos países).
El propio Malmierca comentó la importancia de este hecho, en conferencia de prensa junto a Jodi Bond, vicepresidenta para las Américas de la Cámara. Para llegar a Washington, dijo el Ministro, demoró 8 horas, vía Panamá, porque no hay vuelos regulares directos y ciertas normativas impiden que autoridades de la Isla vuelen en los charters que hacen la ruta a Miami. “Esto va a ayudar a una mejor comunicación”.
Aprovechó la oportunidad para darle la bienvenida al acuerdo ratificado hoy en La Habana para restablecer los vuelos comerciales regulares entre ambos países, suspendidos desde hace cinco décadas, y la reciente licencia del Departamento del Tesoro de EE.UU. que permite a una empresa Alabama abrir una fábrica de tractores en la Zona Especial de Desarrollo del Puerto del Mariel, un hecho sin precedentes desde el inicio del bloqueo económico y financiero contra la Isla, y que debe contar la aprobación de las autoridades cubanas.

Malmierca rodeado por los periodistas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Cuba no va a discriminar a las empresas estadounidenses que quieran comerciar con la Isla, añadió Malmierca, y  enfatizó que el principal obstáculo para tratar de lograr una mejor relación comercial con Estados Unidos seguía siendo el bloqueo.
Añadió que los cambios promovidos por la administración de Barack Obama para aumentar los viajes a la Isla y estimular el comercio son positivos, pero el Presidente tiene prerrogativas para ampliar estas medidas.
“Las prerrogativas que el presidente de Estados Unidos tiene, van más mucho más allá de lo que se ha hecho hasta ahora”, dijo y amplió: “Por ejemplo, no podemos usar el dólar en nuestro comercio exterior… Cuando vendemos níquel, por ejemplo, tenemos que hacer referencia a precios definidos en dólar, pero tenemos que cobrar en euros o en otra moneda. Es un detalle que dificulta todo nuestro comercio exterior”, añadió
Esta dificultad “no complica el comercio de Cuba con Estados Unidos, sino que complica el comercio de Cuba con el resto del mundo”.
Otra gran dificultad sobre la que el presidente Obama puede incidir, añadió, es en el acceso a créditos para comercio de alimentos.
Por su parte, Jodi Bond, sentada junto al Ministro en la conferencia de prensa, enfatizó: “No podremos hacer negocios y restablecer una relación normal con Cuba a menos que las sanciones sean eliminadas”.
El Ministro cubano, cuya visita transcurrirá hasta el próximo jueves, recordó que mañana comienza una segunda ronda de reuniones del diálogo regulatorio EEUU-Cuba,  y reconoció que “necesitamos concretar los negocios. Tenemos que mostrar que hay cosas que están sucediendo”.
Malmierca y la Secretaria de Comercio de EEUU Penny Pritzker, quien visitó a Cuba en noviembre pasado, inaugurarán este miércoles el segundo diálogo regulatorio entre ambos países -el primero tuvo lugar en La Habana-, en el que se revisarán las medidas anunciadas en enero y los desafíos que enfrentan ambos países para el comercio que, como han advertido las autoridades cubanas, debería transcurrir en ambas direcciones.
Las autoridades estadounidenses han expresado que esperan que la delegación cubana explique su sistema económico y la reglas para las transacciones financieras y la importación de bienes y servicios.
“Nuestro segundo Diálogo Regulatorio EEUU-Cuba es otra oportunidad de trabajar directamente con nuestros homólogos cubanos para comprender mejor la forma en que nuestros dos gobiernos y las economías pueden trabajar juntos en apoyo del pueblo cubano”, dijo la Secretaria Pritzker recientemente.

Pesquisa de Granma, a propósito de un comentario de un lector de Cubadebate

Un comentario en Cubadebate nos puso sobre la pista y lo confirmamos en los archivos de Granma: A comienzos de octubre de 1977 se llevó a cabo en Washington una conferencia de hombres de negocios de los Estados Unidos por el levantamiento del bloqueo a Cuba a la que asistió como invitado el el entonces ministro de Comercio Exterior de la Isla, Marcelo Fernández Font.
Jonathan Bingham, un funcionario del Departamento de Estado norteamericano calificó allí el bloqueo como “algo pasado de moda que debería ser terminado sin condiciones previas”.
Fernández, por su parte, aseguró a los más de 70 empresarios norteamericanos que Cuba estaba interesada en desarrollar relaciones comerciales y económicas con los Estados Unidos, pero en condiciones de igualdad, beneficio mutuo, sin restricciones y sin barreras discriminatorias.
Hoy otro ministro de Comercio Exterior cubano se encuentra en la capital estadounidense, esta vez como invitado oficial. El debate, casi cuatro décadas después, es en los mismos términos.

