Archivo de la etiqueta: Rosa Maria Paya

Cazando mentiras: Un tuit perverso a lo Payá. #FakeNews #Cuba

La muchachita predilecta de Luis Almagro, la contrarrevolucionaria
Rosa María Payá, anda azuzando las redes hace unas horas con un mensaje bien alarmista: Cuba prepara a jóvenes reclutas para partir hacia Venezuela.
Así decía su tuit de la tarde del martes:
Ridícula y perversa la favorita de Almagro. Su descarada manipulación, que va secundada de ladridos vociferantes de obsesos escuálidos venezolanos y miameros, tiene un pequeño detalle: la supuesta planilla de reclutamiento de jóvenes soldados para ir a Venezuela es una de las miles de hojas de firmas que circularon en el país en solidaridad con Venezuela y que firmaron en unos días mas de 3 millones y medio de cubanos, entre ellos, jóvenes de las FAR y el MININT.
Otro detalle, que nos señala un lector, los números de carnet de identidad que se ven en esta famosa planilla empiezan con números entre los 50 y los 60, es decir, son firmas de cubanos con 50 o 60 años que hace ya bastante tiempo pasaron su etapa de Servicio Militar.
De poca vergüenza y escrúpulos están hechos estos adversarios. Pero la mentira tiene piernas cortas. Esta muchachita es una buena hija de Washington.
Tomado de: Cubadebate

Rosa María Payá un símbolo de anexionismo yanqui.

