Archivo de la etiqueta: Unión de Jóvenes Comunistas (UJC)

«No ceder un milímetro en nuestro papel de vanguardia de la juventud cubana»aseguro máxima dirigente de la UJC

Susely Morfa González, miembro del Comité Central del Partido y primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), accedió a responder las preguntas de Granma cuando se encontraba en medio de los preparativos para celebrar este 4 de abril y de varios intercambios con los militantes

Ya lo dijo Fidel: «Creer en los jóvenes es ver en ellos, además de entusiasmo, capacidad; además de energía, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor a la Patria, fe en la Patria! ¡Amor a la Revolución, fe en la Revolución, confianza en sí mismos».

Y esa confianza en lo esencial que es la juventud para sostener y hacer crecer el proyecto de país, la derrocha Susely Morfa González, miembro del Comité Central del Partido y primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Guiada por otra máxima, esta vez guevariana: «La juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía», cuando Susely accedió a responder las preguntas de Granma, se encontraba en medio de los preparativos para celebrar este 4 de abril y de varios intercambios con los militantes.

Entre esencias, logros y proyecciones, transcurrió el diálogo.

–Ante un nuevo aniversario de la ujc, ¿cómo valora el trabajo desplegado durante esta etapa?

–Se ha trabajado bastante y con mucha intensidad, no solo porque las dinámicas propias de la organización impulsan a estar siempre en movimiento, sino además por los reclamos del país ante numerosas tareas que demandan la presencia de los jóvenes, ya sea en el orden político e ideológico, como ha sido el caso de los procesos eleccionarios del Poder Popular o más recientemente la consulta popular de la nueva Constitución de la República y su ratificación en las urnas, por solo citar dos ejemplos de real protagonismo de los jóvenes militantes y no militantes; que en el orden económico, productivo, docente y de los servicios.

«Con respecto a estos últimos, se exhiben aportes concretos en la producción de alimentos, la zafra azucarera, las tareas de higienización y de recuperación ante el paso de fenómenos meteorológicos. A todo ello se debe sumar la labor a lo interno para fortalecer nuestras filas, aumentar el debate, el conocimiento de la historia y el enfrentamiento a la continua subversión, que busca a las nuevas generaciones como su blanco predilecto».

–¿Cuáles son las prioridades de trabajo para este año?

–El proceso del XI Congreso que está iniciando ahora constituye la principal prioridad, porque es un balance necesario y oportuno del trabajo a todos los niveles  e implicará a miles de niños, adolescentes y jóvenes en todo el país

«Otra de nuestras prioridades seguirá siendo el funcionamiento orgánico de la organización y el fortalecimiento del comité de base como lo más importante, activo, dinámico, movilizador y de vanguardia; que desde él se generen las iniciativas, las tareas de choque, el enfrentamiento a cualquier manifestación que debilite la Revolución o afecte los valores que defendemos.

«Se le dará prioridad a la defensa de nuestra ideología y valores en las redes sociales, donde tenemos que estar en la primera fila desmontando las mentiras y poniendo nuestra verdad con argumentos sólidos. Y lógicamente continuaremos atendiendo el desarrollo económico y social y la eficiencia, movilizando y participando de forma activa en todos los sectores».

–¿Cómo fluye el vínculo desde la estructura nacional con las organizaciones de base, la retroalimentación? ¿Qué es preciso perfeccionar en ese trabajo?

–Todo está relacionado con la participación y los diversos encuentros que tenemos con nuestras estructuras en la base. Se suman a ello los intercambios con los miembros de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM).

«Cada mes vamos a centros de producción o ciencia, universidades, unidades militares, hospitales, comunidades. Dialogamos con cientos de muchachas y muchachos, los escuchamos y les trasladamos también nuestros mensajes.

«A esto se une que hemos venido organizando y efectuando con éxito un buen número de activos juveniles con militantes y jóvenes de casi todos los sectores importantes del país; en ellos se discute y se acuerdan soluciones y aportes concretos en materia de eficiencia, de disciplina laboral, de opciones recreativas y de cómo hacer más por el país en cada lugar.