Miembros de la delegación cubana a estas reuniones de trabajo Cuba-EEUU

La delegación cubana está integrada por 15 miembros, entre quienes se destacan
  • Rodrigo Malmierca Díaz, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.
  • Ileana Nuñez Mordoche, viceministra de Política Comercial, Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.
  • José R. Cabañas Rodríguez, embajador de Cuba en los Estados Unidos.
  • Irma Martínez Castrillón, vicepresidenta primera, Banco Central de Cuba.
  • María de la Luz B´Hamel Ramírez, directora de Política Comercial con América del Norte, Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.
  • Orlando Hernández Guillén, presidente de la Cámara de Comercio de la República de Cuba.
  • Rubén Ramos Arrieta, ministro consejero, Embajada de Cuba en los Estados Unidos.
  • Aurelio Mollineda Martínez, director general del Grupo Empresarial de Comercio Exterior (GECOMEX).
  • Alejandro Mustelier Zamora, presidente de Alimport.
  • Nivaldo Puldón Ibarzábal, director general del Banco Financiero Internacional.
  • Alejandro García del Toro, jefe interino del Departamento de Análisis y Asuntos Legales, Dirección General de Estados Unidos, Ministerio de Relaciones Exteriores.
Para descargar las imágenes en alta resolución, visite nuestra página en Flickr

Conferencia de prensa de Rodrigo Malmierca en la Cámara de Comercio de EEUU. A su lado Jodi Bond, vicepresidenta para las Américas, de la Cámara de Comercio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Myron Brilliant (de espaldas), Vicepresidente Ejecutivo y Jefe de Asuntos Internacionales de la Cámara de Comercio de EEUU, dio la bienvenida a Malmierca. Se encontraba también Carlos Gutiérrez, presidente del Consejo de Negocios EEUU-Cuba. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Encuentro en la Cámara de Comercio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Encuentro en la Cámara de Comercio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Encuentro en la Cámara de Comercio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Malmierca se reúne en la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Malmierca se reúne en la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Encuentro en la Cámara de Comercio. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Malmierca llega a Washington: Los caminos son de doble vía o no son. #CubaUs #UsCuba #Cuba

 