Por Arthur González.
Quienes desconocen la historia de Cuba y su anti imperialismo, pecan. Ese es el caso de Rosa María Paya Acevedo, joven que cambió su amor paternal por el dinero de los que quieren ver a su país sometido, especialmente los miembros de la mafia terrorista anticubana de Miami y la ultra derecha estadounidense.
Su padre ingeniero electro mecánico, siempre trabajó para el gobierno revolucionario, a pesar de ser cabeza del Movimiento Cristiano de Liberación, grupúsculo contrarrevolucionario al servicio de Estados Unidos, quien murió en un accidente de tránsito cuando viajaba junto al español Ángel Carromero, líder de la juventud del Partido Popular y el sueco Jens Aron Modig, miembro del Partido Socialcristiano sueco.
El auto fue rentado por Carromero, amante de conducir a exceso de velocidad, y por eso se salió de la carretera cuando se dirigía a la ciudad de Bayamo, provincia oriental Granma, estrellándose contra un árbol, muriendo Payá y el también “disidente” Harold Cepero.
El motivo del viaje era repartir 4 mil 500 dólares enviados por Esperanza Aguirre del PP, destinados a crear grupos políticos juveniles en Cuba.
Posteriormente, Rosa María contactó con diplomáticos estadounidenses en La Habana y aceptó fabricar una versión falsa de la muerte del padre acusando a la Revolución, a cambio de ser beneficiada con un visado de refugiados políticos para ella, su madre y dos hermanos.
Al llegar a Miami fue llevada de inmediato ante Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y el senador Marco Rubio, encargados de tejer la versión deseada de los hechos y fabricarle una imagen internacional, con el propósito de convertirla en una “líder juvenil” contra la Revolución.
Fue así como pudo visitar varios países latinoamericanos y ser recibida por presidentes y altos funcionarios gubernamentales, además de asistir al Parlamento europeo y ser atendida por representantes de partidos de derecha, como parte del diseño construido por Estados Unidos.
Para darle cierta relevancia que justificara sus viajes, le crearon el cargo de presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, permitiéndole recorrer parte de Europa y América Latina, cumpliendo el plan de trabajo trazado por especialistas yanquis en guerra psicológica y subversión.
Pero en la era de Internet es imposible ocultad la verdad y confundir a millones de personas que ven a diario sus estrechos vínculos con personajes de la mafia terrorista anticubana y políticos ultraderechistas, que responden a las órdenes del Departamento de Estado y la CIA.
Entre ellos está Luis Almagro, secretario general de la desprestigiada OEA, José María Aznar, ex presidente español al servicio de Estados Unidos y de Miami, Felipe González, viejo agente de la CIA denunciado por Alfredo Grimaldos, en su libro “La CIA en España”; la ex presidenta de Panamá Mireya Moscoso, quien liberó al asesino terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladora de un avión civil cubano donde murieron 73 personas, autor de actos terroristas en hoteles cubanos y miembro del equipo que planeaba asesinar a Fidel Castro durante un acto en la universidad de Panamá, y otros personajes con similares currículos.
Si esa es la persona que pretende que los jóvenes cubanos y el pueblo en general, la apoye para desmontar el socialismo, de antemano tiene garantizado el repudio total, porque la sangre inocente derramada no se le olvida a ninguno de los millones de cubanos dignos.
Para manchar aún más la imagen de Rosa María, le han orientado entregar un inventado premio con el nombre de Payá Sardiñas, a casi treinta exjefes de Estado y de Gobierno, bajo el pretexto de la falsa defensa de la democracia en la región.
Con solo leer sus nombres ya tienen asegurado el rechazo de millones de personas, pues todos poseen una larga historia cargada de acciones repudiables. Entre esos “galardonados” figuran:
Los expresidentes de Panamá Nicolás Ardito Barletta y Mireya Moscoso; José María Aznar y Felipe González, de España; Belisario Betancur, Andrés Pastrana, César Gaviria y Álvaro Uribe de Colombia; los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox;
Miguel Ángel Rodríguez, Rafael Ángel Calderón y Laura Chinchilla de Costa Rica; del Salvador Alfredo Cristiani; el argentino Fernando de la Rúa; Osvaldo Hurtado de Ecuador; Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti de Uruguay y de Bolivia Jorge Quiroga.
Como muestra de que son los yanquis quienes están tras la medida subversiva contra la Revolución cubana, aparecen como la cara visible de la idea, el dueño del reaccionario Diario Las Américas y el también venezolano Nelson Mezerhane.
Para los entendidos en la sucia política yanqui y conocedores de sus lacayos, no hay necesidad de más explicaciones, pues una joven cubana sin aval de ningún tipo, no es aceptada en esos ambientes, a no ser por indicaciones del Departamento de Estado, quien dirige el ministerio de colonias que conforman los funcionarios antes mencionados.
Estados Unidos nunca ha logrado obtener resultados en sus planes contra Cuba, precisamente porque no tiene personas con prestigio ni reconocimiento social, pero no hacen caso a sus propios diplomáticos en La Habana, cuando remiten a Washington informes secretos, donde afirman:
“Vemos poca evidencia de que las organizaciones disidentes tengan impacto en los cubanos de a pie. Las encuestas informales que hacemos entre solicitantes de visas y refugiados, muestran que las personalidades disidentes o sus agendas son prácticamente desconocidas”.
Los yanquis no cesan de errar con el pueblo cubano, pues no obstante padecer una guerra económica, unida a la mediática, mantiene la unidad a sus ideas y a su independencia, porque como dijera José Martí:
“El pueblo está hecho de hombres que resisten y hombres que empujan”.

Derecha terrorista de Miami sufraga provocaciones en La Habana

 

Por Arthur González

A los terroristas anticubanos de Miami no les bastan 58 años de fracasos en sus acciones contra Cuba y, como hay mucho dinero que ganar, continúan con sus provocaciones contra la Revolución, con cierto respaldo mediático de algunos libelos que se prestan para hacerles el juego y cobrar algunos dólares, en una de las ciudades más endeudadas de los Estados Unidos.

Es así como el pasado 20.12.2017, Rosa María Payá Acevedo, quien dice ser una “perseguida política”, pero con residencia en Cuba, relató ante algunos periodistas de Miami, una supuesta historia de detecciones en la isla, en nada comparables con los actuales sucesos acontecidos en Argentina y Honduras, de los cuales ella ni menciona.

El manipulado hecho resultó ser una burda provocación efectuada en la Habana, y sufragada desde el exterior, por la cual Rosa María Payá denunció la detención de ciertos artistas, en la que una vez más estuvo presente la artista plástica de origen cubano, Tania Brugueras, residente en New York, quien viaja a menudo a Cuba para organizar acciones similares en la vía pública, a fin de provocar a las autoridades y justificar el dinero que recibe por ejecutarlas.

Otros llamados artistas son atraídos por ella para tales actos, con la intensión de que Rosa María Payá pueda evidenciar que emplea bien el dinero que recibe de la mafia anticubana, entre ellos el Senador Marco Rubio, quien la aúpa y le ofrece un fuerte respaldo para su malogrado proyecto Cuba Decide.

La provocación ideada consistía en llevar a cabo una inventada obra de teatro “independiente” del gobierno, pero dependiente de los dictados de Miami, en la que Iris Ruiz, protagonizaría un monólogo, titulado “Psicosis”.

Por supuesto que todos sabían de antemano el resultado, pues los cubanos no se dejan provocar, ni aceptan los desordenes públicos.

Tanto la Brugueras como Iris Ruiz y otros cuatro asalariados, fueron conducidos a la estación de la policía, donde después de levantadas las actas fueron liberados sin golpes, lesiones por gases lacrimógenos o por potentes chorros de agua, como sí sucede en Estados Unidos, España, Francia, Argentina y Honduras, cuando los trabajadores salen masivamente a las calles a protestar por la pérdida de sus puestos de trabajo, el alza de los impuestos y otros reclamos populares.

El inventado proyecto Cuba Decide, no tuvo el menor impacto en Cuba durante las recientes elecciones, ni fue apoyado por el pueblo. Siguió el mismo destino que miles de otros que a lo largo de 58 ha fabricado la CIA, en su obstinado esfuerzo por destruir el socialismo cubano.

Ante el vil asesinato de Berta Cáceres, líder indígena Lenca en Honduras, defensora de los derechos humanos desde hace 20 años, galardonada en abril del 2015 con el Premio Medioambiental Goldman, y del secuestro y asesinato del joven Santiago Maldonado, de la comunidad mapuche argentina, desaparecido durante 78 días después de ser detenido por efectivos policiales, ni Rosa María, ni Tania Brugueras, y menos aún la mafia terrorista de Miami, alzaron sus voces para condenar esos hechos.

Ellas deben convencerse de que en Cuba tales provocaciones contrarrevolucionarias no avanzan, porque el pueblo las rechaza al conocer muy bien quienes son sus patrocinadores y los fines que persiguen.

Que nadie en Miami se equivoque con los cubanos, porque como afirmó José Martí:

“Siempre es poderosa la voluntad de un pueblo que lucha por su independencia”.

