Archivo de la etiqueta: Union de Periodistas de Cuba

Tributo de la Prensa Cubana a Carlos Bastida

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo

La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie
La imagen puede contener: 1 persona, de pie, planta y flor
La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y flor
La imagen puede contener: 7 personas, incluido Tubal Páez Hernández, personas de pie

La Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) rindió homenaje en La Habana a Carlos Bastida Arguello, el último profesional de la prensa asesinado hace 60 años a manos de un sicario del dictador Fulgencio Batista en 1958.

Una peregrinación se realizó hasta el Mausoleo de los Veteranos de la Guerra de Independencia en el cementerio de Colon en la capital cubana, donde se guardan los restos del periodista ecuatoriano.

La general de brigada de la reserva Delsa Esther Pueblas Viltres vicepresidenta de la Asociación de Combatientes de la revolución Cubana ,Aiza Hevia, vicepresidenta primera de la UPEC,Maria Augusta Calle , y Juan Ramón Quintana , embajadores de Ecuador y Bolivia respectivamente encabezaron el tributo.

Una tarja en homenaje al reportero asesinado con 23 años de edad fue colocada por la embajadora ecuatoriana María Augusta Calle y el Premio Nacional de Periodismo 2005 Pedro Martínez Pirez, en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí.
En ambas actividades participo Juan Carlos Caamaño, Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) .

Carlos Bastilla Arguello, que llegó Cuba en 1958, logro ascender la Sierra Maestra y estableció contactos con el Ejército Rebelde, e incluso sostuvo un encuentro con el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Fue colaborador de las primeras emisiones de Radio Rebelde. A través de esta radio de onda corta y bajo el seudónimo de Atahualpa recio se comunicaba con el pueblo cubano y con la lucha del Movimiento 26 de Julio.

Pensaba viajar a los Estados Unidos, para denunciar los crímenes de la aviación de Batista contra los poblados rurales de la Sierra Maestra, cuando lo sorprendió la muerte. El 13 de mayo de 1958 en el bar Cachet, en el Paseo del Prado habanero un agente del Buro de Investigaciones de la Policía Nacional lo tiro al piso con un puñetazo certero y le disparo a la cabeza y al pecho.

Salió enseguida del ocal y se marchó en el auto patrullero en el que había llegado. Era el cabo Orlando Marrero Suarez, alias Gallo Ronco, hombre cercano al general Pilar García, Jefe de la Policía Nacional. Había estado implicado un año antes en el asesinato del senador antibatistiano Pelayo Cuervo Navarro. El asesino huyo el primero de enero de 1959 hacia los Estados Unidos donde encontró refugio.

Del brutal asesinato de Bastida no se publicó una línea en la prensa de la época, sometida a la más férrea censura.

 

#TodosMarchamos Ante actos no meditados

Tomado de Cubaperiodistas.cu

25 de Oct 2016

La Comisión Nacional de Ética esperaba que José Ramón Ramírez Pantoja mantendría su caso en una discreta espera hasta su apelación ante el próximo congreso de la Upec. Sin embargo, ya incluso sin que el tribunal donde presentó una demanda laboral en Holguín, diera a conocer su fallo, Ramírez Pantoja publicó en la web una titulada cronología en lo que, al parecer, pretende sea un suceso de permanente interés en los medios digitales. El hecho evidencia que no suele detenerse a meditar las consecuencias de sus actos. Ahora, divulgó el fallo en su contra del referido tribunal.

La medida disciplinaria adoptada por la Comisión Nacional de Ética, cerraba la susodicha cronología, en la cual apreciamos distorsiones que no responden a la realidad. Es importante aclarar que el hecho de estar separado de la Upec por cinco años NO le impide laborar en un medio de prensa, porque la filiación a la organización es voluntaria y no tiene que ver con lo administrativo y lo laboral.

Así, sin más antecedentes que los citados por Ramírez Pantoja, posiblemente la Comisión Nacional de Ética pueda aparecer ante la opinión pública como un tribunal implacable y Ramírez Pantoja una víctima inocente, incluso ingenua. Esa parece ser la intención.