Desbloqueando Cuba / Hay mayor distancia entre La Habana y Pinar del Río, que entre el Malecón y el Estrecho de la Florida. Son exactamente 180 kilómetros, que se muestran en el mapa satelital del avión de la Aerolínea panameña Copa, donde viaja a Washington el Ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.
La ruta que lo lleva a Estados Unidos va primero a Panamá y luego retorna sobre sus pasos para dirigirse al Norte. Dos veces sobrevuela la Isla, que obviamente no se ve desde la altura de crucero que ha tomado el avión. Pero se sabe que debajo de la barriga de la aeronave está la ladera meridional del Pico Turquino y no es difícil para un cubano imaginar el vigoroso relieve de la Sierra Maestra, con valles estrechos abiertos entre los contrafuertes montañosos.
Mirando el mapa con un avión en miniatura deslizándose lentamente hacia el Norte por más de cuatro horas, y a unos pasos de donde se sienta el Ministro de Comercio Exterior de Cuba, tampoco cuesta trabajo pensar en la política absurda que ha impedido por medio siglo las relaciones entre nuestro país y Estados Unidos, y de paso, ha entorpecido el paso natural del comercio en toda la región. Nuestra Isla sobre ese mar mira hacia todos los caminos del mundo, como decía el sabio Antonio Núñez Jiménez, pero entre sanciones y cacerías financieras del vecino poderoso, ese enclave privilegiado ha estado bajo asedio por demasiado tiempo. Un cerco que ha sido contra nosotros y contra los demás.
El archipiélago cubano tiene una posición semejante a la del Japón frente a las costas asiáticas y a la de Gran Bretaña frente al continente europeo. El bloqueo le ha impedido no solo a Cuba y a Estados Unidos, sino al mundo, el tránsito por uno de las vías privilegiadas del planeta, “llave del Golfo”, de ahí la importancia estratégica del Puerto del Mariel, que han visitado ministros, gobernadores y senadores estadounidenses en los últimos meses. Recuperar plenamente ese paso que permite la confluencia de los caminos es quizás una de las mayores esperanzas que deja entrever el cambio de la política del Presidente Barack Obama y el inicio del proceso de normalización de las relaciones entre los dos países.
Aunque no es la primera vez que un funcionario cubano de muy alto rango visita Estados Unidos desde el llamado “deshielo” –lo hizo el Canciller Bruno Rodríguez, cuando reabrió la Embajada de La Habana en Washington-, la presencia, por primera vez, del Ministro del Comercio Exterior de la Revolución tiene en vilo a la prensa estadounidense y es bienvenida en Estados Unidos por políticos, funcionarios, empresarios y ciudadanos comunes y corrientes, hartos de hostilidades y avenidas truncas entre las dos naciones.
Incluso, cuando el avión finalmente se posa en la pista del Aeropuerto Internacional Washington-Dulles, a 32 kilómetros del corazón administrativo de los Estados Unidos, se aprecia cierta distensión y relajamiento al recibir al Ministro y a la delegación que lo acompaña. La temperatura está bajo cero, las lomas de nieve bordean la pista y hay pronóstico de nevada para la próxima madrugada. Pero aquí, en este domingo del Día de San Valentin, el ambiente es cálido.

El camino debe tener dos vías o no es camino

Gail Reed, editora ejecutiva de la revista estadounidense especializada en salud, MEDICC.
Gail Reed, periodista estadounidense y editora ejecutiva de la revista especializada en salud, MEDICC (Medical Education Cooperation with Cuba), ve con optimismo esta visita de Malmierca y el hecho de que se produzca poco después de las medidas anunciadas por el Departamento de Comercio y el del Tesoro, a fines de enero pasado. Ella cree que este tercer paquete de medidas ayuda al portaaviones de pueblos que es Cuba anclada en el Caribe y lo que más le entusiasma es que potencialmente podría beneficiar la salud de ambos pueblos.
Pero un camino tiene doble vía o no es camino. Y todavía hay restricciones que influyen negativamente para lograr la cooperación en materia de salud entre Cuba y Estados Unidos”, tema que ella conoce como pocos. “Otros cambios requieren acción del Congreso -asegura-. El más relevante, antes de la eliminación total del bloqueo, es la eliminación de la prohibición de la exportación de medicamentos y equipos médicos a Cuba sin licencias específicas otorgados por el Departamento del Tesoro de EEUU”.
Gail asistirá en Washington al encuentro del Ministro Malmierca con empresarios de Estados Unidos interesados en el comercio con Cuba, y adelanta a Cubadebate algunas de sus impresiones. Está convencida de que la empresa cubana en el ámbito de la salud y la biotecnología podrían beneficiar a los estadounidenses, de levantarse las restricciones vigentes para las importaciones desde Cuba a Estados Unidos.
“En particular, los que padecen de enfermedades crónicas como el cáncer y la diabetes, debido a los productos e innovaciones que Cuba ha desarrollado en este sector –por ejemplo con las vacunas terapéuticas contra el cáncer de pulmón, de cuello y cabeza, y de varios pediátricos. Otro ejemplo, por supuesto, es el de Heberprot-P para el tratamiento de lesiones del pié diabético. En EEUU hay más de 70,000 amputaciones cada año por esta complicación de la diabetes, y mayormente entre las minorías y los pobres. Todavía no tienen acceso a este medicamento cubano -que ha reportado disminuir el riesgo relativo de amputación por más del 70%- por las restricciones de la política actual. Es inaceptable que tengan que seguir sufriendo, sencillamente, y que terminen discapacitados por la política exterior de su gobierno”.
También, reconoce, hay estrategias en el sector salud que han contribuido a los indicadores positivos que muestra la población cubana hoy, aún con limitados recursos, que pudieran aprovechar las autoridades y comunidades de EEUU en función de lograr mayor equidad en salud y mejores resultados para todos. “MEDICC ha comprobado que esto no es teoría, ya que ha trabajado con unas 13 comunidades en EEUU que están tomando iniciativas locales a raíz de sus experiencias en contacto con el sistema nacional de salud en Cuba”, dice Gail.