Guillermo Fariñas acusa a Rosa María Payá #Cuba

guillermo-faric3b1asrosa-maria-aznar

Publicado el mayo 16, 2016 por micubaporsiempre
guillermo fariñasPor Arthur González.
Que la “disidencia” cubana no tiene unidad es algo sabido e incluso informado al Departamento de Estado y a la CIA por los diplomáticos estadounidenses acreditados en La Habana, en sus cables confidenciales conocidos gracias al sitio WikiLeaks; pero en días pasados la situación ha ido un poco más lejos.
De acuerdo con noticias publicadas en Internet, el pasado 25 de abril de 2016 en la ciudad de Santa Clara, durante una reunión del llamado Foro Anti totalitario Unido (FANTU), que nadie conoce en Cuba, Guillermo – “El Coco”- Fariñas Hernández, Premio Sajarov 2010, y cabecilla de ese engendro financiado desde Miami, afirmó ante una docena de sus asalariados que: “las 10 mil firmas recogidas por Rosa María Payá Acevedo y entregadas a la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba para solicitar un cambio a la constitución, son falsas”.
Rosa María es hija de Oswaldo Payá Sardiñas, muerto en un accidente de tránsito en una carretera del oriente cubano, cuando el español del Partido Popular, Ángel Carromero, conducía a exceso de velocidad mientras repartían por todo el país miles de euros para mantener a la llamada “disidencia”.
El fallecimiento de Payá Sardiñas, fue aprovechado de inmediato por su viuda e hija para sacarle partido, vendiéndose ante los diplomáticos de la misión de Estados Unidos en La Habana como “víctimas” del régimen.
A cambio de iniciar una fuerte campaña mediática contra el Gobierno, el Departamento les concedió aceleradamente un visado de “refugiadas políticas” para ellas y los dos hijos hombres del difunto.
A su llegada Miami, el senador Marco Rubio apadrinó a la joven para hacer campañas contra Cuba y de inmediato fue enviada, con los gastos pagados, a Europa y América Latina para difamar a su país y recaudar cientos de dólares y, tristemente, vivir de la muerte de su padre.
En prueba fehaciente de la falsedad de su persecución política, Rosa María regresa a Cuba cada cierto tiempo, para no perder sus propiedades en La Habana, sin confrontar el más mínimo contratiempo con las autoridades, a pesar de realizar acciones provocativas, entre ellas la entrega de las supuestas 10 mil firmas para que se ejecute un referéndum contra el Estado revolucionario.
Según El Coco Fariñas, viejo “opositor” y amigo íntimo del asesino terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladura del avión civil cubano donde murieron 73 personas, “resulta imposible que ella haya recaudado esa cantidad de firmas sin contar con apoyo de la oposición, al menos sin el apoyo del FANTU”.
Agregó Fariñas, que por tal motivo las firmas son falsas o forman parte de las que fueron recopiladas por su padre hace casi 20 años, cuando estaba en su apogeo el diseño del Proyecto Varela, creado por especialistas en subversión del gobierno de Estados Unidos y que resultó un rotundo fracaso por la ausencia de apoyo popular y de los mismos grupos contrarrevolucionarios.
Rosa María durante la vida de su padre, no formaba parte de ninguna agrupación “opositora”, estudió sin dificultades en la Universidad de La Habana y solo después de su muerte se dio a la tarea de buscar como empleo jugoso dedicarse a ser “disidente” en los EE.UU.
Con el asesoramiento yanqui, creó un grupito que denomina “Cuba Decide”, el cual no es bien visto por la contrarrevolución interna de la isla, como tampoco lo fue el Proyecto Varela, al olfatear que solo busca dinero y hacerse de un nombre desde una cómoda posición en el exterior.
En La Habana, Rosa María solo tiene el apoyo de una amiga, nombrada María de Lourdes Mariño Fernández, vinculada al Centro Loyola, ubicado en los locales de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, quien fungiendo como gestora interna en la isla de “Cuba Decide”, organizó el pasado mes de noviembre un evento para debatir la situación cubana sobre el tema de los nuevos trabajadores no estatales.
rosa maria aznar
Mientras Fariñas acusa a Rosa María, ella logró el apoyo de la mafia terrorista anticubana y hace unos días ofreció una cena en la llamada Torre de la Libertad, para recaudar más dinero a costa de promesas para lograr un cambio en Cuba, viejo pretexto empleado desde 1959 para enriquecerse, como lo hicieron los que allí viven de ese cuento.
Ante situaciones como estas, recordamos a José Martí cuando dijo:
“Los débiles tienen una gran fuerza: solo la compasión que inspiran”.
Tomado de: https://heraldocubano.wordpress.com/2016/05/14/guillermo-farinas-acusa-a-rosa-maria-paya/

Rosa María Payá: Cruzando la línea de falsaria a cómplice de terroristas.

RositaRosa PayaRosa María Payá está en Cuba. No quiero hablar sobre los motivos manipulados sobre su presencia en el país. Me limitaré a reflexionar sobre sus nuevas andanzas que la han alejado del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL) y le han orientado a mezclarse con personajes de extrema derecha, vinculados inobjetablemente a eventos terroristas, lo cual desdice su supuesta cristiandad.
Sucedió en República Dominicana durante su visita realizada a la misma entre los días 10 y 11 de enero. Llevaba dentro de sus planes la intención de impulsar su nuevo proyecto contrarrevolucionario basado en un “plebiscito vinculante”, derivado de sus irreconciliables contradicciones con la actual dirigencia del MCL –en particular con los representantes del mismo en Europa– y que, incluso, le han llevado a apartarse de los vínculos familiares con su tío: Carlos Alberto Payá Sardiñas. ¿Qué hay realmente detrás de esta postura? Sin lugar a dudas una búsqueda de visibilidad mediática internacional, desenfrenado oportunismo y la dudosa intencionalidad de apalancarse como “líder de la oposición dentro de Cuba”.
Con abierto apoyo de las agencias gubernamentales norteamericanas que promueven la subversión anticubana y sus grupúsculos contrarrevolucionarios radicados en EEUU –particularmente en Miami–, la Payá ha sido bendecida con el apoyo financiero USA y nada menos que por parte del veterano agente de la CIA Frank Calzón.
En esencia, no hay nada novedoso en su nuevo proyecto desestabilizador, condenado al fracaso como otros impulsados por su fallecido padre, Oswaldo Payá –quien falleciera en julio de 2012, junto a Harold Cepero, en un accidente automovilístico provocado por la conducción temeraria de un auto por parte del dirigente de Nuevas generaciones del Partido Popular español, Ángel Carromero– y cuyo deceso ha sido utilizado para estructurar una absurda campaña internacional anticubana destinada a presentar al gobierno de la Isla como responsable de estos tristes eventos.
Luego de victimizarse falsamente como foco de un inexistente acoso de las autoridades cubanas, Rosa, dos hermanos y su madre –Ofelia Acevedo– salieron de Cuba en junio de 2013, gracias al programa de refugiados políticos que les otorgó la entonces representación diplomática norteamericana en La Habana conocida como la SINA.
Hoy Rosa arma un nuevo show al regresar a La Habana, el cual pone en dudas el supuesto acoso y persecución de que dijo ser víctima ella y su familia. Esta extraña refugiada política ha venido a Cuba para participar en una misa en memoria de su padre. Sin embargo, detrás de esta visita, como de la realizada en mayo del 2014, a costa de argumentar infundados “riesgos y peligros” que las mismas implican, está la intencionalidad de visitar in situ las propiedades familiares en la Isla.
Falsaria y de dudosa cristiandad, Rosa María Payá ha vuelto a mentir, dejando a un lado las enseñanzas de La Biblia sobre la mentira: “La lengua mentirosa no es algo que solo Dios odia, es algo que también es una abominación a Dios”.
Pero la Paya ha dado un cuestionado paso en pos de sus ambiciones al convertirse de falsaria empedernida a cómplice de afamados terroristas y ex agentes de la CIA, como es el caso de Félix Toledo Montero, durante la referida visita a República Dominicana. Varias fotos muestran esta nueva amistad de la Payá.

Félix Montero perteneció durante su vivencia en Cuba a una familia de clase media hasta que se marchó a los EEUU en 1960. Luego de ingresar al Army fue reclutado por la CIA, recibiendo entrenamientos conocidos en el manejo de armas de fuego y explosivos, tácticas de contraespionaje, interrogación, supervivencia básica y contrainsurgencia. Fue uno de los miembros de la fracasada Brigada 2506, bochornosamente derrotada en Playa Girón en 1961. Luego de esto, fue enviado por la CIA a Costa Rica con vistas a realizar otra fallida invasión contra Cuba, la cual fue abortada como resultado de la Crisis de los Misiles de 1962.
Montero fue miembro de las fuerzas de operaciones especiales de la CIA que actuó en el entonces Congo belga, durante la presencia en África del Guerrillero Heroico, Ernesto Guevara, con vistas a procurar la captura del mismo. Su misión para cumplir dicho objetivo consistió en torturar salvajemente a guerrilleros para lograr localizar al Che.
A su regreso a EEUU, la CIA le orientó vincularse a la organización contrarrevolucionaria Cuba Independiente y Democrática (CID), convirtiéndose en la mano derecha del cabecilla Huber Matos, quien lo designó su ayudante personal con plenas funciones ejecutivas. Fue jefe militar del CID, encargándose de los entrenamientos de terroristas en una base ubicada en el condado de Hendry, en La Florida, al borde del lago Okeechobee. En estos menesteres, participó en un plan de atentado contra Fidel Castro durante la visita que el mismo realizó a Brasil, así como en las conocidas provocaciones contra la delegación deportiva cubana participante en los Juegos Panamericanos de Indianápolis.
Terrorista converso, se vinculó también a otras organizaciones violentas de triste notoriedad como el PUND y Comandos L. Con las mismas participó en el entrenamiento de terroristas que integraron teams de infiltración que realizaron incursiones dentro de Cuba, realizando sabotajes e, incluso, algunos de ellos asesinaron o hirieron a civiles inocentes.
Amigos como Félix Montero ponen en duda la integridad moral y cívica de Rosa María Payá y hacen válida la cita que versa así: “Dime con quién andas y te diré quién eres”.
Por:Percy Francisco Alvarado Godoy