Nosotros hemos mantenido nuestro dictamen en prudente discreción. Sólo el interesado principal y la Comisión Provincial de Ética de Holguín recibieron una copia. Pero ahora, la Comisión Nacional de Ética ha decidido publicar su dictamen para que se conozcan cada una de los argumentos , apoyados en el espíritu y la letra del Código de Ética del Periodista y en declaraciones y circunstancias que condujeron a nuestra decisión.

Esperamos también sea apreciado igualmente el espíritu constructivo de nuestro dictamen, que modifica la sanción inicial convirtiéndola en temporal en vez de indefinida.

Comisión Nacional de Ética

DICTAMEN DE LA COMISIÓN NACIONAL DE ÉTICA, SOBRE LA APELACIÓN DEL AFILIADO JOSÉ RAMÓN RAMÍREZ PANTOJA

Tras diversos análisis y confirmaciones de los documentos y declaraciones aportados, la Comisión Nacional de Ética (CNE) de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), se reunió el 15 de septiembre de 2016 con el fin de fallar sobre la apelación de oficio de la Comisión Provincial de Ética de Holguín (CPEH) en el caso del afiliado José Ramón Ramírez Pantoja, periodista entonces de la emisora Radio Holguín La Nueva, según establece el Artículo 23 del Reglamento del Código de Ética del Periodista, que expresa textualmente:

“La Presidencia provincial, del municipio especial Isla de la Juventud o ramal, o el ejecutivo de las delegaciones de base, según corresponda, someterán a la Comisión Nacional de Ética los casos en que la propuesta de sanción, resultante del análisis de la recomendación acordada por la Comisión de Ética de base, provincial, del municipio especial Isla de la Juventud o ramal sea la separación temporal, indefinida o expulsión de las filas de la organización. A este fin, deberán dirigir el expediente a la Comisión Nacional de Ética en los cinco días laborables siguientes a la adopción de la referida proposición. En estos casos es inviolable ofrecer información verbal al o a los afiliados involucrados sobre la recomendación elevada a la Comisión Nacional”.

Ramírez Pantoja fue juzgado por la CPEH por haber difundido indebidamente en las redes sociales y empleando medios destinados sólo para su trabajo profesional, la intervención de la periodista Karina Marrón González en el sexto pleno ampliado del Comité Nacional de la UPEC.

José Ramón Ramírez Pantoja, según consta en el expediente, expresó a la CPEH su desacuerdo con la medida de suspensión indefinida.

La CPEH consideró que Ramírez Pantoja incurrió en la violación del artículo 5, del capítulo 1, sobre deberes y derechos, expuesto en el Código de Ética del periodista, y que reza: “En los escenarios mediáticos surgidos con el desarrollo de las tecnologías de la Información y las Comunicaciones, con mayores posibilidades de generar contenidos, el periodista debe reforzar su desempeño ético y responsabilidad profesional en la creación, selección y difusión de los crecientes flujos de información interactiva que circula en red”. Las faltas de este artículo son evaluadas de graves en el reglamento.

Asimismo, guiándose por el reglamento del Código de Ética, la CPEH tuvo en cuenta para dictar su sanción el inciso e) del artículo 6, del capítulo 1: “Violar las disposiciones contenidas en los contratos y normas de los proveedores de conectividad, así como las medidas de seguridad informática durante el uso de estas tecnologías”. Las faltas del artículo 6 son clasificadas como muy graves. Y la formulación general del artículo dice: “El periodista en su órgano de prensa no puede hacer uso de los medios de comunicación y de las tecnologías de la Información y las Comunicaciones en función de intereses personales o familiares con fines lucrativos, ilícitos o inmorales”.

La CNE reconoce que Ramírez Pantoja violó tanto el artículo 5, como el seis. Y debatidos los documentos y argumentos incluidos en el expediente, en particular los descargos y razones de Ramírez Pantoja, y sin presumir intenciones, ni estimar como agravante lo publicado en las redes sociales y otros sitios de la web después de conocido el hecho, la CNE tuvo en cuenta lo siguiente:

Porque ninguno de los directivos o miembros de nuestra organización en Holguín, asistentes a la vídeo conferencia del pleno ampliado del comité nacional de la UPEC, le llamara la atención por grabar a la vista de todos los allí presentes, no implica una tácita aprobación a difundir lo grabado. Grabar estando presente de alguna manera, como miembro pleno o como invitado a las reuniones del comité nacional de la UPEC, no constituye, a la luz de la práctica tradicional, una quiebra de la ética que protege a estas reuniones de la indiscreción o de la deslealtad. Hasta ahora, ha podido grabarse para uso personal de trabajo.