Cada vez que Cuba y EEUU se reúnen a conversar, los caminos se acercan

Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas, con sede en Washington.
Pocas personas conocen como Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas (CDA), con sede en la capital estadounidense, la difícil trama que mueve los hilos en Washington en el tema de las relaciones Cuba-Estados Unidos, y cuánto afecta el bloqueo a la Isla. A ella acudimos para conversar sobre el contexto en el que se produce esta visita de Malmierca. Por la relevancia de esta conversación la compartimos íntegramente.
-En una nota en nombre del Centro para la Democracia en las Américas (CDA) tras las nuevas regulaciones de los Departamentos de Comercio y el Tesoro, del 27 de enero, usted dice sentirse optimista de que el gobierno hará uso de su autoridad ejecutiva para ir más lejos en las semanas y meses por delante. ¿Exactamente en qué dirección podría avanzar más la administración de Obama a corto plazo?
-En varias reuniones y conversaciones que tuve con funcionarios de la administración Obama, me impresionaron por su compromiso para hacer más y su reconocimiento de que los últimos días del Presidente han llegado –en ellos se mezclan el deseo y la urgencia a la hora de enfrentar los problemas que le esperan. Existe una amplio consenso entre expertos de la legislación y de la política de que el Presidente puede usar sus poderes ejecutivos para permitir viajes no turísticos a los individuos dentro de las reglas people to people; aumentar exportaciones estadounidenses a Cuba e importaciones cubanas a los Estados Unidos; y aliviar a las instituciones financieras de la ansiedad que supone ser objeto de multas si participan en transacciones autorizadas con clientes cubanos.
Las ventajas de hacer esto están claras; será beneficioso para el pueblo de los Estados Unidos y de Cuba, aumentaría actividad comercial, y ayudaría la economía cubana, y así lograr un acercamiento entre nuestros países. Uno de los mayores logros del Presidente Obama en su apertura diplomática hacia Cuba es haber cambiado el enfoque de su política: los intentos de minar la economía y al gobierno cubano, han derivado en acciones que normalizan sus relaciones de tal manera que sirve a los intereses nacionales de los EEUU y beneficia al pueblo cubano.
-Algunos comentaristas han considerado que estas medidas constituyen un paso “gigantesco” en el proceso de normalización de relaciones entre los dos países. Sin embargo, otros consideran que estas regulaciones son limitadas, de difícil concreción y no reflejan una clara voluntad del presidente Obama de blindar con hechos su nueva política hacia Cuba. ¿Cómo lo ve usted?
-Ese cambio de enfoque del Presidente hacia Cuba es de por sí un paso gigantesco. Ahora ha adoptado un camino preciso y paso-a-paso (step-by-step) para lograr lo que él siente que puede lograr dentro de las límites de la ley, en particular las leyes del embargo. Para quienes deseamos la normalización de relaciones, entre los que orgullosamente está el CDA, es importante asumir una perspectiva de largo alcance; cualquier paso individual puede parecer limitado, pero cada cambio en la política vistos de conjunto son audaces y dramáticos comparado con lo que había antes, y deben ser apreciados de esa manera.
-Las autoridades cubanas han expresado que estas medidas se ven dificultadas por la prohibición de utilizar el dólar norteamericano en las transacciones. ¿Tiene facultad el Presidente para cambiar esta regla? ¿Cómo afecta esta circunstancia al empresario estadounidense?
-El Presidente Obama siempre ha operado dentro de la ley; a veces esto ha significado ampliar el derecho de los ciudadanos estadounidenses y los intercambios comerciales con Cuba, y a veces ha significado la aplicación estricta de las regulaciones que están diseñadas para impedir transacciones comerciales y que son consistentes con el embargo. Esto genera temor en muchas compañías norteamericanas, incluyendo instituciones financieras, temor a tratar con consumidores cubanos o a avanzar en contratos con Cuba. Numerosos expertos legales consideran que él tiene la autoridad para cambiar el clima regulatorio en cuanto a las transacciones en dólares y propiciar una actividad comercial más amplia para que empresarios estadounidenses puedan intercambiar con sus homólogos cubanos sin temer a que los vayan a multar. Yo espero que el Presidente tome semejantes decisiones en el tiempo que le queda al mando.