«También participamos en los consejos de dirección de varios ministerios y de los organismos de la administración central del estado, donde llevamos las preocupaciones, planteamientos y sugerencias de los jóvenes. Todo ello sin renunciar a las vías ya consolidadas como son la reunión ordinaria de las organizaciones de base o las asambleas de estudiantes, como espacios naturales para plantear y proponer».

–¿Cómo se comporta la relación de la ujc con otras organizaciones?

–Debo decir que somos una gran familia, la ujc es respetuosa de las iniciativas y las ideas propias de las organizaciones estudiantiles y los movimientos juveniles, pero es a su vez consciente de su papel como conductora política de todas ellas. Estamos en sintonía, sin antagonismos ni contradicciones. Llegamos a consensos.

«No existe una sola tarea que se enfrente en solitario, todos nos unimos para que salga bien un proceso en la feu, un evento en la feem, un festival o una competencia pioneril, una ruta histórica del Movimiento Juvenil Martiano, un congreso de la ahs, una investigación de nuestro Centro de Estudios, una exposición de las Brigadas Técnicas Juveniles o una cruzada artística de la Brigada de Instructores de Arte… En la práctica el vínculo es cotidiano y detallado, con respeto e identidad de intereses. Todo ello destaca la unidad del movimiento juvenil en torno al Partido y la Revolución.

«En relación con el Partido tenemos la enorme satisfacción de contar con su total apoyo y con su sabiduría insustituible; nos sentimos fortalecidos con su conducción, aprendemos de manera permanente de sus experiencias y disciplina. Por su prestigio y autoridad moral es la principal garantía para que nuestro trabajo salga adelante».

–¿Cuáles son hoy los principales desafíos?

–Desafíos son muchos, pero el principal es no ceder un milímetro en nuestro papel de vanguardia de la juventud cubana, de toda ella, de los niños y adolescentes. Que no sea una representación formal, que en verdad sigamos siendo esa organización querida y respetada que cada año ve ingresar a sus filas a miles de muchachas y muchachos que reciben con orgullo su carné de militantes comunistas.

«Tenemos el desafío de estar más preparados, de contar con cuadros más capacitados, de no dejar espacios sin nuestra influencia, de evitar las formalidades o el acomodamiento, de nunca autocomplacernos.

«Debilidades siempre existen, pero si se conocen y se reconocen se pueden convertir en fortalezas. Es una debilidad que un centro con jóvenes no tenga militancia, pero allí podemos crecer y lo haremos; es una debilidad que un comité de base funcione mal o lo haga con formalidad excesiva, pero tenemos métodos para revertirlo; es una debilidad que una indisciplina social o una ilegalidad se cometan donde existan militantes de la UJC que no salen al paso, pero es un combate que se gana con exigencia, con rigor, con sistematicidad; es una debilidad que en un centro el secretario general no sea un partícipe activo, pero estamos trabajando duro para que ese protagonismo sea real.

«Otras debilidades existen a nivel de la sociedad, porque si un joven asume una conducta contraria a nuestros valores eso es para nosotros una debilidad propia, que también nos toca asumir; por suerte no es la mayoría de nuestra juventud, pero nada puede sernos ajeno.

«Eso es lo que perseguimos como empeño mayor, una real motivación por el bien de Cuba, una motivación como generación por aportar, por poder decir dentro de algunos años: “yo fui un joven que puso su grano de arena para que el futuro fuera mejor, que no me quedé sentado al margen de un esfuerzo colosal de todo el pueblo”».

Joven por siempre

Recibió Raúl medalla conmemorativa aniversario 55 de la UJC
Raúl recibe, de manos de Sucely Morfa, la medalla conmemorativa por el aniversario 55 de la UJC. Foto: Estudios Revolución

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, primer secretario del Comité Central del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, presidió este martes la gala político-cultural por el aniversario 55 de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y el 56 de la Organización de Pioneros José Martí, en el teatro Karl Marx.

Foto: Estudios Revolución

Al eterno joven rebelde, quien depositó siempre en los pinos nuevos la confianza en el futuro de la Patria, Fidel Castro Ruz, y al Comandante de la Revolución, Juan Almeida Bosque, entregó el Buró Nacional de la UJC –con carácter póstumo– la medalla conmemorativa por el aniversario 55 de la organización. Asimismo, la recibieron Raúl y José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Sucely Morfa González, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, hizo referencia a las páginas de gloria escritas por la juventud cubana, entre ellas la lucha contra la tiranía de gobiernos corruptos, el enfrentamiento al bandidismo, Playa Girón, la Crisis de Octubre, la Batalla de ideas, el regreso del niño Elián González y los Cinco Héroes.

Foto: Estudios Revolución

«Sabemos quiénes somos, dónde estamos y adónde vamos… Estamos más presentes que nunca. Hay fuerzas de jóvenes en el surco, en nuestros hospitales, en la ciencia, en las aulas, en la cultura, en el deporte, en las fábricas, en las industrias… en la defensa de la Patria», resaltó.

Foto: Estudios Revolución

La también miembro del Consejo de Estado subrayó que la juventud aporta hoy al desarrollo político, social y económico del país; pero resulta necesario seguir consolidando nuestro socialismo y fortaleciendo el funcionamiento de los comités de base. «Sabemos que no todo está ganado. Quedan muchas cosas por hacer… la Revolución ha sido y será una obra de jóvenes».

A la cita asistieron, además, otros miembros del Buró Político, del Secretariado del Comité Central del Partido, de las organizaciones estudiantiles y de masas, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ministerio del Interior, la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, los movimientos juveniles, así como Max Trejo Cervantes, secretario general del Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica.

Las alertas de Fidel están vigentes

Fecha:

17/12/2017

Fuente:

Diario Juventud Rebelde

Aquellas memorables palabras de Fidel en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el 17 de noviembre de 2005, cuando alertaba que, a pesar de los esfuerzos de todos estos años, podíamos perder la Revolución nosotros mismos, si no somos capaces de resolver nuestros problemas, volvieron a despertar la inquietud de los participantes en el 6to. Pleno del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), que la víspera sesionó en la capital.

Parecían dichas ahora mismo, al ser evocadas nuevamente en el Centro de Convenciones de Cojímar, cuando la UJC, las organizaciones estudiantiles y los movimientos juveniles hacían un profundo análisis de su labor en la prevención y enfrentamiento a las indisciplinas, las ilegalidades, las conductas negativas asociadas al consumo de sustancias tóxicas y frente a la subversión política e ideológica.

Tales flagelos, como expresó nuestro Comandante en Jefe, sí pudieran hacer reversible el proceso revolucionario a partir de fallas en el escenario interno. En tal sentido, hay que destacar que la vanguardia política juvenil emprende diversos métodos y formas el combate contra esas nocivas conductas y hechos que, por reiterados han llegado a convertirse en «normales» en más de un sitio.

Según el Informe presentado por Diosvany Pérez Reyes, miembro del Buró Nacional de la UJC, y como también apuntaron varios asistentes al Pleno, en los últimos tiempos se han abierto nuevos frentes de agresión que estimulan por diversas vías conductas ajenas al proyecto social que construye Cuba, y ello demanda de la reflexión y actuación concreta de nuestros niños, adolescentes y jóvenes.

Se dijo que, si bien se evidencia la realización de muchas acciones encaminadas a la prevención y el enfrentamiento, con el objetivo de disminuir la incidencia de estos fenómenos, todavía persisten problemas como la falta de información y de gestiones que respondan a la solución de las causas que propician estos hechos. Las estrategias y los planes aprobados no siempre reflejan los problemas reales del lugar donde se actúa, y en ocasiones el formalismo predomina en el abordaje de los temas de estos fenómenos.

En opinión de Yisel Hernández Barrios, del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, el combate frontal contra las indisciplinas, la corrupción, las ilegalidades, así como la prevención del consumo de sustancias tóxicas no puede ser una tarea más. Todos los días tenemos que pensar cuánto más podemos hacer para cambiar esta situación.

«Para ello urge aprovechar las investigaciones científicas, las estadísticas, las historias de vidas. Tenemos que llegarles a nuestros jóvenes con argumentos y ejemplos concretos para que comprendan el porqué no queremos esa realidad para ellos, y cómo la pérdida de valores éticos y el irrespeto a las buenas costumbres pueden revertirse mediante la acción concertada de todos», agregó.

Otros asistentes apuntaron que los comités de base deben discutir asuntos de esta naturaleza con la calidad, el dinamismo y la hondura que se necesita. Que no se limiten solo a evaluar si ocurrieron hechos en su radio de acción o en su sector, pues se trata de conductas que afectan a la sociedad y que requieren de la unión de todos, especialmente de las nuevas generaciones, quienes tienen que rectificar conscientemente sus comportamientos.

Esos criterios los compartió Luis Ramón Campo Yumar, de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, cuando explicó que los espacios de debate con el estudiantado han sido una vía esencial para enfrentar estos fenómenos dentro de las instituciones educativas y en las comunidades. Pero hay que profundizar y actualizar la situación en cada escenario para trabajar mejor y no retroceder en cultura y civismo.

A dar una máxima prioridad al trabajo en las universidades, con los jóvenes artistas, científicos, deportistas y asociados a las nuevas formas de gestión no estatal, se convocó en los debates del Pleno, pues estos sectores están en la mira de los enemigos de la Revolución, como táctica para desestabilizarla y destruirla, en una etapa de nueva guerra no convencional.

Susely Morfa González, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, destacó que ante estas situaciones hay que seguir conmoviendo a nuestros niños, adolescentes y jóvenes desde los sentimientos y las convicciones, utilizando para ello sus propios códigos comunicacionales. «No se trata de decir que estamos preocupados, sino de hacer cosas concretas, no mediante arengas y consignas vacías, sino sembrando en cada uno la motivación por ser mejores.

«Tenemos que influir con el ejemplo personal y preparar a nuestros dirigentes juveniles, a cada estructura de base y a cada militante, para que enfrenten, inteligente e integralmente, estas y otras complejas problemáticas que se nos presentan a diario».

En otro momento se habló de manifestaciones de maltrato a la propiedad social, el mal uso del uniforme escolar, el consumo de sustancias tóxicas y otros comportamientos indeseados entre nuestros jóvenes, que necesitan de prevención, integración, sistematicidad y  coherencia.

Al resumir los debates del importante tema, Teresa Amarelle Boué, miembro del Buró Político del Partido y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, exhortó a los jóvenes a utilizar su poder de convocatoria y su capacidad transformadora para movilizar a la población y a los diferentes actores de cada comunidad, en el combate frontal a las indisciplinas, que exige rigor e intencionalidad política.

La dirigente consideró imprescindible el activismo de la juventud para comprender que la Revolución cuenta con fuerzas suficientes, dijo, como ustedes, para alcanzar el éxito. Señaló que las nuevas generaciones tienen la misión de preservar y cultivar lo que hace fuerte a este pueblo. Acentuó que los jóvenes sabrán asumir consecuentemente la continuidad de la Revolución y lo harán desde su responsabilidad histórica y desde el estudio, el trabajo y la defensa.

Los 103 integrantes del máximo órgano de dirección de la vanguardia política de la juventud entre congresos también hicieron un repaso de las tareas y los hechos protagonizados por la UJC, las organizaciones estudiantiles y movimientos juveniles, durante este 2017.

Julio César García Rodríguez, funcionario del Comité Central del Partido, apuntó que existe un trabajo en ascenso y una labor más integral y transmitió la favorable opinión de esa instancia política y, en especial, de José Ramón Machado Ventura, su Segundo Secretario, porque la organización consolida su vida interna y quehacer y ensancha su presencia e influencia en todos los espacios donde están los más jóvenes.

La UJC se ha fortalecido, apuntó. Sobresalen en el completamiento y estabilidad de sus equipos de cuadros y al cierre del año con un crecimiento en 460 organizaciones de base y más de 5 500 militantes respecto a 2016, abundó. Destacó el hecho de que más de 8 000 militantes de la UJC ingresaron este año al Partido, como su organización juvenil y la principal cantera para su crecimiento.

García Rodríguez señaló que todavía hay que seguir trabajando más, afianzando procesos, actividades y acciones, y reconoció la labor desarrollada este año por la Juventud. «Nuestra militancia, dondequiera que esté, tiene que llegar, influir, sumar y contribuir a la formación martiana y fidelista de las nuevas generaciones. Hay dos caminos, socialismo o capitalismo. Lo otro es confusión. Estamos seguros de que el camino de la juventud será socialismo y antimperialismo», concluyó.

Homenaje juvenil a moncadistas y expedicionarios del Granma

Asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes recibieron este viernes en la Habana el reconocimiento del Buro Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), de las organizaciones estudiantiles y movimientos juveniles.

El homenaje en ocasión del aniversario 64 del Día de la Rebeldía Nacional devino espacio para que los combatientes de la Revolución Cubana intercambiaran con los dirigentes juveniles y estudiantiles.

Sucelys Morfa González, integrante del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y primera secretaria del Comité Nacional de la UJC ratificó el compromiso de la organización de preservar la Revolución Cubana y ser consecuentes con el legado del Comandante en Jefe Fidel Castro R

La dirigente juvenil explicó a los protagonistas de la gesta del 26 de Julio de 1953 y del Granma, el 2 de diciembre de 1956, acerca del quehacer de los jóvenes cubanos, y muy especialmente de la participación de Cuba en el XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se efectuara en la ciudad rusa de Sochi en octubre venidero, dedicado al Líder de la Revolución Cubana.

Pioneros y Jóvenes confraternizaron con los con los combatientes quienes narraron anécdotas de su participación en las acciones revolucionarias por la libertad de la Patria.

Ernesto González Campos, asaltante al cuartel Moncada visiblemente emocionado, al hablar en nombre de sus compañeros manifestó la confianza y seguridad que la juventud cubana sabrá ser consecuente con la herencia mambisa y rebelde del pueblo cubano.

Eligen delegada directa de la Brigada de la Frontera al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes

 

El segundo secretario de la UJC entrega el reconocimiento a la joven Yaisis Isaac del Río. Foto: Leonel Escalona Furones

La primer teniente Yaisis Isaac del Río, oficial para el trabajo de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en la Brigada de la Frontera, fue electa primera delegada directa del territorio del Ejército Oriental al XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, a celebrarse del 15 al 21 de octubre de 2017 en la ciudad rusa de Sochi.

La joven santiaguera, de 29 años de edad, devenida guantanamera al casarse con un oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), de la provincia más oriental de Cuba, recibió el voto de la mayoría de los 912 militantes que lo ejercieron en esa unidad militar, Orden Antonio Maceo.

«Es un alto honor para mí y un merecido reconocimiento a la labor de los jóvenes de la Brigada de la Frontera, encargados de custodiar el perímetro con la ilegal base naval que el gobierno de los Estados Unidos mantiene en nuestro territorio, hace más de un siglo, en contra de la voluntad de los cubanos», subrayó la licenciada en Ciencias Sociales.

Abundó que su elección entraña el compromiso de ser fieles seguidores de las ideas del Héroe Nacional José Martí y del Líder Histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, al frente de los jóvenes combatientes de la Primera Trinchera Antimperialista de América.

En la ceremonia Ronal Hidalgo Rivera, segundo secretario del Comité Nacional de la UJC, leyó la declaración de la juventud cubana en respaldo al pronunciamiento del Gobierno Revolucionario, tras el anuncio de la política contra Cuba del presidente de Estados Unidos, el pasado 16 de junio. El texto fue apoyado por los soldados, oficiales y trabajadores civiles de la gloriosa unidad.

El acto, celebrado en el Estado Mayor de la Brigada de la Frontera, a pocos metros del enclave militar yanqui, estuvo presidido además por Oreste Hernández Martínez, miembro del Buró provincial del Partido, los primeros secretarios de la UJC