Ahora bien, difundir lo grabado, sobre todo por las redes sociales, sin autorización de la presidencia de la UPEC, pasa a convertirse en un precedente negativo dada la implícita confidencialidad que demandan las reuniones del comité nacional, órgano dirigente de la UPEC. Ramírez Pantoja ya posee experiencia suficiente como periodista -15 años, de acuerdo con su propia suma- para percatarse de que, según la práctica habitual, lo expresado, discutido o acordado en el consejo de dirección de cualquier organismo, sea político o administrativo, social, incluso empresarial, no está destinado al público, salvo aquello que el consejo o su presidencia decidan difundir.

Por otra parte, Ramírez Pantoja, al difundir por las redes sociales, incluido su blog personal, la intervención de la periodista Karina Marrón González durante los debates del pleno, no valoró que, incluso, su blog está vinculado, por la conectividad, al medio donde él trabaja. Desde luego, no se puede tener una opinión en el periódico, emisora de radio o de Tv, y sostener una opinión contraria o una conducta profesional distinta y opuesta en las redes sociales, o en el blog, que suele incluso anunciarse en los medios que tienen espacio o posibilidad para hacerlo.

Aunque la CNE no lo considera un aspecto esencial, pues el permiso de la autora para difundir su intervención en el pleno no la priva de la confidencialidad debida, se tuvo en cuenta, como elemento aleatorio, que Ramírez Pantoja obró en contra de la voluntad de Karina Marrón González. Según consta en documento suscrito, vuelto a pedir, esta vez por la CNE, ella afirma tajantemente no haberlo autorizado a publicar sus palabras en el pleno. “Él me dijo por el chat de Facebook que tenía la grabación y añadió que si se publicara en Facebook llovería los comentarios, pero no dijo nada que pensara publicarla (…). Yo sobreentendí que él estaba consciente de que eso no era para publicar, por la forma en que hablamos”.

Ramírez Pantoja, también en declaraciones a la CNE, afirmó que “explícitamente no me autorizó; no me dijo ni sí, ni no”. En cambio, de acuerdo con un chat cruzado entre ambos, Karina Marrón González le advirtió a Ramírez Pantoja que ella había dicho sus palabras en el lugar adecuado, pero le preocupaba las consecuencias que él pudiera afrontar si difundía lo dicho por ella en un contexto de carácter no público. Podría ser evaluado negativamente. Ramírez Pantoja nos manifestó también que “lo publiqué para promover un debate, comenzando por mi propio comentario. Pensé que así podría defender a la Revolución”.

En otro aspecto, según opiniones recogidas entre los presentes en el pleno, Ramírez Pantoja manipuló el texto al omitir fragmentos, cuya ausencia desequilibra lo expresado por Karina Marrón González. Además de ello, lo dicho se relacionaba con intervenciones de otros miembros del comité nacional. De modo que, sacadas de contexto, las palabras y las ideas de Karina Marrón González se distorsionan y ofrecen asideros para cualquier interpretación y presunción de intenciones, sobre todo al servicio de cuantos dentro y fuera de Cuba se aprovechan de cualquier extremo para alimentar la guerra mediática contra Cuba, la Revolución y su Gobierno, realidad día a día comprobable. Ramírez Pantoja afirma, sin embargo, haber publicado el enunciado íntegramente.

Visto este caso, la CNE considera que el hecho de difundir lo expuesto en reuniones protegidas por la confidencialidad, podría coadyuvar a crear un precedente cuya influencia generaría equívocos acerca del respeto debido a los términos éticos que rigen una reunión privada sobre asuntos internos del órgano de dirección de una comunidad de profesionales donde la discreción y la confidencialidad están sobreentendidas.

Hemos de convencernos, aunque parezca muy claro, de que existe la ética porque existen los otros. La ética, llámese social, institucional o profesional es un complejo de principios que regula la conducta y la relación entre las personas, y las personas y sus actividades, porque el ser humano convive y comparte espacios, profesiones, gustos, filiaciones, ideas, intereses.

Las nuevas tecnologías y las redes sociales no abolen la responsabilidad individual. La web no puede erigirse en una dilatada llanura donde se pueda expresar o revelar cualquier dato, cualquier juicio, cualquier secreto, sea cierto o incierto. Según lo que algunos estiman, nadie puede regular en Internet la libertad del individuo. Por lo tanto, es presuntamente obvia la impunidad de cuantos publican en las redes sociales. Pero el convivir en sociedad, bajo derechos y deberes establecidos en constituciones, leyes y preceptos éticos, sí establece límites a la libertad de los individuos, obligados entre sí a respetar el derecho de unos y de otros, y, por ende, de todos.

Los periodistas cubanos tenemos hoy un deber fundamental: ejercer con responsabilidad ética las facilidades de Internet y las nuevas tecnologías.

Por tanto, teniendo en cuenta las ya expuestas circunstancias del caso, y sus probables derivaciones de índole éticas y políticas, y basada en el artículo 8, inciso b) del reglamento del Código de Ética del Periodista, la CNE decide la suspensión temporal, por cinco años, de José Ramón Ramírez Pantoja como miembro de la UPEC. Es decir, el 16 de septiembre de 2021, Ramírez Pantoja, si se encontrara trabajando en un medio de prensa, y haya mantenido una conducta ético profesional compatible con las normas y principios de la Unión de Periodistas de Cuba, podrá solicitar su reingreso en la delegación de base de donde trabajare.

Este dictamen, según el artículo 27 del Reglamento del Código de Ética, podrá ser recurrido, mediante una solicitud escrita y argumentada, por José Ramón Ramírez Pantoja ante el próximo congreso de la Unión de Periodistas de Cuba. Noventa días antes de su inicio, podrá presentar su apelación a la comisión organizadora del congreso.

Dado en La Habana, 15 de septiembre de 2016.

Fullscreen capture 24-Oct-16 101019 PM

sede-upec

En defensa de Telesur

6 abril, 2016

La Presidencia Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba envía un mensaje de solidaridad y respeto al Canal Multinacional Telesur, al cual, hace menos de un año, le había conferido el Premio a la Dignidad, como homenaje a su colectivo por la profesionalidad, ética, decoro y defensa de las causas justas y de la verdad, cualidades que hoy reafirma.
Telesur. Pocas veces el nombre de un medio de comunicación dijo más con menos letras. Nunca antes, una televisora de alcance universal, moderna, eficaz, había presumido de nacer y hacerse desde y para los del sur del mundo. Jamás, hasta su fundación, el 24 de julio de 2005, aniversario del nacimiento del Libertador, un canal de televisión había osado pintar al revés el mapa de América y declarar enfáticamente nuestro Norte es el Sur, para orientar a su audiencia.
Desde los días del nacimiento de Prensa Latina, ningún otro medio latinoamericano había logrado instalarse en el excluyente universo de las corporaciones mediáticas, con tanto prestigio y tan alta demanda popular como Telesur. Contra la legendaria agencia como contra la novedosa televisora, se dispararon, desde los inicios, los cañones de la guerra mediática, los bloqueos a la distribución de sus servicios, las campañas de silenciamiento, los intentos de boicot y hasta las amenazas y agresiones terroristas.
Pero todo lo han enfrentado sus realizadores, con un esfuerzo y un talento, dignos del orgullo de haber nacido de las nacionalidades más diversas. Al aire suenan como uno, nuestros maravillosos acentos, dándole autenticidad y diversidad a la voz colectiva. El sueño de Fidel y Chávez, la gran televisora del Sur, fue, es, será, el rostro y la voz de los que antes fueron silenciados, ninguneados, excluidos de las pantallas informativas.
Telesur nos enseñó quiénes somos, cómo somos y cuánto nos une. En nombre de la democracia, de la libertad de expresión, del derecho humano a ser informado con veracidad y equilibrio, Telesur nos es imprescindible. Cualquier intento de acallarlo, de empobrecerlo, de apagarlo, es un crimen de lesa libertad.
Presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba.upec-logo

Reconocen a profesionales de la prensa en Isla de la Juventud

55801-fotografia-mNUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— La filial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) en este Municipio Especial entregó los Premios por la obra del año 2015 y de la vida a profesionales destacados del sector en el sitio donde Fidel Castro ofreció la primera conferencia de prensa en 1955, tras su excarcelación del Presidio Modelo junto al resto de los moncadistas.
Alexis Quiala Ferrer, con 47 años dedicado a la labor reporteril, mereció el Premio de periodismo Jesús Montané Oropesa, por la obra de la vida, avalado por su consagración y huella en el semanario Victoria con las secciones dedicada a la historia y El rincón del redactor.
Recibieron el premio Félix García Rodríguez, como reconocimiento por la trayectoria durante el año 2015, los periodistas Karelia Álvarez Rosell, Pedro Blanco Oliva y Gerardo Mayet Cruz del semanario Victoria, Yuliet Pérez Calaña, de Isla Visión, y Elba Salazar Cuba, de Radio Caribe.
De igual modo, los colegas Yojamna Sánchez Ponce de León, del semanario Victoria; Antonio Lozada Samé, de Radio Caribe, Agustín Serrano Torres y Tahimí Barzaga Soto, de Islavisión recibieron la distinción Félix Elmuza, máxima condecoración que, a propuesta de la Presidencia de la UPEC, se otorga a los profesionales de la prensa nacional o extranjeros que hayan obtenido méritos para ello.
Asimismo, se reconoció al profesor universitario Julio César Sánchez Guerra por su colaboración constante con los medios de prensa locales, y a Rodolfo Méndez Marrero por los años dedicados a la administración de la Casa de la Prensa.
Las celebraciones por la Jornada de la Prensa en Isla de la Juventud incluyeron también el reconocimiento de organizaciones y entidades locales a todos los profesionales del sector.

JORNADA DE LA PRENSA CUBANA

Homenaje y recuento de los que escriben la historia del día a día
Tomando como premisa la idea expresada por Fidel Castro, en el VII Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), de que la mi­sión primordial de la prensa es defender la Re­volución y que el país necesita sembrar ideas, defender ideas, recién comienza hoy, la jornada por el Día de la Prensa Cubana
Autor: Redacción Nacional | internet@granma.cu
4 de marzo de 2016 23:03:55
Tomando como premisa la idea expresada por Fidel Castro, en el VII Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), de que la mi­sión primordial de la prensa es defender la Re­volución y que el país necesita sembrar ideas, defender ideas, recién comienza hoy, la jornada por el Día de la Prensa Cubana.
El espacio será un momento de recuento y reflexión de los miembros del gremio en torno al trabajo realizado desde el VI Congreso del Par­tido y la Primera Conferencia Nacional hasta la fecha.
En este periodo transcurrido la organización gremial impulsó talleres, cursos y jornadas de preparación de sus afiliados con el objetivo de perfeccionar la calidad y efectividad de los mensajes comunicativos. Igualmente se promovieron maestrías, doctorados, investigaciones vinculadas con los medios y se puso énfasis en el diseño de un sistema de capacitación para los directivos, todo lo cual será objeto de revisión y análisis en el contexto de la jornada.
Por estos días además, se retomarán y discutirán temáticas relacionadas con el papel de la prensa en la actualización del modelo económico cubano, la profesionalidad del sector, los jóvenes periodistas y los de larga historia en la profesión, así como motivaciones, incentivos… en­tre mu­chas otras preocupaciones y realidades que so­bresalen en la cotidianidad de los periodistas.
No faltará el homenaje especial a jóvenes y a paradigmas de la profesión, una simbiosis que permitirá mostrar la valía del relevo generacional y su reconocimiento a profesores, tutores y figuras prominentes del periodismo cubano.
Como es tradicional en la fecha, se reconocerá también la labor de todos los trabajadores que participan en los procesos de creación de los productos comunicativos, y a organismos que destacan en la atención a la prensa.
Cada delegación provincial, ramal y de ba­se de la UPEC realizará su plan de actividades y estimulará a los colegas, colectivos y co­la­boradores de prensa más destacados. (Re­dac­ción Nacional)