-Diversas fuentes en Estados Unidos han comentado la posibilidad de que el Presidente Obama vaya a Cuba a principios de marzo. ¿Cuál sería el impacto en la isla de una visita del Presidente a La Habana? ¿En Washington? ¿En las elecciones presidenciales y legislativas del 2016?
– He estado viajando a Cuba desde 2001, y jamás he visto semejante emoción en la Isla, al menos cuando se trata de los Estados Unidos, que en los días en que el Presidente Obama y el Presidente Castro se dieron un apretón de manos en el Homenaje a Mandela (en Sudáfrica), o cuando el Presidente Obama citó a José Martí el 17 de diciembre. Lo que el Presidente estadounidense reconoce — a diferencia de sus predecesores– es el valor que los cubanos dan a su soberanía nacional y a la dignidad humana. Él trata a Cuba y al pueblo cubano con respeto — tal como debe ser–, lo que lo aleja de hecho de la política anterior. Éste es la razón por lo cual yo creo que si él visita a Cuba, el Presidente será recibido de forma calurosa por el pueblo cubano, y creo que si realiza esta visita aumentaría el apoyo — ya altísimo — de los estadounidenses a su política hacia Cuba y a todo lo que ha logrado.
-Algunos de los candidatos republicanos para la presidencia del país han criticado la apertura de la Casa Blanca hacia La Habana. Si uno de esos candidatos gana la elección, ¿pudiera darle marcha atrás a esas medidas positivas?
-Mi organización, el Centro para la Democracia en las Américas (CDA), es una institución sin fines de lucro y no toma posiciones políticas frente a la elección. Pero es posible examinar las posiciones de los candidatos sobre la política EEUU-Cuba y concluir que muchos revertirían la política (de Obama). Nosotros creemos que cada vez que un norteamericano visita a Cuba, cada vez que nuestros funcionarios se reúnen para trabajar en los problemas que nos dividían, los argumentos para avanzar en los cambios se fortalecen.
-¿Qué posibilidades hay que el Congreso apruebe legislación este año para eliminar o aliviar el bloqueo?
-Nosotros en el CDA estamos trabajando para fortalecer el apoyo a los cambios del Presidente, defenderlos de las críticas y evitar que puedan ser revertidos, además de educar a los hacedores de políticas y al público sobre la necesidad de completar el proceso de normalización. Estamos orgullosos de que tres veteranos de los viajes del CDA a Cuba — el Senador Klobuchar, y los Representantes Tom Emmer y Kathy Castor — están a la cabeza de los esfuerzos en el Congreso estadounidense para revocar el embargo. Es nuestra esperanza de que esta legislación reciba un creciente apoyo en el Congreso ahora, y nos enfocamos hacia 2017 para alcanzar los votos que permitan revertir el embargo de una vez y por todas.
-El año pasado llegaron 145 000 visitantes de EEUU a Cuba. ¿Cuál ha sido el impacto en EEUU de tantos estadounidenses haber visto a Cuba con sus propios ojos?
-He tenido la suerte de haber organizado varios viajes a Cuba para 112 miembros del Congreso y veteranos asistentes de congresistas, dos gobernadores estadounidenses, más de 50 empresarios privados y cientos de líderes dedicados a la filantropía, asuntos femeninos y de las artes para examinar directamente los impactos de la política norteamericana en el el pueblo cubano. Puedo hablar del efecto que esto tuvo en ellos. Casi todos los que nosotros hemos llevado han regresado a los Estados Unidos con mayor admiración hacia el pueblo cubano, con una mayor comprensión del gobierno y la historia de Cuba, y el deseo de acabar con el embargo y normalizar las relaciones. Más que todo, nuestros viajeros concluyen que, para cualquiera que viva en los EEUU, debería ser totalmente legal la visita a Cuba en sus propios términos, sin tener que rogarle al gobierno estadounidense. Ellos quieren libertad para viajar a Cuba.
Quizás también le interese: